domingo, 27 de septiembre de 2020

Carta a mi bebe a los 4 meses de edad

 


Hola Vicky, ya han pasado cuatro meses desde que Naciste que rápido pasa el tiempo, pero sobre el gran cambio que hay en tu persona, sobretodo, físicamente hablando, de adultos no se nota, en absoluto, pero a tu edad, parece como si hubieran pasado cuatro años.

En el anterior diario, Tu primera navidad te explique cómo pasaste tu primer 24 y 25 de diciembre, en el 26 de diciembre estuviste con todos tus tios/tías abuel@s de parte de tu abuela materna, te llenaron de abrazos, sonrisas y regalos. Dimos la bienvenida al 2020, con un grupo de amigos que nos invitaron, tú a pesar de ser tan pequeñita, con 3 meses recién cumplidos, bien animada estabas.

Viendo caballos en Can Rigau


El cinco de enero, esa vigilia de reyes, hicimos algo nuevo, tu papá, tú y yo, fuimos a un pueblo muy cercano, a comer a carne a la brassa, si, la cocinaban de esa manera, acompañada de ensalada, o patatas, nosotros pedimos ambas. Estuvimos al aire libre, a pesar de ser 5 de enero, apenas hacía frío, estuvimos muy a gusto y bien, tú te portaste bastante bien, llegado el momento, tomaste tu biberón. Después, tú en el cangurito, tu papá conducía mi silla, seguimos el trayecto, un trayecto no del todo desconocido, ya que hace diez años tu papá y yo, fuimos por primera vez, fuimos a ver caballos a “Can Rigau” Con la diferencia que esta vez, ya íbamos con cita, tu papá iba a dar un paseo en caballo, como hace más de diez años atrás, tú y yo nos quedemos resguardadas del frío, contemplando un maravilloso paisaje y tu papá fue a pasear a caballo. Realmente era una espléndida vista, tu estabas, tranquila y dormidita en el cangurito, después, ya cuando vino tu papá, ya volvimos para casa.

El día 6 de enero, tu papá tuvo que ir a trabajar, nosotras pasemos la noche en casa de tu abuela Esme, en el que ha despertar, todo estaba lleno de regalos para todos, ya que habían llegado los 3 reyes magos de oriente, a ti te trajeron en casa de tu Ela, un sonajero, y un babero enorme. Al llegar a nuestra casa, también habían dejado regalos, un libro de canciones, una taza, con tu foto y tu nombre.

06 de enero del 2020: Tus primeros reyes

Como he dicho están habiendo cambios en tu persona, se ha visto un cambio bastante grande de los tres a los cuatro meses que estás a punto de cumplir… Ya conoces muy bien a tu papá y a mí, se te ilumina la cara cuando nos ves, es más creo que ya te Ries de nosotros, vernos, ya es sinónimo de fiesta y diversión, eso se nota sobre todo por las noches, que en vez de ir a dormir, solo quieres juegos diversión, con el cuento de canciones que te trajeron los reyes magos. Es toda una guerra para acostarte para dormir, ya ves que te llevamos a la habitación, aunque estés más dormida que despierta, tus ojos se abren como dos naranjas, y a llorar como si te estuvieran matando. Igual que gritas para llamar nuestra atención, ya nos has mostrado tus primeras carcajadas, cuando te diviertes, ya sea con ataque de besitos, pedorretas, e incluso parece que nos repitas la palabra “hola” pero sin la “l” Ya te fijas en el televisor, en sus programas ¡No apartas los ojos de ellos!, la programación, ya cambió totalmente adaptable para ti, tu primer programa infantil es “Mic” Un programa de Cataluña, supongo que los colores te llaman la atención, te quedas fascinada viéndolo. Y el grupo musical, que ver por televisión es el grupo infantil “Pica, pica” y si bailamos contigo, explotas en diversión. Con tres meses ya empiezas coger cosas con tus manitas, como el sonajero.

Como digo as echo un cambio grande, es que los primeros días de vida, no parabas de dormir, ni comías, y ahora, cuatro meses después, no perdonas ni una comida, es toda una guerra para que te duermas, tanto de día como de noche. Te gusta escucharnos leer a tu papá y a mi, o aunque sea historias inventadas, cuando son la una de la madrugada aun estás con los ojos como platos, con ganas de juegos. 
Bueno me despido por ahora, mi pequeña gran guerrera, nos vemos pronto.


Escrito: 23 de enero del 2020

También te puede interesar.... Carta a mi bebé a los 3 meses de edad "Tu primera navidad"

Sígueme en... Mis redes sociales

Carta a mi bebé a los 3 meses de edad: “Tú primera navidad”

 

Diciembre 2019: Primera navidad de Vicky



23 de diciembre del 2019, tu mi pequeña, gran guerrera, cumpliste tres meses, ese mismo día, era tu santo, santa Victoria. Sé que eres demasiado pequeña, pero me ilusionaba que esa primera festividad, fuera especial, cuando crezcas y me preguntes, te pueda informar. Desde antes de tu nacimiento, mi cerebro ya ha hecho un cambio severo, como cualquier mujer, en ese estado, es que mi discapacidad, no cambia nada, mi cuerpo, y la psicología es idéntico que cualquier mujer embarazada, y una vez que eres madre, de alguna manera dejo de ser yo, para pensar solo en ti, ya desde semanas antes, ya estaba investigando que te iba a traer Santa Claus.


El 24 fue una víspera de navidad bien tranquila, como tu papá trabajaba todo el día, encarguemos unos canalones, unas costillas, para cenar ese 24 de diciembre del 2019, tu primera navidad. Al llegar tu papá, ya los regalos de santa Claus , ya estaban bajo el árbol, tu, ya estabas algo empachosa, con hambre y ganas de dormir, así, que nos centremos en tus regalos, los abrimos, tus primeros cuentos, “Buenas noches luna” “Un beso antes de dormir” “Adivina cuanto te quiero”, un muñeco que hacen luces y música. Lo que es lo segundo si te llamo la atención. Pero como digo estabas cansada, con ganas de dormir, pero sin poder, tras estar un poco empachosa, sin dejar de llorar, te dormiste.

24 de diciembre del 2019: Los regalos de Santa Claus de Vicky



El 25 de diciembre, fuimos al mediodía, a casa de tu Ela, donde el tió, el tronquito mágico te esperaba. Caga tió, y Santa Claus, son incompatibles, uno es de América, y ese tronco, de Cataluña, comunidad de España, pero en tu caso mi pequeña, hija de los dos continentes, tienes ese lujo que poco poseen, sin contar los tres reyes magos, que llegaran el 6 de enero. Volviendo a lo que íbamos… tras darle de tu parte cuatro palos, te trajo varios regalitos, algunos de Merida, México, que tu tía Deneb y primo Altair, solicitaron en su carta para ti, y otros solicitados por aquí cerca. Aquella tarde del 25 de diciembre, fuimos los tres, a un pueblo cercano, a ver un pesebre viviente, quizás no lo creas, pero jamás habíamos ido, tu también formaste parte de esa salida, un recorrido por medio del bosque, con sus subidas, bajadas y un terreno poco estable, pero así, somos tus papás, aventureros, y en esta vez, tu también te uniste a ese hermoso recorrido, un pesebre viviente, que en las zonas mas turbias, nuestros compañeros de viaje, y los de la cruz roja, nos ayudaron avanzar. El 26 de diciembre, fuimos a una comida, donde te conocieron todos los hermanos, sobrinos de tu abuela Esme, o resumiendo tus tios abuelos

Ya tienes tres meses, realmente veo un cambio de los dos meses, ya duermes casi toda la noche entera, nos conoces muy bien a tu papá y a mí, que soy tu mamá, nos muestras una gran sonrisa al vernos, con un grito de bienvenida, o un buen grito, cuando quieres llamar nuestra atención, con apenas tres meses eres muy simpática, sonríes a todo el mundo, aunque también tengo que decir, que tienes genio, cuando algo no es de tu agrado, ejemplo te quitamos un momento el biberón, ya estas chillando como si te mataran, igual, cuando tienes sueño y no puedes cogerlo, o estas tan feliz en brazos, te dejamos en el sofá o en la cuna, es como si te estuvieran matando.

25 de diciembre del 2019: Con el Caga tió


El oído es tu sentido principal, aunque la vista, empieza a ser protagonista, ya te llaman la atención la música y las luces, cuando un juguete tiene esas dos cosas, te quedas maravillada. Ya pesas 5 kg 600 gramos, ya cuando vas en el cangurito, ya vas mas alta, mas contenta de ver lo que te rodea, ya descubriste que tienes manos, todo el tiempo a la boca van o bien coges las mantas que te arropan, a la cara se van, tapándola por completo, contigo hay que tener mil ojos.

25 de diciembre del 2019: En el pesebre viviente


Por cierto, que sepas que ya has ido al cine, si, si el 20 de diciembre del 2019, ¿cuál fue tu primera película? Star Wars “el ascenso de sky Walker” Es curioso sabes… el año que tu papá nació, salió la primera película, el episodio cuatro, y hoy cuatro décadas más tarde, con tu nacimiento, se despide una gran saga.

Hoy estamos a 29 de diciembre, las navidades aun no han pasado, ya la siguiente carta, te informaré de como fueron esa cabalgata de reyes, a ver si tenemos oportunidad de ir a verla.

Por ahora me despido mi pequeña, gran guerrera, que sigas creciendo muy bien, recibirás noticias mias, muy pronto.


Escrito: 29 de diciembre del 2019

También te puede interesar.... Carta a mi bebé a los 2 meses de edad

Sígueme también.... Mis redes sociales

Carta a mi bebé a los 2 meses de edad

 


Hace dos días, que ya hace dos meses, que llegaste a este planeta, llamado tierra. Dos meses de esa Cesaria, que me adentraba en el desconocido mundo de la maternidad. Dos meses ya, que conocí lo que es Amar incondicional. Tuve mil dudas, aun las tengo, pero poco a poco, me siento con más confianza, quizás, no pueda hacer muchas cosas, pero lo que sí puedo es amarte, cuidarte, lo mejor que sepa.

Tan preocupados que nos tenías los primeros días porque no comías, ahora no dejas de comer, ya casi cinco kg pesas. Hoy 25 de noviembre del 2019, te han puesto tus primeras vacunas, tan feliz que estabas en la consulta, marcándole sonrisa a la enfermera, cuando ¡chas! La aguja te clavó, el llanto era de dolor, asta mí, me desgarró, escuchar tu dolor. Hoy estás un tanto inestable por esas inyecciones, pero tu hermanita perrunita, ahí está cuidándote, como el cachorrito de la manada.



Por el momento eres una niña bastante tranquila, y cuando lloras es por algo, ya sea hambre, incomodidad en tu pañal, dolor, o sueño, pero no puedes cogerlo, muchas veces necesitas el biberón para ello. Ya reconoces a tu papá y a mi, nos saludas con una sonrisa o un gritito. Hoy por hoy eres blanquita de piel, con ojos rasgaitos, como tu papá o tu abuela o bisabuelo de corea, el color de ojos aún no se define, pero de momento, son como grises, según dicen como tu mamá cuando era de tu edad.

Aun eres muy pequeñita, pero yo diría que vas a ser muy lista, como bien te he dicho, no lloras por llorar, te gusta dormirte con la música, ya te ponemos, al grupo “pica pica” “Topo Gigio” “Cantajuegos”, es que en la mente de tu mamá, solo estas tú, ya todo gira a tu alrededor, te duermes con tu juguete de obejitas que van girando, y la música que transmite, ya poco a poco tu vista se van fijando en ellas. A pesar de tu cortísima edad, que apenas aguantas la cabeza, te esfuerzas por mantenerla recta. Te encanta la hora del baño, en ti, sí que es literal “eres como pez en el agua” Te encanta, muestras las más grandes y sinceras sonrisas, entre soniditos o tu manera de hablarnos.

El tiempo pasa rápido, en menos que nos demos cuenta, ya tendrás mas meses. Pero vamos a aprovechar cada minuto, sobre todo mientras estemos de baja, antes de volver a iniciar al trabajo. Hoy tienes dos meses y pocos días, pronto te volveré a escribir, informándote estas primeras semanas de vida.

 

Escrito: 26 de noviembre del 2019

También te puede interesar.... Carta a mi bebé: Su primer Halloween

Sígueme en.... Mis redes sociales

Carta a mi bebé: Tu primer Halloween

 

31 de octubre del 2019: El primer halloween de Vicky



Uno de noviembre del 2019 es el día que somos hoy, aquí en España se celebra este día, recordando a nuestros antepasados, ya sea yendo a la iglesia o recordándolos en tu corazón, u otro visitando a los cementerios.

Vicky de osito

En México en cambio, sí, este día mas o menos igual, solo que allá, tal nacionalidad que tu posees mi pequeña gran guerrera, el 31 de octubre celebran a la muerte, con esa gran fiesta llamada “Halloween” donde grandes y pequeños se disfrazan, salen a las calles, a pedir caramelos. Tu ahora solo tienes un mes, pero como buena mexicana, no podía faltar esta fiesta, sí, tu primer Halloween. Llevo semanas esperando tu disfraz, de calabacita, después de tanta incertidumbre, tantos disfraces que enamoran… ¿Cómo elegir uno? Pues me fijé, en el único que llegaba a tiempo era uno de calabacita, con ello, lo compre, cual fue mi sorpresa, que en vez de llegar de un mes, llego como de seis meses, nada no servia, pero aun podía haber una salida, si, un traje de osito que tienes, tan simple como eso, nosotros calentándonos la cabeza, lo mas complicado era ver el disfraz de tu papá y el mío, me había fijado tanto en ti, que no pensemos en nuestros disfraces, pero tu papá, tuvo una idea bien rápida, pintarnos como esqueletos o Katrina, como se llama en México, así que primero fuimos a comprar unas pinturas, y unos sombreros, para después empezar a prepararnos, lo más rápido fue vestirte a ti, pintarte a ti, unos bigotillos, y la naricita. Tu papá, decoró bien tu carrito, con calaveras y calabazas.



Aquí en España, no se celebra esta fiesta, pero me ilusionaba hacerla por ti, como mexicana que eres, que tuvieras tu primer Halloween, aunque sea aquí en España, no me importó ser la única adulta disfrazada, me ilusionaba que lo vivieras, llevemos caramelos, para darle a todos los niños que encontráramos, disfrazados o no. Tu papá y yo estábamos convencidos que no habría mucho éxito, ya que aquí, no es costumbre celebrar esa festividad, sabíamos que nos sobrarían la mayoría de caramelos…



Iniciemos el recorrido, el pueblo estaba solitario, cuando vimos una tribu de niños disfrazados, con su calaverita, como pidiendo caramelos, les preguntemos, vergonzosamente, si querían caramelos, de ahí, llegaron en manada, casi sacándonos de las manos. Ellos se alejaron, no tardaron en encontrarnos a otra manada, ellos disfrazados, acompañados de sus adultos, con ganas, de encontrar mas caramelos. Para nuestra sorpresa, fueron varios los grupos de niños que se cruzaron nuestro camino, dejándonos sin caramelos, acabemos escondiéndonos de ellos.



Ya eran las nueve de la noche pasadas, entremos en el único Tex-mex que hay en el pueblo, era el idóneo para comer lo típico de tu tierra, incluso íbamos vestidos para la ocasión tu papá, comió unos tacos de lengua, y yo, nachos con queso y guacamole, ese es un lugar que no dudes que conocerás, así estar en mas conocimientos con tus raíces. Tu mi pequeña, ahí estabas a nuestro lado, bien dormidita, sin inmutarte, pese todo el ruido, pero es que parece que te relaja el ruido, en cuanto llegamos a casa, te despiertas, con ganas de fiesta.

Bueno mi pequeña, gran guerrera, así fue tu primer Halloween, con solo un mes de vida, de esa forma, tu también eres testigo.

Escrito: 02 de noviembre del 2019

También te puede interesar.... Diario personal: Primer mes como mamá con parálisis cerebral

Sígueme en.... Mis redes sociales

Diario personal: primer mes como mamá

 

Familia Muñiz Ruiz


Ya hace un mes, que Vicky decidió adelantarse, salir al exterior, sí el pasado 23 de septiembre. Un mes que iniciemos una nueva etapa, que dejemos de ser una pareja, para ser una familia.

Treinta días han pasado, que inicie está nueva etapa como mamá, mamá con discapacidad, mamá con parálisis cerebral, algo que, abierto muchos retos e incertidumbres, pero si soy sincera, todo va mejor de lo que imaginaba, aún tengo que aprender y mejorar aun más, pero lo que en un principio veía imposible, se está haciendo, mejorando por día que pasa. La primera barrera saltada, fue coger en brazos a mi bebé, ya es algo que experimenté en el hospital, tener la fuerza para poder cargarla en brazos, acunarla, ya después darle el biberón, otra barrera traspasada, el mismo día que salía del hospital, a menudo soy yo, quien le da de comer, vestirla, no, pero desvestirla si, cuidarla en su baño también, secarla, ponerle sus cremas corporales, peinarla, desearle buenas noches, controlar su juguete “dulces sueños” para que pueda descansar con tranquilidad, sacarla a pasear, en su canguro, sin tener que depender de nadie, todo eso, he experimentado en este primer mes como madre.

Primer mes como mamá con discapacidad

En mi persona, realmente habido cambios psicológicos, apenas descanso, pero no me siento cansada, es una especie de adrenalina que ignoro de donde sale, me miro en las fotos, me sorprendo con un rostro feliz, como me dijeron “ella es, el amor de tu vida” e ignoraba la realidad de esas palabras, aunque ya me avisaron en el curso del pre parto “la mamá cuida del bebé, y el papá y el entorno, cuida de la mamá” No creía tan real esas palabras, ya apenas me acuerdo de mí, mi pensamiento solo es la bebé, ya yo, puedo esperar. Jamás imaginé, estar repleta de orines, de vomito, de babas, sentirme tan tranquila, con calma, decir "Recien duchada, pero es igual, no importa vuelta a duchar" Paso por la juguetería, no puedo evitar entrar, fijándome, en aquello que es de su edad, las librerías siempre han sido una perdición para mí, pero es que ahora, no son libros para mí, sin para Vicky, los que mi cerebro se fija.

Es extraordinario como cambia todo en cuestión de segundos como tu cuerpo y tu mente, hace un giro, solo se centra, en aquel recién llegado, ya nada más importa, para esa mujer que acaba de dar vida. Esto solo inicia, poco a poco, seréis informados, de como va transcurriendo esta aventura de ser mamá con una discapacidad.

 

Escrito: 24 de octubre del 2019

También te puede interesar.... Diario personal: Primera quincena como mamá con parálisis cerebral

Sígueme también.... Mis redes sociales

Díario personal: La primera quincena como mamá

 

23 de septiembre del 2019

Ya quince días han pasado, desde que mi pequeña, gran guerrera decidió salir al exterior, fueron cuatro días en el hospital, tras una cesaría de urgencia, ya que la pequeña, no quiso esperar a la programación, decidió salir, un par de días antes.

Dejemos de ser una pareja, para ser una familia. Es complicado, una cesaría, cuando tienes parálisis cerebral, todo se complica más de lo usual, de tanto te recuperas de esa intervención. Una como mamá tiene miles de sentimientos e emociones, y viendo su dificultad física, todo está a flor de piel. En el hospital no me discriminaron, al contrario, intentaron por todos los medios que le diera la lactancia, pero mi pequeña gran guerrera, durante el día no dejaba de dormir, ni un terremoto la podía despertar “Despiertenla, no dejen que duerma mas de tres horas seguidas, tiene que comer” pero ellos mismos pudieron comprobar, que no era decir y hacer, les preocupaba que tuviera un bajón de azúcar, por mas pediatras que la observaron, tuvieron que admitir “es una niña sana, solo no quiere comer” mucho me insistieron que la pegara al pecho, pero poco entendían las dificultades que era para mi esposo y para mí, ahora si, por mi discapacidad física, y no tardemos en utilizar el sacaleches, para darles leche materna, pero en biberón.


Realmente tenía muchas dudas, de como afrontar la maternidad con mi discapacidad, ya el primer logro fue en el hospital, de poder cargarla en brazos, ya era un comienzo, ya que ni eso estaba en la seguridad de poder hacer. Cuando las enfermeras me la daban para que mamara, inconscientemente, podía ponerla en posición para su eructito. Salí del hospital, en mi silla de ruedas, con ella en mis brazos. Algo que en un principio veía imposible. A medida que pasan los días, mi independencia va aumentando, ya es posible, tenerla en brazos, y dejarla en el sofá, preparar biberón, darle el biberón, sacarla a pasear sin la compañía de nadie, es obvio que carrito no puedo llevar, pero utilizo un cangurito donde esta pegada a mi pecho. Bañarla es complicado, pero puedo ayudar a enjabonar, a enjuaguar, secar, echarle cremitas, peinar, son los primeros días, con tiempo y paciencia, lograré más, mucho más.

27 de septiembre del 2019: Antes de volver a casa

Mi cerebro a cambiado considerablemente, no sabía que las palabras de el preparto fueran tan exactas “La mamá se encarga de la bebé y el papá y el entorno, cuida de la mamá” es bien cierto, yo ya me olvido de mí, solo me preocupa la peque, pero para cuidarla, tengo que cuidarme a mí, siendo realistas, en nuestro caso, el papá, no solo tiene que cuidar de mí, la mamá, sino gran parte de la faena de la niña, la hace él, incluso por las noches se la pasa despierto dándole sus biberones, y cambio de pañales, ojo, yo también ando despierta, no me duermo asta pasadas las 2 de la madrugada, me despierto en cada quejido de la niña, y sorprendentemente no me siento cansada, pese que no duermo mas de cuatro  o cinco horas diarias

28 de septiembre del 2019

Los sentimientos y emociones en mi persona han cambiado, nunca imaginé que pudiera sentir tanto amor y preocupación, por alguien, concebir, que todo mi mundo se destruiría, si le pasara algo, dejo de ser yo, para ser ella, y quizás allá un sentido a esa frase de supermán “el hijo se convierte en padre, el padre, se convierte en hijo” es que todo mi mundo a cambiado, todo por ella. Todo inicio en mi vientre, pero ahora, con su nacimiento, todo ese sentimiento ha aumentado, ha cobrado forma.

Escrito: 03 de octubre del 2019

También te puede interesar....Diario personal: El parto

Sígueme en....Mis redes sociales

Carta de despedida de un drogadicto a su mejor amiga

  Soy al primero, que me está partiendo el alma, estas líneas, pero es necesario, te escribo para despedirme de ti, mi mejor amiga… Cuando e...