lunes, 2 de noviembre de 2020

México 2016: Africa Safari

 


Principios de Noviembre, tras la fiesta de Halloween II Ya estábamos dentro de noviembre, el tiempo ya iba marcha atrás, en menos de 15 días volvería a España, es algo que me apenaba demasiado, no solo dejar aquel bello país, todas las veces, que le dije adiós, fue entre lágrimas, sino también volvería a viajar en soledad eso es lo que me estaba ahogando el alma. Por ello había que aprovechar cada minuto de cada hora, de esos últimos días.

Nos propusieron que fuéramos a Puebla, a African Safari, ver animales en libertad, me encantan los animales como bien recordaréis también en el 2012 visitemos El bosque del Ajusco que fue para mi, una de las mejores salidas de ese viaje, cuando me propusieron, lo contrario de un zoológico, visitar animal en libertad, en su hábitat no pude evitar gritar si

Salimos de ciudad de México que no eran ni las 5 de la mañana, pero obviamente estaba del otro lado, era necesario ese madrugón, para llegar a buena hora y aprovechar el día.
En un principio tenía la idea que caminaríamos con todos esos animales, denominados “salvajes”... me desilusionó bastante, que no saldríamos del bus que nos llevó a puebla. Era algo bien extraño, por el echo, que ni siquiera me sentaba junto a mis acompañantes, mi esposo estaba del otro lado y su mamá aun más alejada. No tardemos en saber, que había un autocar especializado en hacer la ruta del safari. Lo único que nosotros con la silla de ruedas no tenían claro si podríamos subir en él. Afortunadamente sí. Me senté pegando a la ventana. Mi esposo a mi lado, mi suegra de la otra fila, pero pegando a nosotros.


El bus arrancó, empezando esa instructiva ruta, pudiendo ser testigos de animales poco frecuentes, conviviendo tranquilos en libertad. Jirafas comiendo, crías de elefantes de la sabana jugando en el agua, un ciervo macho, descansando en la sombra de un árbol, junto a una cría... como ellos muchos se escondían del fuerte calor como los rinocerontes, cebras, llamas, camellos, gacelas, gorilas, haciendo de trapecistas...

El bus se detuvo para hacer unos minutos de descanso, la gente bajó para estirar las piernas, ir al baño, o ir a comprar algún souvenir, algún recuerdo de aquel fascinante lugar. Personalmente me quedé en el bus, mientras mis familiares, estiraban un poco las piernas. No pasaron mas de diez minutos, que ya volvíamos estar en marcha, observando a todo un sinfín de animales como tigres, un oso durmiendo mientras si guiamos el camino de la carretera.



En el segundo descanso, yo también salí a que me tocara el aire, encontremos, nuevos animales, como los chimpancé, leones, y tigres. Entremos en una tienda de Souvenirs, fui testigo de la foto del director creador de ese safari, con una terrible historia de Carlos Camacho Espíritu “El capitán Camacho falleció el 28 de octubre de 1976 debido a las heridas provocadas por el zarpazo de un tigre de Bengala. Una familia se había bajado de su automóvil en la zona de tigres del parque, por lo que el capitán intentó controlar al animal, resultando gravemente herido; cuatro meses después, murió a causa de las complicaciones derivadas del ataque”

Como últimos animales que vimos en ese larguísimo, pero ultra gratificante, fueron los macacos, y los canguros. Ya después, volvimos a la tienda de souvenirs, antes de regresar al autocar, que hizo posible ese grandioso y maravilloso viaje. Realmente la última aventura antes de ya regresar a España.

 

Escrito: 16 de diciembre del 2017

También te puede interesar.... Halloween II

Sígueme en... Mis redes sociales....

México 2016: Halloween II

 


Esta entrada es justo al día siguiente de Halloween I habíamos quedado esa tarde noche, para salir con Daniel, una amiga suya y Estephano. Me fui preparando de Harley Queen, de tanto Emmanuel del Jocker, ambos de la película del Escuadrón Suicida.

Nos fuimos a la zona indicada, donde encontraríamos más ambiente Halloweenesco. Si iba de Harley Queen, pero llevaba la gran cacerola de mi disfraz de bruja, si para pedir truco o trato. Nosotros también íbamos armados con una gran bolsa de caramelos por si venían niños a pedir… Menos mal de ello… ya solo llegar a la calle, me rodearon una docena de niños solicitando sus caramelos. Otros en cambio les gustaba mi disfraz, me daban sus caramelos.

Pidiendo y dando calaverita

Como nosotros muchos adultos también estaban disfrazados, de personajes conocidos, entre otros no podía faltar, Batman y Robin obviamente nos hicimos una foto también con ellos.



Daniel se separó de nosotros para ir a buscar a su amiga, nosotros seguimos el recorrido, entre fotos y encuentros con personas disfrazadas, de tanto los niños me paraban para recibir sus caramelos, cuando se paraba uno, se detenían por igual diez más solicitando sus dulces. De la misma manera, algunos niños o sus padres me daban dulces, porque les gustaba mi disfraz. Era impresionante la cantidad de chicos y chicas de todas edades, que había decido disfrazarse del Jocker y Harley Queen de la película recién estrenada “Escuadrón Suicida”



Había una especie de feria (como se dice en España) dimos la vuelta en ella, mis acompañantes, se detenían a alguna atracción. Nos reunimos con Daniel, ahora disfrazado de una especie de monstruo de la navidad, y su amiga, disfrazada de la gatita Hello Kitty, seguimos paseando y fotografiando con aquellos que nos interesaba.

Antes de acabar nos sentemos a comer unos churros con chocolate caliente, acabando de disfrutar de esa jornada personalmente para mí, novedosa y muy gratificante.

Escrito: 30 de octubre del 2017

También te puede interesar.... Halloween I

Sígueme en.... Mis redes sociales

México 2016: Halloween I

 


Ya con la fiesta de Artic Bar, se inició la temporada de Halloween. Estephano decidió venir de hidalgo a la ciudad de México para pasar con nosotros el Halloween, ya vernos una última vez, ya que en 15 días, debía regresar a España… Los días pasaban demasiado rápido, al recordar la tristeza se me apoderaba… ¡¡¡No quería dejar México!!!! ¡¡¡No quería volver a decir adiós aquellos que mas amaba!!! incluyendo a mi esposo y mi hijita perruna ya que no había se había licenciado aun.

No quería pensar en ello. Llegaba una fiesta bonita y divertida, quería disfrutar al máximo de ella. Ya que en el día de Día de Todos los Muertos, solo pude vivir el final, aun así me pareció espectacular. Estephano llegó con un regalo de parte de su papá y de él, era un disfraz para mí, de bruja, con una gran cacerola.

Donde se escribia los gustos del ser querido fallecido


Esa misma noche 30 de octubre, me pusé ese recién llegado disfraz, salimos a dar una vuelta por el centro. Lo primero que vimos unas cuantas ofrendas de todo tipo, incluso de “Elvis” No era la única disfrazada, ya muchos habían salido a celebrar, incluso algunos con disfraces de concurso, realmente impresionantes, otros a cambio de una monedita, se hacía una foto contigo, vimos un mural, con todos aquellos que ya cruzaron el arcoíris, y eran recordados por sus seres queridos, Hacía dos meses que habían muerto mi abuelo, yo estaba en México, no pude darle mi último adiós. Pusimos su nombre en aquel mural, todo aquello que le gustaba, un beso fugaz subió hacia el cielo.

 

Nos sentemos en unas mesas, pedimos un chocolate caliente, el famoso pan de muertos, acabemos de pasar un rato, entre charlas y risas.

Escrito: 29 de octubre del 2017

También te puede interesar... Artic bar

Sígueme en.... Mis redes sociales

México 2016: Artic Bar

 


Ciudad de México. Halloween 2016: Bar de hielo



Iba a pasar Halloween en México, para vivirlo como debía ser, debía pensar algún disfraz, para poder para disfrutarlo como era debido, pensé y pensé, primero de “alegría” de “Inside outside” pero viendo disfraces, me decidí por “Harley Queen” de “Escuadron suicida” mi esposo iría del jocker, de esa misma película.

Llevábamos días preparando las ropas necesarias. Una noche lo pondríamos en acción. Sí iríamos a una fiesta de disfraces.

Al subir al Uber nos dirigimos a la zona de la condesa, con más precisión “Artic Bar” yo lo único que estaba enterada, es que había un concurso de disfraces, que intentaríamos participar, ignoraba por completo, lo que allí dentro me iba a encontrar.



Al principio lo más normal del mundo entrar en un bar de copas, con música, ambiente discotero, nos pusimos unos abrigos, entremos una sala donde estábamos a menos diez grados, lo que mis ojos fueron testigos, fue algo impresionante: era una sala de hielo, algo totalmente extraordinario: iglús, sillones… Todo lo que había era de hielo, algo que mi mente, no hubiese podido dibujar de no verlo, algo alucinante y emocionante.

Volvimos a dentro al calorcito, a pedirnos unas copitas, escuchando la música, bailando, siendo testigos del concurso de disfraces que había.

Tal vez fue una velada tranquila, comparada con otras que hemos hecho, pero conocer aquel bar de hielo, fue algo único y emocionante, no todos tienen esa suerte, ni siquiera los que viven desde siempre en ciudad de México.

Escrito: 28 de octubre del 2017

También te puede interesar... Six flags

Sígueme en... Mis redes sociales..

Carta de despedida de un drogadicto a su mejor amiga

  Soy al primero, que me está partiendo el alma, estas líneas, pero es necesario, te escribo para despedirme de ti, mi mejor amiga… Cuando e...