viernes, 16 de octubre de 2020

30 de Diciembre... Reflexión de este 2014

 



El año está a punto de acabar, mañana ya el último día de este año 2014, ya escribí en una ocasión, mi Reflexión personal de estos 365 días… No pensé que hubiera más cambios importantes… pero sí… todo puede cambiar de un momento a otro, aún más de un mes a otro.

 Cuando lo escribí, tenía una necesidad inmensa de tener un bebé, al día de hoy 30 de diciembre del 2014, esa inmensa necesidad, ha disminuido asta desaparecer del todo, más bien, me duele ver bebés, no sabría decir con seguridad, pero creo que tuve un aborto, por ello, esa reacción tan contraría a este tema.

 Por lo demás sigue igual, ya que no se puede cambiar lo  sucedido en estos 12 meses, meses de cambios, cambios físicos, cambios psicológicos, cambios y más cambios, sin ningún resultado ¿O si? No sabría decir, ya que al principio de diciembre, algo pasó, que me desarmó, emocionalmente, muchísima tristeza (las ansias de llorar sin razón me superaban, incluso en el trabajo) culpabilidad, sangrados extraños; de haberme ido la menstruación, a volver a sangrar de la nada, a la vez que una especie de cosquilleo en el estómago, se me atravesaba. Aislamiento social; No querer ver a nadie, agobiarme en todo momento, incluso en el trabajo. Y lo más curioso, es que aun al día de hoy siento una gran tristeza, al ver bebés o embarazadas, hace 2 meses atrás deseaba con todas mis ansias un bebé a diferencia de ahora… que más bien poco quiero saber de ellos. Informándome por internet, todo indica, que sufrí un aborto, esas los las secuelas… Pero claro tampoco sé con seguridad, mañana 31 de diciembre tengo que hacerme análisis de sangre, en mi menstruación, tan extraña como siempre, 48 horas apenas sangro, solo espero, que esos análisis rebelen mi estado, porque empieza a preocuparme, lástima que asta el final de enero no tengo visita, con el especialista… a ver… Lo que sí puedo decir, que mi gusto está volviendo a la normalidad, justo a tiempo, para sacar mis polvorones de chocolate, saborearlos con gusto… ha vuelto a casa por navidad

 


Lo que sí puedo confirmar, de la misma manera que en el otro artículo, que este 2015 espero, que sea un año de nuevas oportunidades, para mi esposo y para mí, que este año, que vamos a entrar, nos de la oportunidad, de mejorar, poder rehacer nuestra vida positivamente, sobretodo económicamente, que no sea  solo sobrevivir, que haya la posibilidad de más. Si existen los cambios…. Que lleguen a un fin, no como ahora, que mucho cambio físico, y emocional, pero sin ninguna meta.

 


Ayer encontré una página de horóscopos, no soy muy creyente de eso, pero me da curiosidad, realmente me sorprendió por la realidad de Gemenis… obviamente es lo que pasará en este año que entramos, pero coincide, con lo que estamos viviendo, empezaremos bien el año, será a mediados de año, que la cosa se complicará, tendremos que mantener la calma, no será fácil, pero no puedo dejar que la desesperación, y la irá me dominé,  no hacernos castillos en el aire, proponernos metas, a nuestro alcancé… No dejarme llevar por el corazón, dar prioridad a la razón. Es una lástima pero no guardé el enlace, para dar más información, pero a pesar de todo, acabaremos el 2015 bien, más unidos y fortalecidos como pareja y orgullos de a ver superado esas dificultades… Quizás os parecerá una tontería, pero se parece notablemente a mi realidad y ¿Sabéis qué? Ayer el gobierno nos devolvió parte de las ayudas que nos deben, no es mucho lo sé, en nada se acabará, pero al fin algo positivo para nosotros, en el que me confirma, que no va tan mal encaminado, la predicción de ese año que leí.

 

Una anécdota más antes de acabar la reflexión de este 2014. A mediados de este mes me decidí, a darle una oportunidad al alcohol, con 27 años ya era hora ¿no? Realmente no fue tan mala la experiencia, la razón queda algo dormida, y me dejo llevar por el corazón, todo lo que deseo (en todos los sentidos) todo lo que siento, queda transmitido, a diferencia de cuando no bebo.


Escrito: 30 de diciembre del 2014

También te puede interesar.... Aborto natural, efectos psicológicos, mi propia experiencia

Sígueme también... Mis redes sociales

Aborto natural, efectos psicológicos; Mi propía experiencia

 



Hoy, me gustaría hablaros del aborto, y las secuelas psicológicas que deja en la mujer... pero todo lo expondré desde mi propia perspectiva, desde mi propia experiencia.

Cierto es que ignoro, jamás sabré del cierto, si he sufrido un aborto o no, pero leyendo por internet sobre el tema, me he sentido sumamente identificada, con las secuelas, que trae el aborto natural, por ello me gustaría exponer, no sé bien porque… es como una necesidad, quizás me ayude avanzar en este proceso de duelo…

¿Cómo estoy tan segura que estoy en un proceso de duelo? Para empezar, ya estamos en navidad, por primera vez en mi vida, no tengo ganas de nada, ni comilonas, ni regalos, ni reuniones familiares, ni siquiera poner el árbol o música navideña, solo me apetece estar en casa, con mi esposo, mi perrita, viendo películas, tranquilos en el sofá… Eso nunca, me había pasado, ni siquiera en los seis años de la muerte de mi abuela, que fue en épocas navideñas… Es algo insólito en mí. Pero además existen estos otros motivos que coinciden por lo que leí por internet…



 Culpa; Sí, sentí una tremenda culpa al tener, ese sangrado, que me produjo ese desarme emocional, el miedo de no haber echo bien las cosas, la culpa de haber matado a mi bebé. No deje de disculparme a Emmanuel por ello.

 Miedo; Miedo de no poder volver a quedarme embarazada, miedo de volverlo a perder…

 Tristeza; Me paso parte del día desanimada y triste sin razón, las ansias de llorar me superan ¡incluso en el trabajo!



 Aislamiento social; Sí, realmente no me apetece ver a nadie, ni siquiera ir a trabajar, yo vendo lotería estoy cara al público, cualquier cliente que me llega, me agobia, con unas ganas de gritarles "dejarme en paz" pero no puedo hacer eso por dios, estoy ahí para atenderles, pero no me siento fuerzas para ello. Pensaréis, normal… ¿A quién le gusta ir a trabajar? Pero no es eso, es más que eso… es que ni a mis padres me apetece ir a ver, solo estar en casa tranquila, con mi pareja y nuestra perrita.

 No puedo ver bebés; Me afecta no poco, de forma negativa, por lo mismo ver embarazadas, me llega el llanto sin razón, me siento totalmente destrozada, es más, mi tía hace unas semanas tuvo un bebé es de Barcelona, ahora en navidad vendrá, no soy capaz de conocer a la peque, sé que me va afectar, y no poco, verla, realmente no me siento preparada.

Sueños de restos de feto; Sí es otra secuela, del post –aborto, soñar con los restos de un feto, y yo también lo soñé, después de pasar ese primer día, destrozada emocionalmente, sin poder dejar de llorar,  de estar ese mismo día sin comer y ni siquiera el apetito asomaba,  sin razón soñé que mi perrita, que es como mi hijita, estaba más muerta, que viva. En cuanto abrí los ojos, supe la razón, no era mi hijita perruna, sino el feto que estaba perdiendo…

 


¿vosotros que pensáis? Todos estos síntomas es lo que yo experimentado y sigo viviendo el día de hoy, síntomas que por internet indica, que son las secuelas psicológicas de una mujer, tras un aborto natural… Al ver los puntos me quedé doblemente sorprendida por las semejanzas por lo que estoy viviendo. Otra cosa es que mi cuerpo está volviendo a ser él, antes de estos cambios hormonales, ahora ya, poco a poco, está volviendo a la normalidad, cosa que me confirma, que esos calambres, a lo mismo que ese sangrado, fue signo, de la perdida de algo en mi interior… la pérdida de un ser vivo… Sí, debería ir al médico por esta, depresión… pero pensé que estaba mucho mejor, no perfecta pero si mejor, pensé que en unos días más, el periodo de duelo ya habría llegado a la aceptación, ahora soy consciente, que no es así….  Me vuelvo a sentir bastante mal al ver bebés (pensé que ya se me había pasado ese síntoma) lo único que me alegra de la navidad este año, es que la semana será más corta, podré estar en casa para descansar, no moverme del sofá.

 

Una cosa más antes de acabar, mucho se habla de las secuelas de un aborto en la mujer, poco se habla del hombre, también es un trauma para él… quizás físicamente no le afecte, pero psicológicamente, es igual de duro para él, él también siente la perdida, la muerte de su hijo, es importante, darle todo el apoyo necesario, darle, el tiempo necesario para pasar ese duelo, igual que la mujer.

 


Escrito: 20 de diciembre del 2014

También te puede interesar.... Diario personal: Mi primera vez...

Sígueme en.... Mis redes sociales...

Carta de despedida de un drogadicto a su mejor amiga

  Soy al primero, que me está partiendo el alma, estas líneas, pero es necesario, te escribo para despedirme de ti, mi mejor amiga… Cuando e...