domingo, 25 de octubre de 2020

Discapacidad: Viajando sola al otro lado del oceano

 

2016: Yera en hidalgo (México)

Loca me están llamando, por el viaje que estoy a punto de hacer, viajar a México por tercera vez, con la diferencia, que está vez nadie me acompañará en las largas horas de vuelo, iré sola, al encuentro de los que más quiero, mi familia, que hace ya casi seis meses que no la veo.

Estoy echa un manojo de nervios, ya la ansiedad se vino a vivir conmigo, me figuro que asta el 5 de abril, que al fin lo encontraré y los abrazaré no se alejara de mi lado, ese sentimiento de angustia, de emoción.

Centro comercial de Perisur (Ciudad de México)



Muchos me llaman loca, que, si no me asusta viajar sola de tanta distancia, en este caso de Barcelona a Canadá, de Canadá a México… Sí realmente me aterra, ya que dicho en líneas más arriba, no es la primera vez que viajo a México, pero si, la primera que viajaré yo sola, sin la compañía de mi pareja, que me atendía en todo momento. Sé que se encargaran bien de mí, ya son gente preparada, pero la discapacidad de cada uno, solo lo sabe uno, y por mucho que entiendan, no pueden entender y ayudar al cien por cien. Pero no importa, quiero que llegue el momento de despegar, e reunirme, con mi pareja, y nuestra perrita, que es nuestra hijita, que ya hace 5 meses que no los veo, los extraño mucho.



Cada vez que viajo a México tengo que hacer trasbordo en algún otro lugar, siempre, había sido Paris o Madrid, pero con los atentados que hay últimamente, pues nos hemos ido a lo seguro, esta vez de Barcelona llegaré hasta Canadá, estaré allá 5 horas antes de volver a despegar ahora sí, hacía tierra Mexicana. Las 13 horas de viaje ya son una gran paliza, si además le sumamos las 5 horas de más, pero sí, aun y así estoy deseando iniciar esta nueva aventura, en pocos días.



Para mi vivir con una discapacidad, me ha llevado cada año un reto desde hace siete años, esa regla se cumplido a rajatabla en el que mi pareja y yo hemos superado juntos, ahora, después de unos meses separados, nos volveremos a reencontrar, personalmente se iniciará una nueva etapa en tierra mexicana, en el que no quiero pensar mucho a largo plazo, solo vivir el día a día, volver a estar con quien más quiero. Sí o sí para mí, una chica con parálisis cerebral, dependiente, va ser una gran novedad, en el que no dudare en aprovechar y disfrutar. Pero esos nervios, esa histeria inicial, ahí están, sobre todo por volver abrazar aquellos que hace meses no tengo oportunidad.

Escrito: 26 de marzo del 2016

También te puede interesar.... Reflexión de este 2015

Sigueme en.... Mis redes sociales...

Diario personal: Reflexión de este 2015

 


Este año está a punto de decirnos adiós, nuevo año, está a punto de llegar, el 2015 se va alejando de tanto el 2016 se va acercando, aun al día de hoy no he hecho una valoración, menos una reflexión, de lo que en estos 365 días a ocurrido, es que la vida, puede ser mortal, puede ser muy cruel y dura, pero a la misma, te puede sorprender para bien.

Recuerdo hace un año más o menos, leía mi horóscopo, nunca he creído en estas cosas, pero siempre me hace gracia leerlas, y decía algo así, como… “Tendréis que tomar decisiones importantes, por mucho que tire el corazón, os tenéis que dejar llevar por la razón, también decía que económicamente, al principio del 2015 estaríamos mejor que al final de este” Tal como empezó el año en aspecto económico, estaba convencida, que el horóscopo estaba equivocado al cien por cien.

Hoy, me pongo a pensar, me sorprende la realidad, me sorprende, el como inició el año, aún más el cómo acabado, que a pesar de estar al principio de año condenados económicamente hablando, hemos ido avanzando, sorprendentemente hemos ido mejorando, al menos ya no más bajando.

El nacimiento de los perritos de Yera



Hemos vivido un parto, si de nuestra perrita, hemos sido abuelos de nuestra hijita perruna, cuatro cachorritos todos machitos, llegaron al mundo, en una fecha especial para su abuelo materno y para mí, el mismo día que iniciemos nuestra relación hace seis años atrás, no solo eso, iniciaron a llegar, en el mismo hotel que mi pareja y yo nos conocimos, e empecemos a vivir nuestra relación.

Durante los siguientes dos meses, fue algo estresante, ya que eramos siete en un apartamento de una habitación, cinco perrunos, cuatro de ellos bebés, su mamá, mi pareja y yo, como os imaginaréis fue como tener unos bebés en casa, noches sin dormir, un no parar en el día… sobre todo cuando iniciaron ya a caminar y explorar, con una silla de ruedas en casa, había que tener más de mil ojos abiertos, de no pisarles, de no atropellarles… fue una bonita y única experiencia, pero no podemos negar que también muy estresante, causantes de disputas entre mi pareja y yo.



En medio del verano, surgió una nueva novedad, sobre todo para mi pareja, una nueva oportunidad, debía regresar a su tierra natal, durante unos pocos meses… Sí me pongo a recordar ese horóscopo de un año atrás “Tendréis que tomar decisiones importantes, que por mucho que tire el corazón, os tenéis que dejar llevar por la razón” Es lo que hemos vivido desde el verano, vueltas y vueltas a nuestra mente, si me iba con él, o me quedaba, ahorrar un poco, saldar cuentas, antes de lanzarme a la siguiente aventura, vivir en tierra mexicana. Pero estar sin mi corazón, sin mi hijita perruna (queríamos que conociera a su familia de allá, por ello voló con él) solo de pensarlo, antes que marcharán, la idea se me hacía insoportable, por ello, un enfrentamiento en mi interior, entre la razón (quedarme) y el corazón (irme con ellos, aunque eso suponía llegar a ceros, y vivir mal todos) aunque el corazón por día que pasaba iba ganando terreno, al final la razón ganó la carrera. Antes de ello, tuvimos oportunidad de viajar, después de años sin poder hacerlo, viajemos a Paris, fue algo mágico e inolvidable, ya días después ya nos tuvimos que separar, para ajuntarnos, en unos pocos meses, que están a punto de llegar.

Paris. Octubre 2015



El año finalizará sin mucha novedad, pero el 2016 llegará con fuerza, montones de novedades, que si o si, mejorará nuestra vida de pareja, queda poco para volver abrazarnos, y ajuntarnos como la familia que somos, queda muy poco, Quizás él vuelva, es posible que yo vaya, si es la segunda, se abrirá un nuevo capítulo en mi vida, iniciar una vida en tierra mexicana, mi corazón lo necesita, probar allá, es algo que no puedo explicar, solo es una necesidad, una realidad…

Ciudad de México



Son dos meses sin ellos a mi vera, sesenta días solo, yo siento, como una eternidad, algo que me desgarra el alma, en el que nada me calma, solo su llegada, es que está siendo muy duro todo esto, solo me consuela, que, con la llegada del 2016, la familia Muñiz Ruiz, volverá a estar unida físicamente, porque emocionalmente, jamás nos hemos separado. Sí de algo sirve esta distancia, es para ser conscientes, de lo mucho que nos amamos, y nos necesitamos. Quizás dos meses no son nada, pero para nosotros dos, está siendo una eternidad, una condena, por estar lejos uno del otro.



Así que 2016 te doy la bienvenida, que novedad nos tendrás, porque algo si tengo comprobado, es que cada año, existe una novedad en mi familia, cada año es un desafío, a veces más o menos positivo. El 2015 ha sido un año, que ha dado pie, a muchas novedades, y cambios grandes, ahora a esperar como se desenvuelve estos cambios en este nuevo año que entra, esperemos que sea a nuestro favor, que esta larga espera que un océano nos separara, haya valido la pena, y ya no haya más condena.

Escrito: 30 de diciembre del 2015

También te puede interesar... Diario personal: Una reflexión muy real

Sígueme en.... Mis redes sociales

Carta de despedida de un drogadicto a su mejor amiga

  Soy al primero, que me está partiendo el alma, estas líneas, pero es necesario, te escribo para despedirme de ti, mi mejor amiga… Cuando e...