martes, 26 de mayo de 2020

Relato: ¿Y tu? ¿por qué eres diferente?



Un grupo de niños se encontraban en un parque jugando, cada uno tenía una condición que los demás no poseían. Todos fueron testigos, como un niño, sin ninguna condición poco vista, se encontraba jugando en un rincón en plena soledad. Todos se miraron sin saber que decir, al mismo tiempo pensando lo mismo. Se acercaron a él.
-      Hola, ¿estás jugando solo? ¿es que no tienes amigos?
-      Sí, sí que tengo, pero todos están con sus familias… es lo que tienen los domingos… Mis padres hoy les toco trabajar, yo  estoy con mi abuela, que esta con la telenovela, realmente me aburría por eso salí a jugar, aunque sea en soledad –todos se miraron, al mismo tiempo uno hablo por todos.
-      ¿Quieres jugar con nosotros?
-      Vale –acepto el chico encogiéndose de hombros.
Así todos se pusieron a jugar. El recién llegado no pudo evitar echar un vistazo a sus nuevos compañeros de juego, dos de piel oscura, uno en silla de ruedas, otro con síndrome de asperger (como la Chica del Dragón Tatuado), otro era sumamente alto, otro no precisamente delgado, otro lleno de tatuajes, algún piercing, rapado, excepto por una cresta…
-      Una pregunta… ¿cómo que todos sois tan diferente a mi?


-      ¿Qué quieres decir? –se extrañaron todos, pendientes a su respuesta.
-      Miraos, vosotros dos tenéis la piel oscura, tú, ¿por qué vas en una silla con ruedas gigantes? Tú, no eres feo, pero tienes unos rasgos corporales extraños, tú eres súper alto, tú eres un poco obeso, tu, vaya pelos, que pinturas llevas en el cuerpo… ¿Por qué sois tan diferentes a mí?
-      Nosotros venimos de un país distinto, somos de África.
-      Nosotros dos tenemos discapacidad, yo física, él intelectual.
-      Yo por poco que coma, cojo quilos.
-      Yo por poco que coma, cojo altura.
-      Mi padre está lleno de tatuajes y piercings, a mí también me gustan la verdad…
-      Entonces… no lo entiendo…. Somos tan diferentes, pero la verdad es que sois muy simpáticos y me caís muy bien, me gusta jugar con vosotros tanto como mis amigos.
Algunos se echaron a reír…
-      ¿Por qué no íbamos a caerte bien?
-      Sí a primera vista todos somos diferentes… pero realmente, a todos incluido a ti, nos gusta jugar y divertirnos, a todos nos duele sinos pegan, sentimos dolor en el alma, cuando nos dan una mala noticia, y felicidad cuando la noticia es buena.
-      Que importa nuestro color de piel, si avanzamos sentados o de pie, que importa nuestro físico…
-      Si todos estamos hechos, de hueso, musculo, sangre y piel… todos sufrimos y todos reímos…
-      Tenéis razón –se convenció ese nuevo amigo, todas las personas físicamente todos somos diferentes, yo tengo el pelo castaño, pero mis amigos no, alguno lo tiene rubio, otros negro noche, otros pelirrojo… mi amigo Juan tiene gafas y los demás no, y Bea, tiene pecas en su piel, eso es lo que le hace preciosa… La diferencia es lo que hace especial y única a esa persona, pero al mismo tiempo, todos estamos construidos de la misma cosa, nuestro mecanismo es el mismo, todos lloramos, todos reímos, todos sentimos, y necesitamos lo mismo… entonces… ¿Por qué tratarnos distinto?

-      Así es amigo –le felicitaron todos
-      Os gustaría conocer a mis amigos, os caerían muy bien, vosotros a ellos también…
-      Nos encantaría –dijeron a coro.
-      Genial, pues mañana mismo os lo presento.


De esa manera el nuevo integrante en el grupo, conoció lo que era la diversidad, realmente fue consciente… que él al igual que todos los humanos del planeta tierra, formaban parte de ese colectivo, que no se trataba de separar en grupos, porque solo había un grupo, era la humana, se trataba de aceptar esa gran realidad, que gracias a ello, uno es lo que es, realmente, puedes enseñar y puedes aprender de esta gran diversidad.

Escrito: 08 de septiembre del 2013
También te puede interesar....

Sígueme en.... Mis redes sociales

Reflexión personal: En mi mundo con discapacidad....







En mi mundo con discapacidad,
No importa la dificultad,
Todo lo puedo lograr,
Triunfo sin parar.
En mi mundo con discapacidad,
Todos somos diversidad,
Por eso todos somos igual.

En mi mundo con discapacidad,
No importa que no tengas discapacidad,
Ya que ellos también forman,
Parte de la diversidad,
Son tratados con igualdad.
En mi mundo con discapacidad,
Todos somos aceptados,
No, nos miran raro,
Por amar y ser amados.

En mi mundo con discapacidad,
No somos rechazados,
Hay igualdad en el trabajo.
En mi mundo con discapacidad,
No importa no poder andar,
Ya que puedes volar,
Sin necesidad de tener alas.
Tu también puedes crear,
Tu mundo sideral,
Solo tienes que dejar,
Tu mente volar,
Y realizar tu mundo ideal.

Una escritora con discapacidad
Tengo parálisis cerebral, me gusta escribir desde bien pequeñita.
En mi opinión el escribir, es una manera más de mostrar tus sentimientos, de gritar, todo aquello que sentimos sin necesidad de delatarnos. Escribiendo… mostramos una nueva forma de ver las cosas.
Escribiendo, podemos llegar a ser todo aquello que nos propongamos. No importa como seamos ni que dificultades tengamos... Escribir es hacer realidad todo lo que deseamos… Nosotros mismos nos ponemos los limites nosotros mismos, los saltamos. Sin limites sin reglas, todo lo que imaginación te llega.
Escribiendo puedes descubrir un mundo, que de otra forma ni soñado.
Escribir es aprender, es mostrar otra realidad, adquirir conocimiento, ver más allá, entender al de al lado.
Escribir realmente es descubrir otro mundo, en el que solo tu tienes el poder, solo tu eres protagonista y responsable de lo que puede ser.

Escrito: 04 de septiembre del 2013
También te puede interesar:
Sígueme en.... Mis redes sociales

La muerte y la vida; tan lejanas tan cercanas…



La muerte… la vemos tan lejos, algo que no nos debe preocupar, porque está tan lejos… Creemos que lo contrario a muerte es vida, quizás sea así, pero realmente nos protagoniza la muerte mucho más de lo que parece…

De niños, ni se nos pasa por la cabeza la muerte. Muchos padres quieren evitar hablar del tema, porque es algo que el niño ni le va a tocar ni lo va a entender. Cuando nacemos, somos recién llegados a la vida, pero al igual, la muerte nos acompaña de cerca… no solo por nosotros mismos, sino es normal, que se nos mueran familiares como nuestros abuelos, aunque la edad no sea la adecuada para entenderlo. Somos testigos que nuestras mascotas nos dejan mucho antes de lo deseado.



A medida que vamos creciendo vamos conociendo personas, algunas de nuestra edad, otras mayores, por ello, somos conscientes que no van a vivir definitivamente, es muy probable que tengamos que llorar su pérdida.

Nacemos para morir, eso es un hecho, lo difícil se hace, aceptar esa muerte cuando llega. Es duro dejar partir a alguien con quien tienes un lazo tan unido.

Nadie joven debería morir, pero en ocasiones ocurre, eres testigo como alguien de tu misma edad, parte al más allá, es ahí cuando uno es consciente, que nadie se salva de la muerte, y que puedes ser el siguiente…


Llegado a un punto, que por regla general, estás preparado y listo para afrontarlo… tienes que ver partir aquellos que te dieron la vida, que sin ellos no estarías, sin aviso… la muerte llega y se los lleva. Como ellos otros tantos… al final, solo te quedan aquellos que tu elegiste, y llegaron porque tu así quisiste. Aquellos que te acompañaron en tu pasado, se van alejando, solo te quedan, aquella familia o vida que formaste, que tú elegiste y que por regla general, te acompañarán hasta el fin de tus días. En tu lecho de muerte, te encontrarás con aquellos que decidiste dejar entrar en tu vida. Y una vez que tu alma deje este mundo, te rencontrarás con aquellos, que te acompañaron en tu nacimientos, tus primeros años de vida…


Así que… ¿Qué decir de la muerte? No es algo a que temer, sino algo a que afrontar y aceptar… no es el fin de una vida… sino una fase más de la vida… que nadie ha vuelto de la muerte para explicar nada, pero es algo que tarde o temprano, descubriremos por nosotros mismos, no debe ser algo tan horrible, cuando te puedes volver a encontrar, aquellos que una vez enterraste y lloraste su perdida. No temas por los que se quedan… la vida sigue su curso, os volveréis a encontrar, más bien es necesario entender, que aquello no es un adiós para siempre, sino un hasta luego.

Escrito: 04 de septiembre del 2013
También te puede interesar....
Sígueme en... Mis redes sociales

Carta de despedida de un drogadicto a su mejor amiga

  Soy al primero, que me está partiendo el alma, estas líneas, pero es necesario, te escribo para despedirme de ti, mi mejor amiga… Cuando e...