sábado, 19 de septiembre de 2020

Viaje a México 2010: De vuelta al Distrito Federal

 


Nos levantemos esa mañana con tristeza, ya que llegaba la primera despedida, en ese día, tendríamos que decir adiós a Jaime y Estephano, odió las despedidas, con mas razón de gente tan querida como ellos. Por la mañana, me vestí y salí a la calle, en el que se encontraban mis suegros, y cuñados. Emmanuel, tenía que dejar la habitación recogida y limpia, antes de marchar, y junto a sus hermanos se dedicó a ello. Quería pasar tiempo sobretodo con Estephano, ya que tenía idea, de que nunca mas le volvería a ver.

Gracias a Jaime encontremos un taxi, que nos llevaría a distrito, a un buen precio, eran muy pocos los que estaban dispuestos, a conducir tan lejano, saliendo de su acostumbrado, a cambio de una ciudad con tanto tráfico.

Esperábamos a Jaime que tenía que llegar con el taxi, cuando Emmanuel, se acordó que había dejado algo en la casa, él y Estephano, fueron a por ello, Daniel y yo, esperemos a que el taxi llegara.El taxi llegó, y Emmanuel sin aparecer, apareció en el momento justo, cuando ya me levantaban para subir, en la parte trasera del vehículo ¡había llegado la hora! ¡la hora de las despedidas! ¡que mal momento! Lo peor fue ver, como Emmanuel, se emocionaba entre despedidas, eso produjo, que la emoción que tenía dentro, salió a la luz. Estephano y yo quedemos frente, a frente, con las emociones a flor de piel "¿me das un beso?" fue lo único que se me ocurrió. Nos dimos dos besos, entonces ocurrió algo, que difícilmente olvidare, sostuvo mi mano y me dijo "¡ai no te vayas!" eso llegó asta mi corazón haciendo más difícil el momento. Nunca antes ningún amigo había hablado con tanta sinceridad, aun menos indicando que me quería tanto. Mi llanto se hizo mas fuerte, y Emmanuel no era menos. Lidia y Daniel entraron en el vehículo que permanecía esperando pacientemente. El último en entrar fue Emmanuel, a mi lado, me recosté a él, dejando salir las emociones guardadas. Él también intentaba calmarse, la verdad es que lo logró antes que yo.



El viaje a la ciudad era largo, personalmente, intenté dormirme, pero sin mucho exito, Lidia permanecía en silencio, Daniel, Emmanuel y el taxista, iban hablando de tanto en tanto. Al pobre taxista, le entró el pánico al entrar a la ciudad, no estaba acostumbrado conducir con tanto tráfico visible. Nos bajemos en plena ciudad, sin llegar al Ajusco, decidieron, que mejor comer por allí, volver al ajusto, con otro taxi, que se conociera esos parajes. Ya eran las 3 de la tarde pasadas, aun no habamos comido, entremos a un´Burguer King, para ello, pidiendo cada uno lo que nos apetecía, dejando las maletas aun lado. Comimos con tranquilidad, criticando al encargado del local, ya que tenía un aire, a los miembros de la Familia Adams.

De nuevo esperando a un taxi, Lidia, Emmanuel y yo, esperemos fuera del Burguer King, de mientras, Daniel había ido a por un taxi, pero nos empecemos a preocupar, porque su tardanza no era normal, por el echo que nosotros éramos testigos de como los taxis, pasaban seguido. Emmanuel fue a por él, en el que regreso con Daniel, dentro de un taxi "es que ninguno, podía llevar la silla de ruedas" explicó. Ya dentro del taxi, observábamos por la ventana, el camino indicado, al tanto que llegábamos al ajusco.

Escrito: 03 de septiembre del 2013

También te puede interesar.... Viaje a México 2010: Barbacoa

Sígueme en... Mis redes sociales

Viaje a México 2010: Barbacoa

 


Despues de desayunar, salimos al exterior, hacía un buen día, radiaba el sol. Allí me salí, con mi silla de ruedas, delante de la puerta, cuando menos me lo esperé, Lidia estaba a mi lado, con un albúm de fotografías en mano. Pudé contemplar a todos los hermanos, Muñiz Alejandro, de bebes, niños y adolescentes ¡Emmanuel estaba bien gordito de bebe!

Emmanuel desapareció junto a sus hermanos, hacer los quehaceres correspondientes. El sol pegaba con fuerza, así que me trasladé a la sombra, escuchando a Lidia y Jaime, del como me exponían datos de México. No se como fue, pero acabé en soledad, sin mas compañía que los dos perros, y el pato que tenían como mascota. Aproveche para fotografiarles. En ese día, marcharíamos a la zona comunitaria a comer, sí, haríamos una barbacoa tal como se dice en España.



Cuando tuvieron todo listo, llegaron a por mi, en el que marchemos todos juntos al lugar indicado. Situemos la manta, en un lugar distinto de esa zona comunitaria, de la otra vez, allí había más sombra, donde preparemos la manta para sentarnos sobre ella. En principio solo estábamos Emmanuel y yo, después, nos acompañaron Estephano y Daniel, dejando a sus padres, en ese rincón en soledad, para que hablaran de sus cosas. A medida, que la carne se iba haciendo, nos la iban pasando, en el que hacíamos bocadillos con esta, nos la comíamos a trozos.

Tras de comer, los tres hermanos se pusieron hablar alegremente, yo me alejé un poco, para que así hablaran con más libertad. Me acerqué a Lidia, que allí se encontraba en soledad, juntas, iniciemos hablar. Al rato, los chicos, se pusieron en pie, Emmanuel, me subió a su espalda, fuimos a reconocer ese lugar, nos acerquemos a una piscina llena de agua, pero esta de hojas. Los cuatro mas jovenes, nos alejemos de los más adultos, nos sentemos en la sombra de un árbol. Yo me mordisqué, de tanto mi marido, los otros dos, seguían con sus charlas, sobre el corte de cabello de Estephano, que le urgía hacerse. Yo llevaba puesta la chaqueta de Emmanuel, y me apoderé también de sus gafas, personalmente, me encontré parecido, con Lisbeth Salander de los hombres que no amaban a las mujeres.



No tardemos mucho mas, en encaminarnos a la casa, los 6, mas, Sant Felipe, que nos adelantaba. Al llegar, Emmanuel y yo, fuimos a nuestra habitación, yo quería probar el karaoke, que el día antes los 3 hermanos andaban cantando, pero me daba vergüenza, que Daniel y Estephano me escucharan, así, que aprovechemos que andábamos en soledad, para ir practicando, personalmente, las pocas que habían en mi idioma. Al rato invitemos a mis cuñados a participar, que se negaron, imaginando que yo no cantaría, al ver que si me animé, ellos también lo hicieron. Canté canciones como... ¿a quien le importa? -Alaska, No te pido flores -fanny Lu, baila mi corazón -Belanova, ahora es demasiado tarde -el sueño de morfeo... Me sorprendí a mi misma, de lo bien que lo hacía, cuando eso pasaba, la voz del cantante desaparecía dejando tu voz.

Estuvimos largo rato cantando, asta que mis cuerdas vocales anunciaron que ya estaba, pero recuerdo bien, mis pensamientos en ese tiempo de canto, era que me lo estaba pasando de lo mejor, sabía que al día siguiente, ya volveríamos a distrito, después en poco, volveríamos a España, esos momentos, ya no estarían, por mi mente pasó, la pregunta "¿que tenía en España?" nada de lo que tenía allí en México: Amistad, tranquilidad, felicidad... fui consciente, que me iba a dar mucha tristeza, cuando tuviera que decirles adiós, porque ellos me estaban tratando como una mas, como si me conocieran de toda la vida, en ningún momento, miraron nacionalidad, discapacidad, nada. Se podría decir que su trato, era como si fuera su hija o hermana, eso para mi, no tenia precio ninguno, era algo que quería que no acabara nunca, que siempre fuera igual.

 

Escrito: 03 de septiembre del 2013

También te puede interesar.... Viaje a México 2010: Día de relax

Sígueme en.... Mis redes sociales....

Viaje a México 2010; Día de relax

 



Esa mañana, después del Paseo por el bosque me desperté por unos golpes en la puerta, a las ocho de la ocho pasadas. Era Jaime, nos traía el desayuno. Tras de desayunar en la habitación, bajemos abajo, salimos a la calle, el sol calentaba, se agradecía, tras días de frío intenso. Allí se encontraba Lidia, en el que me mostró un libro de moda, para un nuevo projecto que tenía en mente, abrir una tienda. Yüan la perra de la familia, andaba por allí, gracias a Emmanuel que llamó su nombre, ella se me acercó Emmanuel aprovecho para hacer 4 fotos.

Ambos necesitábamos una ducha, el problema, que allí en casa de Jaime, la ducha estaba estropeada, pero aprovechemos, que tenían llave de los vecinos, y estos estaban fuera, para ducharnos allí mismo, si yo también me quede sorprendida, pero tenían confianza suficiente para tal acción. El baño de los vecinos era pequeño, y la ducha aun más. Nos metimos los dos, yo me senté en una especie de escalón que se encontraba, Emmanuel se quedó de pie, tras ducharse él, acabo ayudarme a mi. Al salir, la verdad ya teníamos mejor aspecto, que cuando entremos, ambos estábamos mas limpiecitos.



Comimos todos juntos en el comedor de la casa, en mesa redonda. Sopa de champiñones de primero, ternera con arroz de segundo, de postre, melocotón en alnivar, con natilla de chocolate por encima, en mi opinión todo riquísimo la verdad.

Al acabar, subimos a nuestra habitación en aquella casa, en el que no tardemos en dormirnos un buen rato, asta que alguien tocó a la puerta. Daniel y Estephano allí se encontraban, con Mil rayitas, el gato de la familia, que se había echo salvaje. Le encerremos con nosotros en la habitación, el gato, le entró un ataque de nervios, casi se vuelve loco.



De nuevo los cuatro en soledad, con Mil rayitas, ya fuera de la habitación, los 4 decidimos, encender la Xbox 360, en el que los 3 mozos, empezaron a cantar en karaoke, me ofrecieron para lo mismo, pero me daba pena, vergüenza, como que no cante. Lo que si disfrute muchísimo, escuchando a los 3 hermanos, vi como Emmanuel se divertía como nunca antes lo había visto, eso me alegro a mi tambien.

 

Escrito: 03 de septiembre del 2013 

También te puede interesar..... Viaje a México 2010: Llegada al rancho

Sígueme también... Mis redes sociales

Viaje a México 2010: Llegada al rancho

 


Era el primer sábado que me encontraba en México. Tras la salida junto a Linda y Leonardo, no tardemos en llegar a casa, a descansar. Nos esperaba un fin de semana largo, ya que en ese sábado, nuestra intención era ir unos días a Hidalgo, a la casa de papá de Emmanuel, su mamá y Daniel, también nos acompañarían, pero para eso, aun faltaba tiempo, medio día por lo menos. Al salir al salón esa mañana, nos encontremos con la "abita" de Emmanuel, que nos informó que Daniel y su mamá salieron a comprar.

No tardaron mucho más en llegar, nos encontraron ya desayunados, y sentados en el sofá. Me trajeron regalos... sí, de parte de Lidia, unos calcetines largos asta la rodilla y Daniel, unos guantes con una muñequita en ellos, ya me prepararon bien, para que no pasara frío en Hidalgo, que me quedaba claro, que las temperaturas, eran mas bajas que en el Ajusco. En ese tiempo que faltaba para partir, hicimos las maletas, si, todo lo necesario, para estar en el bosque. Cerca de las cinco de la tarde, empecemos a partir, nos esperaba un viaje de lo más largo, en ese taxi que Lidia y Daniel habían encontrado y estaba dispuesto a llevarnos a tanta distancia.



Fue un camino muy largo, yo iba en la parte trasera, junto a Emmanuel y Lidia. Me recosté en Emmanuel, intentando descansar, en el que poco conseguí. La radio estaba encendida, pero ninguna canción interesante se escuchaba. Daniel iba de copiloto, guiando al taxista. Ya de noche lleguemos al lugar indicado, Jaime y Estephano nos esperaban. Las temperaturas heran heladas. Personalmente me congelaba. Sentada en mi silla, siguiamos el camino a la casa. Yüan una hasky de la familia, se acercó me olfateo, Sant Felipe, el otro perro, también se acercó de mientras, entre Daniel y Estephano, me subían por una pendiente bastante complicada

Al entrar en la casa, lo primero que me llamó la atención era la chimenea, era bonita, se agradecía por las bajas temperaturas. Me fijé que habían bastantes escalones, pero ellos, lo habían adaptado de alguna manera. Frente al fuego nos hicimos cuatro fotos, antes de subir a nuestras habitaciones, que se encontraba en la planta superior. Todo estaba mas desmejorado de como Emmanuel recordaba y notábamos bastante frío, pero algo que nos gustó es que teniamos una televisión panorámica para nosotros solos. También Estephano tenía la XBOX 360, alli, entre Emmanuel, Daniel, Estephano y yo, estuvimos cotilleando, observando los avatares que se encontraban, modificando algunos, haciendo otros, como el mío por ejemplo, pero era bien complicado la verdad, aun y así, no logremos encontrar el semejante. No solo por la falta de la silla de ruedas

Esa noche nos acostemos temprano, abrazados uno al otro, para así que pasara el frio que nos abrasaba.

Escrito: 03 de septiembre del 2013

También te puede interesar... Viaje a México 2010: El bosque de Acaxochitlan

Sígueme también... Mis redes sociales

Viaje a México 2010: El bosque de acaxochitlan

 

Noviembre 2010: El bosque de Acaxochitlan

Siguiendo con mis aventuras por Mexico... Recordar, que tras estar unos días en Distrito Federal, un día después de quedar con Linda y Leo, marchemos en taxi a Acaxochitán, Hidalgo, donde nos esperaban Jaime y Estephano....

Esa noche nos abriguemos bien, porque la verdad, es que se sentía frío. De mañana a las 8.00 mas o menos, llamaron a la puerta de la habitación, Emmanuel abrió, era Jaime, su padre, que nos traía el desayuno. Al rato entraron Daniel y Estephano, nos dieron los buenos días, y se quedaron allí con nosotros, entre charlas alegres. Eran cerca las 12.00 cuando decidimos ver, una de las películas Españolas: El Orfanato; con Belen Rueda. A media película, llamaron a la puerta, entró Jaime, que traía la comida, para comer allí, en la cama como mesa, Lidia, entro después, para reunirse con nosotros. Personalmente, no tuve que hacer mas, que sentarme mejor en la cama, empecemos a comer, entre charlas, con la película en pause. Después todos juntos, la acabemos de ver.

Noviembre 2010: Hidalgo



A las 16.00 horas mas o menos, cuando decidimos ir a pasear, había bosque por los alrededores de la casa y allí nos dirigimos, hacía el bosque. Yo sentada en mi silla manual, con mi pijama de conejitos, sí, estaba cómoda con él, ya que no me iba a ver nadie mas, que no fuera familia, pues así mismo me adentre a ese paseo por la naturaleza, acompañada de esos 4 mozos, que se turnaban para llevar mi silla, y Lidia. Estaba complicado por ese terreno entre hierbas y tierra. Para poder seguir, tenían que levantar las ruedas delanteras, sino se quedaba clavado en la tierra. Había zonas, en el que era imposible seguir con la silla, en el que emmanuel me agarraba como una novia, si guiamos para adelante.

Lleguemos como una zona comunitaria de ese bosque, allí, los cuatro mas jóvenes, nos sentemos sobre una manta, que cargábamos, y hablábamos alegremente. Se respiraba un aire tan puro, en ese cielo tan claro, en el que el sol calentaba. Estephano nos empezó a leer un libro de animales desconocidos y extraterrestres, Emmanuel y yo no tardemos en dormirnos. Al ratito despertemos, sigamos hablando alegremente.

Noviembre 2010: El bosque de Acaxochitlan



Al menos pasemos dos horitas bien agradables, y pasando un rato de lo mas entretenidos. Lidia marcho antes hacía la casa. Cuando nosotros ya nos disponíamos a partir, llegó Jaime, que nos acompañó, cambiandonos el trayecto de ida, por otro muy semblante.

Escrito: 03 de septiembre del 2013

También te puede interesar.... Viaje a México: Linda y Leonardo


Sígueme también.... Mis redes sociales...

Viaje a México 2010; Linda y Leonardo

 


La noche que quedemos con Mireya, no encontremos a Linda, Emmanuel habló con la no encontrada, para así quedar, al día siguiente. No me viene en mente a que hora quedemos, pero recuerdo que no comimos, con la intención de comer con ella. Daniel, se apuntó a venir con nosotros. Así los tres, subimos al taxi.



El trayecto sería largo, no solo subimos al taxi, también debimos coger el bus... era la primera vez, yo no tenía ni idea como sería esa experiencia en México, en el que no tardé en averiguarlo. Para llegar al metro bus, había el ascensor, la contra que ese día no funcionaba y entre Emmanuel y Daniel, me subieron a mi y la silla. El acceso estaba adaptado, las personas con discapacidad no pagábamos. Nos detuvimos en una parada, exclusive, para discapacitados, mujeres, embarazadas, ancianos. Nos condujeron al lado de un botoncito, que era para avisar al conductor, de la subida, de alguno de estos casos. La gente era muy amable, nos ayudaban sin necesidad de pedírselo. Dentro, estaba el sitio reservado para silla de ruedas, en el que la gente lo respetaba. Allí, también estaba anclada con un cinturón que me protegía a mi y la silla. El microbus estaba a reventar de la gente que se encontraba El trayecto fue largo.... Al bajar, aun tuvimos que subir a otro taxi, que nos conduciera al lugar indicado... Eran las tres de la tarde pasadas, aun sin comer, sinceramente estábamos hambrientos. El taxi se detuvo unos minutos, mientras emmanuel, comparaba unas patatas de bolsa, así poder picotear, por el camino. También Daniel hizo varias fotos, desde el vehiculo, para poder enseñar a la familia y amigos.

Al llegar Linda, no tardo en encontrarnos, la acompañaba su hermano, Leonardo. Iniciemos las presentaciones (yo con ellos claro jejej). Hacía frío, no dudé en ponerme la chaqueta. Nos hicimos fotos, bastantes por cierto jejej, yendo en busca de algún lugar para comer. Tras dar alguna vuelta, entremos a un restaurante chino, pero para nada, adaptado, bastantes escaleras nos esperaban. Emmanuel, me sostuvo en brazos, y Daniel, subía la silla. Eran las 17.00 pasadas, cuando empecemos a comer, rollitos de primavera, arroz, y alguna cosa mas china, entre charlas, risas y fotos, muchas fotos...



Al salir seguimos caminando, con el frío que nos abrasaba, nos encontremos con los ensayos, de Bicentenario, pudimos contemplar desde el zócalo, la historia de méxico. El frío era superior, tuvimos que entrar a un café para así calentarnos. Era inmenso el local, con distintos pisos, por suerte había ascensor. Algo que me sorprendió, solo pagabas el primer café, pero ya te podías pasar toda la noche tomando, que era gratis. La desgracia del ascensor no llegaba a todos los pisos, follones tuvimos con el encargado... ¿por qué? yo os lo explico... tenía que ir al baño, pero estaba en un nivel, que el ascensor no llegaba, una de las trabajadoras, nos ofreció ir al baño de la cocina, nosotros accedimos, que si no me orinaba encima. El caso, es que llegó el encargado, pidiendo explicaciones del porqué habiamos ido a ese baño, que era solamente para el servicio....



 

De nuevo al exterior, de nuevo a la congelación, seguimos andando sin llegar, muy lejos, en parte por mi, no aguantaba ese frío intenso, en el que no tardemos en subir al taxi, para transcurrir al microbus, para así estar mas cerca del Ajusco.

Escrito:  03 de septiembre del 2013

También te puede interesar.... Viaje a México 2010: 2ndo día de la universidad UNAM

Sígueme en.... Mis redes sociales...

Carta de despedida de un drogadicto a su mejor amiga

  Soy al primero, que me está partiendo el alma, estas líneas, pero es necesario, te escribo para despedirme de ti, mi mejor amiga… Cuando e...