viernes, 18 de septiembre de 2020

Viaje a México 2010: 2ndo día, en la universidad UNAM

 

Universidad UNAM

Ya estabamos a 4 de noviembre, ese día, ya teniamos la idea, que por la tarde, deberiamos volver a la universidad, para que Emmanuel, arreglara sus asuntos, con el profesorado indicado. Esa mañana me informó que había estado chateando con una amiga suya, Mireya Blanco. Habían quedado para verse esa tarde.

 
Por la mañana estuvimos tranquilos, en casa de la mamà de Emmanuel, acompañando, a la familia. En la comida, el telefonó sonó, emmanuel, lo atendió. Era Linda Cristal, una muy buena amiga de Emmanuel, que se acababa de enterar que andabamos en México y también quería vernos. Ella igual que nosotros y Mireya, debía ir a la Universidad, aprovechariamos para encontrarnos. Con Mireya, a las 15.00 era la hora indicada, con Linda, quedemos, una hora más tarde, las 16.00. Teniamos poco tiempo, el justo para acabar de comer, prepararnos y salir.


 
 
Ese viaje en taxi, fue de lo mas largo y agoviante,  el conductor decía que ni idea de la universidad, y nos dió una vuelta de lo más larga. Emmanuel y yo concidiamos, que nos estaba tomando el pelo, todo para así conseguir mas dinero, ya que todo dependía del taximetro. Al final dijimos que nos dejará allá mismo, cerca de la universidad ¡las cuatro de la tarde! ¡llegabamos una hora tarde con Mireya, ya debiamos encontrarnos con Linda! Emmanuel, telefoneo a Mireya, vino a nuestro encuentro. Caminemos por los jardines soleados de la UNAM. Nos sentemos en el césped, para así seguir con todas las novedades. Personalmente me parecía una chica bien simpatica.

Eran cerca de las cinco de la tarde, cuando nos acordemos, de Linda, Emmanuel se puso en pie de un salto, yendo en su busqueda. Mireya y yo nos quedemos solas, siguiendo con la conversación, pensé que me cortaría, que no sabría que decir, pero por fortuna no fue así (aunque tampoco se me ocurrió grandes cosas jejej) Emmanuel, no tardó sin rasto de su amiga.



 
Nos despedimos de Mireya, espero volver a verla en otra ocasion. Nosotros entremos en la Universidad, emmanuel debía hablar con una profesora suya, no dude en acompañarle, en el que pa eso debiamos esperar a las: 18.50. De tanto me fije, en los nombres de las puertas, también estaban apuntados en Braile. Sinceramente, por lo que vi el dia anterior, esa propia tarde, estaba de lo mas adaptado, cambió totalmente la idea que tenía, que mis conocidos me dieron a creer.
 
 

Tras hablar con los profesores indicados, nuestra intención era volver a casa, para ello, subimos a el  bus universitario ¡estaba adaptado! no con engrenajes, como en españa, sino, con cinturón de seguridad, que pasaba por detrás de la silla, se anclaba en el otro lado (como el cinturón del coche) protegiéndome a mi y la silla, claro también te podías agarrar, a una barra que había delante. La verdad yo estaba bien cansada, deseando llegar ya a casa de mis familiares mexicanos, pero aun nos faltaba subir al taxi. Por suerte el camino de vuelta, no fue tan largo como de ida, aunque sinceramente, el ajusco, poca gente sabía llegar, se perdían con facilidad, pero por suerte, no tardaron mucho mas, y yo pude descansar, junto a los demas.

Escrito: 03 de septiembre del 2013

También te puede interesar.... Viaje a México 2010: Universidad UNAM

Sígueme en.... Mis redes sociales...

Viaje a México 2010: Universidad UNAM

 

Noviembre 2010: Universidad U.N.A.M.

Esa mañana nos levantemos, con la idea de ir a la universidad, para allá Emmanuel, mirar sus asuntos pendientes, desde que le secuestré en España. Tuvimos la sorpresa que Daniel, se encontraba desayunando "no, no e ido a la universidad, prefiero estar con ustedes, que son poquitos dias que estarán ya después recuperaré" al saber que nosotros iríamos, él decidió acompañarnos, así miraría sus asuntos escolares.

Tras de prepararnos, Daniel, fue a por el taxi, subiéndonos en él, dirigiéndonos a la ciudad universitaria. Como siempre, el tráfico era criminal, yo aprovachaba para descansar, de mientras llegábamos. Me fijé que por la calle, estaba repleto de tiendecitas, de comida rápida, es tanto el jaleo, los habitantes, las prisas, y el poco tiempo, que la gente, hace su comida por el camino, mientras conduce o dentro del taxi, a la espera de ser llegado al lugar indicado.

Ciudad universitaria



El cielo estaba nublado, sin ninguna intención de recibir la visita del sol, para que calentara ese frío que abrasaba. Emmanuel hablaba con su hermano entusiasmado de volver a ver su universidad, aquella que dejó de lado, dejó de ir por mi. Justo al lado había una de esas tiendecitas de comida. Entremos dentro de la universidad, por la rampa adaptada, aquello era enorme, repleto, de chicos y chicas, que estudiaban allá, de un lado a otro, por esos largos pasillos. Llamemos al ascensor, tardaba lo suyo, a causa de las cantidades de pisos que había. Me fijé que dentro de él, había un chico con discapacidad física, andaba por si mismo, pero con esfuerzo, su mano también la tenía afectada. La gente no dudaba, en ayudarle, le aguantaron, las puertas, para que no se le cerrará. Salimos en una de las plantas más altas, entremos en una de las bibliotecas, todo era silencio, con bastantes estudiantes haciendo su tarea, yo me instale en un ordenador, para chatear con mi familia (ya estaba bien gastar tanto teléfono a la family de Emmanuel) como la había llamado antes por la cabina de la universidad, allí se encontraba mi madre y hermana, para llenarme de preguntas. Emmanuel estaba en otra computadora, mirando lo de su tarea, al mismo tiempo chateando. Me fijé, que una chica que no le conocía de nada que andaba algo perdida, le preguntó, ambos no tardaron en hablar alegremente, algo que no se ve, en España, ya, que aquí, si necesitas algo y no conoces, preguntas, recibes la respuesta, y ya, cada uno a su cosa, pero menos enteblaran una conversación. Daniel se había separado, había ido por su lado, a resolver sus asuntos, nosotros fuimos a por él.... Por más que busquemos, por mas que nos recorrimos, varias veces, algunas partes de la universidad, no encontrábamos a Daniel. Yo observé las adaptaciones que habían, para fisicos, visuales, estaba mucho mejor de lo que imaginaba, claro que tanta adaptación, nos faltaba lo principal, el ascensor de la facultad. No pude evitar salir de mi asombro, al contemplar, que sin decir palabra, los chicos y chicas, se ofrecian para ayudarnos para subir por la escalera. Tres o cuatro veces, subimos y bajemos, sin encontrar al buscado, Daniel. Pude contemplar que había varias bibliotecas, en la universidad de la UNAM, ¡todas ellas inmensas! ¡también observé una persona con discapacidad visual! allá estudiando con su ordenador adaptado, el encargado de la biblioteca, ayudando en lo que necesitaba.

Había mucha gente, pero Daniel ni rastro, por más que buscábamos, no lo encontrábamos. Emmanuel me dejó en la cafetería haciendo el tentepié de tanto él, se dió una vuelta, a ver si veía a su hermano. No tardó en regresar, pero sin rastro de Daniel. Telefoneó a su casa, ya que Emmanuel, tenía el móvil de su mamà y sin batería, claro de memoria no se sabía, pero aparte también llevaba encima, el móbil de Daniel. En su casa nadie sabía nada, pero informarían al interesado si se comunicaba. Nosotros decidimos dejar ya la universidad, subiéndonos en un taxi, asta un nuevo lugar. La lluvia empezó a caer. Cuando bajemos del vehículo, caía con fuerza. Recuerdo, que una mujer, detuvo el taxi, me ayudo, lo sorprendente, es que de ahí salieron 4 hombres mas, unos me agarraban por los brazos, otros por las piernas, para sentarme en mi silla. Entre unos y otros, dejaron a Emmanuel, como el inexperto, ellos ya se encargaron de todo.

La lluvia caía fuerte, acabemos en Plaza loreto, allí, entremos en una cafetería, a comer unos sándwich y unos cafés, de mientras observábamos como el agua caía con fuerza. Nosotros la verdad acabemos empapados. Cuando el agua se alejó, salimos al exterior, al observar todas las tiendecitas de alrededor, al igual que las esculturas, en el que no tardemos en fotografiar (para que los de españa se informaran que méxico es como aquí, ya sabéis los mismos profuctos, los mismos centros...) Nos pasemos gran tiempo así, antes de subir al taxi, para llegar a casa con la esperanza, de que Daniel estuviera ya.

Plaza Loreto

La decepción nos invadió al comprobar, que no, que aun no había llegado, ni telefoneado ni nada, su madre y abita, tambien se encontraban preocupadas, no era normal de Daniel, esas horas y sin llegar, ni telefonear, algo raro pasaba, la preocupación nos abrasaba. Como distracción, y no pensar, en la gran preocupación, observemos las fotos registradas. El teléfono sonó ¡al fin Daniel! ahora si que respiremos aliviados.

Despues de cenar, Emmanuel y yo, nos encerremos en nuestra habitación, Daniel, no tardó en llamar a la puerta, yo le pregunté sintiéndome culpable, por habernos ido, antes que él llegará, que que le había pasado, él me dijo, que había estado entretenido, viendo lo de su tarea, aparté ¡se durmió! cuando despertó ya era tarde. entró con nosotros a ver la televisión con nosotros, antena 3 (canal español) física o química. Le presentemos el juego de parchis, en el que hicimos una partida. Yo la verdad, me sorprendí de mi misma, jamás había tenido tanta confianza, con alguien que solo había chateado, y acababa de conocer, yo era sincera, me salia las cosas tal y como me venían. Personalmente fue un rato, entretenido y muy divertido, algo mágico que quería que no se acabara.

 

Escrito: 03 de septiembre del 2013

También te puede interesar....Viaje a México 2010: Día de muertos

Sígueme en... Mis redes sociales...

Viaje a México 2010: Día de muertos

 


Despues de tantas horas durmiendo (recordamos que la noche antes nos durmimos a las 8 de la noche) nos despertemos a las 7 de la mañana, encendimos la televisión, para pasar algo más el tiempo, aunque no tardemos mucho más en levantarnos. Recuerdo las palabras de Daniel, cuando nos vió esa mañana "¿que pasó anoche? cuando llegue de mi tarea, ya estabais todos durmiendo"

Ese día teníamos la visita de Rafael y su hijo (un conocido amigo de la familia de Emmanuel) él se ofreció a dejarnos su furgoneta, para así Emmanuel y yo podíamos ir de un lado para otro, sin depender de nadie. Tras de desayunar, me reuní con Emmanuel y familia en la cocina, en el que el cocinero de ese día era mi marido, iba a preparar unos macarrones a la española, ya sabéis, unos macarrones, como en cualquier sitio, pero sin nada de acompañante, un solo plato de Macarrones con carne picada, algo novedoso, para todos. Mientras cocinaba, escuchábamos, una canción de José, José "la nave del olvido" La comida fue un triunfo para todos, entre charlas y risas, explicando todas las novedades de españa. Yo aproveche cerca de las 3 de la tarde, 22.00 en España para telefonear a mis padres, ya sabéis como son los padres, sufriendo en todo momento...

2 de noviembre del 2010: Celebrando día de muertos



Al acabar de comer, todos menos Lidia y Magdalena, nos subimos al vehículo de Rafael, nos pusimos en marcha. Lo que mas odio del Distrito Federal, es el tráfico que hay, de verdad, te pasas horas a la espera, de seguir caminando. Yo intenté dormir, de tanto llegábamos, pero no lo conseguí. Andábamos con la espera de encontrar un aparcamiento libre en Coyacan, pero la gente y los coches eran superior, lleguemos a más de un parquing, pero todos estaban llenos. La verdad nuestra paciencia se estaba acabando, el agobio se estaba apoderando... Al fin aparquemos, Rafael y su hijo, se despidieron, nosotros, al fin con un plan juvenil, fuimos por nuestro lado, recorriendo las calles. Todo estaba animado, la montonada de gente era superior de la que me imaginaba, yo no quería perder detalle, quería hacer foto, de todo aquello que encontrara a mi paso.

Entremos en un bar músical, era no muy grande, pero realmente acojedor, con focos de colores, y música. Allá echemos 4 fotos, mientras consumíamos lo pedido. Al salir a la calle, el ambiente aun seguía mas animado. Aun estaban de celebración del día de muertos. Yo no tardé en fotografiar, todo aquello novedoso que encontraba a mi paso, como las ofrendas, había muchas, al igual que niños disfrazados, con su calaveritas en mano, esperando a que alguien depositará una monedita. No solo los mas pequeños disfrutaban de ello, también los adultos, aprovechaban esa diversión.


2 de noviembre del 2010: Celebrando día de muertos



Pasemos por un cubierto, llenos de esqueletos, en el que se supone que así, murieron, allá conocí el doble sentido, sobretodo por lo sexual. Yo no fui menos que los demás, también me fotografié con algunos de aquellos disfrazados, incluso hay alguna anecdota que contar como... en una ocasión, Emmanuel se preparó para hacerme una foto, yo notaba que alguien llevaba mi silla, pero estaba convencida, que era Daniel, no le di importancia, cual fue mi sorpresa, que cuando me di la vuelta, era un montruo, aun no entiendo, como que no di un salto de la silla, pero sí, sí tranquilita permanecí jejejje Bien entrada la noche, nos subimos a esa furgoneta, que daba tirones, se notaba que estaba pasada de moda.

Cerca de las 23h entremos en la casa, todo estaba oscuro y en silencio, Lidia y Magdalena, ya dormían, nosotros, entremos sin hacer ruido, pero en menos que me diera cuenta, allí estaba Lidia, para saludarnos y saber como nos había ido... no tardemos en comer algo, antes de acostarnos.

Escrito: 02 de septiembre del 2013

También te puede interesar...Viaje a México 2010: Centro comercial y walmart

Sígueme en: Mis redes sociales

Carta de despedida de un drogadicto a su mejor amiga

  Soy al primero, que me está partiendo el alma, estas líneas, pero es necesario, te escribo para despedirme de ti, mi mejor amiga… Cuando e...