martes, 21 de julio de 2020

Sentimientos a mi hijo que aun está por crearse





Sí, lo sé, sé que hoy por hoy, solo estás en mi mente, en estos momentos la situación, no es la más idónea para empezar a crearte, pero eso no significa, que no estés presente en mis pensamientos, y quizás es porque la menstruación, sí, tu más fiel enemiga, se acerca a pasos agigantados como dice Arjona “las cigüeñas se suicidan” o por el echo de que mi reloj biológico está volviendo hacer acto de presencia, no lo sé, lo único que tengo la certeza, es el hecho que estás en mi mente, cuando veo a alguien como tú, bueno ya creado, en el planeta tierra, no puedo evitar pensar “quiero un bebé”



Hace un año más o menos, tu papá y yo teníamos la certeza, que ya te estabas creando, no solo por el hecho de no protegernos, es que mi cuerpo hizo un cambio exagerado, todo indicaba, que había un embarazo, incluso el médico estaba de acuerdo, lo único que la tecnología decía lo contrario, mi pequeño futuro bebé, tu mamá tiene una discapacidad física, los expertos que me podían haber aclarado que me estaba pasando, me ignoraron por completo, me discriminaron, a pesar de tener visita con los expertos meses más tarde no me aclararon nada, más que dejarme más que claro, que es mala idea, traerte al mundo, intentarlo siquiera, es una locura de mi parte. En pocas palabras, de las suyas, que me olvide de la maternidad. Después de meses así (Pero antes de la visita con los expertos) noté que algo se rompió en mi interior y sin entender la razón, moralmente quedé destruida durante semanas ¿Aborto? ¿Embarazo psicológico? Ni idea mi futuro bebé, porque días después ellos no me aclararon nada, más que todo estaba bien.


Desde esa “perdida” o “realidad” mi cuerpo, volvió a la normalidad, aunque seguíamos sin protegernos pero ya no había terminación dentro, realmente, no estaba preparada para un vuelta a empezar, hasta al día de hoy… que poco a poco siento que vuelve a nacer, la necesidad de tenerte, sentirte en mi vientre, tenerte en mis brazos, cuidarte, amarte… pero a la misma, tu futuro papá y yo, estamos en medio de algo, un cambio en nuestras vidas, que creo que es importante hacerlo antes de ir a por ti, tú papá es de México, yo de España, tu tendrás sangre de los dos mundos, es posible que nazcas y crezcas en México, sí cuando logremos cerrar ese círculo, iremos a por ti, de eso no tengas dudas mi amor, pero creo que antes debemos cerrar esa fase, de tú futuro papá y mía.


 Ya no tardaremos mucho más tiempo a ir por ti mi futuro bebé, que ya mi corazón, te desea, te necesita, no importa lo que me discriminen los profesionales o sociedad, tus futuros papás te deseamos. Yo me acercó a los treinta, tu papá es unos años mayor, ya no tardaremos en ir a por ti, por favor, no nos hagas mucho esperar, no te hagas de rogar, te amaremos desde el mismo minuto, que sepamos que ahí estas, te vamos a querer y proteger más que nuestra vida. Danos una oportunidad mi futuro bebé, no te arrepentirás. Te esperamos con toda la ilusión, amor y corazón.

 Escrito: 31 de agosto del 2015

También te puede interesar...

Sígueme en... Mis redes sociales

Carta a mi hermana pequeña



Querida hermana, hoy es décimoquinto cumpleaños, en paises de latino américa, se celebraría la quinceañera, en el que se te regalaría, tu última muñeca, y tu padre, dejaría ir la mano a su niñita. o te cantarían unas mañanitas, aquí, no conozco mas forma que desearte  un feliz día, repleto de amor, paz y felicidad, que este año que te inicia, haga tus deseos realidad.

Sé que a veces nos peleamos, nos gritamos, nos culpamos, nos insultamos, incluso nos pegamos, cierto, podemos estar tiempo peleadas, pero nada, no estamos mucho tiempo, que ya volvemos a estar unidas de nuevo, porque a pesar de todas las tormentas que tengamos, no tarda en salir el sol, como si nada hubiese pasado.

Yo tenía ocho años cuando naciste, cuando te vi por primera vez, en esa cuna de cristal, lloré, lloré de felicidad, te puse mi dedo, en tu pequeña mano, tu, me apretaste, me miraste con tus ojitos, me sonreíste, supe que te iba amar siempre, te prometí que así sería, a la misma te cuidaría, no iba a permitir que nada malo te ocurriese.

Tu primera palabra, fue <<Tata>> “hermana” te aseguro que me emocioné al escucharlo. Siempre has seguido mis pasos, he sido tu modelo a seguir, yo más orgullosa no me podía sentir.


A veces puedo ser dura contigo, por un lado quiero ser una hermana guay, divertida, que me tengas plena confianza, acompañarte en la dura etapa, en la diversión de tu adolescencia, pero por otro lado, soy tu hermana mayor, mi responsabilidad, debo cuidarte y protegerte, mantenerte a salvo, es lo que me enseñaron e inculcaron desde que naciste. Aunque en ocasiones no tengo que ponerme seria contigo, en tus quince años entraste en plena rebeldía con esta edad del “pavo” dura, te aseguro que me duele más a mí que a ti, cuando te tengo que contradecir solo quiero lo mejor para ti, aunque a veces no te guste las decisiones que tomo, a ti te parecen, que solo lo hago para joderte, no, mi única intención, es protegerte.

Hoy cumples 15 años, con todo mi corazón te deseo un feliz cumpleaños. Sé que a veces no estamos de acuerdo, sé que en ocasiones no te gusta las decisiones que tomo, no es para fastidiarte, no es para lastimarte, es porque creo que es la mejor elección para ti, para cuidarte, para protegerte. Sé que los próximos años van a ser años duros, vas a pensar, que todos se equivocan, vas a tener la idea, que no necesitas consejos, que tú ya sabes todo, te aseguro, que aunque ahora no te lo parezca ahora, te equivocas, aunque también es cierto, que hasta que no caigas, te equivoques, no aprenderás, sé que cuando se. Te prometo, que no vas a estar sola, cuando eso pase, aquí voy a estar, para ayudar a levantarte, ahora y siempre, pobre de quien te haga daño, sin importar la forma, lo mato, literalmente, porque nadie se mete con mi hermana pequeña, solo yo tengo ese derecho. Te amo peque, ahora y siempre, estaré de tu lado, siempre.

Escrito: 30 de agosto del 2015

También te puede interesar.... Carta a mi hermana mayor

Sígueme en.... Mis redes sociales





¿…Y cuándo es la madre quien tiene parálisis cerebral?



Mucho se habla de cuando los padres tienen un hijo/a con discapacidad, sé que es algo duro para ellos, aún más en esta sociedad, que en vez de ayudar, todo lo complica aún más, pero para nosotros, las personas con la condición, tampoco lo es, somos víctimas de este sistema en el que no ven la discapacidad como una condición, sino como un negocio, somos los conejillos de indias de esta sociedad, que solo creen en los prejuicios, en los tabúes, y que para ellos todo lo que sale de su normalidad es digno de inferioridad y discriminar.

Como yo, otras personas con Parálisis cerebral, y otras discapacidades, crecemos con la idea, que somos discapacitados ¿Qué significa eso? Discapacitado, una palabra potente, que parece insignificante, que apenas tuviera valor, pero realmente tiene un gran poder en la mente a quien va dirigida. En ocasiones, te la dicen porque no conocen otra forma, “hay te empiezas a dar cuenta de toda la ignorancia que tienen en el tema” Otras, porque quieren inferiorizarte, declararte menos que él o ella, y la sociedad en sí. Cuando están enfrente de un adulto con discapacidad, realmente solo ven a un niño/a eterno, con eso, ya les quitan derechos, necesidades, y sobre todo, es anulada su capacidad de decisión.




La discapacidad es una condición, en el que una parte del cerebro está dañada eso dificulta ciertas acciones, en mi caso el caminar, la motricidad en mis músculos. Eso es la condición que tengo, pero en mi vida me ha afectado de la siguiente forma:





Me han discriminado. Para acceder a ciertos sitios, ya sea por barreras físicas o psicológicas.
Me han sacado derechos. El derecho de un empleo por ejemplo. O la salud sexual femenina obligatoria para toda mujer (Ginecología) o literalmente me han dicho “eres discapacitada, mejor no tengas hijos”
Me han violentado. De distintas formas, discriminación, acoso (si no ha llegado a violencia sexual, es porque literalmente dios no ha querido, porque no han sido, una, dos, tres… han sido varias más) Muy valientes ellos, en verme en una silla de ruedas, indefensa, como una niña pequeña, pero en cuerpo de mujer.





Yo tengo Parálisis Cerebral, tengo 28 años, está claro que no soy una niña, aunque muchos me vean como tal, la realidad es otra, vale, mis padres tuvieron una hija con discapacidad, siempre seré su hija, niña eterna jamás, aunque durante muchos años tuvieron esa idea, desde hace 7 años, fueron conscientes de lo contrario, de la realidad. Hoy yo quiero ser, como son ellos, quiero ser madre, no digo hoy, no digo la semana entrante, ahora mismo, tengo otras prioridades, pero sí, en un futuro no muy lejano, sí quiero vivir la experiencia del embarazo, la maternidad, el tener un bebé en mis brazos, cuidarlo, amarlo, educarlo, para que sea una persona de bien. Sé que será un camino distinto a los que siguieron ellos, en ocasiones complicado, eso soy consciente, pero con la ayuda de mi esposo, mis padres, hoy se que me apoyarán, saldríamos adelante, soy mujer, no pueden privarme de ese derecho, ni ellos, ni nadie.



Entonces ¿Qué pasará? Por personas que conozco que ya han vivido la experiencia, los conocidos, la sociedad, no se dejaran de asombrar, y felicitar, por la valentía de tener un bebe en nuestras circunstancias. Tener un bebé es una bendición, es hermoso escuchar que te feliciten (a diferencia de nuestros padres que solo escuchaban condolencias a ser testigos de nuestra discapacidad) Pero esas felicitaciones, es como felicitar a un niño “guau lo hiciste, genial, eres grande” En cambio hay otro grupo que pasan al otro extremo “¡Estás loca! ¡Aborta!” Sí incluso los profesionales, y los que… se supone, son los aliados y “abogados” de la discapacidad.

Sinceramente, si Diós quiere y tengo la oportunidad de ser madre, no quiero felicitaciones por creer que he hecho algo excepcional, porque ven un logro, a algo que viven diariamente miles de mujeres alrededor del mundo. No quiero una estatua, ni un noticiero especial, solo porque empecé la etapa de la maternidad. Solo quiero recibir esas alegrías de los que realmente se alegran de que yo como mujer he tenido un bebé.





Porqué antes de tener parálisis cerebral, soy mujer, como muchas mujeres, queremos ser madres, queremos tener bebés, no es algo fuera de natura, es algo bonito, especial, como todo bebé que llega al mundo, y digno de celebrar.

Escrito: 28 de agosto del 2015
También te puede interesar...

Sígueme en: Mis redes sociales

Carta de despedida de un drogadicto a su mejor amiga

  Soy al primero, que me está partiendo el alma, estas líneas, pero es necesario, te escribo para despedirme de ti, mi mejor amiga… Cuando e...