Entradas populares

sábado, 1 de enero de 2022

Relato: Las 12 campanadas

 


Cuenta la leyenda, que ya cuando suene la última campanada, cierra los ojos, tu deseo será real…

Fue un año terrible, sobre todo el último mes, la muerte de mi padre en aquel accidente de tráfico, él tranquilo, parado en aquel semáforo, cuando le envistió aquel borracho, dejando el coche nefasto, ni tiempo de llegar al hospital, que murió en el acto, lo peor de todo, que aquella mañana discutimos por una tontería, maldita tontería, que la última palabra que le dije a mi padre fue “Te odio”



Tras las 12 campanadas y comerme mis 12 uvas, me acosté satisfecho de haber pedido mi deseo, no es bueno trasmitirlo, por ello, guardo boto de silencio, pero al despertar ese 1 de enero, lo primero fue sentir el olor de las tortitas que hacía mi padre, no era posible, pero su voz resonante y un pellizco en mi piel,  confirmó que no estaba soñando que aquello era real, di un salto de la cama, baje las escaleras de dos en dos, lo vi, allí estaba, mi padre, haciendo malabares con la sartén y las tortitas en ella. Me abalancé sobre él abrazándole con fuerza, casi provocando un accidente…



-     Oh hijo yo también te quiero, pero parece que no  me has visto en un mes -esas fueron sus palabras, y él ignoraba asta que punto eran realidad… Me fijé en el calendario, marcaba un mes atrás, más bien en el día más terrorífico de toda mi vida… para nada iba a discutir con mi padre ese día, menos aun iba a dejarle salir de casa.

Fue un día muy entretenido y divertido, ignoraba cuando me sentía, yo tan feliz, bueno, si claro, le estuve ayudando arreglar cosas de la casa, ya iniciaba esa última tonta discusión que tuvimos, pero no le seguí le di la razón en todo, todo, pero me olvide de un pequeño detalle, es que él era psicólogo, tenía pacientes caseros, qué él iba a sus casas, en caso de una emergencia, obviamente, como aquel día, el teléfono sonó, con un paciente desesperado, como era de esperar, mi padre no pudo decirle no, por mas que suplique no creía mis razones (nadie lo hubiese hecho) se ve lo mas apurado posible, me quedé verdaderamente sufriendo, pero si había tenía esa segunda oportunidad, algo debía ser diferente, respire hondo, espere con toda mi alma, que no me equivocara. Mi móvil, lo tenía a todo volumen, a diferencia de un mes, que como estaba enfadado, lo tenía apagado, ahora me ponía a pensar, que menuda idiotez la mía… De repente el teléfono sonó con verdadera desesperación, al igual que mi corazón, de la misma manera lo atendí… la noticia que no escuchar, se pronunció “Su padre ha tenido un gravísimo accidente, vaya al hospital” Con verdadera desesperación de la casa salí, derramando lágrimas, y suplicando al cielo. Al llegar, al entrar en aquella habitación de hospital, con olor a desinfectante, lo vi, allí estaba, aun había esperanza, entubado asta los pies, le cogi la mano, “papa, lo siento mucho, papá lo siento mucho, papa, te amo…” Llegué a escuchar “Yo también hijo, eres mi mayor tesoro, se feliz” fui consciente, fui testigo de su último suspiro…

 

Volví a despertar, en el tiempo real, sin entender nada… por que el destino me dio esa oportunidad… ¿para ver morir a mi padre igual? No entendía nada… por mas vueltas que le daba no entendía… Es que era cierto, yo pedí despedirme de él, el destino, me dio la oportunidad de despedirnos con amistad, sin recelos sin remordimientos, ni enfados, seguía teniendo un ángel protector allá en el firmamento, pero le pude decir adiós, un te quiero real y profundo. con todo sí, se cumplió mi deseo en esas doce campanadas, después de esas 12 uvas, y siempre creería en ellas

Escrito: 01 de enero del 2022

También te puede interesar: Carta de reclamación al 2021

Sígueme en: Mis redes sociales

No hay comentarios:

Publicar un comentario