lunes, 26 de octubre de 2020

Diario personal: Nuevamente, entre el corazón y la razón

 


Efectivamente, así es… Desde el cuatro de abril, que estoy en México, con lo lento que se me pesaban los días en España, desde Noviembre hasta esa fecha, ahora siento que el tiempo, se aceleró, pasando a toda potencia… es que, ya solo quedan 60 días para tener que volver a España El tiempo pasa en México capital Y no quiero, no quiero volver, sin la persona que es la razón que estoy aquí, sé que aún le falta tiempo para poder regresar, tanto que quizás asta enero de año que viene no lo podría volver a encontrar y sé que volver sin él, no va ser nada fácil, volveré a ser una especie de robot sin control, sé también que ese duro tiempo, no será pequeño, nuevamente el tiempo se invertirá, de rapidez a eternidad.

Os preguntaréis… ¿Por qué debatir? No tengo opción, mi vuelo sale ese día, perderé mi empleo, si no me presento, el caso, es que mi trabajo me dieron tres mes más si lo veía necesario, el problema es el vuelo, no son precisamente baratos…



¿Entendéis ahora? Mi corazón sabe que no quiero volver sin mi familia y me dice “aun tienes dinero, podrás pagar otro vuelo, quedate todo el tiempo que tengas oportunidad, así si os tenéis que separar, no será tan larga la espera”

Mi cerebro en cambio: "Regresa en tu en la fecha, los vuelos no son nada económicos, tampoco es la gran fortuna que tienes para dejar escapar el dinero así… son 90 días más, es muy posible que no sobreviváis, de esa forma, cuando os volváis a reunir, podréis respirar aliviados"



Yo me pregunto ¿Qué tan importante son las palabras de la razón? Sí claro no soy una niña, voy a cumplir treinta, debo tenerla presente, sobretodo a sus consejos, pero que pasa con el corazón ¿acaso no es importante? ¿Tengo que ignorarlo para convertirme en un robot, sin control? ¿Todo por un poco de dinero? El dinero no da la felicidad Necesito más a mi familia, pero no a costa de lo que lo pasen mal, por no llegar, solo por mi imprudencia.

Entienden ahora mi debate interior, entre la razón y el corazón, ustedes a quien escucharían, o mejor, ¿qué camino cogerían? ¿La razón o el corazón?

Escrito: 27 de junio del 2016

También te puede interesar... Más de dos meses en ciudad de México

Sígueme en.... Mis redes sociales

Diario personal: Más de dos meses en ciudad de México

 


Que pronto pasa el tiempo cuando estás con quien deseas estar, donde quieres estar, hace tres meses atrás, desde mucho antes, desde noviembre 2015 la ansiedad vivía conmigo, el tiempo no pasaba ni a tiros, los días pasaban, sin lograr nada de provecho, me sentía sola, vacía, como una muñeca de trapo sin vida. El tiempo no avanzaba, todo parecía una eternidad, cuando no pasaba de la semana. Me sentaba frente el ordenador, sin conseguir nada que me alentara.

Desde el cuatro de abril de este este año, estoy en México, con mi esposo y mi hijita perruna, sin pensarlo mucho, todo volvió a la normalidad, eso me confirma la canción de phill Collins “tu corazón está con quien tu ames más” Gran canción, gran verdad, al menos a lo que a mi se refiere.

Ahora a mi me gustaría detener el tiempo, poner pausa al reloj, ya que a la inversa de hace meses atrás, ahora va demasiado acelerado. Estamos a muy pocos días del verano, en mi pueblo, en España, se acercaría la fiesta mayor, unos días en el que me produce mucha nostalgia en el que alguna vez os he hablado
Discapacidad y sentimientos ante los eventos Yo misma llegue a la conclusión de mis propios sentimientos, de mi propia psicología, creo yo que no ando muy equivocada.

Con una amiga, en nuestro apartamento

El 25 de agosto, tengo el vuelo de vuelta a España, es muy probable que tenga que volver sola, ya que, a mi pareja, aún le queda tiempo, para acabar sus asuntos acá, realmente yo no quiero volver, es más que separarme de nuevo de quien más quiero, la sentimiento, la sensación, va más allá, es que aquí en México me siento tan a gusto y tan bien, tan persona, no sé si es por estar en este país, o la gran ciudad (sí, recuerden que siempre he vivido en un pueblo) Pero realmente me siento humana, libre, como en casa… 
Ciudad de México, el parque de Chapultepec



He vivido tanto en este tiempo, más que en los 28 años, que he estado en mi tierra natal, no como la mujer de 30 años que ya están más cerca que lejos, más bien creo que logre recuperar, algo que estaba convencida que era imposible obtener, mi juventud perdida, en este corto tiempo he conseguido vivir, como una joven mas, sin pensar en el que dirán los demás, lo que en su día, la discapacidad y la sociedad me privaron (más lo segundo que lo primero) lo he recuperado en este corto tiempo. Primero por la voluntad de uno, después por estar rodeada por gente que me valora y me acepta. He tenido amigos, he salido, he conocido, he disfrutado de la vida, como una joven de veinte, no como si tuviera ochenta entre cuatro paredes.


El tiempo pasa rápido, realmente no quiero que llegue el momento de partir, porque el volver a mi pueblo, el volver a España significará “El qué dirán, la soledad sin amistad, sin más compañía que conmigo misma, el sentirme observada, señalada, para nada comprendida, el volver a ser más una niña que una mujer”

Ya pasó la mitad del tiempo, acá en México, desearía que se parara el tiempo, y ya no hubiera regreso.

Escrito: 17 de junio del 2016

También te puede interesar.... Diario personal: Va hacer un mes

Sígueme en... Mis redes sociales

Diario personal: Va hacer un mes...

 

En el taxi del camino al centro de ciudad de México

Sí, de aquí dos días, va hacer un mes que estoy en la ciudad de México, yo una chica con parálisis cerebral, viajó desde Barcelona (España) pasando por Toronto (Canadá) llegó a México ciudad, tras de 24 horas de vuelos y esperas.

Sí este 4 de mayo hará un mes, que estoy en este país al otro lado del océano, es que es tanta la diferencia de mi pueblo natal, que me sorprende, lo bien que me he hecho a ello. Diferencias, como las que expondré a continuación:

En la universidad UNAM



• Toda mi vida he vivido en un pequeño pueblo costero. Ahora estoy en una de las ciudades más grandes del mundo, mucho más que Barcelona, que ya para mí, ya era toda una odisea, realmente me adapte de diez..
• Mi pueblo es pequeño y costero, ósea, al nivel del mar, ahora me encuentro más arriba que una montaña, personas han sufrido dolores importantes en el pecho o cabeza, mientras se acostumbran al cambio, en cambio yo, que sufrí hidrocefalia, a causa de ello, tengo una válvula metálica en mi interior, sí, claro quizás hay días que me duele la cabeza, pero nada fuera de lo normal.
• Vine con mi silla motora, pero no manual, acá en México están mucho más económicas, pensemos comprar una, por varios motivos aun no habido oportunidad, pero es sorprendente, llegar al supermercado, universidad o el banco, tienen sillas de ruedas preparadas para cualquier emergencia, no dudan en prestártelas, incluso te encuentras personas que, sin conocerte de nada, tienen oportunidad, te dan la suya.
• Allá en mi país, al menos en la zona donde vivo, los taxis, son ultra mega caros, aquí… te los encuentras a mitad de precio, o incluso más económicos.

En el chilis: Tomando un margarita



• Quizás si hablamos de adaptaciones, es un punto en contra, pero la gente es tan amable, tan social, tan dispuesta ayudar a los demás, que hasta eso se hace totalmente accesible (aunque no tenga nada de ello)
Los transportes públicos son mucho más adaptados y accesibles


• Las personas, a mi punto de ver súper amables y generosas. Yo tengo una discapacidad motriz, vengo de otro país, sí, mi acento me delata, me siento totalmente integrada. Cuando mi pareja va a clases, voy con él, entro en el aula, y genial, como si fuera una más, sin ser una estudiante más. O cuando me enferme del estómago, tuve que ir al doctor, bien sin problema me atendió, sin preguntas, ni problemas por ser de otro lugar, algo que allá en España es más que complicado.

Entre amigos en el Chilis



  • Existe una gran diversidad, no importa como seas, ya tengas discapacidad, o otra nacionalidad o una sexualidad, no tan frecuente, nadie te va a señalar, ni a juzgar, te van aceptar sin más. En mi pais soy mujer con discapacidad, ya para ellos, no se pueden enamorar de mi, ni tengo el derecho a formar una familia, lo mismo si vienes de otro pais, te ven por lo bajo, que solo estas para aprovecharte del pais. Solo hay que ver los programas de televisión para ser consciente de la realidad. México, América, existe una inclusión de todo tipo, Europa, España, todo lo contrario, las minorias, quedan excluidas.

Amistad. Toda mi vida en mi país, en mi pueblo, no logré amistad sincera. Un mes acá, aun no, ya hice una amistad.

Realmente ya no hay mucho más que decir, sí hace 5 años, cuando vine por primera vez, el peso estaba mucho más económico que el euro, al día de hoy está más o menos al igual, ¿pero qué más da? Estoy encantada con México, realmente no tengo ninguna prisa en volver a España, si hubiera una posibilidad de rehacer nuestra vida en esta capital, no sería yo la que se negaría.

Escrito: 03 de mayo del 2016

También te puede interesar.... Diario personal: Hoy hace una semana

Sígueme en.... Mis redes sociales

Diario personal: Hoy hace una semana

 


Hoy hace una semana... que estoy en México, hoy hace una semana que viaje con mi silla de ruedas motora de Barcelona (España) a México capital, de pasada unas horas en Toronto (Canadá) sin más compañía que conmigo misma, fue un largo viaje, larguísimo y agotador, pero la recompensa de ese encuentro tan sorprenderte y conmovedor, hizo que todo valiera la pena…

Si te lo perdiste, aquí te lo dejo…

Hoy hace una semana… Como bien digo en esta madrugada de martes que se acercá, llegué a México, crucé el océano, para rencontrarme con mi pandi, mi esposo, mi perrita, que es como nuestra hijita, lleguemos a nuestro nuevo hogar pasada las dos de la madrugada, de lo primero que hicimos fue acomodarnos en la cama, encender el televisor del cuarto, ponernos unos tragos, hablar, hablar, estar cómodamente acurrucados, abrazados uno al otro, con la perrita, acurrucada, pegada a mi cuerpo.

Hoy hace una semana… que vivo desde el otro lado del océano, realmente, lo llevo bien, lo más complicado quizás es las siete horas menos de España que tiene de México, obviamente, se requiere de tiempo, para que el cuerpo se acostumbre, pero bien, muy bien, ni siquiera me afecto la altura que existe, sobre todo por España que vivía pegando al mar.



Hoy hace una semana… que vivo en la ciudad, la gran ciudad que es Distrito DF. La casa no está adaptada que digamos, pero hay muy buenos vecinos, que ayudan en todo lo que pueden para que estemos cómodos y bien. Al día de hoy aún estoy en fase de adaptación, pero cada día mejor.

Hoy hace una semana… que no estoy en España, para nada la extraño, al contrario, me siento de lo más a gusto y bien, junto a quien más quiero, y su familia, que para nada miran discapacidad ni nacionalidad, sino una pareja que se ama, que después de meses, vuelven a estar juntos.

¿Hace falta algo más? Yo diría que no ¿Y tú?

Escrito: 12 de abril del 2016

También te puede interesar.... Viajando al otro lado del oceano en silla de ruedas

Sígueme en.... Mis redes sociales

Diario personal: Viajando al otro lado del océano en silla de ruedas

 

Primeros días de abril 2016: Ciudad de México

Si aun no crees en el amor verdadero cuando hay una discapacidad... No hay palabras, realmente tienes que verlo, preparate para emocionarte…


Ahora sí, si quieres conocer el cómo fue mi experiencia, al viajar sola, en silla de ruedas de Barcelona (España) a México distrito Federal, lo que ocurrió antes de ese impresionante encuentro sigue leyendo… No te pierdas detalle.

Ya eran cerca de 6 meses, que me tuve que despedir de mi pareja y nuestra hijita perruna, por asuntos personales, tuvieron que ir a México nuestra hijita peludita le acompañó para así conociera a su familia de allá. 6 largos meses, en el que se me hicieron una eternidad, realmente dejé de ser yo, se me fue la inspiración. A mi pareja a un le quedaba tiempo para poder regresar, así que me decidí, a ir acompañarle, en la fase final de su carrera, para ya después graduarse.

No es la primera vez que viajo a México, más bien la tercera, pero si la principal que viajo sola, en un trayecto que no es directo, hay que hacer trasbordo, la ruta que escogimos fue la siguiente… Barcelona (España)-Toronto (Canadá) De Toronto a México Distrito Federal, había otra novedad me llevaba mi silla de motor, ya que voy a estar cinco meses más o menos. Llegado el momento me despedí de mis papás, empezaron el chequeo a mi persona, mis pertenencias, los chicos que me tenían que asistir, ya estaban acompañándome. Llegado el momento, le pedi a mi asistente mujer, que si me pudiera acompañar al baño, realmente fue un problema, porque me lo negó "ese no es mi trabajo, yo solo debía acompañarte" la tranquilicé diciendo "solo me tienes que vigilar que no me caiga" ella respondió "no, no es mi trabajo, no puedo hacerlo" "pues yo sola no puedo" "pues no deberías viajar sola así ¿Por qué no te acompañan?" sí, sí, esa fue su respuesta, me quede sin palabras, ya que yo desde tiempo avise de mi situación a la compañía me aseguraron que no habría problema que me ayudarían en esas cosas. El caso es que esa chica después de acompañarme a regañadientes al baño, me indico a donde tenía que ir, se fue, así tal cual, dejándome en soledad con una mochila de montaña entre mis piernas, un abrigo, un libro sobre mi falda, e intentando manejar la silla motora. Los de Air Canadá se sorprendieron al verme en ese estado y sola, me acompañaron hasta el lugar indicado, que mi asistente, se me negó acompañar.

2015, 2016: Yera en ciudad de México



Llegado el momento de embarcar, otro problema, los asistentes no estaban presentes, se me acercó el capitán de la compañía que me llevaría a Canadá, preocupado por cómo me encontraba, decepcionado, porque por más que telefoneaban los asistentes no llegaban. Cuando al fin se indignaron a aparecer, este le mostro su frustración que habría una queja con sus capitanes. A mí ya me entraron para adentro, sentándome en el asiento adecuado, a mi alrededor, se encontraban todas personas de México, realmente me ayudaron para poder comunicarme con las azafatas de Air Canadá Bueno eso, un cartel que me hizo mi hermana con W.C. Realmente no fue tan complicado, solo un viaje largo y cansado, con sus comidas en sus momentos, e intento de descansar un poco, sin resultado, ya saben, asientos incomodos, personas hablando, etc, etc, etc…

Lleguemos a Canadá, vinieron asistirme sin problema, la dificultad surgió, porqué en Barcelona, no me sacaron el ticket de Canadá a México, la diferencia de idioma, hizo la complicación, me indicaban, pero no entendía, ellos tampoco a mí. Aun así, buscaron a alguien que hablara español, después me acompañaron a sacar el ticket. Sabíamos que había un retraso de cinco horas, en Canadá así que me tocó esperar, aunque también tengo que decir que aumento mi ansiedad y desesperación por volver a despegar, ya hacía más de 15 horas de estar en pie, más de 12 horas entre vuelos, mi cuerpo necesitaba llegar ya a descansar, sí estoy acostumbrada a estar sentada, pero, aquello era demasiado, podía conmigo la desesperación y la ansiedad.



Después de largas horas de espera, al fin volvía a despegar hacía mi destino final México City. Las 20 horas de Canadá Media noche en España. Las 17 horas en México. Quería, necesitaba dormir en ese trayecto, pero era imposible, ya que no dejaban de pasar, hablar en voz elevada, con todo creo que un par de horas logre dormir, al fin escuche "llegada a la ciudad de México Distrito Federal"

Como era habitual, yo era la última de bajar, en el que me ayudaron sin problema, me devolvieron mi silla con motor, me acompañaron a la salida, o eso creía, ya que me preguntaron "¿ves a quien te tiene que recoger?" La verdad no veía ni una sola persona, solo un montón de tiendas, pero allá me dejaron, diciendo antes que debía dejar un papel en inmigración como todos los demás que no eran del país. Lo hice, me dijeron que para poder encontrarme con mis familiares debía recoger mi maleta, sino no pasaría el control que tenían… Mi desesperación aumento ¿cómo hacerle yo sola? Estaba demasiado agotada para pensar… Pedí ayuda a los que haya trabajaban sí, vinieron ayudarme, al fin me pude reunir con aquellos que mi corazón anhelaba, poder formar el video que les acabo de mostrar.

 

Escrito: 08 de abril del 2016

También te puede interesar... Viajando sola, al otro lado del oceano

Sígueme en...Mis redes sociales

Carta de despedida de un drogadicto a su mejor amiga

  Soy al primero, que me está partiendo el alma, estas líneas, pero es necesario, te escribo para despedirme de ti, mi mejor amiga… Cuando e...