miércoles, 10 de junio de 2020

Sí, soy mujer, tengo discapacidad, pero no me doy por vencida




Es complicado, nací mujer, es una sociedad machista, dominada por el hombre, la discapacidad me llegó, al poco tiempo de nacer, mi madre siempre estuvo ahí, trabajó 12 horas diarias, para que no nos faltara de nada. En cambio mi padre nos abandonó, nos dejó a mi madre y a mí, al llegar la discapacidad, no supimos nada más de él, hasta años después que nos enteremos que había formado otra familia, mujer, hijos sin discapacidad, y de mí, ya no quiso saber más.

Acabo de cumplir treinta años, sigo viviendo con mi madre, es difícil independizarse, cuando no tienes oportunidad de trabajar, a pesar, que hiciste una gran carrera, te esforzaste como el resto, muchos creen que, por tener discapacidad, juegas con ventaja, pero no es mi caso, ni el de la gran mayoría, no queremos eso, queremos igualdad una oportunidad como mujer, como persona, empezamos a llamar con desespero, puerta por puerta, pero nos la cierran de un portazo.

Mi mamá ya está mayor, tiene edad de jubilarse, descansar, yo debería cuidar de ella, y no al revés. Sí tengo discapacidad, pero me considero independiente, me espabilo bastante bien, en mi vida personal, ayudo lo más que puedo en las tareas de la casa, pero no puedo llevar dinero a la casa, no puedo ayudar a mi mamá en ese sentido, porque ninguna empresa confía en mi potencial, ella ya está mayor, no debería trabajar, ni la mitad de lo que trabaja.



Por lo demás ¿qué decir? Me considero una mujer extrovertida, nunca he dejado que la discapacidad me defina, soy mujer, con una condición de discapacidad, pero para nada soy dependiente, los golpes de la vida me han demostrado, que el mundo no está hecho para las personas dependientes. Voy disfrutando de la vida, todo lo que tengo oportunidad, no desaprovecho ninguna, porque estas para mí, son bien escasas.


No puedo decir que no conozco lo que es tener una relación, amorosas quizás no, son escasos los que se enamoran realmente de una persona con discapacidad, pero soy una persona activa sexualmente, a causa de ello, quizás, me metí en varios, líos, con los hombres, o conmigo misma, provocándome, profundas heridas físicas, sexuales y emocionales, que me acompañarán de por vida, pero yo no me doy por vencida, demostraré a este mundo que soy tan capaz, tan mujer con cualquiera, ya sea con ayuda, o por mi propia voluntad, demostrare que si, soy mujer, tengo discapacidad, pero no me doy por vencida.

Escrito: 09 de mayo del 2016
También te puede interesar....

Sígueme en... Mis redes sociales


Palabras de una mujer que sufrió abusos




¿Por qué? Un año más pasó, todo sigue igual, que años atrás, cuando todo comenzó, cuando todo pasó, después de tiempo de terapeutas de lágrimas, de rabia incontrolada, después de ser el ojo de atención, donde todas las miradas van, protagonista de todos los murmuros, después de que todo eso, se suponía que ya había quedado atrás, fui una víctima, pasé por algo terrible, ya no me puede pasar más, cuando estás convencido que ya todo pasó, que ya había tocado fondo, eres consciente de una cruda realidad, el mal no te da tregua por a ver sufrido ya, sino es un aliciente para volver a pasar.

Contra más tiempo pasé abres un día los ojos, ya caes en la cuenta, que la justicia, no está para protegerte, no a ti al menos, tú, que ya pasaste un calvario en su momento, tienes que volverlo a pasar, porque te vuelven acosar, quieren volverte abusar, la justicia, no hace nada al respecto con solo <<Si, te debes cuidar>> ¿Yo? ¿A santo de qué? ¡yo no estoy haciendo ningún mal a nadie! ¿Por qué tengo que hacer yo todo el esfuerzo, si el mal lo hacen ellos? ¡Como si yo cometiera el crimen! ¿Por qué no hacen lo necesario, para proteger a sus ciudadanos, evitar que esos a los que no se les puede llamar gente, vuelvan a lastimar?


Pero la realidad es tan distinta, porque al mal, les premian con la libertad, la oportunidad de volver abusar de personas que se cruzan a su paso con tranquilidad, cuando sufren el primer ataque, aquel que sin importar el tiempo que pase, las terapias constantes, el luchar constante, con el deseo insoportable de querer suicidarte, cuando al fin logras un poco de paz… ¡¡zas!! Vuelves a ser el ojo de mira de algún pervertido, la pesadilla vuelve acompañarte, ya sea en la noche o en el día, la tranquilidad, ya se largó para no regresar, tu eres consciente, que ya no eres la persona dulce y amable de aquel primer ataque. Aquella que creía en la justicia que no era capaz de matar ni una mosca, no, ahora matarías a todos a esos degenerados de la peor forma posible, sí, obvio el ataque tiene mucho que ver, pero también, el hecho que aquellos que están para defenderte, no hacen nada al respecto para ello, más bien, ayudan a que seas una víctima, cuando simplemente defiendes a que no te vuelva a pasar o a otros, pero eres tú que acabas encarcelado o un psiquiátrico a base de un sinfín de pastillas que te anulan como persona.


Yo quiero hacer un reclamo de en qué clase de mundo vivimos donde el mal es premiado, las víctimas, deben cuidarse de por vida, después andan preguntando ¿por qué se quitó la vida? ¿Acaso no es obvio? Sino… Lean más arriba.

Escrito: 14 de abril del 2016
También te puede interesar.... 

Sígueme en.... Mis redes sociales

Letras del hijo del diablo




¿Por qué nací? ¿Por qué estoy aquí? Me doy asco de ser quien soy, me debieron matar antes de nacer, pero mi madre biológica es tan buena que fue incapaz de ello, lo más que pudo es darme en adopción, con pesar en su corazón, ya que a su forma de ver, yo solo iba a ser un bebé, totalmente puro, pero se olvidó de que llevo su misma sangre, soy parte de ese ser, ya estoy marcado ¿si soy igual que él? El mal corroe mis venas, hasta juraría que el color de estas son morado, como el color del mal incrustado.

Vuelve a saltar, han vuelto atacar, una bomba explotar, gritos, dolor, un gran río de sangre, vuelve a ser protagonista, me siento responsable, ya que él es el cabecilla. Muchos saben mi pasado, mis orígenes, mis antepasados, ya todos conocen a mi padre, yo soy su hijo, el hijo del diablo, al que no le importa matar y destrozar lo que encuentre a su paso.


Fui criado por una buena familia, pero mis rasgos, mi color de piel, me delata que soy como él, tengo sus genes en mis ser, aquellos que que no les importa, matar, violentar, destruir, lo que encuentra a su paso, yo mismo fui fruto de su aberración, en el que llegué yo. Era tan buena persona aquella que me dio la vida, que no encontraba justo matar a un bebé inocente. Pero ya no soy un bebé, soy un hombre de cabeza a pies, miles de miedos me vienen a mi ser, por el miedo de ser como el, el terrorista de me engendró.

Ahora han vuelto atacar, así porque si, por diversión, es cuando me entran unas inmensas ganas de quitarme la vida, la vergüenza puede conmigo, la gente que me conoce de toda la vida, empieza a desconfiar, y conmigo ya no se quieren ajuntar y me empiezan a violentar por el temor, que haga explotar algo… ¿Cómo culpar les si soy fruto del diablo? Pero más me convenzco que no soy él, aunque el miedo de convertirme es grande, es cuando me pregunto, si no sería mejor suicidarme antes.

Solo quiero pedir perdón antes, por las acciones del diablo, si llevo su sangre, pero no soy él, no soy terrorista, para mí, nunca será mi padre, tengo un padre, que me crío, me vio crecer, me educó para el bien, gracias a él, soy el hombre que soy, Padre no es el que hace, sino el que cuida no soy ningún diablo, lo grito bien alto, aunque estos me persigan en mis pesadillas, en el miedo de ser, pero hoy por hombre, solo soy un hombre que llora por las acciones del diablo, está junto a las víctimas y sus familias En un día como hoy ¿Aceptan mis condolencias? 

Escrito: 16 de julio del 2016
También te puede interesar....

Sígueme en.... Mis redes sociales

Palabras de un bebé, antes de nacer



¡Buenos días mami y papi!
Despertad, ya amaneció, es hora de empezar el día, a mami le cuesta despertar, perdón por la noche pesada, es que no podía dormir, quería hablarte, tengo tantas ganas de llegar a la vida, pero también me da miedo ¿sabes? ¿Qué significa eso de vivir? ¿Realmente seguiré siendo yo? ¿En qué dimensión? Estoy tan nervioso, me da tanto miedo… Háblame mami, porfis dime como será, después de despertar.
“¡Buenos días Papi!” Noto como acaricia la tripita de mamá me hace cosquillas, mientras escucho cosas bonitas que me susurra. Él tiene que ir a trabajar, yo y mamá nos quedaremos en la casa e iniciaremos nuestro día.

¡Hora de desayunar! Una tostada de mantequilla y mermelada, un zumo de naranja ¡um que rico! Después a la ducha, una ducha de agua caliente, todo el cuerpo de mamá se relaja, se siente muy bien.


Ahora mami, se está preparando para ir al médico. Tarda un poco, pero a la hora salimos, pedimos un taxi, que nos lleve al hospital adecuado. En la sala hay varias mujeres, en el estado de mamá, con un bebé en su tripa, también hay algún niño, cuando llegue al mundo ese bebé, tendrá un hermanito mayor, yo no, seré el primero para ellos, espero ser un buen hijo mayor.


La enfermera sale, le toca el turno a mami, se tumba en la camilla, se levanta la camisa, “ui creo que ya se que va a pasar” “Siii, eso es” Le ponen a mami una crema fría sobre su vientre, siento el escalofrío de ella “Nunca me acostumbro” escucho como le dice a la doctora, luego es como si jugaran conmigo, haciéndole ese masaje en la tripa, me hacen muchas cosquillas, yo no puedo dejar de moverme.




“Ui al fin termino” ya estamos en la calle, de repente tengo mucha hambre, me apetece helado de chocolate y vainilla “Eh mami” “¿Qué te parece?” ¡Sí! Se sienta en una terraza, pide eso mismo.
Ya en casa, mami enciende música, ¿Mozart? ¿Choppen? ¡A si! Choppen me lo acaba de decir, de mientras empieza con las tareas del hogar, yo me quedo bien dormidito con el ajetreo del caminar, y esa música tan relajante.



No se cuanto tiempo me dormí, pero se escucha la puerta, papi ya llega del trabajo, mami estaba dormida en el sofá, papi le da un beso a mami “hola mi bebé” me susurra, besando la tripa de mamá. Al rato de llegar coge su guitarra y empieza a tocar, ¡me encanta! No es que sea mi papá, pero lo hace genial.


Ya queda poco para cenar, e ir a descansar, y en cuanto salga el sol, un vuelta a empezar, ya queda poquito para que conozca lo que es vivir, me da miedito, pero por otro lado, la ansio, espero que sea bonito de recibir.

Escrito: 17 de julio del 2016
También te puede interesar...

Sígueme en: Mis redes sociales


Carta de un hermano que está en el cielo




Siento tanto haberme ido así, yo no quería, pero el destino, ya tenía pensado ese fin. Sé que mucho no te lo he mostrado, siempre queriendo esconder mis sentimientos, siempre yendo de macho, de duro, como si poco me importarás, cuando la realidad es bien distinta, en las siguientes líneas te lo expresaré.
¿Sabes? Cuando me enteré que ibas a llegar, me ultra emocioné, sí, yo, claro que tenía cinco añitos. Cada día te hablaba desde la panza de mamá, entre otras cosas te decía “que ya quería conocerte” “que te iba a amar y cuidar eternamente” debes creerme cuando te digo que así fue desde el primer segundo que ya estabas con nosotros, ayudaba a mama a cambiarte el pañal, a bañarte, a sacarte a pasear, me molestaba cuando no me dejaban hacer más, porque aún era muy pequeño.


Cuándo tu empezaste a tener memoria, yo estaba en una edad difícil, en plena adolescencia, nunca te conté, pero la realidad, me ajunté con malas compañías, aunque estaba bastante borde contigo, mostrándote que poco me importabas, la realidad, fue bien distinta, siempre estaba muy pendiente a ti, estaba dispuesto a matar a quien te hiciera daño, siempre te he amado intensamente, incluso más que a mi vida.
Siento tanto no estar contigo en estos momentos que más me necesitas, sé que te lo están haciendo pasar muy mal en el insti, ¡maldita sea! no puedo estar ahí para defenderte, para mostrarte lo mucho que te amo, encima el divorcio de nuestros padres, justo ahora, siento que me fui demasiado pronto, no lo digo por mí, sino por ti, porque ahora me necesitas más que nunca, pero tienes que hablar con alguien, sé lo que pasa por tu mente, no lo permitiré, aunque no lo creas ahora, papa y mamá te escucharan, si, perdieron a un hiijo, y se olvidaron que tienen otro que está sufriendo, más allá de la muerte de su hermano, sí sé que estás pasando un infierno, pero quitarte la vida no es la solución, debes confiar, debes hablar.

Sé que lo estás pasando fatal, me detestas por haberte abandonado, lo siento tanto, yo no pedí, que me matarán en esa pelea, yo solo quería volver al buen camino, defender a esa chica que estaba en apuros, apenas vi aquella pedazo navaja, que la clavaron hasta el fondo de mi corazón, no sufrí tranquilo, me morí casi al momento. No quiero que olvides que sigo aquí a tu lado, cuidándote y protegiéndote, como siempre, no voy a permitir que ya nada malo te pase, te quiero tanto.

Creo que ya me tengo que ir, estoy viendo, una luz tan resplandeciente y hermosa, debe ser para cruzar al mas allá, pero no temas hermano, ahora y siempre estaré junto a ti. Te quiero hermano.

Escrito: 19 de julio del 2016
También te puede interesar....

Sígueme en... Mis redes sociales


¡¡¡No más princesas!!! Mejor ser Jane de la selva


Hoy hablando con mi pareja, hemos sido conscientes de algo, que cuando miramos el cuadro de princesas que da Disney, están todas, menos una de las ultimas celebridades Jane, la mujer de Tarzán.
Bueno es lógico y sencillo en mi forma de ver, del porque Jane, no forma parte, es que todas las princesas, como bien dice, nacieron ya, con ese nombre, Blancanieves, la cenicienta, Ariel, la sirenita, Jasmin… Etc, etc, etc… la que estaría discutible sería Bella, pero se casó con la bestia, que antes de ser protagonista de ese castigo, era príncipe.
Ahora hablemos de Jane. La hija de un científico, que investigan y estudian la vida de los primates.

Las princesas, desde que nacen, lo tienen todo echo sin el mayor esfuerzo. Más bien como que se aburren, siempre buscan más, de ahí se meten en líos. En cambio, Jane, es una mujer más, investigadora como su padre, pero siempre dando el cien de sí misma, para lograr más, y luchando por lo que ella cree.

Está muy bien, inculcar a las niñas, que son princesas, pero a mi forma de ver, más bien, es mejor que sigan el camino de Jane, una mujer que ama a la naturaleza, a los animales, que lucha por sus ideales, que no se deja vencer por nada ni nadie. Otro ejemplo como Jane, sería Mulan, ella se hizo pasar por chico, e ingreso en el ejército, por ayudar a su padre enfermo, también mostrar al mundo, que ser mujer en china es igual que los hombres.
Visto así, que prefieren para sus hijas, hermanas, nietas, sobrinas… ¿Qué sean princesas o Jane de la selva? Yo digo '¡¡No más princesas Disney!! Yo me quedo con Jane de la Selva
Escrito: 20 de julio del 2016
También te puede interesar....
Sígueme en.... Mis redes sociales

Relato: El deseo de vez en mes




Voy a cumplir 33 años, ya no soy una niña, mis años de fertilidad se están agotando, mi reloj biológico me lo está gritando, pero el cielo me niega el regalo.
De vez en mes a llegado, mi vena artística va saltando, esta vez sí, lo noto, mi vientre se va hinchando, el latir de otro corazón va asomando o quizás me lo estoy imaginando, me siento feliz, me siento optimista, esta vez sí, lo noto los mareos las náuseas son protagonistas, en mi vientre, algo se está horneando.

De vez en mes, de nuevo otra vez, las cigüeñas se suicidan, me siento tan deprimida al observar como el cielo me niega el milagro, por más que busco, no encuentro explicación.
De vez en mes, no tengo apetito sexual, no quiero ver a nadie, solo quiero llorar en mi soledad, preguntar una vez más el porqué de esta negación. Lo lamento por mi esposo, que intenta por todos los medios sacarme una sonrisa, pone toda su imaginación, pero no tengo fuerzas ni ánimo para ello, mi reloj biológico a explotado, el cielo me niega el regalo, ¿Cómo soportarlo?

De vez en mes, me vuelvo a sentir mal humorada, mejor que él no me diga nada, porque exploto a la nada, sé que el intenta estar invisible, mejor, porque no hay quien me aguante, por ello estoy distante.
Nuevamente de vez en mes, las cigüeñas se suicidan, yo me siento tan deprimida, viendo como el cielo me vuelve a robar el regalo más preciado, ya pierdo las esperanzas, que me nieguen lo más anhelado, tener mi bebé entre mis brazos, amarlo y cuidarlo, sentir el cómo crece, en mi vientre, me imagino que sería fantástico ser madre, el regalo más amado siempre que el cielo, me dé la oportunidad de mostrar mi habilidad, sí, de ser buena mamá.
Escrito: 22 de julio del 2016
También te puede interesar...
Sígueme en.... Mis redes sociales

Reflexiones de un padre soltero



Sí, soy padre soltero ¿Y qué? Mi niña tiene 6 años, por desgracia, poco pudo convivir con su mamá, que murió, al poco tiempo que ella naciera, a causa de una grave infección que no se pudo curar.
Mi hija tiene seis años, al día de hoy empieza a preguntar “¿papi, por qué yo no tengo mami?” Yo soy sincero “Claro que la tienes, pero está en el cielo”


Tengo que trabajar duro para que no le falte de nada, pero en tiempo libre, lo intento pasar con ella, cada domingo pasamos el día en la naturaleza, ya sea conociendo el mundo animal, en su hábitat, haciendo acampadas, o con la mochila en la espalda. Ya ella me dice toda contenta al despertar “papi, es el día de aventura” Está bien que vea la televisión, que juegue con sus muñecas princesas, es más es necesario, para mi, siempre será mi princesa, pero prefiero que crezca con el amor y el respeto, por la naturaleza y los animales, como Jane de la selva que entienda que son seres vivos como ella, que sienten dolor y felicidad. Como su mamá que no está en vida, pero existe, estoy convencido que estaría feliz, con la infancia que le estoy dando.


Soy consciente que es una niña, que necesita jugar, yo juego con ella, sin reparo ninguno, jugamos a las muñecas, o a los coches, no quiero que quede definida con la etiqueta mujer, lo que eso conlleva para esta sociedad, quiero que sea libre, independiente, que sea lo que quiera ser, cuando ya sea mujer, hoy por hoy, lo único que puedo hacer en ese aspecto, es dejar que juegue con lo que quiera, ya sea muñecas o superhéroes de Marvel, por cierto le fascinan las películas, no negare, que a mí también, incluso tenemos nuestra sesión de belleza nos pintamos las uñas, le cepillo su largo cabello, le hago tranzas si yo también, me pinto las uñas, no me importa lo que diga la gente, con orgullo, lo hago por mi pequeña. Al llevarla a clase, en el auto hacemos un recital, creo que hacemos un buen dueto.




Antes que padre soy persona, cuando crezca un poco más, llegue la dura etapa de la adolescencia, tendrá dudas y preguntas, que yo no sabré responder, pero sé que la hermana de mi difunta esposa, sabrá como aconsejarla, por ello no me preocupa. Hoy por hoy solo me interesa, que tenga una infancia normal y feliz, no con la etiqueta “niña sin madre” tiene un padre, que hará todo lo posible por ella, incluso todo lo que pueda de madre.

Escrito: 26 de julio del 2016
También te puede interesar...

Sígueme en.... Mis redes sociales

Carta a mi padrastro, mi padre




Tengo tanto que decirte, a la vez no sé cómo empezar, te conocí cuando era niño, demasiado niño para entender la realidad. Yo tenía un padre, el hombre que tiene el titulo como “mi padre” solo por llevar su sangre, solo por engendrarme. Yo poco entendía la realidad, era tan pequeño, solo era consciente, que ese hombre desapareció, llegaste tú, un desconocido para mí, aquel que me arrebató a mi padre.
A menudo estabas con nosotros, hacías reír a mamá, pero yo te odiaba, sí, porque hiciste desaparecer a mi papá a mi héroe. A menudo me dabas ordenes, por mi bien, lo sé, como “comete las verduras” cuando tenía la guerra con mamá por no comerlas, eras paciente, cuando intervenías era por el echo, que mamá ya estaba desesperada sin saber más que hacer, nunca me pusiste la mano encima, a diferencia, de aquel con el título de padre, siempre que hacía algo mal, me castigábais, sin ver la tele, o sin jugar con mis juguetes, pero siempre, explicándome el porqué del castigo, a la misma cuando cumplía con mis deberes, o lograba mis logros, también tenía mi recompensa, aunque lo único que deseaba que desaparecieras, llegará mi papá.
Lo siento tanto, tu nunca te perdiste, ninguno de mis partidos, en mis pesadillas nocturnas, ahí estabas tú para consolarme, quedándote largas horas despierto, hasta que yo me quedará tranquilo y dormido.
Fuiste tú quien, a altas horas de la madrugada, recorriste media ciudad, en busca del hospital, por la fiebre que no me bajaba, tú, fuiste tú.
Llego la adolescencia, una etapa tan difícil, sé que no es justificación, pero te maltraté tanto verbalmente, nunca perdiste los estribos, siempre, fuiste paciente, yo con mi venda en los ojos, solo quería una persona a mi lado, él solo me había abandonado… sin ser consciente que lo tenía a mi lado.
Perdóname por favor, todo lo que te hice pasar, hoy cumplo mi mayoría de edad, soy consciente, de la realidad, tu eres el verdadero papá, no importa la sangre, ni los lazos que te unan a esa persona, Padre no es el que crea, sino el que cuida el que está ahí, en cada etapa importante, hoy soy lo que soy, gracias a ti, gracias, te quiero mucho, papá.

Escrito: 28 de julio del 2016
También te puede interesar...

Sígueme en.... Mis redes sociales

Carta a mi esposa fallecida





Te amo, sí, sé que es demasiado tarde, para decirlo, pero necesito sacarlo de mi pecho, necesito decírtelo, confío que podrás escucharme, estés donde estés, sabes, que pienso que no es necesario ir a la iglesia para hablar con dios, no tengo ninguna duda que estás con él.

Princesa te amo tanto, lamento tanto todo… Fue una época mala para los dos, discusiones constantes, cielos, ya ni recuerdo, el motivo, lo sobrellevaba, estando en la oficina, trabajando duro, mi orgullo, no me permitía declararte lo mucho que te amo, ya ni me interesa, daría mi vida, por echar el tiempo atrás evitar toda esta locura, volverte abrazar con fuerza, besarte, susurrarte, que te amo con toda mi alma, todo mi corazón, nada es más importante que eso.

Lo escuché tantas veces “di lo mucho que amas a tus seres queridos siempre, ya que nunca sabes si los volverás a ver” pero nunca le di importancia “a nosotros nunca nos pasará eso” daba por hecho que siempre que nos separáramos, nos volviéramos a encontrar, siempre habría tiempo para arreglar las cosas. Lo siento mi vida me equivoqué.


Aquella mañana, en tu última mañana, intentaste acercarte, intentar arreglar nuestro enfrentamiento, quisiste abrazarme, darme un suave beso, me invitaste a desayunar contigo, yo negué todo, ni siquiera un adiós al partir, vi tus lágrimas asomando en esos bellos ojos, pero las ignoré, quizás al volver podríamos hablarlo, había durado demasiado esa guerra, quien imaginaría que ya no habría después.




Me telefonearon, no lo podía creer, saliste hacer unos recados, te atracaron con pistola en mano, te acorralaron en aquel callejón solitario, tu boca taparon, no fueron suficiente, el dinero que llevabas, que tu vida arrebataron, como si nada. Yo preocupado por nuestra guerra que ya ni recuerdo, tú ya muerta estabas.




Oh mi amor, cuanto lo lamento, perdoname por favor, ojala puedas ser consciente de mis palabras, ojala hubiese dejado a un lado esta absurda pelea, te lo hubiese dicho una vez más antes de partir, que te amo, más que a mi vida.

Sintió como una corriente de aire, le acariciara la mejilla, se la besaran, la ventana se abrió de un golpe, eso que no soplaba ni un poco de aire, de la nada apareció un rayo de luz, él sintió como si un espíritu se fuera volando, y él aseguro, que el viento le susurro “te amo”

Escrito: 29 de julio del 2016
También te puede interesar....

Sígueme en.... Mis redes sociales

Reflexión: Carta para papá y mamá



Hoy por hoy aun soy un niño, pero con suficiente edad para ver cómo funciona el mundo de los adultos, realmente no me está gustando, quizás este escribiendo líneas sin sentido, objetivamente, aun no lo entiendo del todo, pero es lo que vivo día a día con mi familia, con mis papás con mi hermano mayor.

Mis papás se pasan el día trabajando, sí para conseguir una mejor casa, un mejor coche, que llevemos las mejores ropas, tengamos los mejores juguetes, poder irnos de vacaciones, poder darnos todo, que no nos falte nada, pero trabajan tanto que se olvidan de algo importante, muy importante



Llegan de noche, cansados, sin muchas fuerzas, olvidándose, que sus hijos no los han visto en todo el día, y desean un rato de juegos y diversión con ellos, aunque fuera, una guerra de almohadas antes de acostar, o un cuento de buenas noches, antes de desconectar del mundo real, Llega el día de descanso, quieren estar tranquilos, sin hacer más que quedarse entre esas cuatro paredes, yo me pregunto, ¿por qué? Quiero decir lo entiendo, ¿pero eso ser adulto? ¿Vivir como esclavo del dinero? ¿Eso es vivir? Sí es así no quiero ser adulto jamás.




Yo entiendo que hay que trabajar para conseguir dinero y vivir, pero tampoco hay que olvidarse de vivir, mis papás están tan centrados del dinero, que se olvidan, que sus hijos, mi hermano y yo, necesitamos tiempo de calidad con ellos. Los adoró, los amo, son mis papás, pero de adulto, no quiero ser como ellos.




Por eso escribo hoy para guardar este escrito, mañana cuando sea adulto, leerlo las veces que haga falta, para no convertirme en como ellos, quiero vivir la vida, disfrutar cada momento, sí, tendré que trabajar para poder vivir, para mantener a mi familia, pero no me olvidare de eso de vivir.






Me encantará contemplar el amanecer, acampar, viendo las luna y las estrellas, viajar, sí, siempre que tenga oportunidad, conocer cada parte del gran mundo, conocer, las distintas personas, distintas culturas, aprender de ellas, tener experiencias no materiales, con mis amigos, pareja o familia.



 Me encanta el baile, me pregunto si cuando sea adulto, será igual, sí es así, me convenzo de no reprimirme, a quien no le guste, que no miré. Obviamente si tengo hijos, darles toda la atención que necesitan y se merecen, sí claro tendré que trabajar, pero ellos, no necesitan grandes lujos ni dinero, necesitan tiempo de calidad, con su papá y mamá, yo se los voy a dar, si en vez de trabajar 8 horas diarias, trabaje, un día de la semana seis, para pasar tiempo, con mis seres queridos,  esta carta me hará recordar, que el trabajo, el dinero, no lo es todo, que hay cosas más importantes, y definitivamente, no se puede olvidar.

Papá, mamá, no necesitamos tanto material, mi hermano y yo, os necesitamos a vosotros tiempo de calidad

Escrito: 31 de julio del 2016
También te puede interesar:

Sígueme en... .Mis redes sociales

Carta de despedida de un drogadicto a su mejor amiga

  Soy al primero, que me está partiendo el alma, estas líneas, pero es necesario, te escribo para despedirme de ti, mi mejor amiga… Cuando e...