martes, 3 de noviembre de 2020

Diario personal: Relación a distancia y algo mas

 


Hace mucho que no escribo sobre mí, en este apartado “Diario personal” que lo tengo dominado. Bien sabéis, que mi pareja, al final del 2015 volvió a su tierra natal, para licenciarse, en una carrera, que hace 8 años dejo a medias, por seguir a los deseos de su corazón. Tenía claro que le iba a seguir, un tiempito de tanto acababa su prometido, pero antes debía reunir un poco de dinero, para no llegar con las manos vacías.

Él marcho a finales de octubre del 2015, yo llegue a México en abril del 2016, 6 meses separados, que desde la primera semana hizo difícil esa nueva situación, por día que pasaba iba a más y peor, cada uno estábamos a un lado del océano, con siete horas de diferencia horaria, en mi mañana, era su noche, su mañana, mi media tarde, su tarde mi noche, entre eso, nuestras actividades diarias, dificultaba esa experiencia ya de por si difícil. Llego un punto que no me concentraba, que le extrañaba demasiado, hasta el extremo, que no me concentraba, notaba como el corazón se me asfixiaba…. Algo parecido pasaba él desde el otro lado del océano.

Llegué a México a principios de abril 2016 así fue La experiencia de viajar al otro lado del oceano Pasé Más de dos meses en ciudad de México en el que me dolió demasiado volver, aun mas que lo hice sola, ya que mi pareja, aún no había podido terminar su licenciatura, ya mi trabajo, no me daban más tiempo para quedarme más.

Ya habíamos pasado meses separados, conocíamos el sentimiento, que volvería aparecer, nada agraciado, ya sentíamos la pena, una semana antes, con el deseo de poder detener el tiempo, que ese momento jamás llegara.

Pero en la vida real, nadie tiene ese ultra poder, el día que no queríamos que llegara llegó, con gran pena y pesar, subí ese avión, que me alejaba de ciudad de México, me regresaba España. Miré a mi alrededor, todo lleno de gente que no podían entender mi pena, por ello debía ser fuerte.

Es que como os sentiríais vosotros, si después de ocho años con una persona, que formáis vuestra vida juntos, vuestras costumbres, vuestra forma de hacer, volver a la casa de tu infancia, con tus padres, su forma de hacer, para nada compatible con la vida que formaste con tu pareja. Volver a esa cama vacía, pequeña y fría, sin esos abrazos que te ayudan a dormir.



 

Los días pasaban, pero no la pena, cada vez era más fuerte. Acción de gracias separados, de la misma forma Navidad, Sant Valentin, mis Tres decadas viviendo con parálisis cerebral tres décadas en este mundo Aquella separación estaba siendo más dificultosa, que la primera, al igual más desesperante. Lo que, si nos hizo ver esta distancia, es que ni ella, puede con el amor que sentimos uno por el otro, este es más fuerte.

Desde la segunda semana de junio 2017, volvemos a estar juntos, con casa propio, algo que nos costó bien, ya que desde abril no había nada, en este pueblo costero que es Palamós, eso que tenía a todo el pueblo buscando, pero no había suerte, asta que un día, encontremos una pequeña casita, de unos conocidos, que nos la alquilaban, para allá fuimos.

Tengo una vida, que cada año me pone una prueba distinta, en el 2016, pasé más tiempo en México que en España, fue una experiencia inolvidable, y entrañable, no hay día que no extrañe esa hermosa ciudad, toda la gente maravillosa que conocí y dejé atrás.

Hoy, un nuevo reto está naciendo en mi interior, uno que desde hace un tiempo me está golpeando el pecho, y el corazón es que mi reloj biológico me anda reclamando, ya no sé cómo calmarlo, mientras el corazón dice una cosa, la razón dice otro muy distinta… Es que quien diga que el reloj biológico no existe, miente, lo sé bien, lo estoy viviendo en mis propias carnes, es insoportable… Mil dudas surgen en mi… ya veremos como seguir…

Escrito: 31 de julio del 2017

También te puede interesar.... Tres décadas viviendo con parálisis cerebral

Sígueme en.... Mis redes sociales....

Diario personal: Tres décadas viviendo con Parálisis Cerebral

 


Va hacer un mes, que cumplí 30 años, 30 años viviendo con parálisis cerebral, ya que a tan solo, 13 días después de nacer, me atacó la Meningitis, produciéndome la Parálisis cerebral.

¿Qué decir que no haya dicho ya? Cuando llega la discapacidad a la vida de una persona, solemos recibirla, de forma abrasadora, en vez de una forma normal, en vez de felicitar por el recién llegado, lamentan su “condena”

Cuando la discapacidad llegó a mi vida, mis padres se asustaron como era normal, pero desde bien pequeña, han intentando integrarme lo más, posible, siempre seguí las clases, como otro niño sin discapacidad, en mi infancia, se puede decir que no hubo lamento ni dificultad, me sentía integrada con mis compañeros de clase.



Lo complicado llegó en mi adolescencia, la llegada del instituto, las viejas amigas, se hacen nuevas amigas, los nuevos candidatos, no querían responsabilidades a su cargo… Mi adolescencia, pasó sin que me diera cuenta, entre cuatro paredes y llantos. Pero seamos sinceros, ¿Qué persona pasa su adolescencia feliz? Mi discapacidad no era una excepción. Mis padres, lo hicieron lo mejor que supieron, aunque para ello, tenían que prepararme para un futuro que ellos así creían, no precisamente fácil o feliz, no les culpo es lo único que se ven a nuestro alrededor, adolescentes con discapacidad, que llegan a la adultez como niños eternos, aun hoy miras los medios de comunicación, ese es el mensaje que dan.

Con todo yo estaba convencida que se equivocaban, encontraría lo que tanto anhelaba.



En el lugar que me habían hecho tanto daño, encontré a ese hombre indicado. Que le dio la vuelta a mi vivir 180 grados. Tenía casi 22 años cuando lo conocí, hasta el día de hoy con ya 30 años, seguimos juntos, conocer a él, fue como conocer la otra cara de la discapacidad, ser consciente, de una realidad, que pocos te cuentan, pero ahí está “la discapacidad no tiene la culpa de nada, tu eres tan persona, como cualquier otro” En donde todos veían barreras, el veía posibilidad gracias a ese pensamiento, empecé a ser una joven más, creo que he llegado a vivir, más de los de la mayoría a mi edad. Muchos ajustarse, casarse, ya van a por los niños, sus vidas se vuelven una monotonía, con algunos flases de aventura. Para mi conocer, enamorarme, de aquel que no vio discapacidad, sino una chica más, fue romper todos los estereotipos, Aun hoy vamos aprendiendo, siento que aunque no estoy siguiendo el camino normal, he vivido y estoy viviendo, mucho más que el resto de mis compañeros, de mi generación, en todos los ámbitos.

No sé si aguantare hasta los ochenta años, no se cuál es el promedio de vida de una persona con parálisis cerebral, supongo que todo depende del tipo de parálisis y la voluntad física que pongas, ahí, viene la  Importancia del deporte en la parálisis cerebral  Pero no voy a dejar de conocer, y vivir cada oportunidad que me de la vida.

Este es el mensaje que quiero transmitir en estas líneas, no importa lo que digan los expertos, no importa lo que digan los familiares, o los medios de comunicación… ¡no tienen porque estar en lo cierto! No importa lo que diga el resto del mundo, todos ellos pueden estar equivocados, cada discapacidad y cada persona es un mundo y único, no escuches a nadie, no confíes en nadie, excepto en ti mismo, ten un objetivo, lucha, lucha con todas tus fuerzas para conseguirlo. Recuerda no eres tú contra la discapacidad, ¡no! La discapacidad y tu sois uno mismo, un equipo en contra de esta sociedad realmente discapacitada. Solo tú tienes la respuesta, ¡encuéntrala y demuéstrala! No lo dice cualquier chica lo dice una chica que lleva viviendo tres décadas con parálisis cerebral

Escrito: 05 de julio del 2017

También te puede interesar... Gracias por todo 2016

Sígueme en... Mis redes sociales

Diario personal: Gracias por todo 2016, bienvenido 2017… ¡¡Sorpréndeme!!

 


El tiempo pasa rápido, tanto, que ya otro año quedó atrás, dejando al 2017 como protagonista. Como cada año me gusta hacer un balance, de lo que el año ya pasado, ha dejado o se ha llevado.

2016, gracias, realmente te tengo que agradecer tanto, confieso que no tenía muchas expectativas positivas, el 2015 marcho, con asuntos personales no muy positivos, mi pareja y yo, separados por un océano, en el que no había rastro enfrente, de cuando volvernos ajuntar. Con tu llegada, parece que las ideas se volvieron claras, ya se tuvo un rumbo enfrente, la economía, aumento, de la nada, las esperanzas, volvieron a crecer, la ilusión nacer. Tengo que admitir, que la vida me da la oportunidad de cada año algo novedoso que afrontar, en la mayoría de ocasiones, digno de contar. Sí, si sigue leyendo, sabrás de lo que te hablo:
• 2005 -la primera silla de motor (la libertad)
• 2006 -el trabajo
• 2009 -encontrar el amor, la palomita, Andorra.
• 2010 – mi boda, el primer viaje a México.
• 2011 -nuestra hijita perruna, Conocer Madrid.
• 2012- pasar una navidad en México.
• 2013 -mi cambio de Válvula.
• 2014 -Posibilidad de la maternidad (resultado fallido)
• 2015 -Conocer París, tener una relación a distancia.


Así empezaste 2016, me sentía muy mal, por estar lejos de quien más quiero, pero a la misma, me distes la oportunidad, de que pudiera volver a viajar, a México ciudad, una ciudad que me encanta, la ciudad, los lugares de allá, la gente de allá, en ese país me siento una persona más, rodeada de gente, que no miran discapacidad o nacional, de volver a estar, con aquellos que hace seis años, que son mi familia, me mostraron el cariño, que desde el primer momento me enseñaron. A la misma, conocer con más profundidad, lo que es vivir en la grandísima Ciudad de México. Como en otras ocasiones, no tengo más palabras “¡¡que me encanta!!”

He vivido, he conocido tanto en esos meses, mucho más que en mis 28 años anteriores, he conocido gente fantástica, que, sin conocerme de nada, me ha entregado su corazón, y han robado el mío. He hecho amistades, amistades verdaderas, en el que no tarde ni un mes en ello, cosa que, desde mi tierra natal, en 29 años, ha sido algo imposible. Me han tratado como una más, como una mujer más, no la niña que siempre ven. Se puede decir que he aprendido mucho de este país y sus costumbres. curiosidades de México como por ejemplo el 15 de septiembre por la noche, “el día de la independencia” la fiesta más importante para ellos.



He vivido tanto, una parte de mí, despertó, dándome cuenta, que no soy tan distinta al que amo, estamos los dos igual de “locos” me encanta más la fiesta de lo que pensaba. Gracias 2016, gracias, por dejarme recuperar, una parte de mí, que pensé que estaba perdida, mi adolescencia, mi juventud, que recuperé, cuando imaginé que ya no había nada por hacer.


Gracias, por darme la oportunidad de viajar de acompañar, conocer y vivir algo tan increíble como es la ciudad de México. Todo lo que puedes encontrar como:
El parque de Chapultepec
Las mañanitas para celebrar mis 29 años

Los grandísimos centros comerciales
Tener una aventura en el bosque, en silla de ruedas.



• Probar la comida japonesa.
• Ir a tomar unas copas, sin que te traten como una niña.
Ir a un restaurante, encontrarte a estrellas de las revistas.



• Vivir uno de los grandes acontecimientos de México como su independencia.
• Convivir con gente maravillosa.
• Conocer el restaurante giratorio más grande y romántico del mundo.
• Vivir el Halloween tal cual es.



Todas han sido experiencias espectaculares, todo ha sido gracias a ti 2016. ¡¡¡Gracias!!!
Hoy 02 -01 -2017, estoy como hace un año atrás, extrañando a quien más quiero, solo espero que el 2017 se parezca a ti, no nos ponga las cosas muy difíciles.

Si os interesa más detalles de cómo fueron mis aventuras en México 2016, os invito a visitar, mi canal de Youtube en el que lo tendréis con detalle.

 

Escrito: 02 de enero del 2017

También te puede interesar... Africa Safari

Sígueme en.... Mis redes sociales

Carta de despedida de un drogadicto a su mejor amiga

  Soy al primero, que me está partiendo el alma, estas líneas, pero es necesario, te escribo para despedirme de ti, mi mejor amiga… Cuando e...