viernes, 26 de junio de 2020

Reflexión personal: Se mis brazos y mis piernas no mi cerebro



Se mis brazos y mis piernas, no mi cerebro, eso te lo dedico a ti que me cuidas, no te creas mi cuidador, sino mi mejor amig@, no necesito un día a día perfecto, sino vivirlo intenso, estoy cuadrapléjico, no muerto.


No necesito que me traten niño pequeño, soy hombre echo y derecho, no necesito un horario planificado, ni medicamentos diarios, ni expertos que sepan hacer excelente su trabajo.



Mas bien todo lo contrario, se mis brazos y mis piernas, no mi cerebro humano, yo elijo, yo escojo, yo pago, tu solo ayúdame a realizarlo. Olvídate de mi condición y recuerda que soy un ser humano.






Mucho he buscado para final encontrado, aquel que me hace sonreír con sus tonterías, aunque yo este de bajón, tu me sacas una sonrisa con tu humor, con tu curiosidad ha veces la lías, te olvidas de la discapacidad, eso me hace sentir persona.


Cuando el dolor se me hace insoportable, necesito que me toque el aire, tu ahí estás, para invitarme a pasear a las cuatro de la mañana... ufff no sabes lo bien que sienta...

Se mis brazos y mis piernas, no mi cerebro, si te digo quiero hacer parapente, tu negate, pero respétame no me lo niegues, quien sabe... quizás te diviertes...

Tuneame la silla, dale velocidad, estoy en silla no muerto, dame variedad enséñame modernidad, tu no me discapacites más.


Estoy cansado de expertos que siguen el protocolo muy estricto, pero se olvidan de lo esencial, que soy persona.



Se mis brazos y mis piernas, no mi cerebro, no te alarmes si necesito sexo, quizás sea diferente a lo que estás acostumbrado, pero llega al mismo resultado... mis orejas, es mi punto esencial, para disfrutar.

Se mis brazos y mis piernas, pero no mi cerebro, no estás en un hospital, estás en mi casa, olvídate de esa bata blanca, no soy tu hijo, ni un niño de pañal, olvídate de lo que esta bien y lo que esta mal, déjame eligir a mi ya, quizás no sea lo correcto, pero si lo que necesito... ¡respétalo!.


Gracias por escuchar esta carta, ya para finalizar, no seas un cuidador mas, no lo veas como una obligación, se mejor mi amigo, ayúdame a ser independiente, se mis brazos y mis piernas, pero no mi cerebro, se el amigo que más necesito.



Ver intocable me hizo ver la realidad, para comenzar no debemos considerar aquellos que nos ayudan a una vida digna como cuidadores, porque eso ya da un rol, hace que todo sea muy mecánico y obligado. Nosotros las personas con discapacidad, necesitamos inclusión que nos traten como personas adultas, cosa que en los centros, y aquellos que tienen en la cabeza que son nuestros cuidadores es cosa imposible porque lo ven como obligación, no como una necesidad humana que es para la persona dependiente. Nos ven como clientes a los que proteger y cuidar, ignorando lo que necesitamos.

Phillip contrató aquel, que se olvido su razón de estar, no lo veía como una obligación, sino como una manera de ayudar aquel que era su amigo, incluso en un principio por el propio interés de este... pero acabo siendo quien mas lo aceptaba, y lo trataba como persona.

Escrito: 29 de octubre del 2013
También te puede interesar....

Sígueme en: Mis redes sociales

Poesia: Quiero



Quiero amarte,
pero no follarte,
quiero tenerte,
pero no obligarte.

Quiero desnudarte,
pero no tu ropa arrancarte,
como animal salvaje.

Quiero susurrarte,
lo hermosa que eres y lo mucho que significas para mi,
y no gritarte y humillarte,
como si fuera superior a ti.

Quiero que hagamos el amor,
que nuestro cuerpo se convierta en uno,
pero no solo en estado físico,

sino en cuerpo y sentimiento.


Quiero ser ese hombre que necesitas,
ese hombre que te mereces,
ese hombre que te proteja y cuide
ese hombre digno de ser hombre.

Quiero ser la diferencia de tu ayer,
mostrarte que no todos somos iguales,
que aquel que te pegaba y de ti abusaba,
hombre no se llamaba.

Quiero tratarte,
como la princesa que eres,
no como algo indeseable,
que como mujer no corresponde.

Escrito: 30 de octubre del 2013
También te puede interesar....

Sígueme en... Mis redes sociales

Relato: Muerte en halloween




Estoy aquí... estoy bien... ¿Que es lo que ha pasado? No recuerdo bien... ¡¡¡oh no!!! Mi cabeza... que dolor.. siento algo húmedo... ¡es sangre! ¡mi cabeza esta sangrando! .... me voy a desangrar...
- Socorro, auxilio... ¡Que alguien me ayude! -empiezo a gritar desesperada, soy muy joven para morir -¡¡¡ayuda!!! -Nadie me escucha... normal estoy en medio del bosque... tengo que ir a la ciudad... Allí seguro que me ayudarán y llamarán a la ambulancia... Dios... cuanta sangre perdida... pero lo más extraño es que me encuentro bien.... más que bien... ese dolor de cabeza del principio ya desapareció... ¿como es posible? Le preguntaré cuando llegué.

Echo a correr... corro y corro, no siento mis pasos, no siento el cansancio... escucho voces... veo luces.... las calabazas me dan la bienvenida... Se me va de la cabeza mi gran herida echa... ¿calabazas? ¡es verdad es Halloween! Entonces cambia mi prioridad... Mama me dijo que me arreglaría mi disfraz de vampiresa... ¿lo habrá echó? Y ir a recoger caramelos ¿estaré a tiempo? ¿que hora será? Las ocho y media, marca el reloj de la iglesia... Veo a un grupo de gente, todos van a paso tranquilo, a un mismo destino...
- Ei compañera, ¿tu también vas a nuestra celebración?
- ¿Que celebración? ¿quien es usted? ¡no importa! Tengo prisa, tengo que ponerme mi disfraz, quiero ir con mis amigas a truco o trato... -echo a correr, sigo mi camino, queda poco para llegar a casa.
La veo desde lejos, corro mas deprisa, me acercó... ¿que está pasando? ¡todo está llenos de policías! ¿estarán por mi? Solo son las ocho y media, otras veces mas tarde he llegado, no han llamado a la policía... ¿por qué hoy si?
- mama, papa ya he llegado... ¡mama, mi disfraz, quiero ir a la fiesta de halloween! Mama, pero... ¿por que lloras?
- Oh Terry, ¿donde puede estar?
- No lo se, la hemos buscado por todos lados, durante horas... ¡ya no se por donde más buscar! -papa se sentó en el sillón derrumbado, se llevó las manos a la cabeza, incluso detecte lágrimas en sus ojos.
- ¿pero que decís? ¡Estoy aquí, ya he vuelto! -me acerqué a ellos, les toqué ¡mi mano les traspasaba! Eche un paso atrás asustada... miré mis manos... ¿que pasaba?
- Molly -Tommy, mi hermano pequeño me llamaba... Papa, y mama, se acercaron esperanzados.... no tardaron en desilusionarse nuevamente.
- Sí cariño... sabemos que tu también la extrañas -le cogió en brazos mi madre, abrazándole con fuerza... llorando con aun mas potencia... -¿que estaba pasando? Solo había un caso donde los niños veían cosas que los adultos no podían... el espejo lo confirmaba... mi retrato no se encontraba... ¡los fantasmas! ¿Yo era uno de ellos? ¿pero como? Yo no recuerdo...
Ding, Dong... Ding Dong... las campanas de la iglesia marcaban las nueve de la noche... como por arte de magia los recuerdos llegaban... en bicicleta andaba, por el sendero sin iluminación ninguna, tropecé con una piedra, no vi lo que se avecinaba, mi cuerpo por el barranco resbalaba... ¿cuanto tiempo pasó?
- ¿Pero que le paso? Ya hace más de tres días de su desaparición... algo le ha pasado seguro... -no dejaba de llorar mamá.
- Tranquila, tengamos la esperanza de que solo se perdió, que pronto la policía la encontrará, a casa volverá -pobres... se me partía el alma al pensar, que eso no iba a pasar...
Pasaba de la medianoche... mi padre y mi madre seguían en el salón... como dormir en esa situación... Tommy dormía... él era mi única esperanza... él era el único que me podía ayudar avanzar.... -
- Tommy, Tommy cariño, despierta.
- ¿Molly? ¡ya estas en casa! ¡estas bien! -quiso abrazarme pero solo me traspasaba, suerte que tiene buenos reflejos, no llegó a caerse -¿que pasa? ¿Por que no puedo abrazarte?
- escuchame tesoro... yo no estoy aquí realmente... estás soñando -mentí, ¿como explicarle a un niño de 3 años lo que estaba pasando? -solo tu, puedes ayudarme... ¿quieres jugar atraparme? -él confirmo con la cabeza -esta bien... pero antes escuchame... ¿te acuerdas aquel bosque que fuimos una vez, que tu perseguiste la ardilla?
- Sí que mamá te regaño por ir sola a ese bosque tan lejano y solitario...
- Sí, ese mismo... tienes que llamar a papa y mama decirles, que estoy allí, que ha veces sin que ellos supieran, iba allí... que deben mirar allí...
- Si estas aquí... conmigo... -la confusión era grande para él...
- Cariño estás soñando recuerdas.... en verdad no estoy contigo... estoy en ese bosque... necesito tu ayuda...
- ¿Estas malita?
- Sí, estoy malita, estoy sola, necesito ayuda y nadie sabe que estoy allí... -le mire con ternura.
- Si lo hago... ¿volverás a casa? -me pregunto con su carita llena de inocencia.
- No cariño... lo siento no puedo volver...
- ¿Por qué?
- Es complicado, pero yo siempre voy a estar a tu lado... aunque tu no me veas... yo te voy a cuidar... siempre voy a estar en tu corazón...
- Yo no quiero que te vayas... -lloraba.

- Yo no quiero irme... pero debo hacerlo.... por favor ves a decirle a papa y mama lo del bosque...


Él se bajo de su cama, y bajó corriendo las escaleras dando el comunicado que le había dado... mis padres no tardaron en informar a la policía, ellos se apresuraron en ir... Lo peor se confirmaba, mi cuerpo sin vida encontraban... Mire las calles de mi ciudad, tantos llenos de felicidad, celebrando el hallowen un año mas, de puerta reclamando, ese truco o trato. ¿Y yo? ahora que? ¿que más hacer?

- Ei ¿que haces por aquí? ¿moriste en este ultimo año? -era uno de ese grupo de persona que me encontré antes... ¿si me morí? Eso significa... ¡Que ellos también están muertos! ¡oh dios veo fantasmas! ¿O en este caso son personas y los fantasmas son los vivos? ¡o que lio!
- Sí, morí hace tres días -fui sincera... ¿para que mentir? -¿y vosotros? ¿que hacéis aquí?
- Cuando las campanadas tocan las 12, Uno de noviembre... el día de Halloween, el único día en que nos permiten a la tierra volver, pasar la noche junto a nuestros seres queridos.... ¿pero no eres muy joven para ya estar en este mundo?
- Tengo nueve años, me caí por un precipicio... mi familia acaban de encontrar mi cuerpo...
- Debe ser muy duro... lo siento mucho... pasa lo noche con ellos... ya al salir el sol... nos acompañas a nuestro mundo...

Y Así lo hice... pero al mismo tiempo fui testigo de la realidad... los vivos, disfrutando del halloween, ya sea pidiendo truco o trato, otros creían en la realidad, que las personas que perdieron ese día visitaban... ya sus gustos preparaban..... otros que como yo no forman parte del mundo de los vivos, allí se encontraban, visitando, cuidando y protegiendo aquellos, que al llegar esas fechas los recordaban, algunos con sufrimiento, otros con nostalgia, otros con lágrimas, pero había algo en común todos, absolutamente todos, de nosotros, no nos olvidaban.


El sol empezaba a salir... ya todos los no vivos, empezaban a partir... yo debía seguirlos, de la casa me salí... había sido una noche tan difícil...

- Ei amiga, llegó la hora... es hora de partir, ven, acompañame -yo a él me aproximé, vi, vi esa gran luz donde transmitía paz, mucha paz... pero antes hacía atrás miré... Allí estaba Tommy, mirándome fijamente...
- Gracias hermanito, te quiero mucho y siempre te querré.
- Adiós Molly adiós... -sus lágrimas indicaban que el dolor le superaba... pero ya no podía hacer más... ya en un año volvería para pasar otro halloween mas en su compañía, y demostrar, que a su lado siempre voy a estar...

Escrito: 31 de octubre del 2013
También te puede interesar:

Sígueme en.... Mis redes sociales





Un carnaval desgarrador, el desenlace



La furgoneta se detuvo frente una gran discoteca... me imaginé que era el party day... se escuchaba animada, repleta se encontraba, la típica alcohol drogas y Rock an Roll's aparte de sexo... Un lugar que nada tenía que ver conmigo... pero que decir... ya estaba aquí... que menos que divertirme... de una o otra manera lo había logrado, ser una joven más en este carnaval... Miré al reloj de mi compañero, no llegaban las dos, tenía oportunidad de disfrutar, un buen rato, yo no iba a desaprovecharlo. Entre cuatro me cogieron en brazos, me subieron... mi silla se encargaban otros dos, donde en la barra, la aparcaron y mi me sentaron.

- ¿Que quieres tomar? -me preguntó Alan. Yo no podía pedir lo de siempre... esa noche la coca -cola estaba anulada.
- Lo que vosotros toméis...
- Un cubata ¿entonces? -acepte, que dios me diera fuerzas, para no liarla. La música estaba potente, al igual que el ambiente... sentada desde mi silla solo espaldas y bajos eran los protagonistas... El aire estaba cargado ¿porro? ¿tabaco? Sí, todo mezclado...
- Ei chica... ¿Te apetece una anfetamina? -se me apareció de la nada, un esqueleto que habla...
- No mejor no -respondí sin pensar.
- No te hará daño... confía en mi, danos dos -me guiñó un ojo -aquí tienes tu cubata... te ayudará para pasarte eso... -yo sin saber porque... acepte... El cubata estaba bien amargo, pero no me iba a echar para atrás... sin respirar, empecé el vaso a vaciar, después de tragar esa especie de pastilla -¿te apetece bailar?

- ¿Me ayudas a levantar? Con ayuda puedo bailar -me sentía mareada, pero no me importaba.


- Claro preciosa... ven aquí... -me ayudo a levantar, y empezar a bailar, delante de mi se encontraba, de sus manos me sujetaba, yo cada vez me sentía mas mareada, pero no me importaba... sentí como alguien por detrás se acercaba, mi cuerpo tocaba... -me deje hacer, era como si me encontrará en medio de un sandwich, era bonito sentirse deseada... por primera vez... sentía como me tactaban, por mi cuerpo sus manos resbalaban. Mire a Alan, su boca me llamaba, no tarde en plantarle mi lengua... él me respondía con énfasi, yo más su cuerpo deseaba, aun sin conocerle de nada... me tenía extasiada.
- Tengo que ir al baño -le comuniqué, ese cubata ya había llegado abajo -acompáñame tu -pronuncié sin saber porque. El no se negó, ni intento proponerme otro. Ya encerrados, el me desnudo de cintura para abajo, mi cuerpo empezó a tocar, sin preguntar, yo no le quité, tenía una gran necesidad sexual -fóllame, hazme tuya, aquí y ahora...
- Claro nena, lo que tu digas, pero espera un momento... enseguida vengo...
- Pero trátame con cariño... no lo hecho antes... bueno... no nos conocemos de nada... yo no soy así... pero lo necesito... necesito vencer a la discapacidad -un fuerte dolor de cabeza se había apoderado de mi... mi lengua hablaba, ignorando que nadie me escuchaba, bien mareada estaba... que ni sabía lo que decía, ni hacía...
- Nena ya estoy aquí, cuando quieras empezamos.
- ¿Donde estabas? ¡Te extrañaba! -pero solo no llegaba, los demás piratas le acompañaban -¡¿Qué hacen ellos aquí?! ¡yo solo te quiero a ti! -intenté tapar mi desnudez... pero mis ordenes y mis movimientos, no iban a la par.
- Nena, ellos son mis colegas, también quieren disfrutar, no se lo puedo negar... ¿te vas a dejar no? -ahí fui consciente de mi realidad... pero poco pude negar, en aquel lavabo tan pequeño, doce hombres, a mi alrededor, dos me aguantaban los brazos, dos las piernas, uno la boca me tapaba, otro encima mio se encontraba, los demás miraban, sin dejar de masturbar. Yo lloraba e intentaba negar e evitar, mi realidad... Sin piedad me penetró que asta desgarró.... Me dolía cantidad y aquello no paraba... yo que tanto deseé perder mi virginidad, ahora lo detestaba imploraba al cielo que aquello parara... ¿donde estaba mi ángel, cuando más lo necesitaba? Quizás ya me advirtió, yo no le escuché.... perdón quiero despertar... en mi cama, en la seguridad de mi casa... ¡¡¡Por favor!!! Pero no, aquel infierno seguía a toda piel... Al fin acabo, ya todo pasó... ¡oh no! A volver a empezar, otro encima... aquello es un horror, es insoportable el dolor... ellos poca piedad tienen a mis lagrimas y gritos de terror... veo sus rostros, todo son carcajadas, de puta, y zorra no callan.... 1,2,3,4... perdí la cuenta, la consciencia me abandonó... quedando desmayada...


Desperté... en el hospital me encontraba, miré a mi alrededor... mi madre lloraba... mi padre gritaba que tan inconsciente estaba... de cometer la barbaridad que permití. Es como si un tambor, en mi cabeza estallara, todo mi cuerpo me dolía sobretodo en las partes bajas. Sin aviso el doctor, a preguntas estalló ¿drogas? ¡yo no tome drogas! ¿Como es posible que encontrarán en mi sangre? A continuación... la policía me lo aclaró... esa banda no era la primera vez que actuaba... mas de una, como yo se confió, y la drogaron, dentro de la bebida en mano, después ya violaron, dejando su firma ya en el alma...

De verdad que me arrepentí, de la barbaridad que cometí.... me deje llevar por la necesidad, los sentimientos, poco pensé las consecuencias... nunca pensé que algo tan horrible podría ocurrirme a mi... pero ya que decir... es algo que tendré que vivir, ya seguir...

Moraleja; que por muy desesperado que este tu corazón... utiliza la lógica, y detente si lo ves preciso... porque las consecuencias... pueden ser permanentes y muy destructivas, no solo para ti, sino para tus seres queridos...
Las personas con discapacidad... tenemos una dificultad que esta sociedad poco entiende y respeta... pero calma, no te dejes llevar por lo que tanto anhelas, mira, valora lo que te rodea... de ahí después actúa .. No dejes que la desesperación se te adueñe... vivimos en un mundo peligroso, cada día mas... en el que no sabes en quien confiar.... menos de unos desconocidos en un día donde lo prohibido esta presente.... pensar... que habrá mas oportunidades de disfrutar... pero vidas solo una... hay traumas que te acompañaran de por vida....


Escrito: 03 de noviembre del 2013
También te puede interesar:
Sígueme en.... Mis redes sociales

Relato: Un carnaval desgarrador



Ya pasó un año, carnaval, ya ha vuelto a llegar, yo sigo igual un año más... envuelta en mi soledad... No dejo de a Dios preguntar... cuanto mas durará esta tortura... porque me tuvo que mandar una discapacidad, es la peor, peor condena que me podía dar...

Llego Carnaval, el ambiente esta animado, a pesar del frío intenso... la gente ríe y canta... escucho las comparsas, la gente las acompaña, esa noche saldrán de marcha... ¿y yo qué? No paso de los veinte, pero si de los diecisiete... ¿donde están la diversión de ser adolescente? ¿Se perdió? ¡Ni siquiera apareció! Cada febrero, cada año es lo mismo, tanta felicidad a mi alrededor, me atormenta, puede conmigo, un sentimiento de nostalgia, de angustia puede conmigo... es como si extrañara algo que jamás he tenido... ¿o si? ¿se fue tan pronto que ni fui consciente? ¡No es justo! ¡yo no pedí esta condena! ¡no merezco tenerla! ¡Ya esta bien! ¿Qué más da que no tenga amigos? ¿Qué más da, que mi familia vaya a su bola? ¿Qué más da que todos se olviden de mí?, yo hoy voy a vivir... y nada ni nadie me lo va ha prohibir... siempre he intentado ser una niña buena, hoy cierro puertas... que salga la diablesa... voy a recuperar esa noche perdida de mis 18 años, solo una noche, pero la voy a sentir a tope... lo que no he echo en toda mi vida... hoy lo voy hacer... para comenzar...... me encaminé a la ducha, me depilé desde mis cejas, asta el final de mis piernas... Me vestí... como nunca antes pensé hacerlo, provocativa, sexy... problemas tuve para que mi madre me vistiera con lo que yo deseaba...

- Estás igual de guapa con esta ropa... -insistía ella.
- mama, quiero esta ropa, tengo 19 años, dejame elegir a mi... -todo me enrabiaba. Estaba hasta la coronilla que me tratarán como una niña... soy joven... quiero vivir como los demás... hoy me voy a liberar.
- De verdad quieres salir esta noche... es peligroso la gente bebe, la gente se emborracha... despues conduce... que vayas sola... es peligroso...
- Me da igual... no me va a pasar nada estoy segura, tu tranquila, si a las cinco de la mañana no he vuelto, preocupate, pero eso no va a pasar, a las cinco aquí estaré -la tranquilicé, porque otra cosa no, pero sufridora, la primera.
- ¡¿A las cinco?! ¡¿Pero tan tarde vas a venir?! -veía la palidez de su rostro...
- Todo el mundo va ha salir asta esa hora... ¡¿por que yo no?! -sentía mi rabia como se me apoderaba.
- Esta bien, pero ten mucho cuidado, no te olvides del móvil -le agradecí que lo entendiera.


Ya en la calle, en mi silla de motor, pasaban de las 22.00 horas, empezaba la noche, empezaba la marcha... ¿Que hacer? ¿como aprovecharla? Nunca antes había tomado esta decisión... ¿como seguir? Cene con tranquilidad, tome un chupito al acabar, y me lo tomé de carrerilla como debía...


- Que haces una chica tan guapa como tu, tan solita... -era un chico por la voz parecía joven, mas o menos de mi edad... estaba borracho, un estado que detestaba, aun en el día de hoy detesto, aun con más fuerza...Estaba vestido de pirata, en otro día me hubiese sorprendido, hoy no, todos llevaban la mascara puesta, pocos, los iban al natural, claro que yo era una de ellas. Mi primera reacción fue bajar la cabeza, la timidez me superaba... Que demonios... hoy es mi noche... no voy a dejar que mi timidez la destruya... Respire hondo...
- Nadie ha querido acompañarme...
- ¿como es posible? Con lo guapa que eres...
- ¿Y tu? Donde has dejado tu tripulación... -mi boca, pronunció por mi, mi voz se escuchó en tono seductor... ¿que estaba pasando ahí? Esa no era yo... ¿habría salido, la diablesa que tengo dentro?
- Han ido a sacar dinero, sino como pagar todo lo tomado... -rió -¿y tu no vas disfrazada?
- Ya voy disfrazada todo el año... Este es mi mejor disfraz -heché hacía atrás con mi silla, le mostré el conjunto completo...
- ¡¡¡Wow!!! estás para comerte enterita nena... -fue su expresión... por el general, me hubiese asustado... pero ese día no, estaba dispuesta a romper con todas las reglas.
- Gracias -contesté en cambió, con guiño de ojo incluido...
- ¿Y tu novio? Como que te dejo salir tan, tan ufff -me miro de arriba, abajo y su mirada no era precisamente inocente.
- No tengo novio, nadie me ama, todo por este cacharro -señalé la silla.
- Pos son unos verdaderos gilipoyas por perder a una muñeca como tu... -su rostro se aproximaba al mío sentía su aliento tan cerca... no precisamente olor a menta... Su tasa de alcohol superaba a la media. Pero no importaba, ya nada importaba.... tenía un objetivo... fue en ese momento, que fui consciente... la suerte estaba de mi lado, que podía lograrlo, esperando, que mi ángel siguiera callado, que mi lado bueno, siguiera durmiendo...
- Y bueno señor pirata... ¿cual es su nombre? No creo que sea barba negra -gire la cara, con delicadeza... No se lo iba a poner tan fácil...
- No, claro que no -rió una carcajada -me llamo Alan.
- Yo Teri -le ofrecí mi mano, él me la extrechó, nuestra mirada de complicidad se encontró.
- Ei Alan aquí estás... -una docena de piratas más entraron por la puerta... uno de ellos, llevaba un loro, en su hombro.
- Ei pandilla, os presento a Teri, esta muy solita... nadie puede estar solito en carnaval ¿verdad? -les guiño un ojo. Los demás se echaron a reir, afirmando... -Ella vendrá con nosotros, es carnaval nadie se puede quedar en casa...
- Estupendo tío... pues vayamos que están a punto de abrir Party Day.
- ¿Party day? ¿donde está? -pregunté intrigada.
- Esta a media hora de aquí en coche...
- ¿En coche decis? Ups... soy la primera que no quiero ahogar la fiesta... pero no puedo ir... a las 5 tengo que estar en casa, la silla de motor es grande... lo siento.
- Vamos Teri... y tu noche loca... no permitas que esos que te discriminan se salga con la suya... a las 5 en tu casa estarás... vamos nena, confiamos en ti, no nos ahogues la fiesta, no ahogues tu fiesta.
- Ya pero la silla.....
- Tu discapacidad, no va a ser obstáculo para disfrutar nena...
- ¿Y el coche? No va a caber...
- A Claro la silla, si no te preocupes, tenemos una furgoneta... cabe de sobra...
- No se... -dije no muy convencida, una cosa era disfrutar como los demás, otra arriesgar mi vida, con unos tipos borrachos que no conozco de nada.
- No te arrepentirás de verdad... Yo te cuidaré... a las 5 aquí estarás...
- Esta bien... -acepte.


Me subieron entre 2 en la furgoneta, encendieron la música canciones de un Rock pesado, no era de mi agrado pero que decir... miré por la ventana... como de mi pueblo, de mi seguridad me alejaban. Se encendieron un cigarro, ¿o un porro? Yo de eso poco entiendo...

- ¿Nunca has fumado? -me preguntó Alan al negarme a su invitación. Negué con la cabeza. -Ten dale una calada, quizás te guste... si es así... Te daré uno entero -por una calada... que podía perder... y así anhele aunque una buena tosera se apoderó de mi, los de mi alrededor, se echaron a reír.
- Y dime nena... ¿has follado alguna vez? -preguntó Alan. Con sinceridad respondí que no... -pero habrás visto alguna polla de verdad ¿no? -volví a negar, sin palabras, solo con un gesto de cabeza... -¿como es posible? ¿te gustaría ver mi polla? -me quedé pensativa... que malo me podía pasar... solo era ver, algo natural. Acepte. Alan lentamente, su cremallera bajo, se sacó el pantalón, después su calzón, allí su pene, la bienvenida me daba...
- Esta grande... -no se me ocurrió nada mejor a decir... Me quedé como extasiada... no podía dejar de mirarla...
- ¿Quieres tocarla? -No contesté mis manos actuaron por si solas... casi sin que fuera consciente... ya la estaba chupando.... maldita discapacidad, tanto que me había arrebatado... no era nada malo lo que estaba haciendo... solo viviendo... Note como Alan, cogía mi cabeza, la adentraba más en su pene... mi boca, había llegado al limite, arcadas me entraban... pero no me importaba, yo continuaba... Cada vez me veía mas extasiada, sus manos mas velocidad me impulsaban. Asta que sin aviso, empecé a devolver... Muchos rieron pero al mismo tiempo no les importó, y me ayudaron a limpiarme....

Continuara...

Escrito: 03 de noviembre del 2013
También te puede interesar...

Sígueme en... Mis redes sociales

Reflexión personal: Momentos....



Momentos,
que siento que no estoy vivo,
momentos,
que mi cerebro y cuerpo no parecen estar en un mismo son.


Momentos,
que la debilidad,
me supera,
yo no se como vencerla.

Momentos,
que miras alrededor,
nada te parece real,

aunque estas en tu hogar.


Momentos,
que te invade la oscuridad,
que todo y nada,
no tiene ningún sentido.

Momentos,
que parece que se detenga el tiempo,
te llegan esos recuerdos,
en el que todo era tan distinto,
como siempre había querido.

Momentos,
que la música,
en vez de darte bienestar,
te destroza más.

Momentos,
que no ves salida,
solo te acompaña oscuridad,
dudas que eso llegue a cambiar.



Momentos,
que estar dormido o despierto es igual,
desearías que los papeles se invirtieran,
que tus sueños fueran realidad,
tu despertar una pesadilla más.

Momentos,
que desearías alguien aquí,
alguien que te diera fueras para seguir,
pero solo te encuentras con los que te hunden mas.

Momentos,
que grito al señor,
que todo sea diferente,
me devuelva la sonrisa del ayer.

Escrito: 04 de noviembre del 2013
También te puede interesar...

Sígueme en.... Mis redes sociales



Carta de despedida de un drogadicto a su mejor amiga

  Soy al primero, que me está partiendo el alma, estas líneas, pero es necesario, te escribo para despedirme de ti, mi mejor amiga… Cuando e...