jueves, 14 de mayo de 2020

Carta a mi abuelo que hace un año que está en el cielo



¡¡¡Hola abuelito!!!

Recuerdas que cuando era pequeña así te llamaba, eras mi abuelito ¿Qué tal tu primer año allá arriba? No estuve presente en el entierro de tu hermano, estaba en el hospital, aunque ese día a media tarde me dieron el alta, pero sé que no fue fácil, ¿Qué entierro de un ser querido lo es? Eso fue en octubre del 2013. En agosto del 2016 partiste tú, lamentablemente, nuevamente no pude estar presente, esta vez no fue por causa mayor, sino estaba pasando un año sabático del otro lado del océano, junto a mi esposo en su país, acompañarle a licenciarse en su carrera, que años atrás la dejó a medias, por estar a mi lado.

Tu muerte no me sorprendió, pero no fue menos dolorosa, aunque a mi manera ya me despedí antes de irme a México, lamenté no poder darte el ultimo adiós.
Desde el 24 de agosto del 2016, fuiste un ángel guardián para toda tu familia, incluida para mí.





Tu partida, fue un duro golpe para todos, en primer lugar, para tu esposa, que cuatro meses después de que marcharás, le encontraron un tumor en la sangre, solo basto un constipado, para que volara a tu lado. Ella te extrañaba demasiado abuelo, su gran deseo era volver junto a ti. Y sin ser consciente el deseo se hizo realidad.

Un año sin ti abuelo, un año sin tus historias, tus buenas palabras, tus chistes, tus payasadas, aquellas que nos alegraban nuestros malos días, aquellas que hoy las extrañamos cada día.

Quizás no lo diga en alto, pero te quiero mucho, te recuerdo y extraño al mismo tiempo. Soy tu nieta mayor, tenía la ilusión de darte un bisnieto, tu primer bisnieto, pero no estuve a tiempo, ni siquiera pudiste conocer a tu ultimo nieto “Marc” o es muy posible que, si lo conozcas, solo que no puedes tomarlo entre tus brazos, él conocerá de ti. Almenas estuviste en la boda de nieta más mayor, eso me da un poco de paz.





Abuelo, dejaste un gran vacío en aquellos que te amamos, solo deseo que ayas encontrado la paz, que volvieras a recuperar aquello que la vejez, te arrebato, que seas muy feliz, mas allá de las nubes, del arcoíris, junto al amor de tu vida, que no tardó en volar a tu lado, síi la abuelita, porque te extrañaba demasiado, si sé que el cáncer, fue el responsable, pero no puedo evitar pensar, que el dolor de perderte, aceleró el proceso, que antes de tu perdida ignorábamos que tenía.



Hoy hace un año de tu perdida, sé que no visito tu tumba, ni tampoco la iglesia, pero te recuerdo y te extraño como el primer día, tu sabés que es verdad, estoy tranquila, porque tú eres mi ángel protector, nada malo me puede pasar. Te amo abuelo ahora, mañana y para toda la eternidad. Te amo

Escrito: 24 de agosto del 2017
También te puede interesar....

Sígueme en.... Mis redes sociales

Carta de un musulmán tras un atentado terrorista


Lo siento que más puedo decir, yo vivo aquí, esta también es mi tierra, sí sé que no nací aquí, pero llevo años viviendo conviviendo en este mismo terreno, junto a ti.

Es una desgracia lo que ha pasado, soy el primero que lloro la perdida de esos hombres, de esas mujeres, de esos niños, que solo estaban paseando, vacacionando felizmente, conociendo ese país, esa zona turística, que tanto habían escuchado hablar, quien iba imaginar, lo que iba a pasar, quien iba a imaginar algo así.

Yo también estaba allí, solo que, del otro lado, pero porque el destino asi no quiso, pero podrían estar haciendo mi entierro ahora mismo, como una más de las victimas de este 17 de agosto. Me siento como la película “Mi nombre es Khan y no soy terrorista” Sí, es lo que quiero gritarles a todos aquellos que me juzgan, sí soy musulmán, pero no soy como lo monstruos que han provocado esto. Ahora todos nos juzgan a toda nuestra raza, religión como si todos formáramos la misma condición que estos monstruos. Estos individuos nada tienen que ver conmigo, con nadie a quien conozca, yo también estoy furioso como todos vosotros, a menudo voy con mis hijos a pasar el domingo por la tarde, con sus pelotas o bicicletas a esa zona de Barcelona, la misma donde hubo el atentado aun no hace ni 48 horas. Ese día iba a ir, hacía un día estupendo para ir con los niños, pero me surgió un imprevisto de última hora, dejé a mis hijos llorando en casa con su madre, me sentí fatal, pero hoy doy gracias al cielo por ello, no quiero ni imaginar como hubiese acabado el día.



No puedo evitar fijarme, en cómo me mira la gente al pasear por la calle, como si yo hubiese formado parte de esa masacre, por ello, van estas líneas, para dejar clara mi realidad, si soy musulmán, vivo en este país hace más de dos décadas, me siento parte de ella, me duele tanto lo que acurrido como a vosotros, los nacidos aquí. El terrorismo no se trata de razas o color de piel, no, no todos somos de esas ideas, yo solo quiero vivir en paz, en esta tierra, junto a mi familia, no culpen a toda una raza, a un color de piel, por lo que han hecho unos cuantos, con unas ideas, totalmente distintas a las mías. Con esto hablo en nombre de todos los que somos de un mismo país, que vivimos en este, no vinimos hacer daño, estamos aquí, para trabajar, prosperar y aprender como personas. Por favor no nos juzguen, sobre todo no nos discriminen ni a mi familia, incluido a mis hijos en el colegio, ni a mí. La mayoría, solo queremos una oportunidad, y poder vivir en paz.

Nosotros también estamos de luto, aunque no conozcamos, nos unimos ante el dolor, el apoyo a las victimas porque nadie merece tal crueldad, menos mujeres, hombres y niños que solo querían disfrutar de un día más sin pensar que sería el último ya. Estamos molestos, furiosos, tristes, lo único que queremos, nos unimos a la causa de “basta con el terrorismo”

Una cosa antes de terminar, como en la película “si soy musulmán, pero no soy terrorista”

Escrito: 19 de agosto del 2017

También te puede interesar..... Terrorismo y racismo. Reflexión personal...

Sígueme en... Mis redes sociales

 



Reflexión: El terrorismo y el racismo en el siglo XXI



Parece que no, pero hoy en el año 2000, en el siglo XXI el terrorismo está en el orden del día. Tengo 30 años desde mi adolescencia, el terrorismo está muy presente, la primera banda terrorista que mi mente recuerda era E.T.A. Una banda de España, independentistas radicales del País Vasco Euskadi.
En el 2001 unos de los primeros ataques más grandes vividos en mi memoria, fue el atentado en New York de la caída de las torres gemelas, el 11 de septiembre del 2001, protagonizado, por la banda al Qaeda en el que dejó a más de 3000 víctimas mortales, y más de 6000 heridos.
Tres años más tarde, en el 2004, un 11 de marzo otro ataque masivo por el mismo grupo al Qaeda en la estación de Atocha en Madrid donde se produjeron 10 explosiones, en cuatro trenes, a primera hora de la mañana, cuando el tren estaba en su mayor actividad, en el que dejó a 192 personas fallecidas alrededor de 2000 personas resultaron heridas.



El 13 de noviembre del 2015 un nuevo atentado esta vez en Paris, donde murieron 137 y otras 415 resultaron heridas. Por parte de la banda Yihadista Esa fue de las más chocantes para mí, las demás también, me dejó un impacto importante, pero es que apenas hacía un mes que había vacacionado en parís, había visitado, partes ya destruidas. Es impactante como aquellas partes que visitaste, ahora estaban en llamas, o ya destruidas, algo más fuerte te atormenta, es que si hubiese sido un mes antes, tu hubiese sido parte de esa masacre, ya hoy no estaría aquí, recordando ese fin de semana tan fantástico en parís, todos mis familiares e amigos llorando. Porque no hay que olvidar, que no son solo los cuerpos fallecidos, sino toda una familia rota, o más de cien familias rotas.

3 de Junio del 2017, atentado en Londres. También por Yihadistas. Condujeron un vehículo por la acera del puente de Londres atropellando a los viandantes y acto seguido los tres atacantes bajaron del vehículo apuñalando a varias personas en la zona más turísticas.

17 de agosto del 2017 Atentando en la Ramblas de Barcelona. Con un atropellamiento masivo, produciendo 13 muertos y 131 heridos. Protagonizado por los Yihadistas. El que me cae más cerca, ya que vivo en un pueblo costero de la costa Brava (Girona) Cataluña.
Toda esa violencia, ante un país ajeno al suyo, está ocasionando un racismo incontrolado, poniendo a todos de esa raza, en un mismo saco que esos monstruos, que, en mi opinión, no tienen derecho a llamarse personas, ni siquiera animales, son puros monstruos sin escrúpulos que matan a hombres, mujeres y niños, sin piedad ninguna.

El terrorismo, no se trata de países ni de razas, se trata de violencia. No importa de que raza sean esas personas, nada tienen que ver con las demás personas de ese país, por ello, no hay que violentar y masacrar a todas ellas, debemos aprender a separar. El único fin de los terroristas es destruir y masacrar. Nada tienen que ver con el resto de la humanidad, por ello debemos detenernos, y reflexionar. Es ahí, cuando crece el racismo, pensando que todos son iguales, con la misma maldad, no es así. Los musulmanes que conocemos maldicen el terrorismo tanto como nosotros, ellos también han perdido seres queridos, luchan día tras día para acabar con el terrorismo, obviamente, no consideran a esos personajes, de su mismo clan. Es lo que tenemos que mostrar también a los niños de hoy, hombres y mujeres del futuro, no hay que odiar desde bien temprana edad aquellos que no tienen su mismo color de piel, sino enseñarles a diferenciar, que lo realmente peligroso, es el terrorismo ocasionado incluso por seres de tu mismo país.

Escrito: 21 de agosto del 2017
También te puede interesar.... Carta de un musulman tras un atentado terrorista
Sígueme en....  Mis redes sociales

Carta de una madre tras el entierro de su hijo con discapacidad




Aquí estoy aun sin creer todo lo sucedido, eso que me lo advirtieron desde que llegaste a este mundo, desde ese momento ya esperaba el fatal desenlace, todo por esa discapacidad severa que te atacó a los pocos días de nacer, no lo negaré, lloré y lloré al oír el diagnóstico, es que los médicos no son nada positivos al anunciar la discapacidad de un hijo o un ser querido, la sociedad, no lo pone más fácil.

Desde que llego la discapacidad, desde que me anunciaron que en un máximo de dos años, cruzarías el arcoíris, no he hecho otra cosa que demostrar al mundo entero, sobre todo a esos médicos, que tan equivocados estaban, pero siempre te queda esa pequeña duda ¿Y si tienen razón? Por ello una parte de mí, se preparaba para el fatal desenlace.


Los días, semanas, meses, años pasaban, me dediqué a incluirte en esta sociedad, a pelear para que tu mi amor, que no podías defenderte con voz tuvieras tu lugar, ignoraba el tiempo que estarías en la tierra, pero quería que fuera digno de un ser humano. No podías hablar, pero tu mente era avanzada, espectacular, no lo podías demostrar, pero tu coeficiente intelectual, era superior a la media, tu discapacidad solo era física, tu gran capacidad era superior, pero nadie se fijaba en ella, nadie creía en ella, yo estaba ahí para demostrar tu realidad.

Los años pasaron, los médicos me mostraron que se equivocaron. Llegaste a una edad de iniciar la educación que todo niño debe tener, no fue fácil incluirte, pero luché, luché, para conseguirlo, te preparé un comunicador, para que ya tuvieras tu propia voz, una silla de ruedas con motor, para que fueras donde quieras, cuando quieras, sin depender de los demás, recuerdo lo feliz que te pusiste. Voz y libertad en un mismo conjunto, la lastima es que tus compañeros, no lo veían de la misma manera, lo que hubiese dado, por ponerles el cortometraje de “cuerdas” esos niños vieran tu realidad, como tu madre sufría como tú, al ver como volvías a casa llorando porque te habían discriminado. Sabes bien que no me quede quieta, y fui a tu clase a dar una charla, sobre la realidad de tu condición, creo que fue para bien, ya tus compañeros te miraban con otros ojos, te incluían en sus juegos y salidas.



Siempre fuiste un buen estudiante, tenías voluntad y te esforzabas, tus buenos resultados obtenías, incluso tuviste tu baile de graduación de la secundaria, con una chica, que en el fondo le gustabas, quiso acompañarte en este día, juraría que fue de los días más felices de tu vida, gravé todo en video, la veías día sí y día también se te iluminaba la cara de felicidad, lástima que ya después, tuviste una fuerte recaída, tu final se acercaba, pero tu sonrisa no borrabas. Nunca había conocido a nadie tan fuerte y valiente como tú.

La muerte te ha llegado demasiado pronto, aunque la esperé durante mucho tiempo, me llegue a convencer, que los médicos estaban totalmente equivocados que tú nos enterrarías a todos. Hoy mi corazón está hecho añicos, he aprendido tanto a tu lado, tú me dabas fuerzas para luchar y seguir ¿Cómo seguir?. Si tenías una gran discapacidad, pero capacidad era mucho más superior. Eras una persona que valías oro, sé que soy tu madre, pero todos quien te conocieron de verdad, piensan igual, es que tú mi ángel de la guarda, distes una lección de vida a todos, todos mantendrán tu recuerdo bien vivo.

Te amo mi angelito, sé que desde allá arriba me seguirás guiando y cuidando, de tanto me llega la hora de reunirme contigo… Te amo….

 

Escrito: 11 de agosto del 2017

También te puede interesar...

Sígueme en... Mis redes sociales


Una cosa es tener discapacidad, otra es ser discapacitado



Mucha gente tiende a confundir, yo misma lo hacía hasta no hace tanto, al mismo tiempo eso te hace maldecir esta condición que te arruino tu vivir.

Hoy estoy aquí para hacer que abras los ojos, para hacer que seas consciente de la realidad, y al fin te des cuenta de que la discapacidad no te hace discapacitado.


Si quizás no puedas andar, no puedas hablar, no puedas ver, o escuchar, quizás te cueste más entender, pero eso para nada te hace discapacitado. A lo largo de todo este tiempo, hemos conocido personas, con grandes discapacidades, para nada discapacitadas.

Realmente tú tienes la elección de ser discapacitado, o solo tener una discapacidad, quizás, los de tu alrededor no te lo pongan fácil, te consideren discapacitado, pero tu tendrás que luchar para mostrarles que solo tienes una discapacidad.


Para iniciar, debes borrar esa palabra de tu vocabulario, aun mas para dirigirte a ti mismo, debes concienciarte, que si así tú quieres “no eres discapacitado, solo tienes una discapacidad”

No debes olvidar que hay muchos personajes famosos a lo largo de la historia con discapacidades, incluso gente sin extremidades, que llegan a lo más alto que son un ejemplo para muchos, o personan con cromosoma de más, que la gran mayoría de la sociedad, los ven como niños eternos, pero ellos, han logrado licenciarse, y tener una vida plena, ¿si ellos pudieron porqué tu no? ¿Qué te hace tan distinto de ellos?

Yo te lo diré, es en la burbuja que te encierra la sociedad, las etiquetas, que te condenan. Realmente, tú, que poses la discapacidad no tienes culpa, pero si tienes la elección de cambiar eso, de poner un alto a los perjuicios y los tabús que te recuerdan día si, y día también esta sociedad enferma, que tolera la violencia, pero denuncia, un cuerpo desnudo, un acto de amor. Rompe con esta burbuja que te rodea, sal al mundo, vive tu vida. ¿Por dónde empezar? ¡Tú no eres discapacitado! “gritalo a quien te lo diga “Solo tienes una discapacidad” Empieza a mostrar que tan equivocados están. Si solo no puedes, encuentra esa ayuda que necesitas y confía en ti. Quizás son escasos, pero los hay. El mundo no cambiará si tu no cambias primero.

¿Y bien tu que eres? ¿discapacitado o solo tienes una discapacidad?


Carta de despedida de un drogadicto a su mejor amiga

  Soy al primero, que me está partiendo el alma, estas líneas, pero es necesario, te escribo para despedirme de ti, mi mejor amiga… Cuando e...