lunes, 20 de julio de 2020

Mensaje de una mujer que fue abortada, pero sobrevivió



Es duro conocer la realidad, pero es necesaria saberla. Cuando me entere no podía creerlo, me dolió tanto, una punzada en el corazón, en el alma. Ya fue duro, saber que mis padres, no son mis padres biológicos, estos me abandonaran al nacer, y mi padre, él, lo hizo mucho antes, probablemente a causa de ello, la mujer que me dio a luz, decidió lo que decidió, pero si no fuera demasiado duro, la siguiente noticia me tocó más fuerte.



Yo puedo entender, incluso respetar, aquellas personas que no creen que en estado de gestación no hay vida, que solo somos una especie de aliens, sin voz ni voto, pero de ahí ¿a eliminar a ese “Alien” con un corazón latiendo? Eso es asesinato, sea el bicho raro que sea, si un corazón deja de latir, es un crimen, o al menos es mi opinión.



Pero es que mi testimonio es mucho peor, la mujer que se embarazo de mi… ¿por qué? No lo sé, quizás una noche loca, solo tenía dieciséis años, se muy que fue sexo consentido, sin protección ninguna, supongo que pensaron “por una vez…” “No, a nosotros no nos pasará” ¡pero sorpresa! ¡Pasó!, ya aquel que me engendró me abandonó, tanto a mí, como a la mujer que me dio a luz. Ella bueno, claro que la noticia la dejó atónita, como a cualquiera, aún más cuando a la persona en quien más confiaba, la traicionaba.

No puedo imaginar, lo que le pasó por la cabeza, para tenerme en su vientre durante ocho meses, de la nada, a un mes de que saliera al exterior, decidió matarme, sí matarme, literalmente, porque yo no era ya un alien, ya era una mujer, lo único bien pequeñita.


No puedo explicar la razón, pero para mi fortuna, algo no salió como debería, llegue a conocer la vida, hoy cumplo un año más, 25 para ser exactos. Pero a la mujer que me dio a luz, no estaba dispuesta, me pongo en su lugar, supongo que no se sentía preparada para criar y cuidar a un bebé cuando ella aún era una niña, me dio en adopción.

Agradezco enormemente, haber crecido en la familia que es mi familia, me dio todo el amor, todo lo que necesita, para ser la mujer que soy, no puedo ser más feliz por ello.



Así, que… mujer que me distes a luz, puedo entender la razón por la que me distes en acogida, no te guardo rencor por ello, pero no puedo hacer lo mismo con tus intenciones de asesinarme, solo a un mes de conocer el planeta tierra, lo siento, pero no es justo, que por un fallo tuyo, yo tuviera que pagar las consecuencias, doy gracias por que tus intenciones no se condujeran como esperabas, gracias a ellos, estoy viva, y hoy puedo celebrar 25 años.

Escrito: 25 de agosto del 2015
También te puede interesar...

Sígueme en.... Mis redes sociales


Palabras de un hombre que fue robado al nacer



Siempre me he preguntado ¿por qué? Sí, fui adoptado desde bien chiquitín, no recuerdo mi paso por centros de acogida, desde que tengo memoria siempre he tenido y estado con los mismos padres, no los cambiaría por nada, los amo con toda mi alma, pero es duro saber, que no estuve en el vientre de esa madre, que no tengo la misma sangre de aquellos que son mis padres.

Es duro saber, que las personas que me hicieron, que las personas, que son de mi misma sangre, tuvieron el valor de dejarme allí, a mí, un bebé recién llegado al mundo, un ser totalmente inocente e indefenso. La cabeza me retumba, solo existe una pregunta en mi mente “¿Por qué?”¿Por qué me abandonaron?” “¿Fui un hijo no deseado?” “¿Falta de recursos quizás?” No quiero más, solo saber la verdad, ¿por qué? Me siento incompleto, es algo que llevo dentro.

Jamás me ha faltado nada, mis padres, me han dado todo el cariño, todo el amor, que necesitaba y más también he crecido lleno de comodidades, juguetes, jamás me han faltado. Ellos son mis padres, mi familia, no los cambio por nada, pero necesito saber mi otra realidad, cuáles son mis orígenes, el porque me tuvisteis, para después abandonarme, es algo que me atormenta, y me es necesario respuesta, para dormir una noche completa.



Al ser mayor de edad te empecé a buscar, poco a poco fui ajuntado las piezas que iba encontrando y logré lo que tanto estaba hallando, no había sido fácil, el tiempo no había sido corto, cuatro décadas en este mundo, pero lo acabé logrando. Al telefonearte, tus lágrimas de felicidad me desconcertaron, no tardemos en indicar un encuentro.

Ya pasado 6 meses de tal encuentro, conocerte, encontrarte, ese abrazo tan intenso, tan reconfortante, jamás pensé que podría encontrarte, menos con esa calidez, ese amor, esas lágrimas de felicidad y de dolor a la misma vez, sabía que tú me podrías hallar esas respuestas que tanto necesitaba, para llenar ese vacío que me quedaba. El saber la realidad, que fui robado en el propio hospital, que te dieron la idea, que de la nada había fallecido, tú como podías saber… Si todo el embarazo había ido excelente, como era posible algo así, pero como desconfiar, que sentido tenían que mintieran, dijeron que ellos se encargaban del papeleo del entierro, por cada año lloraste una tumba vacía, lo siento tanto Helen, por todo lo que tuviste que pasar, cuando realmente nada era cierto… yo creciendo con la idea, que no había sido deseado, una parte de mí, te detestaba, pero ahora te aprecio, sé que llegó cuarenta años tarde, nos arrebataron todo este tiempo, pero quiero que sepas, que aquí estoy, y nada ni nadie podrá separarnos de nuevo, quiero que conozcas a mi esposa, a mis hijos, tus nietos, sí ellos tienen tres abuelas en vez de dos. Te aseguro que te amaran como tal.


Pronto volveré a viajar, para volvernos a encontrar, pero esta vez, no iré solo, iré con toda mi familia, tu familia, juntos volver a empezar.

Escrito: 24 de agosto del 2015
También te puede interesar:

Sigueme también... Mis redes sociales

Relato: Más allá del arcoiris



Él sabía que la muerte se le acercaba, era consciente desde hacía tiempo, sí claro en un inició era un chock, no llegaba ni a los cuarenta años, todo por ese cáncer que se le atravesó, le había condenado a vivir acelerado, sí apresurado, pero jamás dejó de vivir por ello, tenía claro que la vida, era solo un viaje, en el que a todos se les acaba, solo que a él, le duró menos el trayecto, pero no por ello, iba a perder el tiempo, debía apresurarse el reloj corría en su contra, tenía clarísimo que no iba a permitir, que su estancia por el planeta tierra, fuera en valde, debía marcar constancia, debían recordarle.

Todos le miraban con pena, se lamentaban a cada momento de lo que se avecinaba, de lo que él tendría que pasar, era curioso, solo él, pero parecía que todos iban a pasar por lo mismo, todos lloraban y se lamentaban, cuando él, lo había asumido sin problemas, no temía a la muerte, era un proceso más de vivir. Se encontraba en ocasiones, que en vez de animarle, él debía animarles a ellos.

Le gustaba cantar, siempre le había ido bien, eso decían quien le conocía y le habían escuchaba, le ayudaba en sus tristezas, alegrías, deseos, le ayudaba a tomar una decisión, y calmar sus miedos, sin pensarlo mucho cogió su guitarra, la muerte se le acercaba, era ir un paso más allá que ella, así es como comenzó a cantar, tenía claro que no quería lágrimas en su funeral, quería que fuese un escenario alegre, como un festival, donde el baile y la música eran protagonistas, así con esos ideales y su guitarra, empezó a crear…



Más allá del arcoíris, pájaros azules vuelan, alto, muy alto, por encima de las nubes, antes los envidiaba, ahora los puedo alcanzar, volar, volar alto junto a ellos. Por qué al otro lado del arcoíris, no existen miedos, no existen rencores, no existen problemas, todo es felicidad, paz, eres consciente, sí justo ahora te das cuenta de la verdad, que desde el otro lado del arcoíris, tu sueños se pueden hacer realidad sin dudar, donde los problemas, se disuelvan con gotas de limón, si me buscas me encontrarás, muy por encima de las chimeneas, en alguna parte, sobre el arcoíris, donde vuelan pajaros azules y nubes de algodón.


Más allá del arcoíris no existen tempestades, el sol no deja de brillar, los árboles florecen constantemente, con esas hermosas hojas rojas, lilas también. Veo el cielo azul, nubes esponjosas blancas, como dulces de algodón, en este mundo de luz y color. Es todo tan bello, que no entiendo, porque tememos tanto llegar acá, realmente es una preciosidad, donde ya no hay lugar para la pena y la tristeza, todo es luz, amor y felicidad.

Más allá del arcoíris soy espectador, de lo hermosa que es la vida, nunca he dudado de ella, pero he tenido que estar del otro lado del arcoíris para darme cuenta, no dejes que a ti te pase lo mismo, de verdad, cuando cruces el arcoíris serás consciente de la realidad, pero ya no abra marcha atrás. El mundo es hermoso, no esperes estar del otro lado, para darte cuenta, mejor ahora… ¡Despierta!


Estaba satisfecho con la letra, la sintonía de la guitarra quedó perfecta, ya podía darla a la luz, sí quería que la aclamarán en su último adiós, en su funeral, pero no con tristeza ni pena, más bien, con alegría, celebrando una fiesta, porque la muerte, era tan digna como la vida, no había que despreciarla, sino amarla, aceptarla, celebrarla, al igual que el nacimiento.

Su enfermedad ganaba terreno, se acercaba el momento, fue ingresado en el hospital, en el que no poco fue visitado, él aprovechaba cada visita, para mostrarles su canción, con orgullo y amor “pero recuerden, solo pongo una condición: Quien la cante, tiene que ser de modo feliz, como yo he intentado ser, creo que he conseguido, vivir cada segundo como el último y hacerlo intenso, no me arrepiento de nada, estoy listo para afrontar lo que viene, no le tengo miedo, sé que será bello. No lloréis por mí, os lo digo muy enserio, es mi único deseo, celebrar mi despedida con alegría, el impacto que he tenido en vuestras vidas”

Tras esas palabras, después de la afirmación, y el sentimiento de los presentes, el arcoíris apareció por los cristales de esa habitación, sorpresivo, ya que no había llovido, pero a la misma vez, Israel Kamakawiwo'ole dio su último aliento, el último suspiro, antes de cruzar, para ya no regresar, más allá del arcoíris.



Escrito: 21 de agosto del 2015
También te puede interesar...

Sigueme en: Mis redes sociales

La realidad de las redes sociales



Porque… Yo me pregunto… ¿Qué son las redes sociales? Yo misma me respondo… Un medio de conocer gente, hacer amistades, a lo mismo proporcionar tu trabajo.

Las redes sociales deberían ser únicamente para personas adultas, que ellas mismas sean dueñas de sus actos, sabiendo la responsabilidad que conlleva, estar en una red social, en el que tienes diez mil amigos, seguidores, realmente no conoces a nadie, ni siquiera a través de web cam, pero a la misma no te cuesta nada exponer tu vida, tus temores, tus alegrías, tus deseos mas profundos, a ese desconocido del otro lado de la red, Sí desconocid@, porque realmente desconoces todo de esa persona, no importa, lo que te aya escrito en esa conversación, nada puede ser verdad, que esa imagen que te está dibujando en tu mente, puede ser una verdadera falsa.


Por ello mismo los niños deberían tener prohibido total acceso a las redes sociales, su curiosidad es demasiado grande, no pueden percatarse del peligro que les rodea, no importa lo tanto que estemos encima de ellos, son mas rápidos, son ingeniosos, ese segundo que te despistas, puede ser el fatídico, puede ser, el que haga que te arrepientas para el resto de tus días… No importa que solo agregue amigos y familiares, llegará un día, que el amigo del amigo le lancé una solicitud, él o ella aceptara “es amigo de mi amigo no hay nada de malo” pero el amigo, del amigo, del amigo, le agregará y también aceptará, comenzarán hablar, y a confiar, cuando realmente, no se conocen de nada, personalmente es casi imposible que se conozcan, pero por lo mismo puede tener las mismas probabilidades, de atacar, hacer que te arrepientas.

Poniéndome a pensar, he realizado, un corto escrito, de cómo serían las redes sociales en la vida real…


Ella caminaba tranquila, cuando se cruzó por su camino un desconocido con una máscara. Se detuvo ante ella. Empezó a escribir en un papel:
- Hola
- Hola –Respondió ella confiada.
- ¿Cuántos años tienes?
- 14 ¿Y tú?
- Yo también –escribió en tinta azul –Soy bastante alto, pocos lo creen, pero de verdad tengo 14. Soy muy tímido también, por eso escribo en vez de hablar. ¿Qué te gusta hacer? –volvió a preguntar.
- Pintar –Contestó ella con seguridad -¿Y a ti?
- No te lo creerás… ¡Pero también! Ojalá un día podamos compartir nuestras obras.
- Me gustaría verte la cara –Dijo ella apenada.
- En poco podré mostrártela, tengo una foto ¿te gustaría verla? –Ella asintió con entusiasmo. Aun mas cuando observó el rostro de esa fotografía. Ella pensó “él dice la verdad, tiene mi edad, ¡es muy hermoso!”


Él ya no tiene pudor, se quita la máscara cuando está con ella a solas, y saca sus verdaderas intenciones, que en la gran mayoría de ocasiones, son realmente negativas, que todas esas palabras (letras) eran una gran mentira, que esa imagen que mostro, no era, quien debía. Las letras son inexpresivas, como se dice con las palabras, se las lleva el viento, pues los mensajes de texto igual o más aun, con más razón cuando hablamos de un menor, las fotos que se enseñan, tampoco son nada fiables, ya que pueden ser otras personas.

Sí no fuera suficiente, el otro día tuve oportunidad de ver un video de un experimento, que un chico de veinte algo de años quedaba con chicas de entre 12 y 15 años, ya digo era un experimento los padres de las jóvenes estaban compinchados con el chico, confiando plenamente en sus pequeñas, cuales fueron la sorpresa de estos, que ellas no tenían ningún pudor a verse con ese desconocido, ¡Asta de noche en sus casas solitarias! O una incluso… ¡Se subió al coche de tal desconocido! No eran niñas pequeñas, eran jóvenes adolescentes, si no llega a ser un experimento, si llega a ser algo real… ¿Dónde creéis que estarían esas chicas? no importa lo que se les diga, a esa edad… Sí, la adolescencia, por un oído les entra y otro les sale, tienen en la cabeza “a mí no me pasara eso” nada que se les diga, les pueden cambiar de opinión. Pero la realidad es... ¡Sí que les puede pasar!

Por eso mismo marco estás líneas, para concienciar de la realidad que l@s jóvenes menores de 18, 19 años, no están preparados para las redes sociales, y la real violencia que se genera. Son demasiados los casos de desapariciones, secuestros, violaciones, y asesinatos a través de las redes sociales, para mirar hacia otro lado. Nadie está a salvo, mañana puedes ser tú, tu herman@ pequeño, tu hij@, comparte este mensaje, ¡hagamos consciencia!

Escrito: 19 de agosto del 2015
También te puede interesar.... Acoso internáutico: Sí es posible

Sígueme en: Mis redes sociales







Carta de despedida de un drogadicto a su mejor amiga

  Soy al primero, que me está partiendo el alma, estas líneas, pero es necesario, te escribo para despedirme de ti, mi mejor amiga… Cuando e...