jueves, 22 de octubre de 2020

Reflexión... Cuando los deseos acechan, los sentimientos despiertan

 


Grandes cambios se acercan a pasos agigantados en mi vida, a mi persona, a lo mismo a mi pareja. Lo que llevamos deseando desde hace años, parece, que al fin se va hacer realidad, es que ahora sí parece que las piezas del puzzle, se empiezan ajuntar, el destino, hasta lanzando su magia, y se está poniendo en nuestro lugar.

Este 2015 viene con la esperanza marcada en la piel, que es posible que la cosa no vaya como esperamos, también es posible, somos conscientes, de ello, pero hoy por hoy, necesitamos un cambio radical en nuestras vidas, para agrandarnos, mejorar como pareja, todo se está encaminando para que así sea.

Es increíble cómo puede cambiar todo, ya sea para mal, pero de la misma forma para bien, lo que nos parecía no solo imposible a principios de año, ahora nueve meses más tarde, es algo bastante realista, hemos pasado tanto los pasados años, tantas dificultades, tantas zancadillas, que el cambio radical que se viene, nos parece increíble e imposible, al mismo tiempo no podemos evitar “¿si vuelve a ser una broma pesada del destino?” No sería la primera, e ahí el problema. Creo que está vez, ya no podríamos soportar otra decepción, sobretodo mi esposo.

Llevamos seis años en España, ya le hemos dado más que oportunidad, es hora de intentar otra cosa, todas las piezas se están ajuntando, me niego a creer que todo sea en balde. En un mes aproximadamente, mi esposo estará volando para tierra mexicana, su tierra natal, acabar unos asuntos pendientes, desde hace seis años atrás, ahora le dan la oportunidad de acabar… Él marchará con nuestra hijita perruna (Qué ya es hora que conozca a su familia de allá) yo en casa de mis padres, ahorrando un poco para reunirme con ellos unos meses después.

Se acerca cambios grandes en mi vida, tras pedir un año sabático en mi empresa (Por si cualquier cosa no va bien poder volver, tener mi plaza guardada) dejaré atrás un pueblo, una ciudad, un país, mi tierra natal, diré adiós a mis padres, a mi hermana, obviamente, les volveré a ver, pero tardaré algunos años. Marcharé con los que ahora son mi familia, mi esposo, mi hijita perruna, sé que seré aceptada por la familia de mi esposo que es mi familia, sé que mi esposo tendrá más oportunidades, de las que le han dado en España, que no sé si ha sido por mi discapacidad, por su nacionalidad, el caso, es que le han discriminado bastante, solo por amarme, por amar a una persona con discapacidad, ya está bien, el dejó una vida de triunfos, por mí, es hora que a él le llegue la felicidad, yo la verdad, estoy encantada, con su familia, con México, también quiero, también necesito este cambio radical, lo más dificil para mi, son estos escasos meses, que estaremos separados, ya que volver con mis padres, no va ha ser lo mismo, yo ya no soy, la misma chica que hoy hace seis años justos, se despidió de aquella casa donde crecio, para formar un hogar con su pareja, he madurado, he conocido, he cambiado, tengo mis ideales, mis opiniones, muy distintas de hace seis años atrás. He conocido otra realidad, que antes ignoraba por completo. Por mucho que vuelva con mis padres, ya nada será lo mismo, yo lo único que anelo, es estar con mis "perritos" Porque son mi familia, no me veo mucho tiempo sin ellos. Va ser duro lo sé, pero es necesario para conseguir lo deseado, solo habra que tachar 60 días del calendario.



Pero eso no quita, que me llene nervios, hacía lo desconocido, al mismo tiempo deseado, somos conscientes del gran paso que vamos hacer, lo hacemos cogidos de la mano, durante el día no dejo de darle vueltas a lo que se avecina, por la noche… De tanto mi consciente está descansando, mi subconsciente, no me deja de arrebozar con canciones de despedida, de amor, de separación (sí, aunque solo sean dos meses), me despierto con esas letras que me persiguen durante el día letras como: Tú me levantas cuando me caigo, si me estuviera ahogando, abrirías el mar para salvarme, arriesgarías tu propia vida para rescatarme Thank You For Loving Me –Bon Jovi o también de El TRI - Las piedras rodantes: Tú y yo algún día, nos habremos de encontrar, mientras tanto cuidate, y qué te bendiga dios, y no hagas nada malo que no hiciera yo…  Canciones que al despertar resonaban en mi cabeza, pero al rato desaparecían, no había manera que volvieran. Como han sido varias noches, a base de ir escuchando música, las he reconocido, e podido psicoanalizarlas, ya que estamos en el tema, es una prueba más, que lo que soñamos mucho tiene que ver con nuestros sentimientos, nuestros deseos, nuestro día a día.

Lo veis como no estar de los nervios si hasta mis sueños me torturan jaja, pero sea como sea, va a ser un cambio para bien al igual que las dificultades no ha unido como pareja, esto aún más. Y Contra antes inicie, antes lograremos lo que tanto deseamos, y necesitamos, para crecer como la pareja que somos. Pero eso sí, reclamo a mi cerebro, ya se lo que se avecina, así que te suplico, un respiro, no me tortures más, que ya me torturo yo sola.

Escrito: 16 de septiembre del 2015

También te puede interesar.... Grandes cambios se acercan...

Sígueme en... Mis redes sociales...

Diario personal: 2015, Grandes cambios se acercan

 


¿Cuántas veces abre ya dicho eso? Una, dos, y más de tres, sí vosotros, mis lectores, los que me seguís fieles lo sabéis… pero está vez, tiene algo distinto, es que parece que ahora sí, va en serio, mi vida está a punto de hacer un cambio radical de 180 grados, la rueda ha empezado a girar, ya no se puede parar, ya no hay marcha atrás.



Después de años de intentó, maldiciendo al destino, por no permitirme lo deseado, lo que mi pareja de hace 6 años y yo deseábamos, parece que al fin nos va a dar el gusto. Es mas que probable que al finales del 2015 o principios del siguiente año, yo ya esté haciendo una vida en México.



Mi pareja, ya será antes, el mes que viene él ya este volando y aterrizando en su tierra natal, volver, a retomar aquello que dejó a medias hace seis años atrás, que hoy le dan la oportunidad de acabar, pero tiene que ser ya, no pueden esperar más.



Yo es imposible que vuele con él, aun me quedan cosas pendientes aquí, que no puedo abandonar, como mi silla de motor nueva, mis médicos, hablar con mi trabajo, para no retirarme, pero si darme un tiempo sabático, y probar en México, si por un casual no funcionara, tengo mi plaza guardada, en caso de tener que volver a España. No pretendemos que sea muy larga la separación, ya que él y nuestra perrita, marcharan, yo me reuniré con ellos, dos o tres meses después a más máximo seis.

Estoy de los nervios la verdad, pero al mismo tiempo deseo el momento, de cerrar esta dura etapa, que nos lleva persiguiendo, desde hace años e iniciar la nueva, que sabemos que no va ser un camino fácil, pero hay que intentar recorrerlo. Llevamos seis años en España, ya lo hemos intentado todo, sin mucho resultado, es hora de cambiar, otro camino probar, ¿que no funciona? Se vuelve para atrás y ya.



Empiezo a entender al destino, el porque ha esperado al 2015 para darnos ese deseo anhelado, supongo que en el fondo se lo tengo que agradecer, simplemente no era el momento, ahora estamos en una especie de “El último tren está a punto de partir ¿subes o no? Pero no olvides, ya es último, no hay mas trenes que alcanzar” Obvio iremos para allá, pero eso no quita que como todo lo nuevo, asusta de lo que puedas hayar, pero tengo claro que abra más oportunidad, de las que España no ha dado.



Seis años llevamos aquí, realmente hemos vivido momentos muy bonitos, y otros no tanto, sobretodo estos últimos años, en el que la vida nos ha machacado, nos ha dejado en una situación complicada, teniendo claro nuestros deseos, nuestros anhelos pero cerrándonos todos los caminos posibles, al día de hoy lo entiendo, en parte lo agradezco, solo espero, que está no sea otra más broma pesada del destino, pero como digo ya estamos en una situación de no retorno.


En un mes aproximadamente, Emmanuel marchara, con él se llevará a nuestra hijita perruna, para México, que la perrunita conozca, a sus abuelos y tios de allá, a los pocos meses aterrizaré yo, de mientras eso llega, me toca pasar tiempo en familia, con mis padres, mi hermana, que siendo sinceros poco los veré estando al otro lado del océano, cada tantos años, que los pasajes no son precisamente económicos. Despedirme de mis abuelos, que mucho me extraña que los vuelva ha ver, sobretodo a mi abuelo, me hubiese gustado darle un bisnieto, pero vosotros sabéis bien la locura del año pasado, entre embarazo real o psicológico, ahora tengo la certeza, que primero debemos cerrar está etapa, antes de iniciar la del bebé.


Quizás me vuelva a equivocar, como suele pasar, en lo mas entusiasmado vuelva a despertar, pero yo diría que está vez, sí es el definitivo, se está cerrando demasiadas cosas, para que solo sea una ilusión. Realmente me duele que él, mi esposo, aquel que amo tenga que marchar, yo aquí quedar, lo voy a extrañar, poco nos hemos separado como mucho un día o dos, no meses, sí, lo voy a extrañar y no poco, se me va hacer tan extraño, volver a casa de mis padres, en el que hace seis años, que ya no es mi casa, que en este tiempo, todas mis costumbres, han cambiado, que ya tengo mi otra forma de hacer, de actuar, de pensar, ya no soy aquella niña que se fue, vuelve a llegar una mujer, con su forma de pensar, de realizar, una mujer, que en este periodo, se va a centrar en ahorrar lo más que se pueda, que va contar cada día restante con ansias, en cerrar lo que queda pendiente, antes de volar a tierra, mexicana, e iniciar una nueva etapa, con mi esposo, mi hijita perruna, y mi familia de allá.

 

 

Escrito: 09 de septiembre del 2015

También te puede interesar... Cuando los cachorritos se van, sentimientos quedan

Sígueme en... Mis redes sociales

Diario personal: Cuando los cachorritos se van sentimientos quedan

 

Yera y su hijito Messi

Efectivamente, después de unos cuantos capítulos, sobre nuestra aventura de la maternidad de nuestra hijita canina, cierro el círculo con este artículo. Los cachorros de mi perrita ya van a cumplir cuatro meses, y hace dos meses y quince días más o menos que salió el último, cuatro días antes, a mi pareja y a mí, no hicieron una emboscada. Él tuvo que salir, al momento la puerta se abrió, pero no era Emmanuel, sino dos hermanas que desde antes de su nacimiento ya querían un cachorro. En un principio, yo pensé que venían a verlos simplemente, pero no, al ser consciente, ya se iban a marchar con dos de los cachorros en mano, no pude detenerlas.

No llegaban al mes y medio, aun les faltaban 5 días, no pude evitar preocuparme por mi perrita cuando llegara con su padre, era mal en matemáticas, pero faltaba la mitad de la manada, dudaba que no fuera consciente.

Messi y Teo, el encuentro de dos hermanos.


La realidad es que lo llevó bastante bien, ya se conformaba con dos, pero obviamente con este cambio repentino, acceleró el proceso, ya los otros dos propietarios, querían ya también los cachorritos, por suerte los convencimos, esperarse unos días más, no podía arrebatar a todos los cachorros de mi perrita de golpe.

Teo, con su abuela materna



En estos dos meses sin los cachorritos ¿qué decir? Uno de ellos, lo hemos visto casi a diario, porque se lo quedaron, los que tienen al padre, que viven justo al lado nuestro, cuando nuestra perrita, lo extrañaba, la llevaba a que lo viera, o traía al cachorrito a casa. Él último en marcharse, no hemos podido verle, ya sabéis por la falta de vacunas, pero hemos tenido noticias a menudo de su nuevo papi, y se había adaptado muy bien, al cambio. En cambio, las dos mujeres que apresuraron la marcha que se llevaron, a los dos restantes, desaparecieron, por más que lo hemos intentado, no habido forma de saber de los cachorros.

Teo y Messi con su abuela paterna


Al menos una vez, queríamos tener un encuentro los cuatro cachorros y los padres, que es nuestra perrita, y el perrito de al lado. Pero por más que lo intentemos, no hubo manera de comunicarnos con las dos hermanas que se llevaron los dos primeros cachorros. De esta forma, quedemos los restantes, el pasado domingo al mediodía.

El papá con dos de sus bebés


Me sentía nerviosa e ilusionada por ver al otro cachorrito, que por las fotos que vi, y lo que me dijeron, era idéntico a su mamá. Ella hacía 2 meses que no lo veía, realmente dudaba que lo reconociera. Realmente Yera, es bien antisocial con los demás animales, temíamos que lo atacara, lamentablemente, no nos equivoquemos, pero tampoco podía culparla, hace meses que no lo veía, ha crecido, todo su olor había cambiado, encontraba lógico que lo identificara, como total desconocido, aunque también me entristecía que la madre no conociera a su propio hijo, al igual de no poder haber reunido a los cuatro hermanos. Pero para ser sinceros, ya también rechaza, al otro cachorro, que hasta ahora le entusiasmaba estar con él.

Teo con su amito

Sí, el instinto maternal de nuestra perrita, dijo adiós, ahora sí, la etapa de la maternidad, se acabó, cuando se pueda a esterilizarla, pero fue una bonita experiencia, me alegra de haberla vivido.

Escrito: 03 de septiembre del 2015

También te puede interesar... 2015, ¿La oportunidad llegará al fin?

Sígueme también... Mis redes sociales

Carta de despedida de un drogadicto a su mejor amiga

  Soy al primero, que me está partiendo el alma, estas líneas, pero es necesario, te escribo para despedirme de ti, mi mejor amiga… Cuando e...