sábado, 13 de junio de 2020

Discapacidad: Asignatura pendiente



Estamos en el siglo XXI, la tecnología avanza a grandes zancadas, pero la mentalidad de la sociedad, se ha quedado parada, o incluso ha retrocedido, al ser posible. La discapacidad es algo habitual, en el que se ve a diario en todas las calles, de todos los países, de todas las naciones. Cuando yo era niña, hace veinte años atrás, los adultos se quedaban pasmados al verme, como si fuera una novedad, ver un niño en una silla de ruedas.

Al día de hoy, quizás ya no se asombren tanto, pero siguen viendo la discapacidad, como algo negativo, como algo inferior, como una enfermedad que hay que curar, en muchas ocasiones se centran tanto en la discapacidad, que se olvidan en la persona que es, en la gran capacidad que tiene, muchas ocasiones se olvidan del adulto que tienen delante, y lo tratan como un niño eterno.

Muchos niños de hoy, están creciendo con una idea totalmente equivocada de la discapacidad, no se les puede culpar, ya que no existe información accesible a ellos, sobre este gran tema, solo actúan de aquella manera que ven en los medios de comunicación, en sus familiares, sus padres, en el entorno que le rodea si un niño solo ve que a una persona con discapacidad la tratan como niño eterno, la discriminan, lo tratan inferiormente, es lo que empezara a realizar a esa edad, lo que seguirá haciendo de adulto, ya que es lo único que aprendido, ya que nunca ha tenido información real a su alcance.
Tanto buscar vida en marte, cuando aún no se aceptan a las personas de cualquier condición de la Tierra, ¿Qué sentido tiene buscar más vida en otros planetas?

¿Cómo se puede cambiar eso? ¡hablando del tema! ¡Rompiendo el tabú! ¡Diciendo la realidad! Ya desde pequeños incluirlo en las escuelas, como una asignatura más, enseñar la realidad de la discapacidad, cada discapacidad es un mundo, la condición que es, no la enfermedad que muchos piensan, muchos niños crecen con esa idea, así tratan en la vida adulta.



Sí, Discapacidad es una asignatura pendiente, es un tema, muy intenso, cada condición es un mundo, por ello sería necesario como la clase de historia, tener su hora de protagonismo.

¿De que serviría? Tendría muchos beneficios, el mas esencial que habría una muchísima más inclusión, para todas esas personas que tienen esa condición:



Se romperían tabúes.
• Se vería más la capacidad, que a la discapacidad.
• A los adultos con esta condición se le vería como tal, no como niños eternos.
• No existiría tanta discriminación, hacía ese colectivo.
• No habría tantas barreras físicas ni psicológicas.
• La discapacidad sería algo normal a los ojos de esta sociedad.

¿Aun sigues pensando que no? ¿Qué discapacidad no es una asignatura pendiente?

Escrito: 14 de febrero del 2016
También te puede interesar: 

Sígueme en.... Mis redes sociales





Una reflexión tras la muerte





- Papi, ¿mami dónde está?
- Hoy está muy lejos, pero pronto estará con nosotros.
- ¿Es que ya no me quiere? Por eso se fue.
- No, claro que no, mamá te quiere muchísimo, no hay día que no piense en ti, deseé abrazarte con todas sus fuerzas.
- No entiendo, porque no está aquí…
- Son cosas complicadas de entender cariño, pero tú no sufras la volveremos a ver.
- No entiendo papi, porque nos tuvimos que separar, porque no tuvimos que venir a este lugar, donde nada es igual que antes, sí es hermoso, pero yo quiero a mami, la extraño mucho, tanto que duele.
- Lo se mi vida, yo no decidí esto… te lo puedo asegurar.
- ¿Entonces que paso papi?
- Cariño, antes debes entender, una cosa, la muerte es parte de la vida, solo que están como en dos mundos distintos, dos mundos que no son compatibles. Mami solo quería que conocieras a tus abuelos, nadie quería este desenlace.
- ¿Muerte papi? Pero nosotros estamos vivos… ¿verdad?





El padre de la pequeña, no pudo evitar recordar, la ilusión cuando embarcaron en aquel tren, él con su pequeña de la mano, despidiéndose con tristeza de su esposa, de más de veinte años juntos, sin separarse, ni una noche, pero ella tenía trabajo hacer, no podía reunirse con ellos, hasta dos días más tarde. Se sentía tan ridículo sintiendo esa profunda tristeza, como si jamás la volviera a ver a su esposa, a su amada mujer, las últimas palabras que le susurró al oído “Te amo” tras un beso profundo, como si supiera que aquel presentimiento podía ser real. Se sentaron en el asiento, pegado a la ventana de aquel tren, la pequeña no tardo, en abrirla despedirse con intensidad de su madre. No sabía porque él tenía una extraña sensación.



Hacía un día soleado aquella mañana, ni una nube que indicara la desgracia que se avecinaba, el tren empezó andar, los primeros quilómetros muy bien, la tranquilidad la alegría se respiraba en el ambiente, pero no tardaron en desenmascararse dos mascarados, con pistolas en mano, anunciando, que nuestras horas están contadas, ya que habían dos bombas en el tren, en menos de tres horas explotarían… Aquello fue el caos, pero como decirle a una niña de cinco años, que iba a morir, solo la cogí en brazos, la abracé con fuerzas, le prometí que todo saldría bien, que papi estaba con ella, que aquello solo era un juego, quizás no debí mentirle, pero funcionó, para que se relajará.



Paso el tiempo, llego el momento, en el que el reloj llegó a cero, y todo se acabó, no sabría decir que sentí, una bola de fuego abrasó con todo, solo vi a mi pequeña despedida por los aires, yo tras de ella, sabía que íbamos a morir, vi toda mi felicidad pasar, cuando conocí a mi mujer, cuando nació mi niña, todos los momentos, tiernos, buenos, tantos chiflados, tantas desgracias que pasa por el mundo, uno no quiere creer que le puede pasar a uno, pero la realidad, es que pasa… De nada servía resistirse, solo alcance a coger de la mano a mi niña, cerré los ojos, me relaje, solo una cosa me paso por la cabeza “lo siento mi vida, siento mucho el futuro sufrimiento, el no poder haber salvado a nuestra hija, lo siento mucho, ojala puedas perdonarme. Te amo”

Despertemos, sí despertemos en este lugar, en el que mi hija, ignoraba por completo que estaba fallecida, al igual que yo, no sabía cómo darle la noticia, por ello seguía callando, e esquivando las preguntas “¿cuándo vendrá mama?” “¿Cuándo iremos con mamá?” pero no podía callarlo más, debía saber la verdad. La senté en mis rodillas, le expuse, de la manera más sencilla que supe, ella me abrazó entre grandes sollozos, que me desgarraban el alma. Una gran luz, nos envolvió, en el que transmitía una gran paz y tranquila… Era el momento de ir al más allá, dejar esta especie de limbo, y con mi niña de la mano, me dejé guiar.

Yo solo quería, que mis padres vieran y estuvieran con su nieta, pero subimos al tren condenado, solo experimentemos la muerte.

Escrito: 21 de febrero del 2016
También te puede interesar....

Sígueme en.... Mis redes sociales

Poesia: El tiempo





El tiempo,
Aquel que no se detiene ni por un momento,
Que no espera,
Que alarga la agonía del que está esperando una condena.



El tiempo,
Puede ser tan deseado,
A la misma te puede hacer desesperar,
El que más.



El Tiempo,
El que no se deja atrapar,
Ni controlar,
Él lleva, el ritmo y la dirección,
Tú, debes seguirlo.


El tiempo,
A veces interminable,
Otras pasa volando,
Como hacerle entender.

El tiempo,
Tu más fiel compañero,
Tu más lenta agonía,
Que la desesperación se apodera.


El tiempo,
No entiende,
Envejeces,
Aprendes.


Escrito: 25 de febrero del 2016
También te puede interesar....

Sígueme en... Mis redes sociales

Yo no maldigo la discapacidad, maldigo la sociedad



Sí, tengo discapacidad, se puede decir desde que nací ya que la meningitis que tuve fue a los 13 días después de nacer, me trajo a mi vida la parálisis cerebral.

Antes de más joven, sí odiaba tener discapacidad, ella era la única responsable que mi vida fuera una porquería, no podía ver la realidad, muy distinta a lo que yo veía.

Hoy veo las cosas muy diferentes, he sido consciente de otra realidad, la única verdadera, supongo que es gracias, de una persona que se dejo de mitos y habladurías, se guío únicamente por su corazón y me dio una oportunidad de amar y ser amada.


Hoy soy consciente, que la discapacidad, no es más que la condición que tienen ciertas personas, y no es una desgracias, menos una maldición, solo una condición. La discapacidad no te arrebata, la gran capacidad que tienes, no te quita derechos y necesidades que tienes como persona, es la sociedad que lo hace.



En el siglo que estamos, la tecnología esta muy avanzada, por esta, ninguna persona con discapacidad se quedaría atrás, ya que existen, miles de cosas para ayudar a esa persona con esa condición, ya está al alcance aquello para sustituir, lo que la enfermedad afecto.

¿Cuál es el problema entonces? Exacto la sociedad y la mentalidad de esta, pongámonos a pensar…

¿Quién te impide acceder a ciertos sitios cuando se trata de discapacidad motora? Los escalones, las cosas altas…
¿Quién te impide leer un libro cuando tienes discapacidad visual?
¿Quién te impide acceder a información por tu discapacidad auditiva?

¿Quién no te valora como persona, te impide que seas un adulto más cuando tienes discapacidad intelectual?
¿Quién te trata como un niño eterno?
¿Quién no te da una oportunidad para amar y ser amado?
¿Quién no te deja trabajar o estudiar?
¿Quién no te da los servicios sanitarios necesarios?
¿Quién te impide ser persona?



¿La discapacidad? ¿De verdad? Tu cuerpo es el mismo, tu cuerpo crece, dejando atrás la etapa infantil, pasando por la pubertad, acabando en la etapa adulta. Cambios físicos, emocionales, necesidades, deseos, todo llega a la persona con esa condición, la discapacidad no discrimina, sigue cada etapa de la persona tal cual es, sin esa condición.

¿Quién te discrimina realmente? Exacto, ¡la sociedad! La sociedad, es quien te mira por lo bajo, la sociedad es quien te cierra puertas, te impide evolucionar, la sociedad es quien te discrimina, se olvidan de la persona que eres, la gran capacidad que tienes, No la discapacidad, sino la sociedad.

Deja de maldecir a la discapacidad, a esa condición que es parte de ti, de tu persona, empieza a encararte a los verdaderos responsables, si, exacto, la sociedad.

Escrito: 05 de marzo del 2016
También te puede interesar... 

Sígueme en.... Mis redes sociales


Poesia: Si no te vuelvo a ver




Si no te vuelvo a ver,
Decirte, que eres lo mejor, que he hecho,
Que he tenido,
Si no te vuelvo a ver,


Si no te vuelvo a ver,
La felicidad más grande,
Es haberte cuidado,
Haberte amado.




Si no te vuelvo a ver,
Eres mi tesoro más preciado,
Nunca me has defraudado,
Más orgullosa de ti, no puedo estarlo.





Si no te vuelvo a ver,
Tu no este triste,
Te he llevado en el vientre 9 meses,
Te vi nacer,
Te ayude a crecer,
Y a ser el hombre que hoy eres.


Si no te vuelvo a ver,
Se fuerte,
No culpes al mundo,
La vida es así,
La muerte forma parte,
Solo que nos olvidamos,
Poco recordamos.


Si no te vuelvo a ver,
Al subir a ese tren,
No olvides que hay más gente,
Que está pasando tú mismo sufrimiento,
No estás solo, tampoco eres el más desgraciado,
Mira atrás, serás consciente.


Si no te vuelvo a ver,
Decirte, que te amo con toda mi alma, todo mi ser,
Que quiero ver feliz,
Sí ahora y siempre.

Si no te vuelvo a ver,
No olvides que la gente muere,
Alguno por edad,
Otros por enfermedad terminal,
Otros, por accidente mortal,
A veces por estar en algún mal lugar.

Si no te vuelvo a ver,
No pierdas en ti la fe,
Yo te guiaré,
Te cuidaré,
Sobre todo, te amaré por siempre.

Escrito: 06 de marzo del 2016
También te puede interesar...

Sígueme en.... Mis redes sociales


El significado de ser mujer



En motivo de que días atrás fue 8 de marzo, el día internacional de la mujer, pues yo como mujer, me puse a reflexionar, por que tener ese sexo, no es nada fácil, según en qué país hayas nacido, se complica enormemente…

Pero, aunque la mujer haya sido creada con igualdad, para complementarse con el género masculino, la realidad es que esta es tratada con inferioridad, cada día es una lucha constante en un mundo pensado para hombres, un género con un ego muy grande, generalmente con más fuerza física, ya las cosas han cambiado bastante, pero aún existe la violencia en contra la mujer, utilizan esas cualidades de forma violenta en contra de ellas.

Aunque la mujer no tenga la misma fuerza física no significa que sea la más débil de los dos, no, para nada. Desde hace siglos la mujer se ha tenido que esforzar el triple por la igualdad, por conseguir el respeto del hombre, que la trate como la persona que es, no el objeto, juguete, que aún hoy muchos creen que es.



Quizás ser hombre no es fácil, pero ser mujer, de por si tampoco, para que el que tenemos al lado en vez de echarnos una mano, nos tire más tierra encima, ser mujer significa:

Sobrevivir a una sociedad dominada por hombres.
• Sobrevivir, a la dura batalla que tenemos cada mes ya sea física y emocional con nuestro propio cuerpo.
• Trabajar como los hombres para poder sobrevivir, pero además encargarnos del hogar, de la familia (también hay que decir, que cada vez son más los hombres que nos ayudan en este punto)
• Mantenernos siempre bellas, ya sea por nuestros hombres o no es necesario por nadie más que nosotras mismas, eso requiere de tiempo, dinero, y aguantar dolor (también hay que decir que cada vez son más los hombres que requieren del mismo esfuerzo, ya sea para ellos mismos o sus seres queridos) Claro también hay que destacar, que requiere más valor, un aplauso a los que se ponen en la piel de la mujer, ya que en ellos no es tan necesario.


• Llevar en nuestro interior, otro ser vivo, durante nueve meses, durante los tres primeros nuestro cuerpo, luche por deshacerse ya que lo detecta como un parásito, no como una personita que se está formando.
• Aguantar el parto y la recuperación de este.
• Sufrir el acoso constante de aquellos machos que se creen superiores, ya sea verbalmente, psicológicamente, físicamente o incluso sexualmente.
• Sentirnos profundamente discriminadas, al tratarnos diferente, con inferioridad, incluso mal vistas, por realizar mismas acciones que un hombre. Un ejemplo, es el siguiente… ¿Por qué me llamas zorra, cuando a ti te llaman semental?
• En nuestra quinta década, sufrimos otro cambio importante, la menopausia.

¿Aun crees que ser mujer es fácil? Quizás, tu como hombre no seas el responsable, seas de esa minoría, que nos tratáis con igualdad, lucháis junto a nosotras para que así sea. En nombre del género femenino muchísimas gracias, con tu ayuda, lograremos que miles de niñas, tengan una infancia feliz, miles de mujeres, sean tratadas con respeto e igualdad.
Escrito: 10 de marzo del 2016
También te puede interesar...

Sígueme en.... Mis redes sociales

Carta de despedida de un drogadicto a su mejor amiga

  Soy al primero, que me está partiendo el alma, estas líneas, pero es necesario, te escribo para despedirme de ti, mi mejor amiga… Cuando e...