lunes, 10 de agosto de 2020

Discapacidad: En un mundo ideal

 

Cuando me dijeron que debía cambiar de ciudad, que mi vida cambiaría radicalmente, jamás imaginé que fuera algo tan y tan real... No se el tiempo que pasé durmiendo, cuando desperté ya habíamos llegado a esa nueva ciudad, que parecía más un cambio de planeta... Todo lo que me habían enseñado, quedaba destrozado descubriendo otra realidad...

La primera visión que tuve, fue que la discapacidad, era frecuente en ese lugar, por las calles, abundaban las sillas de ruedas, al igual que personas con otras discapacidades; intelectuales, auditivas, visuales, discapacidades raras, talla baja.... El recorrido no era pequeño, y no visualice a nadie sin discapacidad... Creo que era el primer lugar que dominaba más la discapacidad... o incluso empezaba a dudar que yo encajará allí, por no tenerla.

Aparquemos el coche, ya habíamos llegado en donde se encontraba el edificio donde viviría. Allí, nos esperaba la dueña del piso que nos lo alquilaba, y ahora nos lo mostraría. Ella tampoco tenía discapacidad... Quizás todo era imaginaciones mías, y si había más gente con discapacidad, pero al igual que sin ella. Ella iba delante, el bloque era ancho, no había, ningún escalón en la entrada, todo era plano... subimos al ascensor, apretando el botón "2ndo" me fijé, que estaban en braille también, una voz se escucho "segunda planta" Las puertas se abrieron, me fije, que el suelo estaba con un tacto rasposo, a lo mismo con una linea de distinto color le acompañaba. Entremos en la casa, puertas bien anchas nos daban la bienvenida, el salón era enorme. Cada puerta y parte de la casa, era bien espaciosa, todos los muebles estaban a baja altura, de muy fácil, accesibilidad, cada electrodoméstico estaba en braille, con voz incorporada. El baño, estaba adaptado para personas en silla de ruedas, todo bajo, con barras, no había, ni bañera ni ducha, había plato de ducha. Las habitaciones como el resto de la casa espaciosas, con camas y armarios adaptados... La verdad estaba súper bien solo que...

- Ui ya veo que ustedes no tienen ninguna discapacidad, les mostraré el piso de enfrente, que es idéntico, pero todo a su altura -Tras esa frase nos acompañó a ese, como dijo era idéntico, pero todo a nuestra altura.


Tras un descanso de la mudanza, salí a pasear, a conocer el lugar... todas las aceras eran bien anchas y con su rampa, me fijé que todos establecimientos estaban adaptados. Los semáforos estaban adaptados para aquell@s que tenían discapacidad visual, el terreno del paso de cebra, era distinto, al ponerse verde.... sonaba un pitido, que se detenía al ponerse de nuevo en rojo. Miré a mi alrededor, había tantas personas con discapacidad, físicas, visuales, intelectuales, auditivas, discapacidades raras... Empecé hacerme la idea, que realmente las personas sin discapacidad, eramos minoría. Entre en un bar... me apetecía un café, había dos tipos de mesas, para personas con silla de ruedas y no. Los empleados que trabajaban, la gran mayoría tenían discapacidad, física, e intelectual.

Al día siguiente fuimos a empadronar nos... ¡El alcalde iba en silla de ruedas! Y su secretaria, tenía síndrome de Down... Personas con y sin discapacidad, trabajaban en igualdad en aquel ayuntamiento. Aquello era tan distinto a lo siempre visto y que me habían contado.

Empecé las clases en aquella nueva universidad... como el resto de la ciudad, no faltaba la accesibilidad para cualquier discapacidad. Eramos treinta en la clase, la mitad tenían discapacidad, de todo tipo, incluso de las mas severas, cada uno tenía la accesibilidad que necesitaba para seguir el ritmo de la clase. Muchos profesores también tenían discapacidad. Yo me sentía diferente a la mayoría de mis compañeros, pero para nada me sentí discriminado, no importaba que fuera el nuevo, me trataban como si me conocieran de toda la vida. Las asignaturas eran muy parecidas, a las acostumbradas, excepto por alguna, que era la primera vez que las hacía "Discapacidad" "sexualidad en la discapacidad" etc... Jamás imagine que aprendería el lenguaje de las manos... Cuanto me alegro de haberlo aprendido.


Al salir de clase, fui con unos compañeros a un parque para acabar unos apuntes, estaba lleno de gente, disfrutando de ese hermoso día soleado. Muchas parejas también se encontraban dándose, mucho cariño parejas también con discapacidad intelectual... En esa ciudad nadie los miraba raro, nadie los discriminaba, todos los aceptaban y respetaban, no importaba la discapacidad o el grado de está, eran aceptados como personas, en todos los aspectos, incluso sexual.

Sábado noche, unos amigos me invitaron a tomar unas copas, con todo gusto acepte... la discoteca, bien amplia, totalmente adaptada, muchísima gente, bailaba y disfrutaba. Habían mesas bajas, para las sillas de ruedas, y hombres y mujeres disfrutaban de aquella velada, con o sin discapacidad, ligaban sin dificultad.

Desperté estaba en mi habitación, me quedé dormido en el descanso de mis estudios... Seguía en mi casa de siempre, esa nueva ciudad no había sucedido... Todo lo había soñado, aunque algo de realidad debía haber en todo ello, solo faltaba cambiar era esta sociedad, y devolver esos derechos a las personas con discapacidad, para que pudieran vivir con dignidad e igualdad en un mundo ideal.

Escrito: 15 de febrero del 2014

También te puede interesar...

Sígueme en.... Mis redes sociales

¿Y yo? ¿Qué poder puedo tener?

 

Y viendo la serie Misfits, me entra una gran nostalgia, mezclada con una envidia incontrolada... ¿Quien no ha deseado tener poderes especiales? ¿Quién no ha deseado alguna vez ser invisible, controlar el tiempo, leer la mente? Estoy convencida que todos, en algún momento de nuestra vida ha sido nuestro anhelo. Misfits, la historia de cinco chicos, que a causa de una tormenta poco habitual, tienen poderes. Cada uno dependiendo de sus deseos e necesidades.

Había un caso, de un chico que le encantaba dibujar cómics, a causa de esa tormenta, todo lo que dibujaba se hacía realidad, controlaba su vida gracias a sus propias viñetas... Es un gran poder, sobretodo, cuando tu vida social es nula...

Personalmente, soy un desastre dibujando, pero me encanta escribir, realizar historias, tan idénticas e distintas a mi realidad, si hubiera posibilidad de algo así... creo que mi poder sería muy parecido al de ese chico, todas mis letras cobrarían vida propia... podría controlar mi propia realidad... Encontrar esa felicidad... Que por a o b me ha sido arrebatada. Nunca he tenido vida social, me es mas difícil comunicarme verbalmente que expresarme por escrito... supongo que por ello, desde siempre me gusta escribir historias, directamente no tiene nada que ver conmigo, todos son personajes inventados, pero la historia indirectamente es mi vida propia.

 


Ese sería un magnifico poder para los que como yo, nuestra vida, es más un sinfín de letras, que la propia realidad. Cada personaje es parte de nuestro ser... todos los personajes, es todo nuestro ser, la historia en si, es nuestra realidad o la que desearíamos tener.

¿Qué poder puedo tener? O mejor ¿Cual me gustaría tener? Que se hicieran realidad todos mis escritos, así podría encontrar esa felicidad, que la vida me arrebata, que solo con letras puedo expresar.

Escrito: 17 de febrero del 2014

También te puede interesar....

Sígueme en.... Mis redes sociales

Relato. Yo soy diferente... Yo soy como la mayoría...

 

Dos adultos se encontraron, uno tenía discapacidad, otro no.

- Yo soy como la mayoría... ¿y tu? ¿Por qué eres diferente?

- No se... nací así ¿Y tu? ¿por que eres como la mayoría?

- No se... Nací así.

-¿Por que ser como la mayoría? ¿Qué ventaja tiene?

- No se... Nunca me he puesto a pensarlo, supongo no ser discriminado... y vivir con dignidad.... Y tener discapacidad... supongo que solo tiene incombenientes...


- La verdad, que es un reto y una emoción diaria... puedo hacer todo lo de los demás, conociendo otros caminos... pero con el mismo resultado... No se porque vosotros, lo discriminais tanto... vale, que es otra forma de llegar, pero llegando al mismo lugar...

- Tienes razón supongo que lo desconocido nos asusta... pensamos que es negativo... Realmente es solo diferente, es solo conocer, dar una oportunidad... y descubrir esa otra realidad...

- Entiendo vuestros temores, de verdad, pero no soy tan distinto a ti, no más de lo que tu eres de los demás sin discapacidad... solo es conocer.

- Tienes razón, desde ya ojala me puedas perdonar... Te invito a una cerveza... ¿Aciertas?

- Me encantaría... Te acompaño llevando las silla de ruedas, que son mis piernas -Juntos uno al lado del otro, a un mismo paso, iniciaron esa amistad, uno con discapacidad, y otro sin ella... pero ambos, personas con una misma vida, unos mismos derechos

Escrito: 19 de febrero del 2014

También te puede interesar...

Sígueme en... Mis redes sociales

Carta de una madre a la futura mujer de su hijo con discapacidad

 

¡Preciosa!

Bienvenida a la familia, me da gusto, que formes parte de nosotros, sobretodo por aquel que amas, mi hijo. Muchísimas gracias en primera, por no creer en los grandes tabues y mitos, que establecen esta sociedad, y dar una oportunidad, a mi hijo con discapacidad, te aseguro que el te ama con locura.

Se que el noviazgo no es fácil, sobretodo, si se convive con él, quiero decirte desde ya, que te tengo mucho aprecio, ya llevas tiempo con él... he comprovado que tus sentimientos son sinceros, me alegraría tenerte como nuera (aunque ya te considero como tal) pero ya digo que la convivencia en pareja, es complicada, y si por ello no fuera posible ese desenlace, quiero que sepas, que no te culpare, ni te discriminaré nada, ya que se, que la discapacidad, no ha sido la responsable de esa ruptura, al menos no la principal causa, conozco a mi hijo, se que es de gran corazón, amoroso y un caballero, al igual, también, es muy testarudo, con genio cuando se enfada. Entiendo que a veces agota la paciencia, nada tiene que ver con su discapacidad, tiene el carácter de su padre...

Se que tu eres mujer, él es hombre... pero para nada eres su criada, desde pequeño, le críe para que ayudara en la casa, respetara a la mujer, y fuera independiente... que eso no cambié... Sí tiene una discapacidad, que necesitará tu ayuda para algunas cosas, pero esta bien capacitado para muchas otras... que no te deje a tí, toda la carga, formar un equipo, lo que uno no pueda, que le ayude el otro, y al inversa, él está capacitado para muchísimas cosas, discapacidad solo es una. Eso es muy importante tenerlo presente.

Quiero agradecerte una vez más que cuides y ames a mi hijo como lo haces... en la intimidad, y no intimidad... Ya se que él es algo distinto de los demás chicos con quien has salido... Ninguna chica antes, ha querido darle una oportunidad en sus 38 años, menos en el ámbito sexual.... Tu poco lo has discriminado, lo has aceptado, mirando mas allá, fijándote en su personalidad, en su físico, no es porque sea su madre... pero es bien guapo ¿verdad?


Tu le has dado la oportunidad, de enamorarte por su persona, le has dado la oportunidad, de conocer su sexualidad, de disfrutarla con alguien que le ama de verdad. Más de una vez, su padre y yo, le invitemos, le insistimos, que desahogara esa necesidad con una profesional, pero él jamás... quería con alguien que le amara de verdad... Entonces llegaste tu... Por ello y mucho más tengo que estate enormemente agradecida, por darle una oportunidad, por darte el tiempo de conocerle y amarle de verdad... ¡Gracias! De corazón te digo que hacéis muy buena pareja.

Por que ahora esta carta... Bueno... yo no debería decirte nada... pero después de cuatro años que estáis juntos, mi hijo creo que te va a pedir matrimonio... shttt yo no te dicho nada...

Bueno preciosa... Esta familia te adora, porque eres encantadora, un cielo de chica, y pase lo que pase, siempre tendrás nuestro apoyo.

Escrito: 20 de febrero del 2014

También te puede interesar...

Sígueme también... Mis redes sociales

Carta de un padre a su hija con discapacidad

 



¡Mi amor!

Bienvenida al mundo, apenas hace unas horas que llegaste, ya siento que voy a morir por ti... mi niña... ¿Que decir...? Sí que es verdad, que tu mama y yo, nos pusimos tristes al saber que llegarías al mundo con una discapacidad, pero no creas que era por el hecho de quererte menos, no mi vida, eso jamás, mamá y yo te amaremos por siempre, más que nada en el mundo, antes que nuestra vida, estará la tuya, eso en ningún momento lo dudemos ni cambiará ¿entonces, por qué? Porque antes de la discapacidad, la enfermedad atacará tu cuerpo, altas fiebres estallarán sobre ti, no queremos que sufras mi amor, se nos parte el alma, al pensar que no podremos hacer nada por evitarlo... pero los doctores son grandes profesionales, para cualquier problema, no tardarán en intervenir, y te salvarán de toda enfermedad.

Yo soy tu papá, el mismo a quien has sonreído solo con salir al mundo, antes de incluso llorar me has mirado con esos preciosos ojos, tan idénticos a los de mamá, me has sonreído, como reconociendo mi rostro... como sabiendo que soy tu papá, eso ha provocado un vuelco a mi corazón, ya se que jamás podré dejar de amarte, todos los miedos que me invadían, por la desconocida discapacidad, han desaparecido, y me he convencido: que pase lo que pase, no importa lo que el destino depare, soy tu papá, te voy a cuidar y proteger, incluso con mi vida, no me importa lo que me pase a mi, solo quiero que tu estés a salvo mi amor.


 Se que el caer, forma parte del crecimiento personal del ser humano, se que algunas caídas no podré evitar.... pero aquí voy a estar para consolarte de estas, e intentar ayudarte en lo más que pueda. Mi amor, vivimos en un mundo muy peligroso... el genero masculino, es peligroso, ojo, no todos, pero realmente... hay que estar muy alerta, yo se que aunque tengas una discapacidad, eres mujer, seguro que bien hermosa... llegaras a la edad adolescente, donde, el amor, la necesidad llamará a la puerta... Se que te avergonzarás de mi, perdóname por favor... siempre seras mi niña, mi princesa hermosa, solo quiero que aquel que te ame, lo haga de corazón, si es necesario sacar el rifle de tu abuelo, lo haré, para proteger al tesoro que más aprecio, tu mi amor. Ya te digo vivimos en un mundo muy egoísta, y cruel, aunque simplemente tengas una discapacidad, aunque sigas siendo mujer, con los mismos derechos, muchos te verán un ser inferior, y querrán aprovecharse de tu ser, no te dejes, preciosa de papa, tu solo tienes una discapacidad, puedes construir un imperio si te lo propones, yo te ayudare.

No te avergüences jamás de mi, confía, para cualquier cosa aquí estoy, no olvides, no me importa matar, y dar mi vida por ti, porque tu eres y serás siempre todo para mi.

Te amo mi vida... Bienvenida a la vida.


Escrito: 21 de febrero del 2014

También te puede interesar...

Sígueme en... Mis redes sociales

Carta de despedida de un drogadicto a su mejor amiga

  Soy al primero, que me está partiendo el alma, estas líneas, pero es necesario, te escribo para despedirme de ti, mi mejor amiga… Cuando e...