jueves, 10 de septiembre de 2020

Viaje al País Vasco; la fiesta del Euskeda

 


Me desperté a las 4 de la mañana, en principio un tanto desorientada, olvidándome que ya no estaba en mi casa, que no había sido un sueño, que realmente estaba en Vizcaya, aun no había amanecido obviamente. Sin dificultad, cerré los ojos y me volví a dormir. Era cerca de las siete de la mañana, cuando escuché, como ella andaba despierta, no tardo en asomarse a la puerta:

- Lo siento no quería despertarte, solo preguntarte, si querías ir al baño, antes que me vaya a trabajar -yo acepte, ya que sino debería esperarme asta el mediodía que ella llegara del trabajo, no estaba dispuesta a que él me ayudara ¡que vergüenza! después del baño, ella me conducía de nuevo a la cama, le pedi para ir al comedor, me conocía, entre los nervios y casa ajena no dormiría. Al final, acabemos yendo a desayunar a la cocina, de tanto hablábamos. Al rato ella se levanto acabar de arreglarse, yo me quedé en soledad, acabando de desayunar.



- ¡Ohhh! -vaya salto que di, vaya arton de reír que se echó él. Se había levantado para llevarme al salón, allí me dejó todo al alcance para ver la televisión, chatear en internet, aunque también me advirtió -se desconecta a menudo -ozu, no tenía mucha idea de la realidad de sus palabras... el se marcho de nuevo a la cama, yo allí me quedé intentando conectarme a la red ¡2 horas tardé! Eran las 12 del mediodía pasadas, él aun dormía, me estaba debatiendo conmigo misma, cuando despertarle, para si ir preparándome, para cuando llegara ella, ya estuviéramos listos para salir, sí, saldríamos a comer fuera, a la fiesta del Euskeda. Mi móvil sonó, era mi madre preguntándome como estaba, como me iba todo ¡ai estas madres siempre tan sufridoras! yo intentaba no hablar muy alto, ya sabéis para no despertarle, pero inconsciente alce la voz, y ocurrió lo inevitable, él se despertó.

Ya os podéis imaginar los dos sentaos en el sofá, en silencio viendo la televisión. Personalmente estaba nerviosa no sabía que decirle a ese amor platónico, tenia tanto miedo de delatarme... El cielo estaba bien gris, un rayo, un trueno seguido ¡menuda salida que tendríamos! al rato él fue a por mi ropa:

- No tengas prisa, yo estaré en la habitación cuando acabes me pegas un grito -en acto seguido salió del salón. Yo empecé a desnudarme, no sin antes pensármelo unas cuantas veces, por los nervios que el pudiera entrar sin querer o algo parecido... Tardé lo mió pero lo logré.

- ¿Vanesa quieres ir al baño? -me preguntó ella al llegar. Acepte.

- Será jodía la tía -me dijo él -porque no me lo has dicho a mi ¿eh? y si ella no hubiese venido ¿que? -pero como yo digo antes muerta que desnuda jajaja



Salimos a la calle, estaba lloviendo con fuerza (por cierto logremos entrar la silla del ascensor levantando las ruedas traseras de tanto se cierra la puerta) llevaban 2 paraguas, uno protegía a ella y a mi, y otro a él. Se escuchaba música, pero por esa fuerte agua que caía, apenas se veía gente. Nos detuvimos dentro de un porche, pedimos unos bocadillos para comer ¡eran grandiosos! personalmente dejé la mitad. Para nuestra suerte, la lluvia se alejó, salió el sol, de esta forma iniciemos el recorrido en esa ruta, me llevaba él, el pero, es que hacíamos el recorrido al revés, cuando los demás subían, nosotros bajábamos, y a la inversa. En inicio de subida, el le paso la silla a ella, no es tonto el "niño" Ella se encontró unos amigos de su hermano, que andaba en la fiesta desde bien de mañana, que en esos momentos no sabían donde andaba. Ella se empezó a preocupar un poco. La lluvia volvía a caer, así que ya volvimos a casa. Al rato llegó el hermano de ella, bebido. No pude evitar sentir algo de reparo, él no me había echó nada, seguro que no me lo haría, pero... han intentado lastimarme tanto, tantas personas, todas en el mismo estado, en el estado que estaba ese chico, que realmente no soporto la gente bebida, me dan asco, repelus, adio... aunque con el tiempo, empece amistarme con el alcohol... Yo y el alcohol ella se fue hacer la cena, yo la acompañé dejemos a los dos hombres en soledad.

Ella preparo alguna cosa, que ya no recuerdo, aparte tenían cena sobrada. Desde el día que llegue él tenía el estomago mal, así que no podía comer fuerte, nos ajuntemos los 4, el hermano de ella sin dejar de decir tonterías, al rato algo tarde, nos acostemos ¡mi segunda noche en el País Vasco!



Novedades y anécdotas de esos días...

Al día siguiente de esa salida... Conocí a la madre de ella. Por la tarde, ellos iban a un curso de piscina, los acompañé, y observe como nadaban. Al regreso a la casa, me tocaba ducha. Para entrar muy bien, porque me desvestí, una vez dentro, pero para sacarme de la bañera... fue otra historia jajaj Ella me envolvió en una toalla, entre ella y él me cogieron en brazos, me llevaron al salón, para que me vistiera.... que ataque de risa me entró a causa de los nervios, que él me pudiera ver desnuda jejejej.



Un día después, de tanto él trabajaba, ella y yo pasemos el día en Bilbao de guía turística... Sí me encontré con una araña gigante, y un oso de césped gigante también. Visitemos por fuera, un museo muy conocido e importante en Bilbao. Al mediodía nos encontremos con él, fuimos a comer los 3. Después él volvió al trabajo, y nosotras a seguir conociendo... Esa noche teníamos que salir a cenar fuera, pero como él no estaba aun bien de la barriga, decidimos dejarlo.



Un día después de esa guía turística, ya solo faltaba un día para volver a Cataluña, yo seguí conociendo Bilbao de la guía de ella. Por la noche al estar los 3 ya en casa, para ser exactos después de ponerme el pijama. Me sorprendieron con dos regalos, sí, sí, una "chaquetilla de jersey" como yo le digo, una chaqueta tiempo de primavera o otoño. Ah! y me tuve que despedir de él esa noche, ya que al día siguiente como trabajaba, no nos podría acompañar al aeropuerto... que tristeza por dios... no me gusta para nada las despedidas, aun menos de alguien tan amado, como era él.

 

Escrito: 21 de agosto del 2013

También te puede interesar.... Viaje al Pais Vasco: El encuentro

Sígueme también.... Mis redes sociales....

Viaje al Pais Vasco: El encuentro II

 


Como ya nombre en Llegada al País Vasco estaba lloviendo con fuerza, de ese modo, entremos en el coche, nos dirigimos a Amorebieta, que es donde vivían mi amor platónico, y su pareja... Al bajar, mi móvil sonó, él sujetaba el paraguas para que no me mojara, en cambio él, se estaba empapando.

Circulaba mi silla por la acera, se notaba que no tenía practica, ya que se dirigía por todos los bordillos, y bajaba en lo mas alto. Lleguemos al edificio indicado, encontrándonos, con la primera barrera, y era el ascensor, demasiado pequeño, para que cabiera mi silla.... Intentó entrarla de cara, de espalda, pero nada, que la silla no cabía, me puso en pie, me hizo apoyarme, dentro del ascensor, en la pared, de espaldas, parecía yo una detenida. Él se alejaba, siguiendo con el intento de que la silla cabiera, yo nombraba su nombre con temor a caer. Telefoneó a su chica, estaba a punto de entrar por la puerta del portal, con esa posición la esperemos.

"Hola!" me saludo al entrar, recuerdo que pensé "menuda forma de conocernos" subió conmigo en el ascensor, de tanto su chico esperaba abajo con la silla. Las puertas del ascensor se abrieron y aun quedaba unas pocas de escaleras por subir. Un chico mas joven que yo, esperaba en la puerta "es mi hermano" me dijo ella. Esperé sentada en el sofá, observándolo todo, la televisión andaba encendida por Eurovisión, estaba a punto de cantar España, y su chiquilicuatro.



Ya estábamos todos en el salón, sentados expectantes del resultado de España, yo debía avisar amistades que debían estar preocupados, pero decidí esperar a que acabara la canción de Chiquilicuatro, esperábamos que la comida china llegara, se ve que ya hacía rato que habían telefoneado para pedirla. De tanto llegaba el indicado, ella, ilusionada, me enseño el piso bastante amplio, mi habitación incluida, tenía una cama bastante amplia, aprovechemos para ponerme el pijama Al fin llamaron al timbre, era el esperado. Nos sentemos los cuatro ha cenar, seguimos viendo Eurovisión en la televisión de la cocina. Ya todos se levantaron al acabar de cenar, Nagore volvía con una jaula ¡al fin conocería a curro, el loro de ambos! yo me entusiasme y saludé con alegría <<¡sht no grites tanto que se altera!>> me dijo él. Volvimos al salón. Él y el hermano de ella, se pusieron a jugar a la play estatión.



- Yo me voy acostar ya, ¿Vanesa tu que haces? ¿te vas a la cama o te quedas con ellos? -me pregunto ella.

- Me voy a la cama, que llevo días sin dormir, estoy cansada -Él y ella me acompañaron a la habitación. Me dio bastante verguenza cuando tuve que pedirles que me ayudaran a ponerme de lado, normalmente ya puedo, pero si me tumbo boca arriba me es complicado, no puedo sin ayuda.

- Dejo la puerta abierta, y el móvil al lado, si necesitas cualquier cosa por la noche, llámame, sino me llamas por el movil -yo acepte. Su chico me recalcó lo mismo:

- Tu sin vergüenza ninguna ¿eh? ¡avisa!

Las luces se apagaron, la puerta quedó entre abierta, cerré los ojos, intenté dormirme, algo imposible, se escuchaban las voces bastante altas, de mi amor platónico y su cuñado, por suerte, ella se levantó a decirles 4 cosas, ya las voces cesaron.

 

Escrito: 21 de agosto del 2013

También te puede interesar.... Viaje al pais vasco: El encuentro I

Sígueme en.... Mis redes sociales

Viaje al País Vasco: el encuentro I

 


Al fin llego 24 de mayo, el día de partir al País Vasco, de conocer a esos amigos internáuticos que tanto quería ansiaba ese encuentro. Mi vuelo no salía asta las 8 de la tarde, pero mi fisio me recogió a las 3 de la tarde, para llevarme al aeropuerto, sí ella me llevaría asta Barcelona, 2 horas de mi pueblo. Los días anteriores, no fueron fáciles, los nervios podían conmigo, apenas comía, descansaba poco... Ella no vino sola, la acompañó su madre, que había venido de Txequia de visita. Mi madre también iría con nosotras.

Me mantuve en silencio casi todo el viaje, realmente tenía la mente bloqueada, atacada por esos nervios, estaba chispeando, el viento iba en aumento, sinceramente temía que el vuelo se anulara por mal tiempo. Lleguemos con tiempo, y seguimos los pasos de mi fisio, que ya entendía de esos vuelos, porque viaja mucho, para ver a su familia. Nos dejemos guiar por ella, en menos que nos diéramos cuenta ya tenía las maletas embarcadas. Un trabajador del aeropuerto se nos acerco, él se encargaría de mi, para subir al avión. Me despedí de mis acompañante, tranquilicé a mi madre sufridora. Mi conductor, me dejó en la sala de espera para subir al avión, él se alejo. Yo no sabía que hacer de mientras, tenía miedo de separarme, y que vinieran y no me encontraran, pero tampoco podía ir muy lejos con la silla manual. Recorrí un poco las tiendas, sin entrar dentro de ellas, volviendo después a mi punto de partida.



Fui testigo de como la gente empezaba a embarcar, y nadie venía a por mi, nerviosa me acerque a la larga fila, cuando el mismo hombre que me dejó, regreso, cumpliendo con su trabajo. Me sentaron pegando a la ventana, estoy segura que no era el sitio que me tocaba, porque un chico me pidió explicaciones de porque estaba allí, que era su lugar. Por suerte la azafata le explico porque yo no estaba para dar muchas explicaciones. Estaba tan nerviosa... la gran mayoría de mis compañeros de vuelo hablaban Euskera, realmente no entendía nada. Despeguemos fue algo impactante, era la segunda vez que subía a un avión, pero como si fuera la primera, el impacto fue el mismo. Me quedé maravillada como el avión traspasaba las nubes, ¡volábamos por encima de los rayos de sol!

El viaje no duró mas de una hora y media, ya habíamos aterrizado, la gente ya salía y algunos me decían "ei ya hemos llegado ya podemos salir" No estaban enterados que iba en silla de ruedas, que debía esperar, tampoco me esforcé a explicárselo. No dejaba de mirar por la ventana, a ver si veía a quien me tenía que recoger, mi amor platónico. Vendría él, ella trabajaba. Mi gran temor es que al verlo me sonrojara, tartamudeara, en otras palabras me delatará y ya todo acabara. El conductor de mi silla llegó, el me guiaba directo, sin preguntar nada, no se detenía, por puerta que dejábamos atrás mis ojos se fijaban a ver si veían al indicado. Mi corazón iba a mil por hora, lo notaba en la garganta, todo mi cuerpo temblaba "tranquilízate un poco que te va a entrar algo" me decía mi mente, pero mi cuerpo no estaba de acuerdo. Ya con las maletas en nuestro poder, se abrió una puerta, y allí estaba ¡el chico indicado!



Nos dimos dos besos, cogió el relevo de mi silla, me entregó un paraguas, estaba lloviendo en Bilbao, realmente no me podía creer, que ya no estuviera en Cataluña, ¡estaba todo tan igual! No me podía creer que hubiera logrado ese viaje yo sola, pero ese 24 de mayo lo había conseguido. Me subió de copiloto en su coche, le mire fijamente "ya había pasado lo peor, ya estaba a su lado" realmente ya estaba mucho mas tranquila, pude mantener una conversación bien, sin el temor a delatarme.

Lleguemos a las 10 de la noche, justo salía del coche, mi móvil sonaba, él insistió que descolgara, el me protegía con el paraguas de tanto él se mojaba, me supo mal, pero no podía dejar a mi familia sin informar, estarían sufriendo y preocupados. Al colgar seguimos nuestro trayecto, asta llegar al bloque indicado, él mojándose, yo con el paraguas en mano. Realmente se notaba que no tenía mucha practica con la silla, se iba a los filos de las aceras y los bajaba en lo mas alto....

Escrito: 21 de agosto del 2013

También te puede interesar.... Viaje al pais vasco ¿Como lograrlo?

Sígueme en.... Mis redes sociales

Viaje al Pais Vasco; ¿como lograrlo? -24 al 29 de Mayo 2008

 


En otras ocasiones, hemos hablado en este blog, de la gente que se conoce en Internet, en muchas ocasiones, los del otro lado de la pantalla, son degenerados, que solo se quieren reír de nosotros, pero en alguna ocasión, encuentras alguien bien, de aquellos, que lo ves como el amigo que jamas tuviste que al fin llegó...

Pues de uno de esos amigos os quiero hablar, nos conocimos por un chat de terra, de ahí pasemos al Mesenger, bien, era simpático, para nada le importaba mi discapacidad, él vive en el País Vasco (una comunidad autónoma de España) hablábamos a diario, largas horas, el era mi mayor confidente, me animaba cuando estaba de bajón, nunca se rendía, no se detenía asta sacarme una sonrisa, estuvimos tiempo hablando, asta que fui consciente que me había enamorado de él ¡mi primer amor! la pega era, que al tiempo que yo era consciente de ese sentimiento, él encontró una chica que le amaba, el también a ella. Efectivamente una vez encontrado el amor, el ordenador paso a segundo termino, de hablar cada día a una vez por semana, los temas de conversación se reducían por solo para hablar de ella, el me preguntaba que podía hacer para sorprender a ella, yo con todo el dolor de mi corazón, le aconsejaba lo mejor que sabía. Yo sufría por ese chico, por ese amor no correspondido, pero él quería a ella, yo prefería su felicidad que la mía, por eso decidí llevarme ese secreto para él a la tumba, prefería tenerlo como amigo que nada.

Tiempo después me presentó a esa chica que tanto amaba, nos hicimos grandes amigas, mentiría si dijera lo contrario, ya no hablaba con él, ya solo era ella pero la realidad es que me caía estupendamente, y a pesar de mi mal de amor (que no había manera de olvidarle) eramos muy buenas amigas. Mi gran deseo, era conocer esas amistades internáuticas, conocerlas personalmente.



En mas de una ocasión la chica me invito a ir a su casa (primero la de sus padres, que es donde vivía, después al piso en el que estaba ajuntada con ese amor platónico) Yo daba un salto de felicidad cuando lo hacía, el problema era mis padres, no permitían que viajara sola, en un vuelo de no mas de 2 horas, yo insistía, suplicaba, recordaba; no me pasara nada, son mis amigos, ellos me recogerán en el aeropuerto y todo genial, pero nada la respuesta, seguía igual. Cuantas lágrimas derrame, ante el deseo y la impotencia de no poder conocer, a mis verdaderos amigos, los únicos, estaba muy bien chatear, pero yo necesitaba mas, necesitaba ese contacto físico necesario para todos. Varias veces me dieron esa oportunidad que mis familiares me arrebataban ¿como combatir contra esos que los necesitaba para poder ir? ¿como ganar una lucha contra el superior? yo la veía perdida.

De nuevo me volvieron a invitar, pero yo ya tenía un plan en mente, no iba a decir nada a mis padres asta tenerlo todo atado, me importaba poco si me dejaban o no, yo iba a ir de todas formas... Realmente yo no veía el avión para ir, solo se me ocurría el tren, que eran 12 horas de viaje, claro para ir sin acompañante, era bastante arriesgado, ya que en 12 horas necesitaría ir al baño, entre otras necesidades, así que decidí ir a hablar con la Cruz Roja, había posibilidad que ellos me acompañaran... Así lo hice; por ellos no había problema, siempre habían voluntarios interesados, claro que tendría que pagar todo el pasaje de este, ya fuera el recorrido, y el hotel de los días que estuviera allí, a mi nada me importaba lo que fuera para realizar ese deseo tan profundo.



Hable con mis cebramigos, les comente todo, el día se acercaba debían enterarse mis padres, su primera reacción era de esperar "deja de decir tonterías no vas a ir" les sorprendió mi respuesta "me da igual lo que me digáis voy a ir igual, ya hablé con la Cruz Roja, ellos me acompañarán" ahí ya empezaron los problemas y las negaciones, disputas por todos lados, mi padre, mi madre contra mi. Le expliqué a mi fisioterapeuta, ella convenció a mi madre, me convenció para ir en avión, que solo era algo mas de una hora de distancia, ellos ya se encargarían de mi, sin necesidad de pagar otro pasaje inutilmente, es más se encargó de sacarme el pasaje de avión, de informar al personal de mi discapacidad "tu padre me va ha matar" me dijo en una ocasión. Cuando mi padre se enteró, ya no había marcha atrás no le quedo otra que aceptar, pero dejo bien clarito que el no estaba de acuerdo...lágrimas resbalaban por mis mejillas, sí, sí, ¡lágrimas de felicidad! lo había logrado, ¡al fin viajaría al País Vasco!

Escrito: 21 de agosto del 2013

También te puede interesar...."El abuelo" Un cuidador que abusaba sexualmente de niñas con discapacidad

Sígueme en....Mis redes sociales

"El abuelo" Un cuidador que abusaba sexualmente de niñas con discapacidad

 


Esto me ocurrió cuando tenía 19 años, estaba en un centro para personas con discapacidad, en el que desde hacía unos años pasaba el verano. Allí había un monitor de algo mas de 60 años. Una tarde calorosa, estábamos en plena naturaleza, nos dieron agua para beber, como hacía calor, en plan de juego los monitores nos mojaban. El caso es que ese monitor llamado "el abuelo" empezó a tactar lo que era mi pecho disimuladamente, yo no le di mucha importancia, para nada pensé, que era con mala intención, simplemente sin querer.

A los pocos días me encontraba en la furgoneta, ya preparada para volver a casa, estaba sola, sin mas compañía que este tipo, sí el abuelo. Sin aviso y sin disimulo empezó a tocar mi pecho. Yo me defendí, puse mis brazos en medio, le grité que me dejará ¿Qué hizo él? Reir, sí, reir y burlarse de mi. Por fortuna empezó a llegar gente, y no tardemos en desaparecer de allí.

No le dije nada a mis padres, callé, no quería meter en un lio al responsable del centro, sí se que fue una equivocación muy grande, tiempo después fui consciente.



Días mas tarde, escuche como dos monitoras hablaban de ese hombre, descubrí que yo no era la única, que se aprovechaba de chicas que no podían hablar, las llavaba al lavabo y allá las tocaba….

¿Qué paso con el abuelo? ¿Os creeréis que mi angel de la guarda actuó? Sí, sí poco tiempo después el abuelo tuvo una ambolia, en el que le afecto el habla y el caminar, tuvo que aprender de 0 las dos cosas. Así que para que mentir, me alegro enormemente que le pasara eso.

Escrito: 18 de octubre del 2012

También te puede interesar.....Diario personal: primer encuentro de chat

Sígueme en.... Mis redes sociales


Diario personal: primer encuentro conocido en Chat

 


El tiempo pasaba, después de esa confesión de Andoni, nuestra amistad, se había enfriado, de hablar cada día y durante horas, hablar una vez por semana y media horita. Yo entendía, veía normal, que claro, teniendo a su novia, ya el Messenger pasaba a ser algo, a segundo termino, aunque eso era para mi, como si me arrebataran algo de mi interior… ¿pero que podía hacer? Él amaba a ella. A los 6 meses me la presento en el que me dije "si me presenta a la persona que más quiere es que realmente soy su amiga" pero también pensé "¡oh no! Mi rival…" sin aviso me entró un sudor frío. Realmente la chica parecía simpática…

Seguía entrando al chat Terra, esperar encontrar otra amistad igual, otro chico como Andoni, si bien encontré a uno, podía encontrar a otro igual, pero la realidad era distinta, la cosa se complicaba, si no me encontraba pervertidos, dejaban de hablarme, desaparecían en cuanto se enteraban de la discapacidad ¿tanto cambiaba mi propio yo por ese echo?

Conocí a un chico de Valencia, estábamos a 4 o 5 horas de distancia en coche, se llamaba Blai, parecía un chico bien, bastante tímido, eso si, pero no le importó mi discapacidad, no tardemos en ir a Mesenger, allí iniciemos una amistad, no tardo en decirme, que me vendría a visitar. Quedemos que nos encontraríamos en la calle, en el Capravo (supermercado) del pueblo, ya que tenía mi punto de venta allá. Sí, si encontré un trabajo en la ONCE (organización nacional de ciegos españoles) Que también contratan a personas con otras discapacidades para la venta del cupón.



Realmente sentía, que mi corazón iba a traspasar mi pecho, cada movimiento me sobresaltaba, era la primera vez que quedaba con alguien de un chat, realmente todo mi cuerpo temblaba de los nervios. Sin aviso alguien nombro mi nombre ¡era él! ¡Blai! Nos dimos dos besos, lo primero que hizo él fue ir a desayunar a un bar cercano, supongo para no interrumpirme en mi trabajo. Media hora más tarde, ya volvía a estar junto a mi, espero de pie a mi lado. Mi clientela, lo miraban, estaban convencidos, que éramos más que amigos, no se creían mucho eso de la amistad.

Llego la una, hora de plegar, junto a Blai me dirigí a lo que por entonces era mi casa. Mis padres ya estaban informados, no les extraño, que apareciera con él. De tanto yo arreglaba cuatro cosas, él acepto la invitación de mis padres, y se sentó en el sofá con una Fanta en mano. Tras un rato de conversación, Blai y yo salimos a comer fuera, claro que no nos alejemos mucho, entremos a un bar cercano, y allá comimos entre risas y charlas.

Eran las cuatro de la tarde cuando Blai ya decidió coger camino en busca del coche (que estaba donde lo aparco por la mañana, donde mi trabajo) para regresar poco a poco a Castellón (Valencia) Lo acompañé asta el coche, donde estuvimos hablando un rato, antes de que se fuera.

Fui testigo como el coche se alejaba, un sentimiento de tristeza me invadió, esas horas que se perdió la monotonía habían sido tan fugaces… ahora ya volvía conmigo mi fiel amiga… la soledad

Escrito: 15 de agosto del 2012

También te puede interesar.... Diario personal: Sebastian

Sígueme en... Mis redes sociales....

Diario personal: Sebastian...

 


Por mas curriculums que envié no tuve suerte, nadie me solicitaba para trabajar… Así que inicié un curso de auxiliar de oficina, que era por las tardes. Una tarde esas, volvía, yo en soledad con mi silla de ruedas con motor, cuando vi que venía de lejos un hombre de sesenta años, bastante pesado, conocido del barrio desde pequeña. Mi intención era saludarle rápido y irme, pero la cosa se complico…

Yo quería irme… pero Sebastian se me puso por delante, me bloqueo el paso, decía, que yo era su novia, me beso en la mejilla ¡apestaba a alcohol! aunque me moví para impedirlo, logro dármelo, me empecé a sentir incomoda, solo quería irme de allí, pero no me dejaba, yo me movia, él me bloqueaba el paso. Estaba nerviosa, empecé a sentir miedo.



Su mujer, que estaba con él;

- ¿Pero quieres dejarla? ¿no ves que la estás asustando? –ahí fue cuando él se aparto, yo aproveché me fui corriendo a mi casa. Lo primero que hice fue explicárselo a mi madre, una cosa tenía clara que si su mujer no hubiese estado presente… Sebastian tenía otras intenciones conmigo y no precisamente buenas…

- Hace 2 dias vino a las 9 de la noche buscándote, quería que le acompañarás algún lado…

Me quedé helada, mis sospechas no estaban tan equivocadas, ¿por qué un tipo de 60 años, va a casa de una chica de 18 para que le acompañé algún lado? ¿Qué intenciones tenía conmigo? Estaba convencida que nada buenas.



Le cogí miedo, pánico, el problema es que vivíamos en el mismo barrio, muchas veces nos encontrábamos. Yo bajaba la cabeza atemorizada, sin saber porque, no me salía la voz para gritar, me bloqueaba ¿Qué hacer si la cosa se ponía peor? Fui consciente que cuando pasaba por su lado me miraba, y no me quitaba los ojos de encima… Yo más atemorizada me sentía…

Una vez… él estaba en la puerta del bar, que hay en casa de mis padres (un callejón sin salida) Mi corazón se aceleró, aumente la velocidad de mi silla, sin detenerme, asta encerrarme en mi casa. Él empezó a gritar;

- ¡Eh! ¡¡¡Eres mi novia ven acá, mi novia!!!

- ¡¿Quieres dejar de gritar?! ¡la estás asustando!

Al día de hoy 6 años después aun le temo cuando le veo aun más cuando le dijo a mi esposo "cuidado con mi novia eh??" Por suerte ya tengo un buen guardaespaldas alguien que me ama y cuida. Tenía que ha ver denunciado en su día, pero no había pruebas, era su palabra contra la mía… no pensé que valiera mucho mi queja…

 

Escrito: 06 de agosto del 2012

También te puede interesar... Diario personal: Andoni


Sígueme también.... Mis redes sociales....

Carta de despedida de un drogadicto a su mejor amiga

  Soy al primero, que me está partiendo el alma, estas líneas, pero es necesario, te escribo para despedirme de ti, mi mejor amiga… Cuando e...