Entradas populares

jueves, 1 de julio de 2021

Relato: Aprender a quererte

 



Estaba destrozada, acababa de salir del hospital, el bebé, que llevaba a en mi tripa hacía cuatro meses, había desaparecido, con lo que había costado que llegase, se evaporo en cuestión de segundos, en una cascada de sangre, evaporándose, las ultimas esperanzas que me quedaban, de hacer realidad mi mas grande deseo, que replicaba, como el tic, tac de un reloj, dentro de mi pecho, en mi corazón…

 

Iva en coche, de copiloto, entre lágrimas, por mi pena, te vi, a ti, un niño de no mas de 9 años, en aquella calle transitada, a un lado, empotrado con la pared, haciendo un negocio de golosinas, intentando sacar algún dólar, supongo que, para comer, pero no pude evitar preguntarme “¿cómo que un niño como tú, estaba intentando conseguir dinero en vez de estar en el colegio?” Por mas que no quise darle importancia, tu recuerdo no se iba de mi mente, cuando se me cerró la puerta de la maternidad, se me abría una ventana, tú apareciste en mi vida. En mas de una ocasión caminé asta ese lugar, donde encontrarte, y poder hacerte algo de venta, tener la excusa de hablar contigo,  conocerte…

 


Quizás te parezca una locura, y para ti solo sea una loca chafardera, quizás por estar en ese estado de vulnerabilidad, que me encontraba al conocerte, pero senti por dentro, una mezcla de amor con lócura a medida que más te conocía, tu mirada me indicaba, que, si te perdía, habría perdido, la más grande fortuna. No tenías, padres, no tenías a nadie, tu solo tenías que espabilarte, para poder sobrevivir, no sabías leer, ni escribir, y contar lo justo, no habías tenido oportunidad de ir a la escuela, todo eso aprendí de ti, las veces que fui a verte, a compañarte, ya me robaste el corazón, desde esa primera visión.

 

No sé nada de tu historia

Ni de tu filosofía

Hoy te escribo sin pensar

Y sin ortografía

Para aprender a quererte

Voy a estudiar cómo se cumplen tus sueños

Voy a leerte siempre muy lentamente

Quiero entenderte

 

Cuando te vi, tuve un buen presentimiento, cuarenta años, la puerta del embarazo se me cerró de golpe, con un corazón destrozado, pero tú, abriste la ventana, donde volvió la esperanza, al conocerte, al saber tu historia, no tuve ninguna duda, quería formar parte de tu vida, quería ser la adulta que necesitabas a tu lado para tu poder ser, el niño que tenías que ser, cuando te vi, tuve un presentimiento, de esos que llegan una vez en la vida, quiero tenerte, aunque sea solo un momento, si me dejas, tal vez todos los días, para llenarte de amor y ternura.

 


No lo dudé ni un momento, al ver que tu lo querías, deseabas lo mismo que yo, moví, cielo y tierra, para adoptarte, que formarás parte de mi familia, no fueron una semana ni dos, fueron meses de papeleos, de esfuerzos, de lucha por tenerte, pero lo conseguí, te adopte, te hice recuperar esa infancia perdida, que realmente merecías, se acabo el trabajar, tu debías estudiar y jugar asta la prosperidad….


Relato inspirado en la canción "Aprender a quererte" de Morat

Escrito: 01 de julio del 2021

También te puede interesar... Relato de la canción Paraiso

Sígueme en... Mis redes sociales


No hay comentarios:

Publicar un comentario