lunes, 24 de agosto de 2020

Carta de un extranjero

 


A ti mujer, que no dejabas de mirarme como si yo fuera el diablo, protegiste a tu niña, como si yo, fuera atacarla, como el más violento ¿por qué? ¿Por mi barba? ¿Por mi ropa distinta a la tuya? ¿Por mi color de piel? Si, de acuerdo, mi piel no es clara, sino más bien oscura, mi pelo no es rubio como el oro, sino ondulado y moreno, mis ojos a diferencia de los tuyos, que son claros como el cielo, los míos son de un gris oscuro, pero nada de eso define quien soy.

 

Sí, te  miré, como si mirara a cualquiera, por casualidad, yo solo tenía un propósito, que para nada es el que imaginas, recuerdo tu mirada de terror, el cómo te adelantaste a tu pequeña, defendiéndola, como si yo fuera a por ella, en cualquier instante. Solo puedo decirte… Que equivocada estabas, jamás he hecho daño a un niño, ni lo haré en la vida.


Ambos fuimos testigos, como la policía empezó a llegar, las sirenas se escuchaban cada vez más cerca, los uniformados, empezaron a correr, en busca desesperadamente de alguien, a mí ya sabía que no, por ello me sentía con total tranquilidad, pero tú, estabas atemorizada, deseando que la policía me atrapara, pero no pudiste más que quedarte asombrada, cuando la policía, paso de largo, quedé atrás, en cambio el verdadero protagonista se atemorizó y corrió lo más que pudo, pero lo atraparon con droga en mano lo pillaron.

 

¿Cómo te quedaste? Un rubiales, ojos azules y piel bien clara era el culpable, alguien de tu misma nacionalidad ¿y yo? Bueno, solo quería rencontrarme con quien mas amaba, no tardé en encontrarles y abrazarles con fuerza, después de unos meses sin vernos, por asuntos del trabajo. Me dio tanta felicidad, alegría, volver a ver a mis hijos, a mi mujer, a los que tanto amo, los abracé con fuerza, incluso me emocioné. ¿Qué psicópata hace eso? No tengo ni idea, lo único que se con certeza, que odio la violencia, y la ilegalidad, jamás haría daño a nadie inocente, nunca juzgaría a nadie por su nacionalidad, jamás, tú no eres mejor que yo, ni yo de ti, antes de juzgarte, te conocería hasta el final.



Escrito: 30 de abril del 2015

También te puede interesar...

Sígueme en... Mis redes sociales

Carta a mi mamá: Felicidades mami

 

Hoy cumplo un añito mami, desde que abrí mis ojitos, todo han sido besos, cariñitos, achuchones y abracitos. Aun soy muy pequeño no entiendo mucho, miraba curioso, como infláis globos, me llenáis de regalos “Hoy es mi cumpleaños” dicen todos, recorro, mano tras mano, entre saltos y abrazos. Hoy hace un año que estoy en este planeta llamado vida.

 ¿Por qué nadie se acuerda de ti mami? Para ti también es un día especial, no solo a mi… ¡A ti también deberían abrazarte y felicitarte! ¿No? ¡Sí mami! ¡Yo te recordaré por qué!

 

  • Hoy hace un año que cambiaste el amarte a ti mi misma a mi persona, por encima de todas las cosas.
  • Hoy hace un año que a pesar el inmenso dolor físico que te causé, sigues diciendo que es el mejor día de tu vida, que no lo cambiarías por nada.
  • Hoy hace un año que el temor de la madre primeriza, llegó, me temo que no marchará nunca más.
  • Hoy hace un año, que raro es, que duermas una noche entera de un tirón.
  • Hoy hace un año, que cada pequeño avance mío, es una inmensa felicidad para ti.
  • Hoy hace un año, que cambiaste los vestidos de fiesta por ropa cómoda, pañales y biberones.

 

Por favor mami, ha sido un gran año no solo para mí, que conocí, lo que es vivir, sino para ti también, que te convertiste en mamá sin saber, todo es aprender, para mí y para ti también. Acompáñame mami, celebremos este día, nuestro día, recorramos este camino juntos. Porque si, yo empecé a vivir, pero tú eres mi guía, ambos recorremos este novedoso camino, llamado vida.

 Vamos, ahí vienen las velas, cierra los ojos, pide un deseo, sopla bien fuerte, ha sido un  año lleno de novedades y dificultades, pero lo has hecho genial, Felicidades por tu primer año de ser mamá.

Escrito: 26 de abril del 2015

También te puede interesar....


Sígueme en.... Mis redes sociales...

Palabras de un héroe ciego que me llenaron de valor

 

Hola bella dama,

Recibí tu carta, no me tienes que agradecer nada, yo no hice nada ¿Aun te preguntas como pude hacerlo? ¿Cómo pude salvarte en mi estado? A pesar de los obstáculos que aparentemente, puedan existir, supongo que la fe ayuda, pero en este caso, pura psicología, sentía su energía.

Ya para empezar, quien ataca a otro, es porque su vida es patética, vacía, quien se enfrenta a otro más débil, es un cobarde, que solo busca, la aprobación de otro, normalmente de los padres. Te escuché, escuche, como tu pareja, llegaría más tarde, tu sola en esa calle, bueno sola tampoco, estaba yo en un rincón, muy entretenido observando a mi alrededor, como un gato pendiente a todo.

Note, como un aroma asqueroso, te tiraba palabras idignas, no una, ni dos, unas cuantas más, eso no se hace a una dama, bueno ni a una dama, ni a nadie. Note tu malestar, tu incomodidad, es que se acercaba medianoche, ese hombre, tu sola en la oscuridad, con un tipo, que ya te empezó a molestar, intestaste escapar, pero él te acorraló, te agarró, note su presencia, no hay que ser un genio para saber que sus intenciones no eran buenas, escuchar tus gritos, tu negativa, afirmaba lo que ya sabía. Ya pudiste ver, que no hizo falta nada, solo cuatro palabras. Yo soy creyente, no culpo al señor, por mi situación, sé que él me dio un lugar en este mundo con un propósito y solo vivo y me dejo guiar, realicé mi carrera de psicología, y bueno, no hay que agradecer, solo estaba ahí en el momento justo, tuve una noche algo estresada, necesitaba que me tocara el aire, solo nos crucemos, y bueno supongo que ver tantas películas de super héroes, también te incitan a ello, odio las injusticias, que lastimen a seres inocentes como tú, por ello, no podía quedarme sin hacer nada, el señor me dio esta vida, y no es para ser ayudado, sino para ayudar…



El que estuviera ahí, ya le incomodó, le desbarató sus planes, aunque no me pudiera ver,  él era consciente, que todo su plan se había derrumbado, el no saber quién le hablaba, a quien se enfrentaba, le estaba volviendo loco. Para mí, nunca ha sido un problema, con calma, con tranquilidad, le hable, él tenía mucha rabia, lo noté, pero es algo que venía desde niño, su padre era igual, él podía haber sido distinto de haberlo intentado, pero se convirtió en lo que más detestaba. ¿Te distes cuenta como defendía a su padre? Su energía se estaba desbaratando, él solo es un cobarde, no un hombre, que solo se siente valiente atacando a los más débiles que él. No hizo falta más que contar hasta tres para que se orinara en los calzones echando a correr, y literalmente bella, se orinó, me llegó un fuerte olor. No hizo falta palabras más altas, no hizo falta violencia, solo recitar su realidad. No importa que como yo, este ciego, pero esta discapacidad visual no es impedimento para ser un héroe, desenvuelves los demás sentidos, ellos son tus ojos.

Yo solo salí a que me tocara el aire, te encontré, no soporto que hagan daño a las mujeres, mi deber como hombre, era ayudarte, un placer.

Si algún día nuestros caminos se cruzan puede que no me reconozcas pero puede que te invite un café, pude que lo aceptes, pero ahí voy a estar, acompañándote. Cuídate. 


 

Escrito: 25 de abril del 2015

También te puede interesar....


Sígueme en... Mis redes sociales

Carta de un padre a su hija el día de su boda

 

Ante todo, muchas felicidades por esta vida que estás a punto de iniciar, tras caminar de mi brazo al altar.

Hoy te confieso que siempre he tenido miedo, miedo de no poder estar a la altura, de no lograr mis propósitos en ti, de no poder realizar bien mi labor como padre, en este caso también como madre, ya que ella falleció cuando tu eras un bebé, tu y yo tuvimos que avanzar en este dificultoso camino, que pasito a pasito hemos llegado al día de hoy. No ha sido fácil la verdad, ni para ti, ni para mi, pero en mi opinión, el resultado no ha podido ser mejor.

 Cuando eras pequeña, poco entendías lo que realmente estaba pasando, para ti era normal, no tener una mamá, nunca la conociste, por lo tanto, no la podías extrañar. Todo cambió, al comenzar la escuela, cuando los niños te preguntaban, tu poco entendías, y ellos se burlaban, de ahí llegó la curiosidad, después la pregunta “¿por qué yo no tengo una mamá?” Tras de mucho pensar decidí decirte la verdad “Sí que la tienes, solo que, está en un lugar que no puede regresar” Con eso te quedaste en paz.


Yo trabajaba medio tiempo, a causa de ello no podía darte grandes caprichos, pero ya estabas en la obligación de crecer sin una madre a tu lado, no quería que tampoco estuvieras sin un padre, jamás te faltó de nada, e intenté remplazar, ese amor que te faltaba, el de tu mamá.

 

Tuve que ejercer, de papá y mamá a la vez, de niña, yo te arreglaba, te vestía, te peinaba, te llevaba a la escuela, te recogía, te llevaba al parque, jugábamos a muñecas, bailábamos, tú te pintabas con maquillaje, yo te acompañaba, como haría cualquier mamá, porque yo también he sido tu mamá, te arropaba por las noches, te contaba cuentos hasta que dormías, por la mañana un vuelta a empezar. Desde pequeña intenté que te aplicaras en los estudios, creo que lo logré, en cualquier bache, juntos lo hemos superado.

 

Lo complicado creo yo, que fue al llegar tu pubertad, ahí, es cuando más falta te hacía una mamá, son tantos los cambios físicos y emocionales que pasamos, algo que solo una mujer entiende al cien por cien, por ello fui a cursos, no deje de informarme, para poder ayudarte, lo más duro fue hablar de tu sexualidad, tenía que ser comprensivo, pero soy tu padre, eras mi niñita, ¿cómo prepararte para que otro hombre fuera tu héroe? Fue duro, pero necesario, hoy me siento orgulloso de ello. No dejaste de ser responsable (tras algunos baches cierto, pero lo importarte es que lograste salir de ello) Te agradezco enormemente la confianza que siempre me has tenido, aunque en ocasiones, me tenía que morder la lengua, y aguantar lo que llegara, por ejemplo en tu primera vez como mujer, darte las protecciones necesarias, pero ante todo, que tu tenías el control, y hacerlo cuando realmente te sintieras preparada.

 

Hoy es el día de tu boda, él día más radiante para una novia, tu luces como el sol, hija mía estás preciosa, tu madre, se sentiría orgullosa, igual que lo estoy yo de ti.

 

El otro día me preguntaste, por qué no me volví a casar, e aquí la respuesta hija mía. Jamás podré amar a nadie como amo a tu madre, si ya eres toda una mujer, no te negare, que mis escapaditas he tenido, pero mi corazón está anclado desde el día que me enamoré de tu madre, sí sé que ella no está físicamente, pero está en nuestros corazones, en tu ser, eres su viva imagen, física como emocionalmente, sé que nos está cuidando, sé que está con nosotros. No necesito más mujer, tú y ella, sois todo mi ser. Siempre la amaré, hasta el día que nos rencontremos. A ti mi princesita, siempre estaré.

Escrito: 21 de abril del 2015

También te puede interesar....

Sígueme en.... Mis redes sociales....

Mensaje de una madre: No llores por mí

 


No llores por mí,

Porque se acerca mi fin,

Al fin dejaré de sufrir,

El cáncer se alejará de mí.

 

No pienses que Dios es injusto,

Sé que han sido años duros,

Pero hemos evolucionado, madurado,

Y aprendido, también hay que decirlo.

 

No llegas a los veinte años,

Desde niño has tenido que afrontar,

Está dura experiencia,

De ver a tu madre día tras día,

Luchando en esta difícil batalla.

 

Has sido fuerte,

Y muy valiente,

Al tener que aguantar, el decir de la gente,

Me has defendido, con uñas y dientes.

Hijo mío, por favor perdóname,

En los momentos, que está cruel enfermedad,

No me permitió estar a tu lado,

En tus derrotas, en tus triunfos, y también en tus cumpleaños.



 

Tienes que ser fuerte,

No maldecir a la muerte,

La vida, no es más que un viaje

Que tiene como meta, la muerte.

 

No llores por mí,

No es un adiós para siempre,

Nos volveremos a encontrar,

Algún día, en el más allá.

 

Te amo tesoro,

Estoy muy orgullosa de ti,

El cáncer te ha hecho más fuerte,

Te ayudara afrontar,

Lo que está por llegar,

Pero sobretodo… No llores por mí.


Escrito: 06 de abril del 2015

También te puede interesar...

Sígueme en.... Mis redes sociales

Carta de despedida de un drogadicto a su mejor amiga

  Soy al primero, que me está partiendo el alma, estas líneas, pero es necesario, te escribo para despedirme de ti, mi mejor amiga… Cuando e...