jueves, 23 de julio de 2020

Reflexión: Entre la razón y el corazón



La razón y el corazón,
Aliados, rivales,
Un mismo cuerpo,
Caminos distintos.

Entre la razón y el corazón,
Existe un gran debate,
Sentimiento y emoción,
O lógica y la razón.




Entre la razón y el corazón,
Existe un gran puente,
El corazón dice, lánzate,
Esperate, se coherente,
Es la respuesta de la razón.

Entre la razón y el corazón,
A cual obedecer,
Cual es mas importante,
La dos forman parte de un ser,

Que se debate entre dos contrincantes.


Entre la razón y el corazón,
Accedés a la razón,
Tu corazón acaba llorando desconsolado,
Sin palabras de aliento, para animarlo.

Entre la razón y el corazón,
Poco te importa la razón,
Obedeces al corazón,
Aunque puedes acabar lamentándolo.


Entre la razón y el corazón,
Unos gritan la razón,
Otros en cambio el corazón,
Pero tú sabes en tu interior,
Que sea cual sea, acabarás lamentando,
Solo debes hallar, a cual más ansias.

Escrito: 08 de octubre del 2015
También te puede interesar...

Sígueme en.... Mis redes sociales

Sentimientos de un oso polar, a un humano encarcelado



Dime ¿Cuál es tu pena? ¿Cometiste un crimen, te metieron entre rejas? En parte te lo buscaste ¿o no? En cambio a mí, no hice nada, solo nacer, en una raza no humana.

Estoy atrapado, no importa, lo mucho que lo quieran pintar de blanco, es demasiado poco espacio, no existe libertad, todo es un espejismo a la realidad, es como si a ti te disfrazaran la celda, la camuflaran, no había libertad, seguirías encerrado, ¿entonces? ¿Por qué tanto realizar, si todo sigue igual?



La primera vez, al ver tan bello paisaje, me emocioné, pero no duró mucho, al ser consciente que a los cuatro nados, volvía estar anclado. ¿Tú de que te quejas humano? Si te comportas no serás lastimado, tienes tu privacidad, bueno mas o menos, lo se, pero almenos centenares de personas no te estarán obversando, disfrutando de tu tortura real. Pero yo, solo con vivir atrapado, ya me están torturando, que decir del clima, es superior a mi, treinta grados, por Dios, me están asfixiando, mi piel esta echa para vivir bajo grados, con esta temperatura, literalmente me están matando, tu encambio vives con el clima adecuado.


Después vienen los de tu especie, violentándome porque no he entretenido al público, ¿Pero quien creéis que soy? Definitivamente no soy una fuente de distracción, soy un ser vivo, con corazón y sentimientos, mi especie, está muriendo por culpa de seres humanos como tu, mi hábitat casi a desaparecido, mi especie, está muriendo por minutos. Muchos otros somos secuestrados, explotados, violentados e humillados por vosotros los humanos, obligados a vivir en un ambiente que no es el nuestro, separados de nuestras familias, de nuestro hogar, teniendo que vivir, en unas condiciones intolerables para nosotros y en muchas ocasiones, acabamos sin vida.



En cambio los humanos encarcelados, ¿Qué? No pasáis ni frio ni calor, tenéis un plato de comida, una cama para dormir, tenéis entretenimiento, de tanto nosotros, somos el entretenimiento, pagáis entrada para ver nuestro sufrimiento, y encima nos castigan, si no sonreímos…




Echo de menos mi hogar, mi familia, la libertad que todo ser vivo no debería perder jamás y menos para ser esclavo de otro igual. Tú al menos puedes ver a tu familia cada tanto, en cambio yo, me lo arrebataron, desperté un día, ya entre rejas me encontraba, no pude ver más a mi manada, mis pobres crias, desamparadas ya estaban.

Quizás es injusto que estés encarcelado, pero más injusta es mi situación, que solo soy un títere para los de tu especie, sin derechos, sin permisos, sin nada, solo una marioneta, sin control. Solo por a ver nacido como oso.

¿Entonces? ¿Por qué formas tanto alboroto humano solo por estar encarcelado? No pasas ni una cuarta parte de lo que sufrimos nosotros, ya estemos en zoológicos o circos.

Escrito: 27 de septiembre del 2015
También te puede interesar... 

Sigueme en... Mis redes sociales



Palabras a mi suegra, al momento que mi hijo formó su familia



Nunca entendí bien porqué existían tanta rivalidad entre mi suegra y yo, sí, se bien, que su hijo, se casó conmigo, pero eso no significaba, que ya no la quería, siempre consideré que era algo exagerada, y dramática. Eso era ayer, tiempos pasados, mi suegra ya está bien ancianita, yo ya soy abuelita, literalmente, mi nieto, el hijo de mi hijo, hoy cumple diez años, todo un hombrecito, desde la opinión de ayer, a la de hoy, he vivido, he conocido, he tenido la oportunidad de ponerme en la piel de mi suegra, conocer otra realidad, que ella vivió ayer, y desde hace una década estoy viviendo yo…



Tengo dos hijos, una hija, es la mayor, tengo tres nietos de su parte, la verdad es que los veo a menudo, los cuido de tanto sus padres trabajan, y cada domingo los tengo comiendo en casa, sí, a los cinco, me gusta, así puedo estar con mi niña, y mis queridos nietos y yerno. El varón es el pequeño, siempre tan apegado, tan cariñoso a mí, mi hija, estaba más por su padre, era su héroe, en cambio mi niño, yo era su reina su heroína, sí, sí así me lo decía, a la misma que jamás cambiaria. Incluso en la adolescencia, me tenía confianza, yo era como su aliada, siempre tuvimos una excelente comunicación.



No tuvo ningún apuro en contarme de ella, cuando se conocieron, empezaron a salir, me pidió consejo para pedirle matrimonio, que en ese momento, me pareció una excelente idea, y me lo sigue pareciendo, es muy buena chica, es solo que, desde que está ella en la vida de mi hijo, extraño la relación tan apega que tenía con él.



La mujer de él se crio en la ciudad, tenía un trabajo allí, por aquel entonces él estaba en el paro, así que no dudaron en irse para allá, en el que mi hijo no tardó en encontrar un trabajo allí, cerca de la familia de ella. Claro que los veo, pero únicamente una vez por semana, dos o tres horas, para mi no es suficiente. Con la otra abuela, pasan el día, de tanto ellos trabajan, como yo con mi hija, la tengo cerca de mí, en cambio los padres de mi yerno, están algo alejados, no ven a nuestros nietos  tan a menudo como me ven a mí, por lo mismo por los hijos de ellos, tienen más contacto conmigo, que con la otra abuela.


Ahora si estado en las dos caras de la moneda, puedo entender mejor a mi suegra y también a mi esposo, cuando nuestra pequeña dejo el nido, soltó la mano de su padre, para dársela a su esposo, el padre de sus hijos, no entendí la realidad y difícil que era para él, saber que su pequeña, ya tenía otro héroe, ahora lo entiendo bien, me disculpo, por minimizar sus sentimientos. Sé que mi niño, ya no es un niño, es un hombre, es padre con responsabilidades, y me siento muy orgullosa del hombre que es, y la familia que ha formado, pero extraño el niño de ayer, que me decía su reina, me abrazaba sin necesidad de un motivo, me explicaba todo, era mi Batman particular, que me protegía de todo mal, sí, incluso de las arañas.

Perdóname suegra, de verdad, ahora te entiendo bien, lo difícil que es este proceso que ignoro, si realmente algún día lo aceptaré o como hasta hoy simplemente, lo sobrellevaré.

Escrito: 26 de septiembre del 2015
También te puede interesar...

Sigueme en: Mis redes sociales

Reflexión: Tú fuiste la elegida



Parece increíble, que 28 años más tarde, este siendo consciente de la realidad, es que estás despertando, de este largo coma incrustado.


¿Qué decir para compensar tanta desigualdad? Siempre te considerado, inferior, inútil, el cero a la izquierda, solo tú, eras la derecha.

Siempre, te dejado de lado, no por nada, no era nada personal, solo que tu gemela me predominaba, ella era mi aliada, contigo tampoco me esforzaba, solo tenía la certeza, que eras torpe, y a menudo tropezabas.


Desde niña, nunca te han dado importancia, eras la mala, y no se podía hacer nada, de tanto, tu compañera me ayudaba.

Nunca pensé que eso podría cambiar, un pensamiento tan radical, menos de la forma que se ha hecho realidad. Los videojuegos me han mostrado, otra certeza, la verdadera. Aunque por un lado me duela, pero por otra me alegra.



Siempre había creído esa mentira, porque toda mi familia es de las misma, incluso mi hermana pequeña, realmente nunca me había planteado otra posibilidad, que tu fueras realmente la elegida.



Los videojuegos me hicieron despertar a la realidad, poco a poco yo iba ganando agilidad y motricidad fina, ahora cojo las cosas contigo mano derecha, ya son varias las ocasiones que lo hago sin pensar, cuando soy consciente, tú llevas el mando, que increíble, despertar a la realidad, descubrir, que realmente no soy zurda, sino diestra, fue la enfermedad que te dejo abatida.


Entiéndelo, no puedo dejar mi mano izquierda de lado, han sido demasiados años, aun de alguna manera sigue ganando, mi cerebro ya se acostumbró sin ningún esfuerzo, pero se está acostumbrando, a este nuevo trato, sí que tú, estás dominando, con tiempo, puede llegar la opción que las dos, dominéis mi cerebro, de izquierdas a ambidiestra ¿Os imagináis? A mí me entusiasma la idea. Sé que poco a poco y con paciencia, formaréis un buen equipo.


Eso es todo mis estimadas manos, tened paciencia y no pelearos, los dos sois únicas y especial, solo que una enfermedad no me lo dejo ver hasta ahora, pero si os lo montais bien, podéis llegar a ser el equipo ideal.

Escrito: 23 de septiembre del 2015
También te puede interesar...

Sígueme en... Mis redes sociales

Palabras sinceras a mi mascota fallecida



Jamás pensé tener un ave como mascota, aun menos una paloma, tal como tú eras, realmente le tienes que agradecer aquel que era tu amito, te encontremos en el suelo tirada, habías caído de tu árbol, tu alita se había roto, aquel que fue tu amito, no dudó en recogerte, para curarte, salvar tu vida, o al menos intentarlo, porque estabas muy mal herida, dudábamos, que pasarás de la primera noche, pero no nos rendimos, e intentemos por todos los medios ponerte a salvo, con gran éxito.


¡Habías sobrevivido!, tu alita, acabo cicatrizando, pero ya no podías volar, Aunque ya con una discapacidad al igual que tu amita, pero a ti no te importaba, feliz estabas, sin extrañar, lo que te faltaba. Te pusimos, una cajita, como símbolo de tu rincón, tu refugio, tu bien entendías, cuando te decía “a tu casita” corriendo te metías.



Nos sabía mal tenerte siempre encerrada en casa, necesitas la vitamina del sol, por ello, con tu cajita, te sacábamos, te soltábamos para que corrieras en un parque cercano, lo que no imaginábamos la cantidad de enemigos que iban a por ti, a lastimarte, ya fueran los niños, o las gaviotas, que estaban al acecho para atraparte y zamparte. Eras como un niños teníamos que tener mil ojos, y también por ti, que eras muy traviesa, ya después no querías volver a tu cajita, lo que tenía que correr tu papá por atraparte, por ello decidimos que ya en las salidas, te pondríamos un cordón en tu patita para así detenerte fácilmente. En una ocasiones, te encontraste con un espejo delante de ti, te pusiste tan feliz, de la misma forma que cuando te poníamos de comer, estabas cantando al mismo tiempo que transmitiendo una especie de baile, que por lo que descubrí después es un estilo de cortejo, ¡estabas convencid@ (Nunca supimos si fuiste macho o hembra) que tu reflejo, era otro ser vivo! Ya decidimos ponerte en tu guarida, un pequeño espejo.



Con la llegada de tu hermana perruna, te tuvo que dar esa fuerte infección, porque tu, quisiste marcar terreno, te comías toda su comida, cosa que perjudicaba tu salud, asta al punto, que tu corazón, no aguantó más, por estas fechas ya ará tres años de tu muerte, Cuando tu papá llegó a buscarme al trabajo diciéndome “Tengo que decirte algo” Lo supe al segundo, ya que tenías fuertes diarreas, al marcharme esa tarde. Bichito, no te mentiré, nos dolió tu perdida, realmente eras parte de nuestra familia, eras como nuestro hij@.



Tres años de tu partida, no te olvidamos, ni lo haremos, me alegra tanto, de saber que te dimos unos años más de vida. No lo puedo asegurar, pero yo diría que sí, fuiste feliz, sin darle importancia a tu discapacidad, radiabas felicidad. Realmente fuiste un ejemplo para muchos, que como tú, como yo, tienen discapacidad.



Sabes quizás son imaginaciones mías, que las demás aves de tu especie, tengo la impresión, no temen a la silla de ruedas, a veces tengo que ir tras ellas, con pausa, a su ritmo, porque no alzan el vuelo, siguen con calma, cada vez que veo una, me acuerdo de ti, mi bichito. Tu recuerdo sigue vivo en mí, en tu papá también, estás en nuestro corazón, ahora y siempre, cuidate bichito, estés donde estés, un abrazo fuerte.

Escrito: 22 de septiembre del 2015
También te puede interesar:

Sigueme en... Mis redes sociales

Carta de despedida de un drogadicto a su mejor amiga

  Soy al primero, que me está partiendo el alma, estas líneas, pero es necesario, te escribo para despedirme de ti, mi mejor amiga… Cuando e...