domingo, 16 de agosto de 2020

Carta de un padre a su hijo recién nacido con dicapacidad

 


Hola mi amor,

Hoy ha sido un día tan intenso, las anteriores semanas, anhelaba tu nacimiento, hoy al fin a llegado... he podido asistir a tu llegada al mundo.. justo has salido, te han puesto en mis brazos, el momento mas mágico y maravilloso de toda mi vida, cabías en una de mis manos... Has abierto los ojitos con ese azul claro, tan idénticos a los míos, me has mirado, has bostezado... justo después has llorado, no antes.

Ha sido el momento mas maravilloso y mágico de toda mi vida, sin importar esa condición que llegó contigo, sin importar que tengas una discapacidad. Te amo y te amare por siempre, más que ha mi vida.


Mi amor, quiero pedirte perdón por adelantado, perdón, por los fallos que puedo cometer, antes que padre, soy persona, como tal, me puedo equivocar, en ningún momento pienses que no te quiero, o lo que hago es para lastimarte, no mi amor, para nada, será esa mi intención, solo que como soy de otra generación quizás este equivocada mi decisión.

Pero desde ya quiero que sepas, que no me importa tu discapacidad, te voy a educar, que seas lo mas independiente posible. No dudes en pedirme ayuda o consejo, soy tu padre e intentare ayudarte. Se que toda la vida, niño no serás, llegará tu adolescencia, tu juventud... llegarán las necesidades típicas de la edad... tus cambios corporales, tus nuevas necesidades... No te puedo prometer que tendrás muchos amigos, la novia que esperas, la verdad, el mundo de aquí fuera, es muy egoísta y discriminativo, pero si te prometo, que te voy ayudar en todo lo que pueda, seré tu amigo más fiel...


No me avergüenzo de ti hijo mío, al contrario, eres el orgullo, que golpea mi pecho, no importa lo que digan los demás, tu serás lo que te propongas, papá te ayudará a ser independiente. Cuando papá y mamá ya no estén, tu puedas valerte por ti mismo... Te doy mi palabra hijo mío.

Ya es tarde, mamá y tu ya estáis dormidos, yo ahora intentaré descansar, a vuestro lado, en este sillón de hospital... pero antes de nada... ¡¡¡Bienvenido!!!

Escrito: 11 de febrero del 2014

También te puede interesar.... Carta de un padre a su hija con discapacidad


Sígueme en.... Mis redes sociales

Relato; La pesadilla echa realidad

 


Despierto... ¿donde estoy? He tenido una pesadilla horrible... oh no espera... ¿Por qué estoy en casa de mis padres? ¡no puede ser! ¡La pesadilla se ha hecho real! Me levanto, voy al baño, no se que hora es, pero todos duermen, vuelvo a la habitación, la misma donde crecí, no ha cambiado nada, sigue igual, incluso los peluches sobre la estantería... Me miro en el espejo de cuerpo completo... obviamente ya no soy esa niña de años atrás, ¿cuando cambié tanto? A sí, estando con Samuel, me convertí de niña a mujer... ¿ahora? ¿Que hacer sin él? Siento como un mareo se apodera de mi ser, me siento en la cama... el recuerdo vuelve, las lágrimas aparecen, si soy llorona, lo sé...

Maldita crisis, que nos obligó a decir adiós... no es justo, teníamos muchos enfrentamientos cierto... pero la realidad, es que había amor, mucho amor... no era justo que por culpa del dinero, se acabara lo más bello. Los dos en paro, sin mas oportunidad por mas que buscado... las ayudas, nos las iban quitando... como sobrevivir, sin llegar a los 800 € agua, luz, gas, hay que comer... los precios subiendo por todo lo alto, los sueldos igual o más bajos.... Llevábamos tiempo arrastrando... alargando ese final, que ya había llegado...

Ahora, ya sin ningún gasto, ahora si que mi cartilla, sube como la espuma... pero eso no me reconforta, todo me recuerda a él, mire, donde mire, haga lo que haga... solo le veo a él... mi hermana pequeña, no ayuda, imitando cada gesto, cada palabra de él....

Podíamos intentarlo mas adelante... cuando la situación económica mejore, pero él se vio obligado a volver a Estados Unidos... Un país que no dudo en dejar por mi... a cambio de encontrar infelicidad, y ninguna oportunidad... la distancia es superior en esta situación... De haber tenido una última oportunidad, me hubiese ido a su tierra natal, empezar una nueva vida, pero sobretodo junto a él... ¡Maldita sea! ¡Malditos errores del ayer! Sí hay mas hombres lo se... mis experiencias he tenido antes que él... pero como él ninguno... lo que me ha echo sentir, lo que me ha echo vivir él... no lo he vivido con ninguno, jamás volveré a encontrar ese hombre ideal...

Paseando por la ciudad, los días pasan y sigo igual... todo me recuerda a él, nada calma ese dolor... ni siquiera la cantidad de dinero que tengo... ¡yo no quiero dinero! ¡yo solo le quiero a él! Pero sin dinero poca vida queda... triste realidad. Una parada de loteria me llama la atención... Jamás he tenido suerte.... pero ya no me queda nada por perder... me decido... compro una papeleta.... No me impacienta saber el resultado final... se que en la basura va acabar, ya que nada me va a tocar...

Hace un buen día de primavera, el sol no calienta, pero el frío tampoco llega... paso por delante de tantas terrazas... con aroma, a barbacoa, o pescado recién horneado... mi estómago reclama... "por favor dame este capricho" No es la única, toda yo, lo necesita... supongo que es para remplazar, la pena, de saber que él a mi lado ya no está.... no, no me quiero deprimir, no quiero que la tristeza venzca, sino las lágrimas aparecerán, la calle está repleta... Llega la comida, como sin parar, asta que mi estómago gritó con desesperación "¡¡¡basta!!!" Después de pagar y gastar un buen pastón, mis pies, me dirigían, mi cerebro, nublado estaba, parecía un zombie dominada por un radio control... acabe sentada en el césped de un parqué mirando a mi horizonte, con mis piernas dobladas, mis brazos rodeándolas, nada de aquello, me parecía real, me parecía estar dentro de una de mis novelas, nada realistas... eso querría decir, que mi vida con él, no hubiese dicho adiós... no tardo en tumbarme en ese terreno verdoso... dejo que mi mente me lleve, no tardo en dormirme.

Despierto... está anocheciendo... son cerca las ocho de la tarde, en casa deben estar preocupados, no tardo en regresar... pero antes me acercó para revisar el boleto, mas vale asegurarse que tirar... El vendedor lo tiene que pasar dos veces, soy testigo que sus ojos se agrandan y sus manos tiemblan, me hace acercar, me susurra al oido "te ha tocado, un millón de euros"" yo poco me lo creo, mi primera reacción es reír a carcajada...

Acabo de salir del banco, estoy rica, mi cuenta para nada esta en números rojos, incluso tengo una caja fuerte para mi solita... que fuerte... de la miseria, a la riqueza... maldita sea... ¡¿por qué ahora?! Pero al mismo tiempo una sonrisa se me dibuja en el rostro... Tengo la oportunidad de recuperar a quien mas amo, esa barrera, que nos obligó a separarnos, se acaba de romper... Corro, corro tan deprisa, que mis piernas van mas rápidas que mis pensamiento, no puedo esperar a casa, ¡soy rica! Me detengo en un locutorio y llamo a casa de Samuel espero que las lineas no me lo pongan difícil... Genial me lo cogé al tercer tono... le explicó lo sucedido y no se lo creía, tras de tiempo de insistir... fueron conscientes de la realidad... "¿Quieres que lo volvamos a intentar?" "¿Quieres que vaya a Estados Unidos, empecemos tu y yo de cero allí?" Él aceptó con emoción, sin dudarlo ella viajó, con plena felicidad, no por el dinero ganado, bueno si... pero porque le dio la oportunidad de volver a empezar, con aquel irreemplazable, con aquel, que más amaba.

 Escrito: 08 de febrero del 2014

También te puede interesar... Palabras de una mujer con discapacidad a sus padres tras su ruptura

Sígueme en... Mis redes sociales

Poder o discapacidad ¿cuál es la diferencia?

 

¿Qué es tener un poder? Algo extraordinario que muchos desearían tener, efectos como privilegios ¿Quién no ha deseado leer la mente? ¿ser invisible? ¿Volver el tiempo atrás? ¿ser inmortal? Son actos, que en alguna etapa de nuestra vida, hemos deseado, que el ser humano no puede cambiar...

¿Qué es tener una discapacidad? Es la falta de algún sentido o la falta o dificultad de una acción. Se puede decir, que poder y discapacidad, son contrarios, lo deseado y lo odiado. Hay varías películas de superhéroes con poderes, como los X-Men... es más en esa película, hay un superhéroe, que lee la mente, y también tiene una discapacidad motriz.


Poder y discapacidad... tan contrarios, al mismo tiempo tan idénticos... e indirectamente esas películas tan “irreales” marcan una gran realidad, la discapacidad...

Que más da si es algo deseado o algo que detestas, el poder y la discapacidad, no son adversarios, realmente son sinónimos. Ambos son discriminados, por la sociedad, se olvidan de la realidad, de la persona que hay detrás.


Escrito: 08 de febrero del 2014

También te puede interesar....

Sígueme en.... Mis redes sociales

Discapacidad; ¡Yo no me rindo!

 

Ya tengo mas de 17 años... mis estudios van avanzando, ya casi acabo el bachillerato, psicología es mi camino. Yo no me rindo, que no camino, necesito un aparato con voz que transmita, mi pensamiento, pero yo no me rindo... Toda mi vida, me han preparado, para ser un discapacitado, mentalizado, para preparar, una vida, solitaria y vacía... suerte de mi vecino, un gran amigo, que me ha mostrado lo que puede ser mi otra realidad...

Mi actualidad no es optimista, muchos con mi condición, no tienen trabajo, menos aun de lo estudiado... muchos, amor y afecto les falta... la soledad es su condena, le niegan su derecho de amar y ser amado... Muchos me ven con lastima, que la niñez en mi nunca se irá... Están convencidos, que mi condición es una condena real... Que equivocados están... casi caigo en su idea irreal...

Mi discapacidad, no es una condena, tampoco una bendición la verdad, es lo que me toco vivir y ya... la tecnología avanzado tanto... que ya puedo hacer una vida sin dificultad... solo falta que avance igual la mentalidad. Fue mi vecino, que me ayudó en mi etapa adolescente, cuando era discriminado por mi propia gente, gracias a ello, conocí gente de mi edad, que me ayudaron avanzar, poco a poco verme, como un adolescente más.

Ya la adolescencia quedó atrás, estoy en mi etapa joven, ya mi carrera esta por finalizar... conocí tantas nuevas amistades, muchas chicas, tenían curiosidad por mi discapacidad, otras me ofrecieron su amistad, salir de copas o a bailar... las hacía reir, eres divertido decían... yo no me rindo... y suerte de eso... porque alguna mi corazón enamoró, yo conquisté su corazón...

Hoy más de 34 años... Al principio no fue fácil... ¿que principio lo es? Pero tener una familia que no creen en ti, solo ven que eres un discapacitado, no ayuda, salíamos a pasear por la ciudad, al cine, a cenar, a bailar... siempre y cuando podíamos intentar, existen tantas barreras físicas, y sobretodo mental... Estar en un bar que no te dejen de mirar... y murmurar... aparte de discriminar... aunque yo quieto no me quedaba, más de una denuncia autoricé... sí, al del bar, aquel restaurante que no me permitían entrar, a aquel que no me permitía pasar, por tener su coche en la rampa, que me permitía la accesibilidad, incluso en el trabajo, que aunque era el mejor según las pruebas, no querían darme el puesto, por mi discapacidad, a él también una denuncia le situé... así me gané un poco más el respeto de los demás... y mi trabajo igual.

Amo esa preciosidad que me dio una oportunidad, sin mirar diferencias, reflejando la igualdad que es superior a la diferencia... Una sexualidad, fue posible, quizás distinta de llevar, pero igual de satisfactoria eso, nos ha unido más...


Al día de hoy... mi felicidad no puede ir a mas, con la persona que más amo... vivimos una convivencia de pareja como cualquiera. Nuestras disputas tenemos, pero no es por la discapacidad... esa barrera ante los ojos de tanta gente, ya está mas que saltada, voy seguir luchando para aprender, no como discapacitado sino como persona, tengo tanto que aprender de ella, y ella de mi.

En su día no me rendí, ahora aun menos, que voy a ser papá, el camino que elegido ha sido el correcto, y me ha demostrado, que la discapacidad, no es más que una condición, en el que solo uno puede elegir como llevarla, si eliges ser persona o discapacitado... uno no se puede dejar llevar por los demás ya que muchos no están enterados de la realidad, te llevarán por el camino equivocado... Solo uno puede elegir e hacer realidad sus deseos...


No, no hablo por hablar... se me hubiese dejado influir por mis familiares, amigos de estos... solo hubiese conseguido ser un discapacitado con un montón de ilusiones, pero sin fuerza ni voluntad para intentarlo... pero gracias a mi vecino, me mostró la otra cara, que nadie me había explicado... me tenían con los ojos vendados... es que soy humano, no un ser discapacitado, simplemente, es mi condición, la vida que me tocó vivir, mi vida con una discapacidad... Yo no me rendí, no me rindo, ni me rendiré... ¿Y tu? ¿Te vas a rendir? porque, yo no me rindo

De Vanesa Ruiz García

Escrito: 07 de febrero del 2014

También te puede interesar....

Sígueme en... Mis redes sociales

Relato; ¿ambos somos animales no?

 


Un día un bebe y un cachorro perruno se encontraron.

- Hola! ¿como te llamas? -Preguntó el cachorro humano.

- ¿Tobi y tu?

- Joel, oye... ¿por qué eres tan peludo? ¿Por que vas desnudo?

- Jajaja No voy desnudo, el pelo es mi ropa... Me protege del frío y también la piel.... ¿y tu? Que gomitas mas raras tienes... -levantó su patita, dejando ver su gomita, el bebe humano, hizo lo mismo con su manita...

- Oye... ¿¿¿donde están tus dedos??? ¿¿¿Te los cortaron??? -exclamó asustado el bebe.

- Jajajaj ¡¡¡No, loco!!! mis manos son así como mis pies... resistentes para todo terreno, caminar horas y horas sin descanso.... ¿Y tu? ¿También vas a cuatro patas?

- Si, mis papas a veces me ponen a dos, pero me da mucho miedo, prefiero ir a cuatro patas... ¡como tu! ¿Tu que clase de bebe eres?

- Soy un perro ¿Y tu?

- Una persona... ¿pero ambos somos animales no?


- Si, creo que si....

- A ver.... le cogió y estiró la cola con fuerza...

- Auuu eso duele -aulló el perruno...

- Ai perdona no llores... -le consoló el bebe, sin aviso, situó su oreja al pecho de su nuevo amigo -¡ala también late!


- Claro yo también tengo un corazón... como tú, también un estomago que ahora reclama comida... mi mama me debe estar esperando junto a mis hermanitos para darnos la lechita.

- Ups... Yo también tengo que volver... Yo también tengo que mamar.... ¿nos vemos otro día?

- ¡Claro! ¡Por qué tu y yo somos iguales!


Escrito: 06 de febrero del 2014

También te puede interesar...

Sígueme en.... Mis redes sociales

Relato: ¿Mami, papi... Me voy a morir?

 


Claudia no pasaba de los diez años, desde hacía dos años, se pasaba mas tiempo en el hospital que en su casa, desde que diagnosticaron Leucemia, ella sabía que estaba enferma, pero ignoraba la realidad de la gravedad, estaba convencida que se recuperaría, ya que siempre le habían dicho que los niños jamás se morían, estaban protegidos por un ángel, sus padres no fueron capaces, de desmentirle ese dicho... ¿Como decirle a su hija de no mas de diez años que iba a morir? Los médicos habían sido tan realistas... y nada optimistas la leucemia estaba ganando la batalla, no había formas de contraatacarla.

Un día Claudia, se encontraba dormida, sus padres estaban al lado de ella, desconsolados, porque una vez más las noticias no fueron esperanzadoras...

- Que vamos hacer... no va a durar mas de un mes, en cualquier momento se puede ir... por que... ¿porque nos pasa esto? Es tan injusto... ¿como es posible que niños mueran, que nuestra pequeña vaya a morir?

- Mami... ¿Me voy a morir?

- Cariño... ¿nos has escuchado?

- ¿Por que... dices que voy a morir? ¿Los niños no mueren verdad?

- Bueno cariño... hay veces que las enfermedades son mas fuertes... y niños mueren.

- ¿Es que yo no soy fuerte? ¿Y mi ángel protector?

- Claro que si pequeña... tu eres muy, muy fuerte, de verdad cariño... pero la enfermedad ha sido mas fuerte, tu ángel no ha podido protegerte... -habló su padre notando como la voz se le rompía, las lágrimas por sus mejillas resbalaban...


- No entiendo... ¿Me voy a morir? ¿Y donde iré?

- Irás al cielo cariño, de eso no hay ninguna duda...

- ¿Y vosotros? ¿Vendréis conmigo?

- o cielo, me temo que no...

- ¿Y quien cuidará de mi?

- Habrán muchos angeles que cuidarán de ti... y también la abuela, sí ella te cuidará y protegerá.

- ¿Estará allí Sam? -preguntó Claudia recordando a su perro pastor alemán.

- Seguro que si cariño...

- Entonces... ¿No, nos volveremos a ver más? Lás lágrimas asomaban en sus ojos...

- He cariño... no llores... algún día nos volveremos a ver... Te lo prometo preciosa -le abrazó con fuerza su padre, con lágrimas resbalando por sus mejillas.

- Os quiero papa, y mama, os quiero mucho...

- Nosotros a ti cariño, papa y yo te queremos muchísimo y siempre te querremos -abrazaron con emoción a su hija. Fue en ese momento que el último suspiro de Claudia hizo acto de presencia, e inmediatamente, las maquinas anunciaron que la vida de la pequeña, había llegado a su fin...


Escrito: 04 de febrero del 2014

También te puede interesar....

Sígueme en.... Mis redes sociales

Carta de despedida de un drogadicto a su mejor amiga

  Soy al primero, que me está partiendo el alma, estas líneas, pero es necesario, te escribo para despedirme de ti, mi mejor amiga… Cuando e...