jueves, 17 de septiembre de 2020

Viaje a México 2010; Centro comercial y Walmart

 


Tras de irse Jaime y Estephano, nosotros, ya sabéis Lidia, Magdalena, Daniel, Emmanuel y yo, salimos para dirigirnos a un centro comercial, en Perisur. No teníamos vehículo, así que Daniel, no dudó en ir a buscar un taxi, yo quede sorprendida, ¡eran como las películas! algo que en España no se ve, levantas el brazo, si está libre te recoge. Subimos todos en el, nos dirigimos al sitio indicado.

El taxi se detuvo, en un centro comercial, no tardemos en entrar, era muy grande la verdad es que muy bonito, ya estaba decorado para la navidad, arboles, adornos, muñecos de nieve, todo ellos lo indicaban. Eran unos grandes centros comerciales, una especie de espai gironés de Salt (girona) Había todo tipo de tiendas, de las ultimas modernidades que habían salido a la venta (las mismitas que en España, o incluso superiores, porque a ellos les llega de Estados Unidos directo, claro mas tarde llegan a España) ah con sus rampas, accesibles, para nosotros en sillas de ruedas. No dudemos en hacer fotos, video al mismo tiempo, que recorriamos todo, todo y todo.

Tras de irse Jaime y Estephano, nosotros, ya sabéis Lidia, Magdalena, Daniel, Emmanuel y yo, salimos para dirigirnos a un centro comercial, en Perisur. No teníamos vehículo, así que Daniel, no dudó en ir a buscar un taxi, yo quede sorprendida, ¡eran como las películas! algo que en España no se ve, levantas el brazo, si está libre te recoge. Subimos todos en el, nos dirigimos al sitio indicado.

El taxi se detuvo, en un centro comercial, no tardemos en entrar, era muy grande la verdad es que muy bonito, ya estaba decorado para la navidad, arboles, adornos, muñecos de nieve, todo ellos lo indicaban. Eran unos grandes centros comerciales, una especie de espai gironés de Salt (girona) Había todo tipo de tiendas, de las ultimas modernidades que habían salido a la venta (las mismitas que en España, o incluso superiores, porque a ellos les llega de Estados Unidos directo, claro mas tarde llegan a España) ah con sus rampas, accesibles, para nosotros en sillas de ruedas. No dudemos en hacer fotos, video al mismo tiempo, que recorriamos todo, todo y todo.


Nos detuvimos en una heladería, a tomarnos unos cafés y helados (ahí se estaba calentito) ya me fue bien el cafetito, porque yo me estaba durmiendo, por el cambio de hora claro, por suerte eso me revivió.... Yo comparaba precios, Emmanuel era una calculadora, indicando la difencia entre peso y euro ¡todo era super barato! no nos tuvimos que mover mucho, cuando lleguemos a un supermercado, para comprar los alimentos adecuados para la comida. Me quedé sorprendida las aceras estaban adaptadas con su rampa, mas señalizadas y decorativas que aquí en españa. Sí, sí es cierto, tienen su señalización, de donde se encuentra. La acera está pintada con colores y todo, la verdad son mas originales que aquí.

Entremos en un gran supermercado, la verdad es que te podías perder en él. En mi boca se dibujó una sonrisa de oreja a oreja, al ver, una moto con motor, con su carrito delantero, allí en España no se encuentran (los carritos con motor) o al menos donde e entrado... La que se encargaba me trato como una novata, como si jamás hubiera cogido una silla de ese tipo, si ella supiera...jejej pero si que había diferencia, de llevar mi silla, aquello era más descontrolado. Comencemos el mismo ritmo que mi familia mexicana, pero al final Emmanuel y yo nos acabemos perdiendo en ese inmenso supermercado (culpa mia, porque no sabía como manejar la moto)


En taxi volvimos a casa, eran las cinco pasadas de la tarde ¡aun no habiamos comido! Lidia, y familia, no tardaron en ir a cocinar, yo me dormía en el sofá, cuando Daniel, vino acompañarme, empezó a explicarme historias de miedo, leyendas mexicanas ¡perfecto para no dormir! jeje. Despues de comer, Daniel, fue a mirar a un ciber, algo de su escuela. Emmanuel estaba muy cansado, nos encerremos en la habitación. Yo escuchaba como los niños en la calle, pedían calaverita, yo quería ir a observar, pero emmanuel, estaba que se dormía, pense "bueno dormimos un poco, despues salimos" ¿si? imposible, ya que desperté a las 2 de la mañana, así que no me quedó otra que seguir durmiendo jeje



Nos detuvimos en una heladería, a tomarnos unos cafés y helados (ahí se estaba calentito) ya me fue bien el cafetito, porque yo me estaba durmiendo, por el cambio de hora claro, por suerte eso me revivió.... Yo comparaba precios, Emmanuel era una calculadora, indicando la difencia entre peso y euro ¡todo era super barato! no nos tuvimos que mover mucho, cuando lleguemos a un supermercado, para comprar los alimentos adecuados para la comida. Me quedé sorprendida las aceras estaban adaptadas con su rampa, mas señalizadas y decorativas que aquí en españa. Sí, sí es cierto, tienen su señalización, de donde se encuentra. La acera está pintada con colores y todo, la verdad son mas originales que aquí.

Entremos en un gran supermercado, la verdad es que te podías perder en él. En mi boca se dibujó una sonrisa de oreja a oreja, al ver, una moto con motor, con su carrito delantero, allí en España no se encuentran (los carritos con motor) o al menos donde e entrado... La que se encargaba me trato como una novata, como si jamás hubiera cogido una silla de ese tipo, si ella supiera...jejej pero si que había diferencia, de llevar mi silla, aquello era más descontrolado. Comencemos el mismo ritmo que mi familia mexicana, pero al final Emmanuel y yo nos acabemos perdiendo en ese inmenso supermercado (culpa mia, porque no sabía como manejar la moto)

Noviembre 2010: Centro comercial, Perisur



En taxi volvimos a casa, eran las cinco pasadas de la tarde ¡aun no habiamos comido! Lidia, y familia, no tardaron en ir a cocinar, yo me dormía en el sofá, cuando Daniel, vino acompañarme, empezó a explicarme historias de miedo, leyendas mexicanas ¡perfecto para no dormir! jeje. Despues de comer, Daniel, fue a mirar a un ciber, algo de su escuela. Emmanuel estaba muy cansado, nos encerremos en la habitación. Yo escuchaba como los niños en la calle, pedían calaverita, yo quería ir a observar, pero emmanuel, estaba que se dormía, pense "bueno dormimos un poco, despues salimos" ¿si? imposible, ya que desperté a las 2 de la mañana, así que no me quedó otra que seguir durmiendo jeje

Escrito: 02 de septiembre del 2013

También te puede interesar.... Viaje a México 2010: La familia mexicana

Sígueme en.... Mis redes sociales....

Viaje a México 2010; La family Mexicana

 

01 de noviembre del 2010: La familia Muñiz Alejandro

Al fin aterricemos, ya desde el avión se veía, todos los edificios iluminados, no pequeña longitud, que nervios... ¡ya estaba en méxico! y en breve conocería a la familia de Emmanuel, que era también mi familia. Me devolvieron mi silla manual, que la habían embarcado, el caso, es que no se los golpes que le habían dado, pero un reposabrazos, me lo dieron descolocado, sí, sí, se lo habían cargado. Al bajar del avión me fijé en algo que me tenía intrigada... era el color de piel de la gente, una vez, una persona me dijo "solo el 10% de la población es de piel clara" yo estaba dispuesta a comprobarlo, ya empecé mi analisis desde que bajé del avión. Las voces que escuchaba, tenían ese acento tan original, que tanto nos gusta a los españoles, ya sabéis, lo escuchamos, como aquí decimos... cantaito jeje, la verdad es gracioso, me gusta más que el español, pude observar, que esa persona en un principio tenía razón predominaba lo morenito.

Seguimos nuestro trayecto, en busca de las maletas, no tardemos en recuperarlas. Me fijé en la gente que esperaba a sus familiares, amigos, que llegaban de esos vuelos. No estaba segura, pero me fije en una mujer, que saludaba efusivamente "Emmanuel, creo que tu madre nos está saludando" lo que ocurrió a continuación, fue todo tan rápido... en menos de que me diera cuenta, emmanuel, había desaparecido de mi campo de visión, alguien llevaba mi silla, pero no era él, sino Jaime, su papá, se encontraba todo emocionado, por conocerme. No tardemos en volver con Emmanuel, pero antes conocí a sus hermanos, Daniel, y Estephano. En poco tuve delante, a Lidia, la madre de Emmanuel, sus lágrimas caían por sus mejillas, me abrazó. También me dejó su chaleco de lana, porque yo la verdad, estaba congelada (no creeí que hiciera tanto frío en un avión) A continuación, fuimos hacer el cambio de moneda, de € a peso, yo quede sorprendida, de 350 € a 7000 pesos ¡era rica y sin saberlo! jeje Los hermanos de Emmanuel, nos ayudaron con el equipaje, cada uno llevaba una maleta y una bolsa pequeña ¡pobres, acababamos de llegar, ya iban cargados por nosotros!

31 de octubre del 2010: Con el pan de muertos...


Salimos al exterior, allí ya nos esperaba un taxi, para conducirnos a todos al lugar indicado, el vehículo era grande, dos, asientos, adelante (donde se situaron el conductor y Daniel) tres en medio (emmanuel, Estephano y yo) tres detrás (mis suegros, Lidia y Jaime) La verdad yo estaba cansadísima, entre que no había descansado, el frío, y el cambio de horario, yo me dormía. Emmanuel hablaba entusiasmado con sus hermanos y padres, yo escuchaba y miraba, eran las 10 de la noche, pero eran como si fueran las 5 de la mañana (hora española) Nos dirigimos hacía la casa de Lidia y Daniel, al ajusco, un lugar perdido en las afueras, éllos mismos se liaban para llegar.... Pero lo hicimos, allí nos esperaba Magdalena, la abuela o "abita" como llaman ellos, los muñiz alejandro a su abuela, allí, en la puerta estaba, esperando nuestra llegada, se emocionó al vernos.

La "abita" de Emmanuel

Fuimos directos al comedor, para cenar algo, era 31 de octubre, se celebraba el día de muertos, personalmente, me bebí un baso de leche con cacao, probé el famoso pan de muertos, allí pasemos un rato, muy agradable, entre risas y charlas. Después nos sentemos en el sofá, Jaime, me arreglo el reposabrazos que el avión estropeo, nos dio algo más de dinero, para acabar de disfrutar de esas vacaciones, mientras yo hablaba con Estephano, le respondía todo aquello que me preguntaba. Todos los de la familia estaban con ganas de descansar, no tardemos en ir a nuestra habitación de esas vacaciones. Sinceramente, era media noche pasadas, y a mi el sueño se me había largado. Esperé a la una, telefoneé a mi madre, ya que allá eran las 8 de la mañana, que con la emoción y todo, olvidemos escribir el correo acordado. Nos acostemos, pero a las 4 de la mañana ya estaba despierta (ya sabeis, el reloj biologico, el cambio de horario) por suerte me dormí un poco mas, pero no mucho porque a las 6 ya tenía la televisión (que había en nuestra habitación) encendida. Todos los programas, estaban en mexicano, la verdad me interesé por series, que aquí en españa ni caso les hacía.

A las 7 nos levantemos, me sorprendí, porque no eramos los únicos, aunque se notaba que a Estephano le habían despertado, desayunemos, empecemos a repartir (después de arreglarnos) los regalos que trajimos... Jaime y Estephano, volvieron a su casa, y nosotros, seguimos con la siguiente actividad, que en otro capitulo se explicará.


Escrito: 02 de septiembre del 2013

También te puede interesar.... Viaje a México 2010: Vuelo de ida

Sígueme en.... Mis redes sociales...

Viaje a México 2010; El vuelo de ida

 

31 de octubre del 2010: Volando hacía ciudad de México

No era la primera vez que subía a un avión, pero sí a un viaje tan largo, estaba acojonada, ni idea de como iba a pasar el tiempo, ni como me iba afectar. El personal de Barcelona a París, fueron muy amables, y nos ayudaron sin ningún tipo de problema. Fueron solo dos horas de vuelo, me los pasé mirando por la ventana, el como ganábamos altura, el como dejábamos la tierra atrás, el como, de tierra, pasemos a ver agua, y de agua, nubes. Sinceramente, el despegue da un poco de impacto, notas como el avión se inclina, y empieza a elevarse. Las azafatas y sus masculinos, pasan a casa momento, por si necesitamos algo, el problema es que se comunican en francés, para entendernos, es un gran problema. A pesar de ser 120 minutos de vuelo, si que nos repartieron un mini sandwich de queso desecho, personalmente, me tomé una mini coca-cola, aunque beber con turbulencias, no es buena idea, te tambaleas demasiado, después pasa lo que pasa, que te empapas la ropa... lo sabre yo...

A las dos horas aterrizábamos en París, debíamos ir con rapidez, porque el otro vuelo de tierra francesa a México, despegaba en poco. Emmanuel y yo salimos de los primeros (yo en brazos de él) pero si llegamos a saber lo que nos teníamos que esperar después, no hubiésemos ido con tanta prisa.... Teníamos un chico encargado, que nos guiaba por la discapacidad, ya sabéis personal especializado, hablaba por teléfono, dirigía mi silla al mismo tiempo, claro que no nos enterábamos de nada, por el francés que pronunciaba. Iba con rapidez, pero aun y así acabemos en la calle, esperando un vehículo que no aparecía nunca. Emmanuel y yo estábamos de los nervios, ya que se acercaba la hora de embarque y nosotros allí... Intentábamos comunicarnos en ingles, pero ellos, nos "respondían" en español "lo poco que les salían" "no preocupar, el avión sale a las 4" nos indicaban entre gestos, pero la verdad es que nosotros nos veíamos en París, sin derecho a pillar el vuelo a América. Hacía frío en el exterior, no deslumbraba el sol que sobresalía, yo con poco abrigo, no pensé que bajasen tanto las temperaturas, en ese final de Octubre. Nuestro guía se puso nervioso, se le veía inquieto, iba de un lado para otro "algo va mal" nos dijimos. Se unieron a nosotros una pareja mayor, él iba en silla, como nosotros esperaban ese vehículo con tardanza. Sin aviso apareció, no tardemos en subirnos, al mismo tiempo en bajarnos (si llegábamos a saber que el trayecto era tan y tan corto, nos vamos a pie) Una vez llegados a la terminal, la carrera no fue pequeña, por un momento lleguemos a imaginar, que el avión ya había despegado.

31 de octubre del 2010: Volando hacía ciudad de México

Me cambiaron de silla, sí, para poder entrar en el avión, que vergüenza, todos los pasajeros ya se hallaban en sus asientos, yo era una de las últimas en entrar, como era de esperar la mayoría de las miradas eran para mi, por suerte todo cambió cuando me sentaron en mi asiento, pegando a la ventanilla. Ahí me di cuenta, que los aviones tardan mucho en despegar, dando vueltas por la pista. Al fin volvíamos a estar en el aire, dejando tierra francesa atrás, dando la bienvenida a 12 horas de vuelo.



No imaginé que hiciera tanto frío en el avión, me llevé demasiada poca ropa, al cabo de unas horas, ya empezaba a estar congelada. Es bastante incomodo dormir en ese vehículo, aunque te dan cojines, mantas, tapa ojos, tapones para los oídos, es muy complicado dormirte y descansar (al menos para mi) por mas que lo intentaba no lo conseguía, sería por la incomodidad de estar sentada, el echo que personas podían observarme. El personal pasaba a menudo, por si necesitábamos algo... ¿como pasaba las horas? cada asiento tenía una televisión, con películas (entre otras: Crepusculo 3, Karate Kid) música, marcando el trayecto que hacíamos: Canal de la Mancha, Inglaterra, Irlandia, Canada, Costa E.U.A... como yo indiqué a Emmanuel "he recorrido más que en toda mi vida, sin moverme de un asiento" Nos trajeron la cena, pero la verdad la comida francesa no es mi para mi. Sin saber porque estaba congelada, estaba claro que no iba lo suficiente abrigada para un viaje tan largo ¿pero yo que iba a saber que haría tantísimo frío en un avión? creí que abría calefacción, no ese frío que habitaba en el ambiente. Las horas pasaban, yo no conseguía descansar. Miraba a mi alrededor, que envidia, todos descansaban menos, yo, eso que me moría de cansancio, incluso Emmanuel, logró dormir, pero antes, se dedicó avanzar en su tarea.



Poco a poco las horas fueron pasando, se acercaba la hora de aterrizar, se acercaba la hora de llegar a México, conocer a la familia de Emmanuel, a la familia que pasó a ser parte de la mía, con la Boda que nos unió a Emmanuel y a mi. Un país nuevo, una oportunidad nueva. Ya estábamos a punto de aterrizar....

Escrito: 02 de septiembre del 2013

También te puede interesar.... Viaje a México 2010: Antes de despegar...

Sígueme también... Mis redes sociales...

Viaje a México 2010; Antes de despegar

 

Aeropuerto de Barcelona: 31 de octubre del 2010

31 de Octubre, tantos meses atrás que habíamos atado todo para este viaje a México, tan lejano que lo veíamos, no, nos lo podíamos creer, ya había llegado el día esperado. Sinceramente desde hacía días, ambos nos podía el mal humor a causa de los nervios implicados, él por volver a su tierra natal, estar con los suyos, yo por ese viaje, a tantas horas de avión, por conocer y estar con su familia, que ya son también mi familia. El 30 acabemos a altas horas de la noche de preparar todas las maletas y el equipaje que nos íbamos a llevar.

A la mañana queríamos despertar un poquito antes de la 7, pero sin saber porqué el despertador no sonó, no pudimos abrir los ojos, asta pasadas las 7, por suerte no muchos minutos después. Ambos estábamos atacados de los nervios, a la mínima palabra ya saltábamos, tanto uno como el otro, nos sentíamos igual.

Aeropuerto de Barcelona: 31 de octubre del 2010


A las 8.45, salíamos hacía el coche de mi padre, que nos llevaría al
aeropuerto. El día habí a amanecido gris y frío, con gotas empezando a caer. Cuatro maletas teníamos como equipaje, dos grandes y dos pequeñas entre ellas, la silla de ruedas, nosotros dos y mi padre, andábamos repletos. El viaje fue largo, pero agradable, yo estaba de los nervios, mi padre no dudaba en jugar con ello, yo deseaba llegar al aeropuerto, él no tenía ninguna prisa, más bien me ponía de los nervios haciendo que no se acordaba del camino, o que por culpa de la lluvia (que realmente aumentaba o aflojaba a una rapidez impresionante) anularían el vuelo tampoco está mas decir, que pudimos contemplar como el arco iris nos daba la bienvenida. Suerte de mi padre, que nos ayudó, que sino Emmanuel, no hubiese podido él solo. Tras embarcar maletas, mi padre se despidió muy emotivo, como si ya no mas, volviera a España, porque no, la verdad es que no era el único, toda mi familia tenía en mente que no iba a volver, que ya me iba a quedar en México... ellos solos, se habían echo su propia película....

Escrito: 02 de septiembre del 2013

También te puede interesar: Una semana con Rex

Sígueme en.... Mis redes sociales...

Carta de despedida de un drogadicto a su mejor amiga

  Soy al primero, que me está partiendo el alma, estas líneas, pero es necesario, te escribo para despedirme de ti, mi mejor amiga… Cuando e...