domingo, 5 de julio de 2020

Relato; Te voy a dar lo que necesitas...




Te vi llegar, una noche más, ya la medianoche pasaba, el frío abrasaba en aquel día de finales de noviembre. Te miré, tu no te distes cuenta, pero fui consciente de tu realidad, tu alma, tu cuerpo era tan frágil, que temía que te rompieras, sin nisiquiera tocarte, con solo mirarte descubrí tus realidades, que no habías tenido un pasado fácil, yo no te iba a complicar tu presente.

Me acerqué, con mi bebida en mi mano, tu ni consciente estabas... ¿que pensabas? Ni idea, pero la tristeza invadía tu alma...

- Yo pago lo de la señorita -me decidí a decir. Tu desconfianza se agrandaba con tu mirada me matabas -me llamo Maiquel -le sonreí.
- ¿Por que me invitas? ¿Que quieres de mi?
- Solo quiero invitar a una chica guapa como tu, mientras llegán tus acompañantes, no pretendo nada más -mi sonrisa no la borraba.
- Estoy sola y voy a seguir sola.
- Yo puedo acompañarte si lo deseas...
- No quiero ni la lastima ni compasión de nadie -no me dejo acabar la frase.
- No es compasión y menos lastima, me pareces una chica muy atractiva, me gustaría seguir conociéndote, pero si prefieres la soledad lo entiendo... -me disponía a marchar.
- No, no quiero estar sola... por favor... -me volví a sentar, no tardemos en aparcarnos, en una mesa a tu altura, perfecta para la silla de ruedas. Empecemos hablar, conocernos... Tu voz temblaba, ¿temor? ¿emoción? Aun lo desconozco, tu risa era protagonista, tus nervios te delataban. No entiendo como nadie te dio una oportunidad antes, a mi me parecías encantadora y físicamente eras una preciosidad... Se te veía tan fuerte y frágil a la vez... difícil explicar... esos ojos me sedujeron, fue el embrujó de tu encanto, que hizo que te empezara a amar...


Horas pasemos hablando... tu rostro se relajaba, la sonrisa sincera se mostraba...

- Besame... -me susurraste -en los labios -me quede atónito al escucharlo, pero eras un encanto por dentro y por fuera, no me disgustaba la idea. Te besé con ternura, con cariño. Tu lengua buscaba la mía, la mía se dejó encontrar. Tu mano cogió la mía, me la hizo deslizar por tu piel, parando en tus senos, aquellos que hiciste estrujar.
- Te deseo, me gustaría que esto continuara... -me sorprendí no lo voy a negar, pocas chicas me lo habían propuesto, nunca tan directo... Tarde en reaccionar, no quería parecer un obsesionado ni locos de esos que yo no era.
- Vivo aquí al lado... si tu quieres...
- ¿y tu?
- Ufff eres un bombón y un encantó de mujer... ¿como no voy a querer?

Caminemos camino a mi hogar, yo llevaba su silla de ruedas. La dejemos en el salón. Cogí a ella en brazos, caminando hacía la habitación. Te tumbé con delicadeza en la cama, te desnudé, te acaricié lentamente, cada poro de tu piel, te besé despacio, con suavidad, ternura, lentamente... tus ojos cerrados me indicaban que estabas disfrutando... lágrimas brotaban de tus ojos, no te mentiré, me asusté, me detuve. Me suplicaste que no me detuviera, que estaba siendo el momento mas hermoso y deseado de tu vida... Seguí, llegué a tu zona prohibida, te miré "adelante" me dijiste. Yo desnudo sobre de ti, así lo hice, abrí con delicadeza esas delgadas y bellas piernas, con ayuda de mi mano y mi lengua, te di placer, te hice llegar al climax, te vi disfrutar ese momento único y especial. Entonces lo entendí, no era el sexo lo que necesitabas, entendí esas lagrimas de felicidad, por poder vivir, sentir que realmente estar aquí, amada y deseada por la mujer que eres y no como la discapacitada que muchos piensan... Me tumbé a tu lado, agradecido por la oportunidad de hacerte sentir bien, en general, porque no fue un simple polvo, realmente lo fue todo... Me emocioné y te abracé durmiéndonos casi al instante... 

Escrito: 19 de noviembre del 2013
También te puede interesar....

Sígueme en.... Mis redes sociales



Mi sexualidad, tu sexualidad, la sexualidad de todas y todos




Tengo 26 años, por más vueltas que le doy, no puedo entender, el tabú que existe con el sexo. La sexualidad humana, es mas que puro placer... es hombre o mujer, son besos, son caricias, son abrazos, sexualidad, es ir de la mano con tu pareja, sexualidad, sexualidad es conocer tu propio cuerpo, mirar, explorar... sexualidad es sentimiento, sexualidad son derechos, derecho a la maternidad, al amor, a la pareja, a la intimidad que solo uno mismo puede hallar.

Muchos tienen la idea que se habla de sexualidad, cuando dos cuerpos desnudos, inician el acto sexual... Ese no es más, que uno de tanto que significa sexualidad. Sexualidad es amar, es conocer, es respetar, la sexualidad es necesaria para un crecimiento personal. ¿Que ocurre cuando se le niega a alguien? Le estas arrebatando derechos, le estás negando una necesidad humana, como el comer, dormir, orinar... Sin esas funciones el ser humano no puede vivir, al igual que la sexualidad, es vital en la vida.



La sexualidad no depende como seas, ni que condición tengas... eres hombre o mujer, eso es un hecho, ya por ello, llevás la sexualidad contigo, nadie puede negarlo. Los años pasan, dejas la niñez atrás, llegas a la adolescencia, cambios en tu cuerpo, en tu carácter, nuevas necesidades. Es así, no importa como seas, la diversidad funcional, no importa la orientación sexual, esa necesidad llegará, no hay que temer, es algo normal, dejate llevar.

El problema llega cuando ya te empiezan a indicar lo que esta bien o mal. No importa si te atraen del mismo sexo o distinto... todo es algo bueno... solo hay una regla, es no lastimar.

También ocurre cuando la persona tiene diversidad funcional, los que los rodean, se niegan aceptar, que ellos tienen sexualidad, son hombres o mujeres, ya nacen con la sexualidad, ellos también crecen a los chicos les crece el pene, y pelo en el pecho, a ellas le bajan la regla, les crece los pechos, y también les crece vello... Aunque su discapacidad se aguda, es así, y tienen todo el derecho a llevarla como otro. El problema no es la sexualidad, sino, a entender que esta solo consiste en el acto sexual... es muchísimo más, como ya explicado en lineas más arriba. Si esa persona, desea una experiencia sexual, no hay porque extrañarse ni alarmarse... sino como a usted el/ella también tienen la necesidad, necesitan tocar, conocer su cuerpo... es vital para la salud. No hablamos ni bodas, ni hijos, hablamos de una experiencia sexual, explicándole con naturalidad, las precauciones y cuidados necesarios... advertir que ese cuerpo es suyo de nadie más que no hagan nada que no deseen, pero si ambos lo anhelan ¿porque negárselo? Eso hablo del deseo sexual, menos peligro hay, si se quieren besar, pasear cogidos de la mano, o aceptar, que tiene novi@, realmente es lo que toca a ciertas edades... ¿por qué prohibir algo, que la vida no le ha discriminado?



Mucha gente tienen la idea, que los niños no piensan, ignoran el acto sexual... que equivocados están, un estudio confirma, que los fetos machos ya se masturban, al quinto mes de embarazo... de bebes, se llevan todo a la boca porque les produce el placer, cuando ya tienen tres o cuatro añitos, se aguantan las ansias de ir al baño, por el placer que les causa después soltarlo, a medida que van creciendo... van tactando, explorando y conociendo su propio cuerpo... Por eso es ultra importante que desde bien pequeñitos les enseñéis a que solo él o ella puede tocar su cuerpo, y a prevenirlo del abuso.

Ahora me gustaría hablaros de la sexualidad de aquellos que tienen una enfermedad de transmisión sexual. Ante todo ellas y ellos son personas, no hay que huir corriendo solo por verlo, la sexualidad es muy compleja, nada os va a pasar por amar, abrazar, coger de la mano, besar e incluso el acto sexual, eso si siempre con el preservativo pero ellas y ellos también pueden hacer una vida normal... por ello el preservativo es tan importante no solo por el embarazo no deseado, sino por las enfermedades.



Así bien, no entiendo el tan tabú que existe con la sexualidad, ya que nuestro día a día consta de ella, nuestro ser es ella, ¿por que esconder algo que es parte de uno? ¿porque esconder algo tan bello aquellos que no son inexpertos pero aun están aprendiendo? ¿eh? ¿por qué? ¿por qué les negamos que aprendan a amar, relacionarse, a expresarse? ¿por qué les negamos el derecho de una sexualidad bella y plena? ¿por que en cambio permitimos que vean y aprendan todo tipo de violencia? ¿eh? ¿por qué?


La sexualidad es mucho más que desnudos y placer, es vital para un crecimiento psicológico y personal... ¿negarla? Es condenar a esa persona y que no tenga un camino a la madurez saludable, eso consellevará graves traumas psicológicos... ¿como evitarlos? Aceptándolo como persona, con la sexualidad que conlleva. Mi sexualidad, tu sexualidad, la sexualidad de tod@s

Escrito: 18 de noviembre del 2013
También te puede interesar.... 

Sígueme en.... Mis redes sociales


Relato: ¡Qué no te corten las alas!




Él había echo un largo camino, por conocerla. Era la primera vez que se arriesgaba a algo así, pero es que el amor había llamado a su puerta... ¿donde se había quedado su espíritu libre? Perdido en algún rincón de su ser... Muchos le habían advertido que era un camino muy largo, no poco caro, para ir al rencuentro de una chica que sin saber porque cupido acertó su flecha en mi corazón... ¿habría acertado en el corazón de ella? Él sabía que no.

No era una chica fácil de conquistar... a causa de sus malas experiencias ella era muy desconfiada, pero eso a él no le importaba, porque la amaba ¿por que la amaba? Era bella, pero no era eso, ese sentimiento llego, cuando ella le explicó la muerte de su mascota, descubrir la ternura de su corazón, es lo que le conquistó. Apenas hacía dos meses que chateaban, apenas dos meses que se conocieron en aquella red social, pero no le importaba, estaba dispuesto a travesar un océano por ella, y así lo haría.


Ella, no tenía una vida fácil, ella era consciente que no tenía vida... en ocasiones deseaba morir, pero no tenía el valor para intentarlo. ¿por que vivir? Apenas salía, cuando lo hacía... era en solitario... envidiaba a aquellos que observaba, besito por aquí, cogidos de la mano por allá, charlas y carcajadas en aquel bar de parte de unos jóvenes en la terraza de ese bar... se moría de envidia, no entendía que hacía ella en esa vida, en ese mundo, que solo le mostraba la cara oscura... ¿por qué? ¿Que tenía que hacer para que esa pesadilla acabara? "¡¿Que?! ¡¿Que?!" Pero por más que suplicaba ninguna respuesta llegaba. Cuando al fin creía que tenía un amigo "puff puñalada" sola de nuevo estaba... Su familia mucho se quejaba de sus actitudes... pero nadie entendía como se sentía... Todos le recalcaban, que lo que tanto deseaba no iba a llegar jamás... Jamás nadie la amaría, jamás se independizaría... Estaban convencidos que acabaría en un centro especial... Ella en cambio no estaba dispuesta a ello... ella se veía capaz de tener una vida independiente, junto a mas chic@s con discapacidad, pero no en un centro, sino en un piso ya preparado, con su trabajo podría ayudar a pagarlo.
Su trabajo... era algo que por un lado, lograba un poco de independencia económica... pero por otro, empezó una pesadilla que poco a poco iba a empeorar, era una chica joven, siempre sola en su silla de ruedas de motor... los hombres empezaron acosarla, con intenciones mayores... ella era consciente que tenía un ángel de la guarda a su lado, por lo contrario más de un abuso sexual la hubiese condenado, no solo por los acosadores que la acechaban como buitres por el pueblo, todos mayores, todos borrachos... Borrachos como su padre, cuando empezó su técnica de enfortalecer su espíritu, a base de no darle la ayuda que tanto necesitaba a causa de su discapacidad, a base de machacarla verbalmente cuando estaba en ese mismo estado de embriaguez... él no se daba cuenta lo duro que era para ella, esa táctica, era la responsable, de ese fuerte muro que había crecido entre padre e hija. Por eso ella, se encerraba entre esas cuatro paredes junto a su ordenador, su único modo de relacionamiento con el mundo exterior... los chats... Sabía que era un mundo peligroso, experiencias vividas ya lo demostraban... acoso, amenazas... pero también, tuvo oportunidad de conocer gente que valía la pena... sabía que también podía encontrar el amor... aquello que todos le negaban...




 Era marzo cuando el y ella se encontraron en la red... Es curioso como la tecnología permite que dos personas de distintos países, uno en cada lado del océano, se conozcan... en abril ella se fue de viaje, en mayo él, nada le importó, y fue a visitar a ella...

Fueron los mejores días de ella, se levantaba temprano, se preparaba, subía en su silla motor, corría al encuentro de él, se iban a desayunar, ella a trabajar, volvía al mediodía comían en otro bar distinto al de la mañana, después pasaban la tarde juntos, ya fuera en el hotel o paseando por el pueblo. Ella no lo pensó mucho, le gustaba le gustaba de verdad... se dejó desnudar por él, se dejó besar, se dejo acariciar... se dejo poseer por él... no pasaba del tercer día... Ella no sabía lo que iba a pasar, si aquel cuento de hadas iba a durar, no era la perdida de su inocencia pero si, con alguien que realmente lo deseara... no quería perder esa oportunidad.


Por primera vez ella estaba viviendo, como joven que era, sabía que esa semana era diferente, entendía que estaba cometiendo algunas locuras como la perdida de dinero, pero no le importaba, empezar a vivir no tenía precio, pero eso su padre no lo entendía... no tardó en exponerle "Te voy a cortar las alas" "¿más? Ya bastante me ha condenado la vida" pensó ella para sus adentros "¿que más da un poco de dinero perdido? "es mi dinero" ¿pero como hacerle ver a alguien con unas ideas fijas y borracho mi realidad?

Él tuvo que volver a su tierra natal, juró que volvería, ella espero con paciencia chateando con él, leyendo, enviando correos... él volvió el cumplió... Al día de hoy él y ella llevan más de 4 años juntos y tres de casados....

Moraleja; por muy dura que sea la situación, el mundo da muchas vueltas, con voluntad, paciencia y tiempo tu mundo puede cambiar radicalmente a tu favor... No dejes que una condición te condene ninguna condición es negativa, los negativos son aquellos que la condenan

Escrito: 17 de noviembre del 2013
También te puede interesar....

Sígueme en.... Mis redes sociales
 


Relato: La pesadilla sin fin



Desperté el sol, ya estaba en presencia, dándonos su bienvenida, indicando que el nuevo día empezó. Las siete marcaba mi reloj digital, no me lo podía creer, por primera vez en mucho tiempo había dormido una noche entera, sin las visitas de las horribles pesadillas, pesadillas que me hacían revivir, una y otra vez, el horror de hace meses. Mi estomago izo acto de presencia, reclamando el desayuno... ¡no podía ser! ¡Tenía apetito! ¿Cuanto hacia que no me reclamaba? A sí, el mismo tiempo que llegaron esas malas noches. Me vestí deprisa, no tarde en prepararme y bajar a desayunar.

Mi madre se quedó paradísima, cuando me vio tan feliz, aun más cuando le indique el fin de mis pesadillas, y que mi estómago quería desayunar. Me abrazó tan fuerte, que por poco me asfixia, aunque ella lo negara, noté lágrimas en sus ojos. Me senté en la mesa, frente a la televisión encendida, como cada mañana, con el noticiario en marcha. Me preparé una tostada con mantequilla y mermelada, inconscientemente empecé a cantar. Mi madre, no pudo evitar mirarme con su rostro no menos sorprendido. Yo le sonreí, le eché un bocado a mi tostada ya preparada. Sin aviso escuche algo que llamó la atención en las noticias de esa mañana, subí el volumen... No, no podía ser... Tenía que ser un error... pero el comunicado por escrito lo confirmaba... ¡¿pero se les ha ido la cabeza?! ¡¿Se han vuelto todos locos?! "dos violadores y dos asesinos peligrosos puestos en libertad, los psicólogos advierten, que siguen con los mismos ideales, para nada han cambiado su patología, siguen siendo una gran amenaza" Nada menos habían dejado libre a Peter Smith... Cuanto hacía de su encarcelamiento ¿6 meses? Ni llegaba... mi corazón se acelero, latía con tanta fuerza, que sentía que se me iba a salir del pecho, mis manos, todo mi cuerpo temblaba, pufff trocitos de cristal se esparcían... la leche con cacao acabo en el suelo... Me quedé petrificada no podía reaccionar. ¿Una voz me llamaba? ¿o me lo parecía? Todo me daba vueltas...

- Cariño, cariño, ¿estás bien? -reaccioné mi madre estaba a mi lado, su rostro estaba muy preocupado...
- Mama, ¿lo has escuchado? -dije muy lentamente, sintiendo frío y calor al mismo tiempo...
- Sí cariño... lo he escuchado... estás muy pálida, respira por favor...
- ¿por qué mama? ¿por qué?
- Porque vivimos en un mundo al revés la maldad gana terreno.
- ¿Que voy hacer ahora mama? -no podía evitar que las lágrimas fueran protagonistas.

- Tranquila mi amor, ya pensaremos en algo, todo va a salir bien.


Aquel día me quedé en casa, mi madre me suplico que me quedara unos días más, pero no podía debía ir a clase, estaba en exámenes finales. Mi madre me acompaño al autobús... subí despacio sus escalones. Esa noche apenas había descansado, las pesadillas volvieron a mi, volví a revivir la violación, una y otra vez... y ya que al fin la terapia y las charlas con la psicóloga hacían su efecto, ¡zas! Dejan libre cabronazo, desgraciado... la verdad no tengo otro nombre... No fui la única, a otras no solo las violó, las mató, ¡¿lo dejan libre?! ¡¿De que van?! ¡¿Qué pretenden?! ¡¿Que siga muriendo gente?! ¡es lo que parece!

Subí al autocar escolar, lentamente, no tenía ganas de hablar con nadie, así que recorrí todo el pasillo del bus, buscando mi rinconcito de soledad... evitaba mirar a nadie, pero sentía la mirada penetrante de todos... aun me trataban diferente y especial, por el trauma que tuve, tengo y tendré de por vida por culpa de Peter Smith, y ellos van lo sueltan como si su mayor pecado, hubiese sido robar unas manzanas... ai no, que por ello ya te encarcelan, por violar y destruir una vida... sí porque ya desde ese entonces no soy la misma, ya una parte de mi, ha muerto aunque mi cuerpo siga vivo... pero por eso, te premian con la libertad, pero... ¿que mierda mundo es este? Yo me siento en soledad, envuelta en los temores de mis pensamientos, el autocar arranca, camino al instituto.


Las horas no pasan, yo por mas que me intentó concentrar, no puedo, los exámenes poco resultado tienen "Maldito Peter Smith" Sin aviso y sin razón, mi corazón se acelerá, me sudan las manos... siento que alguien me observa, revivo mis pesadillas estando despierta... "calma, estás en clase, todo son imaginaciones tuyas"¿en serio? Siento la necesidad de mirar por la ventana, juraría que había alguien mirando. Respiro hondo e intento tranquilizarme.

Las cinco llegó, la campana de finalización de las clases sonó. La clase no tardó en quedarse vacía. ¿Donde había ido el sol de aquella mañana? Había desaparecido... había sido substituido por unos nuberrones de lo más oscuros, un viento frió era su sustituto, la lluvia empezaba a caer... Me subí asta arriba la cremallera de la chaqueta... miré a mi alrededor, no había nadie... entonces... ¿por qué tenía la sensación que alguien me vigilaba? ¿por qué me sentía observada? Él sabe donde estudio, donde vivo... sí el mismo que me destrozo la vida... todo sucedió tan cerca de casa... él me siguió desde el insti... maldita crisis, el autocar nos lleva a clase por la mañana, pero no nos recoge por la tarde... aquella tarde, como iba a imaginar lo que iba a pasar... no solo me arrebato sin piedad mi inocencia.... una parte de mi murió de la misma forma... con lo pacifica que yo era... ahora mataría de la peor forma posible, a toda esa gentuza, empezando por Peter Smith.


Echo a correr ¿por temor? ¿por la tempestad? El terror me invade, corro, corro asta quedarme sin aliento, asta encontrarme tras la puerta de mi hogar, mi seguridad.

Otra noche en blanco... es cerrar los ojos y revivir el pasado, no puedo más, necesito ayuda, ¿más ayuda? no, necesito que ese desgraciado desaparezca... solo así estaré en paz.

Es sábado estoy sola en casa, mi madre a tenido que ir a trabajar, por más que ha explicado mi situación, que jamás ha faltado al trabajo, no le han dado el día libre... sola, escuchando el tic -tac pausado del reloj, este silencio me mata, llevó noches sin dormir, por más pastillas que me tomo no funcionan... escucho ruidos que no existen, la sensación de que me observan es real, y diaria...

Enciendo en la televisión, inicio el zapping, me siento nerviosa, el agobio me invade... siento que me falta el aire... nada me convencé ¡No puedo más! Siento que el techo se me va a caer encima... Sin casi pensar salgo a la calle, el sol me da la bienvenida, ninguna nube amenaza estropearlo... Al fin me llega un poco de aire, sí quizás me convenga, pasear, sí creo que es buena idea... En cada paso que doy siento la mirada penetrante, los murmuros de los que me rodean, no cesan todos en el barrio me conocen, todos saben lo que ese hijo de su madre me hizo, todos estarán enterados de las ultimas novedades... ya por eso, mi persona es protagonista de todos los chismes.


Entro en una cafetería, me tomo una tila, no dejaba de removerlo para que se enfriara, cuando por la ventana, vi algo que me petrifico, ¿o solo fue mi imaginación? solo fue un segundo... y la imagen de Peter Smith desapareció. Me sonría, me saludaba. A las dos horas caminaba hacia casa, lo volví ver... cerré los ojos con fuerza con la esperanza de que de mi mente desapareciera, pero así no era, ahí seguía cada vez más cerca...

- Hola Jenny... ¿me extrañaste? -me susurró con acento apestando a whisky del caro... -te voy hacer sufrir todo lo que sufrí entre rejas, puta... -Tras de eso, se alejó paso a paso, cauteloso, en una risita por lo bajo.

Aterrorizada corro a casa, por suerte mi madre ya estaba, le expliqué lo ocurrido, no tardemos en ir a la policia, y expliquemos los nuevos acontecimientos ¿que me dijeron? Que no podían hacer nada, que él ya había cumplido, solo por esas palabras, no podían actuar. Yo alucino con la justicia... primero sueltan a un psicópata, segundo ni caso hacen a las amenazas... Sí, sí tienen que hacerte daño para que actúen... tienen que violarme otra vez, o peor matarme... como a las otras... es lo que le queda por completar a él... matarme... 



Desde ese entonces, mi madre no me deja sola ni un segundo. En clase están todos enterados y Nick un gran amigo, me dejo la pistola de su padre, que es policía, la verdad me siento más segura, aunque a mi madre no le dije palabra, ya bastante esta sufriendo.

Llegaron las cinco, salí temerosa y tranquila al mismo tiempo porque mi madre, ya me esperaba en la puerta. El sentimiento de temor gano terreno, al ver un mensaje de mi madre "cariño tardare cinco minutos en llegar, espera donde allá gente"

- Tu mami ¿tardará en llegar? -Peter Smith salió de la nada, me quedé aterrorizada, bloqueada, petrificada, por más que mi cerebro me decía <<¡corre!>> mi cuerpo no respondía, mis pies parecían enganchados con super glu <<¡grita!>> pero mis cuerdas vocales calladas seguían.
- Te vas arrepentir de todo lo que he pasado puta...
- No... no te acerques... te... tengo una pistola
- Sí, la que te dio tu amigo Nick...
- ¿co... como sabes tu eso?
- Lo se todo de ti... desde que salí has sido mi máxima obsesión -dijo entre risas. Toda yo temblaba, el pánico se me adueñaba... aun no se como logré sacar la pistola, y apuntarle, aun con brazos y manos bien temblorosas, las lágrimas no dejaban de resbalar por mis mejillas, mi respiración acelerada -jajaja ¿de verdad te piensas que soy tan idiota de pensar que me vas a disparar? Eres una puta y te voy a follar, vas a morir en terrible sufrimiento.
- ¡No te acerques... o... dis... disparo! -él reía, cada vez con más fuerza, su risa cada vez se escuchaba más cerca -¡Me as destrozado la vida cabronazo de mierda! ¡Por tu culpa mi vida ya no será igual! ¡estoy muerta en vida! -él seguía riendo sin parar... ya estaba tan cerca... -Te odio, te odio, ¡¡¡te odio!!! - No se como disparé, no una, dos, ni tres... cinco disparos directos al corazón.
- ¡Jennifer! -mi madre salió del coche, justo cuando Peter Smith caía redondo al suelo, todo su cuerpo era sangre -en ese momento fui consciente de lo que acababa de hacer. No me arrepiento, me sentí aliviada y tranquila, se lo merecía aunque sufrió mucho menos de lo que se merecía, sí, murió en el acto. Llamemos a la policía. Horas de interrogatorio... pero al final no me quedaron cargos... fue en defensa propia y así lo notificaron.

Por culpa de ese impresentable, mi recuperación, se atrasó considerablemente... pero dentro lo que cabe, voy mejorando día tras día, hoy estoy mejor que ayer... se que mañana... mejor estaré.

Escrito: 15 de noviembre del 2013
También te puede interesar...

Sígueme en... Mis redes sociales

Carta de despedida de un drogadicto a su mejor amiga

  Soy al primero, que me está partiendo el alma, estas líneas, pero es necesario, te escribo para despedirme de ti, mi mejor amiga… Cuando e...