sábado, 12 de septiembre de 2020

Diario Personal: Intimidación

 


Sigamos con el tema de la denuncia... después del robo, el chantaje, la amenza, y mi declaración, no faltaba menos que la o en otras palabras el acoso, no por parte de Gabriel, él ni apareció, pero si sus secuaces, los borrachos y drogadictos, en principio, fue como siempre, pasaban por allá, por la acera de enfrente, entraban en el súper, se sentaban en el escalón del mismo.... Sinceramente me incomodaba, nunca habían estado así, sabían bien la razón de ese cambio, para demostrar que ellos, como Gabriel, no se rendían, su propósito es que yo lo hiciera, que me diera como derrotada de esa guerra.

Un día después de la declaración, Emmanuel entro en el súper, después de estas más de dos horas allá conmigo. No os miento, es entrar él en el súper, llegó uno de ellos con su bicicleta, yo hice, que estaba liada con cosas de la ONCE. El individuo me miro un momento, entro en el super. Al salir, se sentó a mi lado, algo alejado, tomando algo "calma vanesa, no te esta haciendo nada, no te dice palabra" Eso que llegó mi madre, nos pusimos hablar. Emmanuel salió, y fijó la vista en él. El observado se levantó con un cupón en la mano, me pidió que se lo mirará tres veces le repetimos que se fuera a otro vendedor, sí se que él no me había echo nada, pero era del mismo grupo de Gabriel, y los que me estaban acosando, la verdad no quería ni quiero tener nada que ver con esta gente, no quiero que me hablen ni me miren siquiera, ya no me fío ni un pelo de ninguno de ellos.



Mi madre que no sabía nada de esta historia, me lanzaba a preguntas, en el que se las contestaba como podía... En fin acabemos llamando a la policía, de mientras ese hombre, alzaba la voz, que quería que le mirara el cupón, incluso le agarró el móvil a Emmanuel. La policía llegó de paisano, con un coche como cualquier otro, para nada policial. Entendieron mis motivos, pero en vez de decirle al tío que no se me acerque, le dijo que la maquina no me funcionaba, por eso, no podía mirarme el cupón ¿¿ellos son la autoridad?? ¡que en vez de decirles las cosas claras, van con excusas baratas! ¡Que rabia me dio!

Esa tarde mis padres fueron enterados de todo, a la mañana, mi padre con sus amigos, cuatro grandotes más, advirtieron a esos maleantes que me dejaran en paz, o se enterarían. Creo que funciono, ya todo el pueblo esta enterado de lo que me pasó y van en alerta, como los maleantes con ellos, creo ke ellos tienen mas miedo que nosotros, espero que no cambie...

Escrito: 05 de febrero del 2013

También te puede interesar....Diario personal: Declaración

Sígueme también... Mis redes sociales

Diario personal: Declaración

 




Tras esa amenaza del día anterior, Esa mañana si os digo que fui con seguridad a trabajar, os mentiría, el miedo había vuelto a mi, el temor de que Gabriel volviera a la carga, podía conmigo. No obstante, fui temprano, esperando a ver si los Mossos d'escuadra pasaban hacerme la declaración. Pero por muy temprano que fui, allí nadie apareció para tal acción...

Gabriel tampoco apareció, a diferencia de sus secuaces, los maleantes, o en otras palabras, los borrachos y drogadictos del pueblo, de Palamós. No dejaban de pasar por esa zona, algunos por esa acera, otros, entraban y salían por las puertas de mi vera. Si que es verdad que siempre han estado, pero es que ese día, estaban más acosadores que nunca. Me sentía palomita entre gaviotas deseando atacarme o en este caso intimidarme. Quien también estaban presentes, eran los Mossos D'Esquadra, cada media hora, pasaban con sus vehículos, nunca antes había habido tanta seguridad, ni siquiera los martes y sábados, siendo día de mercado, aun menos, un miércoles. Algunos me miraban y otros incluso me saludaban, estaba convencida, que estaban presentes por mi, la verdad se agradecía. Yo estaba pendiente, por si alguno de estos guardias se acercaban para la declaración pendiente, pero todos pasaban de largo.



Esa tarde, no nos quedo otra que volver a Palafrugell, hacía los Mossos d'Escuadra, este día a diferencia del anterior, fue mucho mas rapido el trayecto, ya nos sabíamos el camino, sin preguntar, ni nada, nos dirigimos allá... "te habíamos telefoneado para que no vinierais, que ya bajaríamos nosotros a Palamós esta tarde" fue lo primero que nos dijo el mismo agente de la tarde anterior, pero no obstante aprovecharon nuestra llegada para que yo testificara, Emmanuel pudo estar conmigo, en silencio claro. Sinceramente, tanto repetir los echos, que uno se lia, y complica más las cosas, pero bueno, lo dicho, dicho está, ya no había vuelta atrás.

A las cinco ya estábamos en la calle, no tardemos mucho tiempo, en llegar a la oficina de bus, a recoger el tiquet. A las 18.00 h. salia, aun nos faltaba media hora, en el que nos tomemos algo en el bar del lugar. Me encontré chicos y chicas que conocía, con discapacidad psicológica, casi todo el autocar eran de estos chicos, que ya estaba contratado para llevarlos a Palamós.



Por la noche telefoneó Pilar, la mujer de Salvador, informándonos, que ya había estado la policía en su casa, que ya Salvador ya había testificado, ya había dado su testimonio, cosa que los agentes, se lo agradecieron mucho.

Escrito: 05 de febrero del 2013

También te puede interesar.... Diario personal: Amenaza...

Sígueme también... Mis redes sociales...

Diario personal: Amenaza...

 


Se puede decir, que tras El Chantaje después de ver la reacción de los implicados a mi robo, esta historia ya se acaba, pero no es así, decidieron complicarse la vida, obligando, a que esta historia no se acabara, haciendo que continuara...

Pero vayamos por partes, yo no tenía todas... temía que el acoso siguiera o tomaran revancha a causa de esa denuncia... Ese lunes, paseemos por todo Palamós, en busca de esos maleantes, así observar la reacción que tenían, todos tenían una gran calma, incluso sobresalto al vernos, alguno, desapareció al llegar nosotros, pero no encontrábamos al principal, es eso que contra mas buscas a alguien, menos lo encuentras, pero a ultima hora, entremos a la biblioteca, allí estaba Gabriel, yo estaba asustada, pero el me superaba, se acercó a la recepcionista, paso media hora de reloj, hablando con ella, cansados de esperar, nos acerquemos, entonces Gabriel, se alejó, no hacía falta ser un experto, para identificar el miedo en su cuerpo... Sinceramente me quede de lo mas satisfecha y contenta, al fin podía respirar tranquila.



La cosa, no tardo en cambiar al día siguiente, esa mañana, yo estaba en las puertas del Capravo, con mi venta de cupón y en compañía de Emmanuel, cuando Gabriel llegó con su guitarra animado "¡wenos dias!" gritó, se sentó cerca de nosotros. Supimos que allí se encontraba para demostrar que no se escondía, que no nos tenía miedo, pero en su rostro indicaba lo contrario. Y no tardó en levantarse y alejarse. Emmanuel y yo nos miremos sadisfechos.

A la una cambió la situación... me encontraba yo con Emmanuel y el hombre que saca a pasear Salvador, en la terraza de un bar tomando algo, cuando Gabriel se acercó, preguntando que había pasado con su amiga, que hablemos sobre el tema "yo no tengo nada de que hablar contigo, aléjate de vanesa, no te acerques a ella, o te denunciaré por acoso" se levantó de su asiento Emmanuel. el dijo que jamas me había echo nada, que porque esta denuncia, que él no sabía nada. Le repetimos que la denuncia no era contra él sino de su amiga, pero el seguía en sus trece sin querer escuchar "que ya sabemos que la policia te conoce muy bien" eso Emmanuel, cuando Gabriel, inicio su furia "sí, a mi la policía me conoce, pero tu no tienes nada que hacer, porque eres un inmigrante, a ti nadie te va hacer caso... cúbrete las espaldas Emmanuel, andate con los ojos bien abiertos, porque te vas arrepentir, yo tengo muchos amigos gitanos, te aseguro que esto no va a quedar así" Emmanuel le dijo para ir a la policía y ver quien tenía razón, pero Gabriel se alejaba, cuando sin aviso, obligó a Emmanuel a ir con él. Emmanuel iba directo, cuando yo le suplique que no fuera, estaba convencida que entre Gabriel y sus amigos le iban a dar una paliza, la desesperación pudo conmigo. Emmanuel dudó unos segundos, cuando Gabriel gritó: "QUE VENGASSSSSSSSSSSSSSS" Emmanuel fue directo, algún presente opinó "no vayas, no vale la pena" pero él a nadie escuchó directo se dirigía hacía su desafiante. Yo hubiese ido tras de él, pero no podía dejar a Salvador en soledad...



Salvador estaba de lo más tranquilo, me pidió que tomara lo pedido en el bar, pero mi estomago se cerró el apetito que tenía se esfumó, no podía dejar de pensar en Emmanuel, que le estaría pasando ocho, contra uno, que injusto combate, temía mucho por él. Tardé en reaccionar, pero al final telefoneé a la policía. Mientras hablaba, llegó Emmanuel, sin moratones, sin rasguños, aun y así, mandaron la patrulla para donde estábamos, en el que le expliquemos todo lo ocurrido. Ellos estuvieron de acuerdo, que ese fue un acto mas grave, que el robo de los dos rascas, que estábamos en nuestro derecho de denunciar....

Aun tenía el estomago cerrado, cuando a las 4 subimos al bus, para ir a un pueblo cercano, a los mossos d'esquadra, para meter otra denuncia pero para eso debíamos recorrer todo el pueblo para poder llegar al sitio indicado. La gente a la que preguntábamos, nos indicaban de un lado para otro, y alarmándose, por ir a pie a tanta distancia, manejando una silla de ruedas. Esta vez, la denuncia la puso Emmanuel, que dio testimonio de todos los echos, al agente, yo también, di mi parte de los echos, junto a él. Realmente no creí que fuera tan tardado poner una denuncia, se dedican hacerte unas preguntas de lo más especificas, y ni sabes como contestar... Salíamos de allí a las 19.00 pasadas, entremos a un Lid'l para picotear algo, que aun no lo había echo desde esa mañana, al fin mi estomago reclamaba. A las 20.30 subimos al bus que nos llevó a Palamós. Justo llegar a casa, recibimos la llamada, que al día siguiente, yo debería testificar, intentarían venir a mi trabajo, pero que si no pudieran, que fuéramos sin falta esa tarde...

Escrito: 05 de febrero del 2013

También te puede interesar.... Diario personal: Chantaje

Sígueme en... Mis redes sociales...

Diario personal. Chantaje...

 


Todo comenzo con un Robo Sí, una chica y un conocido me robaron un euro, de la lotería que vendía. Ellos se ajuntaban con los borrachos y drogadictos, por eso mismo denuncié el robo...


Gracias que lo hice, sinceramente, yo no confiaba mucho en ello, tenía la idea de que la Denuncia no serviría para nada, pero me equivoque... Lo primero pasó un viernes, el sabado, la misma chica ya llegaba, dispuesta a lo mismo... a robarme. Tenía gente, pero a ella no le importaba quería ser la primera, no dudó en agarrarme los cupones. Emmanuel le cogió la mano "tu ayer no le pagastes un euro" pero hizó como si no escuchara, como si no supiera, de que iba la historia, seguía que quería lo pedido, le dijimos que no. como seguía sin querer hacer caso, le enseñemos, la denuncia, ahí se asusto y entró en el super, a comprar cerveza. Cuando salio "¿que es eso? no entiendo" Emmanuel, le quiso explicar, con ayuda de un policia, que había al otro lado de la calle, la quería acompañar allá, para que le entendiera mejor, pero su unica respuesta fue "no policia no" echó a correr, desapareciendo. Ya os podéis imaginar la alegría que me entró al comprovar la eficacia de la denuncia.



Al rato llegó la mujer del dia anterior, la que la acompañaba "¿quien le ha dicho a mi sobrina que le iban a denunciar?" le expliquemos que la denuncia ya estaba puesta, se la mostremos "¿tanto jaleo, solo por un euro? yo te doy 10 € pero saca la denuncia por favor" efectivamente me negue, como ella seguía con su cantelera, allí la deje en soledad, entrando en el súper, Emmanuel me siguió pero antes le recalcó a la mujer "dejen en paz a la vanesa, no se acerquen a ella, ni usted, ni su sobrina, ni Gabriel"

Al rato, tuve que ir a mi casa, para ir al baño, pasé, por el mercadillo, de frutas y verduras, como cada Martes y sábado, en eso que un tipo, de una de las paradas que alguna vez me ha soltado, ni ton ni son "¿¿que tu novio?? folla bien??" sí, sí, así tal cual..., pos ese tipo, me detuvo, en el intento que también sacara la denuncia, de verdad que no me controle, delante de todos le grite "¡¡dejarme en paz!!" ¡y funciono! bajó la cabeza, ya no me dijo ni palabra, cuando volví a pasar, a comprar unas verduras junto a Emmanuel.

 

Escrito: 05 de febrero del 2013

También te puede interesar... Denuncia...

Sígueme también.... Mis redes sociales...

Diario personal: Denuncia

 


Es complicado estar cara el publico, nunca es fácil, aguantar a clientes, pesados, plastas... aun mas difícil, cuando tienes una discapacidad, que no puedes defenderte, no puedes echar a correr, como otros, estas a vulnerabilidades, de los delincuentes y borrachos.

Como ya sabéis, yo vendo lotería de la ONCE (Organización Nacional de Ciegos Españoles) no tengo una caseta, como algunos, sino estoy en la puerta de un supermercado, en la calle, abierta a todo tipo de peligros. En ocasiones, pasa gente, pero en otros, no pasa ni Dios, hay me quedo yo ante el peligro. A pesar de no quererlo, siempre se me han acercado, y saludado, incluso comprado, borrachos y drogadictos, solo para acercarse a mi, para ganarse mi confianza, para que les prestara dinero o ya robarme.

Eso es lo que paso, la semana pasada, cuando todo esto comenzó... Me encontraba sola, mi pareja  trabajaba, cuando se me acercaron una mujer y una chica, parecían, que andaban borrachas o drogatas, porque me vinieron con una historia que me conocían totalmente falsa. Me compraron un rasca, , en el que antes de pagar, rascaron con él... Eso que sin aviso llegó uno de los borrachos, se puso hablar muy alegremente con ellas. Después llegó otro llamado Gabriel, que se solía poner en la misma puerta del supermercado a pocos pasos de mí, tocando su guitarra. La chica, se lanzó en sus brazos, como buenos amigos o algo mas, le recordé a la chica varias veces que me pagara lo que me debía , pero se hizo la despistada, como si no supiera, de que va la historia...



Momentos mas tarde, la chica esta y Gabriel, aparecieron, pidiéndome dos rascas mas, le dije que me debía los 50 céntimos del rasca no pagado "¿¿que dices??" fue su respuesta, agarrando los rascas pedidos, como antes no me volvió a pagar, rascó antes, después aprovecharon que tenía gente, para largarse.

Cuando llego Emmanuel, le explique lo sucedido, me convenció para ir a poner denuncia, ya que sabíamos que ahora que habían comenzado con los robos, no se detendrían, mas bien irían a mas. Nos caminemos a la comisaria del pueblo, en el que fueron muy amables, me atendieron sin problema, redactan dome, que conocían muy bien a ese Gabriel, no precisamente por ser un angelito caído del cielo.

Este articulo es de hace 2 años mas o menos...

Escrito: 05 de febrero del 2013

También te puede interesar.... Diario personal: Apa Rodamón

Sígueme también... Mis redes sociales...

Carta de despedida de un drogadicto a su mejor amiga

  Soy al primero, que me está partiendo el alma, estas líneas, pero es necesario, te escribo para despedirme de ti, mi mejor amiga… Cuando e...