lunes, 21 de septiembre de 2020

Diario personal: Yera nuestra perrita

 

20 de Septiembre del 2011: La llegada de Yera

Ella es Yera, nuestra perrita. Estabamos en la búsqueda de un perrito, y navegando por Facebook, vimos unas cuantas protectoras... viendo, viendo fotos, una foto de ella, yo me encariñé al momento de la perrera la Canera de Valencia (España), no dudemos en ponernos en contacto. Nos anunciaron que esta perrita, iba a ser adoptada, pero que tenían muchísimos perritos mas... y que de todas formas se quedarían con nuestro correo... Me desilusioné un poco la verdad, pero seguimos en la búsqueda...

Cual fue nuestra sorpresa, que a los pocos días recibimos un correo de la perrera La Canera, diciéndonos, que los adoptantes de Yera, se echaron para atrás, que si aun estebamos interesados, que estaba en adopción nuevamente... No dudemos en dar el si, y hacer todos los tramites necesarios, para tener contra antes mejor, a Yera con nosotros. Nos dijeron que en una semana más o menos ya estaría con nosotros. Por la tarde nos llamaron por teléfono, nos dijeron que si nos iba bien, al día siguiente, nos la traerían. Ufff Nosotros encantadísimos. No tardemos en ir a comprar todo lo que necesitaba, con los nervios de a flor de piel.



Al día siguiente... el día esperado... la llegada de Yera a casa... ufff era como si esperáramos un bebe, los nervios nos ganaban, las ansias nos superaban... Tuvimos que salir a que nos tocara el aire, para calmar esos nervios. A las 6 de la tarde, el telefonó sonó, eran ellos, estábamos convencidos que ya habían llegado, pero no justo salían de valencia en furgoneta... tardarían todavía unas horas en llegar... ¿que hacer para tranquilizarnos? Seguimos paseando, llegando a casa, nos pusimos ha ver dos películas...



La una de la madrugada, el teléfono volvió a sonar... era el transportista, que ya habían llegado. Nos apresuremos a salir, no menos nerviosos, una furgoneta roja, justo se aparcaba. Se bajo de esta, abrió la parte trasera, abrió una jaula, cogió a la perrita, se la dio mi pareja, el de inmediato me la dio a mi... ¿Que hizo la perrita? Llenarme de besitos... Mi pareja, entró un momento a la casa a buscar la correa, la perrita, ya quería irse con él. "De camino para acá he querido sacarla, para que hiciera sus cosas... no habido manera, de la jaula no se movía" Le pusimos la correa la pusimos al suelo, lo primero hizo caca, y bien exploradora de todo...

Entremos en la casa, estaba convencida antes de su llegada, que vendría nerviosa y asustada, nos costaría, que se moviera de un rincón... ufff que equivocada estaba, lo primero se inchó a comer un buen plato de su pienso... Después empezó su exploración por la casa.. cuando localizó sus juguetes a jugar sin descanso... Me pareció increible la verdad. A las 3 de la mañana nos acostemos, nuestra habitación pega a la pared con el comedor, allí dejemos la perrita, con su camita...no tardo en arañar la puerta indicando que sabía que estábamos allí que quería entrar Le dije "a dormir" Se detuvo, e inicio a jugar con sus juguetes jeje.


Para finalizar una observación... el transportista afirmo que no hubo manera de moverla de su jaula, desde el primer segundo que estuvo con nosotros... estuvo bien cariñosa, sabía que aquel iba a ser su hogar, sabía que nosotros seriamos sus padres.... mi pregunta es ¿como lo sabía? ¿por que no el transportista? Realmente es algo que me pregunto y me deja sin palabras.... Fue algo totalmente increible. Al día de hoy, Yera lleva con nosotros cuatro años. Realmente es como nuestra hijita estoy convencida... que para ella somos sus padres... lo confirmo porque cuando mi pareja y yo discutimos, ella sufre como ninguna, y hace las mil y una para que hagamos las paces. Cuando salimos los 3 a pasear es la perrita mas feliz del mundo...

Escrito: 12 de enero del 2014

También te puede interesar.... Viaje a México 2010: De vuelta a España

Sígueme en.... Mis redes sociales...

Viaje a México 2010: De vuelta a España

 

Aeropuerto de Barcelona

Emmanuel y yo ya nos habíamos quedado en soledad, esperando para subir al avión. Emmanuel estaba triste, no era para menos, volvía a dejar su tierra, para volver a tierra extraña. No hacía falta palabras, su mirada me suplicaba que no subiéramos a ese avión, me lo preguntó varias veces, por un lado yo no quería volver, deseaba quedarme allá, pero otro, debía arreglar cosas en España, despedirme de mi familia antes de regresar aparte que soy bastante indecisa, me cuesta bastante decidirme.

El encargado de subirme al avión, se acercó, y no era por nada, pero estaba bebido ¡trabajando y borracho!, aun así el me encamino en esa silla sin brazos. Esa vez iba bien abrigada, para aguantar sin frío tantísimas horas de vuelo, nos dieron algo para cenar, personalmente intentaría dormir, sino las horas no pasarían y mi cerebro no dejaría de pensar. Me sentía triste, se que seguiríamos en contacto, pero los iba a extrañar muchísimo, no era lo mismo tenerlos fisicamente que internauticamente.



Desperté de madrugada, con tristeza, con una angustia en mi interior, con un llanto, que deseaba salir, y yo quería ocultar, había soñado con México. Poca claridad se asomaba, me fijé en mi alrededor, todos dormían, algunos sentados, otros acostados ocupando mas de un asiento, realmente es complicado dormir en esos asientos incómodos, pero por fortuna, pude volverme a dormir. Desperté, ya era de día, claro ya estábamos en las siete horas avanzadas, aun faltaba 2 horas para llegar a París, me dediqué a ver una película, así el tiempo se me paso rápido.

Lleguemos a Paris, que ya era de noche. Con un guía, tuvimos que subir a una especie de metro, para continuar, subiendo a una furgoneta (adaptada) en el que nos conducció asta el punto de partida de París a Barcelona. Recuerdo que nos dieron algo para picotear y bebida. Realmente no había comparación de horas de 12 horas de mexico a Paris a 2 horas de Paris a Barcelona, ese segundo vuelo fue mucho mas llevadero, pero no por ello menos triste. Con esta llegada a Barcelona, se acaba un capitulo largo en el que se inicio a finales de Noviembre.

 

Escrito: 03 de septiembre del 2013

También te puede interesar: Viaje a Mexico 2010: El parque de Chapultepek

Sígueme en... Mis redes sociales

Viaje a México 2010; El parque de Chapultepek

 

Parque de Chapultepek: Los dos hermanos de Emmanuel, Emmanuel y yo

Lamentablemente, llegó el día en el que debíamos partir de México a España. Todos amanecimos tristones, personalmente tenía el llanto tan frágil, que prefería distraerme, no pensar, para así no llorar, iba a ser un dia muy largo, nuestro vuelo no salía, asta pasadas las once de la noche, teníamos todo el día por delante en que visitaríamos el parque de Chapultepec, pero antes, volvimos a ver una película, de tanto acabábamos de preparar las maletas "luces en la noche" la mamá de Emmanuel, entro en la habitación, me regalo un kit de cremas corporales otros instrumentos de higiene, como cepillo, limpiauñas... Lidia se emocionó, ¿para que negarlo? yo también.

La primera despedida, fue con la "abita" de Emmanuel, ella se emocionó y yo también, no me gustan las despedidas, sabía que ese día iba a ser difícil, muy difícil, lo que yo había vivido allí, no lo tenía en España, y no quería soltarlo. Salieron a buscar los taxis, sí, la verdad es que con uno no cabíamos, ya que nos llevábamos también el equipaje, para así no tener que preocuparnos de volver después. Emmanuel, Daniel y yo y en otro Lidia y Estephano. Lleguemos al metrobús, no encontrábamos a los del otro taxi, estuvimos un rato esperando, a que los demás llegarán. Juntos subimos al vehículo
(metrobús) No estábamos animados, mas bien tristosos, pocas palabras salían de nuestras bocas.

Último día en México: Emmanuel, su mamá, y dos de sus hermanos.



Nos bajemos en reforma, ya eran pasadas las tres de la tarde, aun debíamos buscar un lugar donde comer. Despues de caminar un poco, entremos en un Vips, donde personalmente pedí unas enchuladas suizas, ya que me gustaron, cuando las prove, la noche de la fiesta nocturna. Al probar esas, el picante era fuerte, se habían equivocado, no les quedó otra que cambiármelas. No hablábamos mucho, lo que si hicimos varias fotos.

Al salir decidimos ir al parque de Chapultepek, el problema era encontrar un taxi que nos llevara, pasaban muchos la verdad, pero todos con el cartel de ocupado, el tiempo pasaba y si guiamos igual, muchos pasaban, pero ninguno nos podía llevar. Emmanuel y Estephano se metieron en medio de la carretera, para ver si conseguían detener alguno, Daniel igual por su lado, yo con Lidia a esperar. Pero no hubo suerte no encontraron ningún taxi disponible. Seguimos andando, al menos para avanzar, cuando encontremos un taxi, que estaba dispuesto a llevarnos...



Nos dejó en la entrada del parque de Chapultepek, él mismo se ofreció para llevarnos al aeropuerto después. Bajemos iniciemos el recorrido en ese parque. Habían diferentes tiende citas dentro. Caminemos, con equipaje en mano (la familia nos ayudaba con todo esas maletas) lleguemos a un lago con barcas y patos, me levanté, aguantada la baranda (la foto del blog de Vane) y empecé hacer el tonto, sí, sí, hacer el pato jejej. Nos hicimos varias fotos los 4. Seguimos nuestra ruta, nos encontremos a unos mexicanos, con su sombrero y su caballo ¡como las peliculas! por primera ver, vi una ardilla en vivo y en directo.

Conducía mi silla Estephano, lleguemos a un museo, a mi me permitían entrar por una entrada al igual que mi conductor, los demás debían entrar por otra en el que les esperaba una gran subida. Emmanuel arrebató los manguitos de mi silla a Estephano, al pobre (estephano no le quedo otra que subir por la subida) Teníamos 20 minutos para verlo todo, entre carreras y fotos lo hicimos, esperando que llegaran el resto de la familia, pero estos no aparecían. Al final tuvimos que salir, nos reunimos con ellos a la salida. Seguimos con el trayecto, dentro del parque, mi silla era conducida por Daniel, los demás el equipaje, hablábamos entre todos "claro que nos volveremos a ver, ya volveran o iremos nosotros" "ademas chatearemos" "y nos escribiremos correos" Lleguemos a unos bancos delante de ese lago, y allí esperemos a que llegara el momento de partir al aeropuerto. Hablábamos poco, había un silencio incomodo, ya sabéis, se acercaba el momento de partir.

Parque de Chapultepek: En el museo



Nos encontrábamos ya en el aeropuerto, yo no había comprado nada a mi familia como recuerdo, así, que fuimos a una de las tiendas de recuerdos del aeropuerto, compre, unas tazas, que pusieran México por supuesto, unos llaveros, postales, y mini botellitas de tequila. Emmanuel y sus hermanos fueron a sacar dinero, yo me quedé con Lidia, un momento incomodo se nos apoderó, de aquellos que no sabes que decir.

- Ahora cuando vengan nosotros ya marcharemos, que es muy tarde, aun llegaremos mas tarde a casa.

Era su manera de sobrellevar que su hijo mayor, volvía a marchar del país.

Los tres hermanos regresaron, ¡llegó el momento! ¡la despedida! En un principio fue bastante bien, peor había sido, cuando me despedí de Estephano en Hidalgo, controlaba mis emociones, pero... cuando Emmanuel, se despidió de su mamá, cuando ambos se emocionaron y a mi se me empezaban a caer las lágrimas. Estephano fue el siguiente en caer. Nos abracemos los 4. El unico entero era Daniel, nos animaba "venga que nos volveremos a ver pronto" "seguiremos en contacto cada día por la red" La mamá de Emmanuel me abrazó, y me aseguro que eso no se acababa ahí. Momentos después, Emmanuel y yo vimos como se alejaban, no sin antes sin dejar de despedirse con la mano.

Escrito: 03 de septiembre del 2013

También te puede interesar... Día de recuperación y momentos en familia

Sígueme también.... Mis redes sociales...

Viaje a México 2010: día de recuperación y momentos con la familia

 

El ajusco: Recuperándome de la ganstronteritis

No pasé una noche placentera, alguna que otra vez, Emmanuel tuvo que correr por mis ansias de devolver. En una ocasión, desperté a su familia, y también nos ayudaron. Eran cerca de las 4 de la mañana cuando al fin pude descansar como era debido. Aquella mañana me sentía muy cansada y sin fuerzas para nada. Temía comer, por eso mismo, dejé aparcado el vaso de leche, y desayuné unas tostadas, con tomate untado (tipico de Cataluña) aceite, jamón dulce y queso.

A media mañana me acosté, sí, al mismo momento, que Emmanuel saldría con su mamá hacer unos recados y aprovecharían para pasar tiempo juntos, que el tiempo se les acababa ya que al día siguiente marcharíamos. Daniel y Estephano me acompañaban en el salón, de tanto yo dormía. Desperté a las 4 de la tarde. Como me suponía, Emmanuel y su mamá no habían vuelto. La comida se enfriaba, pero nadie habían comido, decidimos esperar a madre e hijo para empezar. No tardaron mucho mas en llegar, entre charlas conversábamos.

Pan con tomate untado y aceite de oliva: Un manjar típico de Cataluña

Más tarde Emmanuel y Estephano, marcharon a por unas películas, para ver mas tarde los cuatro. Entre otras trajeron Diario de una Nimfomana, en el que no tardemos en encerrarnos en la habitación los cuatro para verla. Con el fin de esta película, el día se había acabado, en el que los cuatro seguimos hablando, entre anecdotas y risas.

Escrito: 03 de septiembre del 2013

También te puede interesar... Viaje a México 2010: Día de relax y enferma de ganstronteritis

Sígueme en... Mis redes sociales

Viaje a México 2010; Dia de relax y enferma de ganstronteritis

 

Ciudad de México: Centro histórico, palacio de las bellas artes

Después de esa noche que empezó desastrosa, acabo muy bien, llegando a casa cuando ya salía el sol, nos acostemos, aunque no dormimos mas de dos horas. Ese domingo desayunemos, caldo con verduras y carne, sí, sí, jamás había desayunado algo así, pero era algo acostumbrado en la familia Muñiz Alejandro. Ese día fue un día tranquilo, sin mucha novedad. Personalmente no salí a la calle, necesitaba reponer fuerzas de la noche anterior. A ultima hora, vimos la película de "Yo también" que Daniel y Estephano aun no habían visto.

A la mañana siguiente, ya era lunes, faltaba tan poco para volver a España... dos días para ser exactos, la realidad es que no quería marchar... deseaba que ese miércoles no llegara. Por la mañana fue tranquila no hicimos nada en especial, Emmanuel de mañana fue a comprar unas cosas con Estephano, yo me quede con el resto de la family en casa.

Ciudad de México: Centro histórico

Se acercaba el momento de volver a mi tierra, aun no teníamos ningún recuerdo comprado, ya sabéis para la familia, así que decidimos, que esa tarde, marcharíamos al centro, para encontrar algo que comprar. Cerca de las cinco de la tarde, estábamos en el metrobús, para llegar al sitio indicado, sentía como mis ojos se cerraban por si solos, no entendía porque pero tenía muchísimo sueño. Al llegar al lugar indicado, observemos la cantidad de gente que se encontraba por esa zona. Esa tarde se celebraría, el bicentenario, todos se andaban preparando para verlo.

Por más que preguntábamos, no encontrábamos lugares donde vendieran recuerdos de México. Yo me empecé a encontrar mal, andaba bien mareada, y el estomago revuelto, como pidiendo echar todo. Yo quería evitar ese echo, siempre que me enfermaba de la barriga lo pasaba muy mal, ya que tardaba en sacarlo todo. Entremos en unos grandes almacenes, aprovechemos, para ir al baño, pero la cola que se encontraba no era pequeña, Daniel se formó en mi lugar, destacaba entre toda la fila de mujeres, Emmanuel, no ayudaba con frases como "ei un violador, sacarle de la fila" por suerte nadie se lo tomo en serió, aunque su hermano le fulminaba con la mirada.

Ciudad de México: Con mi cuñado mas joven, Estephano

Al salir del baño, yo no quería salir al exterior, prefería esperar ha ver si se me pasaba ese malestar, que yo creía que era por la contaminación. Paseemos por ese centro comercial, hasta que ya cerraron las puertas, bastante temprano por el Bicentenario. Seguimos paseando, haciendo fotos, Emmanuel y sus hermanos querían ver el desfile, a mi también me hubiese gustado, pero me encontraba muy mal, deseaba llegar a casa y descansar, algo me decía, que no podría evitar, la ganstronteritis había llegado. Así que así fue, subimos a un taxi, volvimos al Ajusco, en el que no tarde en acostarme, desgraciadamente no me dormí, el dolor de estomago las ansias de vomitar eran superior, pero al menos estaba mas cómoda acostada...

Escrito: 03 de septiembre del 2013

También te puede interesar... Viaje a México 2010: La discoteca

Sígueme en.... Mis redes sociales...

Viaje a México 2010; La discoteca

 




Se acercaba el momento de volver a España, en nuestras ultimas entregas de mi viaje a México, para ser exactos, en nuestro decimotercero día, fue un día muy ajetreado, para recordar, pasemos el día, en Plaza Cuicuilco. Esa noche quisimos salir, de fiesta nocturna, pero parecía que todo se ponía en nuestra contra, un taxi mini de dos puertas, el metro bus estropeado, la pelea de box, que no permitía que encontráramos lugar para cenar, para acabar, no encontrábamos una discoteca, con algo de ambiente para bailar.

Ahí mismo nos quedemos en busca de una discoteca, que no encontrábamos. Un hombre se nos acercó, informándonos que él tenía una discoteca, que si nos interesaría entrar. Nosotros aceptemos, nos encontremos delante de nuestro ojos, bastantes escalones, en el que no tardaron en venir a ayudarnos. Personalmente encontré gran parecido (de la discoteca) a una discoteca de aquí de Girona (España) llamada Catedral. Sí, los mismos espacios, el mismo montón de gente, me sentí como si me hubiera teletransportado a mi ciudad natal. Nos sentemos en una mesa, nos sirvieron tres vasos de dos litros ¡de cerveza! realmente aquello era demasiado ¡jamas me había bebido una cerveza de las normales! ¡como para tomarme aquello! estaba segura que no bebería mas de un cuarto del vaso.

Emmanuel y Daniel, se levantaron y fueron a la pista de baile, Daniel, no tenía mucha idea de bailar, su hermano se ofreció voluntario para enseñarle, los pasos básicos. Yo les observaba desde mi asiento. Emmanuel no tardó en volver, para llevarme junto a ellos. Me apoye en una barra, para que no me fuera mas hacía atrás, ahí inicie, mis penosos pasos de baile. Entre los dos hermanos se turnaban, por darme las manos, mientras el otro descansaba.

La aventura inició, la primera vez que tuve que ir al baño. Se hacía imposible de pasar, con la cantidad de personas que había, algunos bebidos, otros no tanto, la verdad eso siempre me ha dado respeto, pero en este día no había nada que temer, estaba muy bien acompañada de dos hombres que eran mis guardaespaldas, nada malo podía ocurrirme. Al salir del servicio, uno de los seguratas, ya sabéis los tipicos, altos y bien muscolosos, me agarró en brazos, y se hizo paso entre la multitud. Note como alguien empujaba a ese grandullón. Fui testigo, de como dos de sus compañeros, sacaban a la fuerza a un chico que andaba borracho. La gente nos dejaba pasar, se me quedaban mirando, asustada, pensando, que me había desmayado o algo, para nada pensaban que no puedo caminar, que por eso me tuvieron que ayudar.



Seguimos bailando, tomando y cantando por todo lo alto animados. En varias ocasiones tuve que volver al WC, que los seguratas de allá, en alguna ocasión ya me agarraban en brazos desde el principio. Eran las cinco de la mañana, cuando ya cerraban el local. ¡No me lo podía creer! ¡solo deje un cuarto de cerveza! lo mas extraño ¡es que no me encontraba extraña, ni mareada ni nada! seguramente con lo que baile, y visite al WC ya se bajó todo.

Aun nos faltaba un rato para poder subir al metro bus. Daniel, le entró ganas de ir al servicio, justo al salir de allí. Había varios bares, restaurantes.... pero todos ya cerraban, y tardemos un rato, en localizar, un establecimiento que le dejara entrar a los servicios. Hacía frío en la calle, ese rato en el exterior provocó, que del calor, del bailoteo, pasemos al frío del exterior. Lo poco que me afecto la cerveza, se me bajó de golpe con esas temperaturas. Eran cerca las seis de la mañana cuando subimos al metro bus, poco mas de la siete, cuando entremos en la casa.

Escrito: 03 de septiembre del 2013

También te puede interesar.... Viaje a México 2010: Final de día desastroso

Sígueme en... Mis redes sociales...

Carta de despedida de un drogadicto a su mejor amiga

  Soy al primero, que me está partiendo el alma, estas líneas, pero es necesario, te escribo para despedirme de ti, mi mejor amiga… Cuando e...