lunes, 27 de abril de 2020

Carta a la manada: “A mi también me violasteis”




Sí, así es, ya fueron tantos años atrás, en su momento, estaba tan confundida, que creía, que realmente todo fue culpa mía, que de nada serviría, que fuera a la policía, ya que bueno, en ningún momento me negué, solo me deje hacer....

Hoy años después, volvéis a estar en mi mente, como hacía tiempo, que al fin había algo de paz, siempre he escuchado “confía en la Justicia, están para ayudarte” desde lo que me hicisteis, hoy se confirma nuevamente, que realmente no es así, más bien, está parece estar de vuestro lado, para que hagan algo, algo de verdad, te tienen que violentar, visto lo visto la violencia sexual, no sirve. Yo pensé que era vuestra única victima, hoy veo que no, que como vuestro nombre indica, vais a por todas.



Poco a poco mi mente, me ha desvelado, aquello que había, bloqueado, hoy al fin se destapó la realidad de aquella noche de Carnaval, hoy puedo respirar en paz, tener la certeza, que yo soy una victima mas de vuestra crueldad. Solo salí a tomarme unas copas, os conocí, parecíais tan simpáticos, realmente las apariencias pueden engañar de una forma brutal, erais cuatro lobos, vestidos de corderos, admito que sí, que me besuqueé con uno de vosotros, realmente me hiciste tilin, pero de ahí, a lo que pasó después, no, así no, fui al baño, cuando volví, me acabé el vaso de mi cubata, que había dejado en la mesa, ya todo se volvió extremamente raro, de alguna manera dejé de ser yo, no por ello, no significa que no me acuerde, me acuerdo poco a poco mejor, al fin la confusión se alejó, me empecé a sentir mareada tras esos tragos, decidí, que ya era momento, de dejar la fiesta, me disponía, ya a volver a casa, te lo expliqué, a ti, solo a ti, miembro de la manada, lo entendiste, o eso parecía, me dijiste, que me acompañabas a casa, confié y me subí en tu coche, te dije la dirección, en el que el resto de la manada nos acompañaba. Ahí realmente es cuando inicio todo. Me sentía demasiado mareada, ¿me estabais tocando los senos, o eran imaginaciones mías? Hoy sé que fue real, sé que intenté negarme, os reistéis, seguisteis manoseandome, no entendía porque me sentía tan mal, solo me tome dos cubatas, y había cenado bien. “Ya hemos llegado a tu casa” me dijiste mientras todos bajasteis del coche, me hicisteis bajar, como un escuadrón me acompañasteis a la puerta, hoy sé que no era mi casa, una casa donde vosotros teníais la llave, me hicisteis entrar.... Ahí todo se vuelve más borroso, pero cada vez mas claro, me rodeasteis, me toqueteasteis, me desnudasteis, los cuatro me obligaréis hacer cosas que no quería hacer, ni que me hicierais, dije no, se que dije que no, pero vosotros solo reíais, sin dejar de tocarme, sin dejar de obligarme, cuatro contra una, me superabais en fuerza, ignorastéis mis negativas, me vi penetrada por todos vosotros a una misma vez. Me desgarrasteis en cuerpo y alma, después desaparecisteis, dejándome, destrozada y desamparada.




Nadie me creyó. Ni yo misma podía hacerlo, mi mente parecía, un punto de bullicio, que negué, que permití, como reclamar algo que ni sé, es extraño, lo sé, pero hoy, se la realidad, me drogastéis, me sacastéis las fuerzas y la voluntad, de ahí me violastéis, no fue abuso, fue violación señor juez, yo dije no, ellos solo rieron y violentaron mi cuerpo de todas las maneras posibles. Sí que de tanto en tanto tomo alguna copa, pero jamas drogas, jamás, me encontraron en la analítica que me hicieron a la mañana siguiente ¡¿Como?! fueron ellos, ¡la manada! Como las demás chicas, demás victimas, de esos monstruos, no señor juez, no merecen nueve años por abuso sexual, no merecen salir a los cinco años, por buen comportamiento, no, merecen máxima condena por violación, cumplirla asta al final. Señor juez tenga piedad, por su madre, por sus hermanas, su mujer, sus hijas, y todas las mujeres del mundo, nadie estamos a salvo de tales depravados, no es justicia por un crimen mucho menor, la condena sea superior.


No importa mi historial sexual, no soy una zorra, porque me guste el sexo, no se trata de eso, se trata, que no, es no, si sigue es violencia, aquel día había tomado dos copas, ellos, solo ellos me drogaron, me violentaron de todas las formas posibles. No merecen ninguna piedad, ¡ninguna!
Todas victimas de la manada y no, todas las mujeres violentadas por el hombre, las que no, todas, y todos los hombres, gritamos condena máxima, para esa basura, sin piedad ninguna.... sino solo usted sera el responsable, de futuras atrocidades por esas mismas personas.... Atte: una victima más de la manada.

Inspirado en una historia real. No autobiográfica. Indignados por la corta pena de abuso cuando realmente fue violación en toda regla

Escrito: 30 de abril del 2018
También te puede interesar.... Yo también....

Sígueme en.... Mis redes sociales

Poesia: Yo también



Yo también soy mujer,
Yo también estado acorralada por hombres.
Yo también he sufrido temor alguno de ellos.
Yo también sé lo que es el acoso,
Yo también sé lo que es el miedo al ir sola por la calle,
Yo también, he temblado al encontrarlo,
Aquel que me lastimó en el pasado.


Yo también confié,
en los llamados justicia,
Solo para que,
Se pusieran del lado del agresor.
Acoso y abuso, es violencia,
Muy difícil de superar,
Si no recibes a expertos,
Que te sepan ayudar.



Por esto, yo también,
Me siento identificada,
Con aquellas victimas,
Que los tratan como agresores,
Agresores como victimas.
Yo también veo injusto,
Que te tienen que lastimar de verdad,
Para que la justicia,
Actué ya.




Yo también,
Me pongo en la piel,
De todas las victimas,
Grito a esta sociedad,
¡¡Que cambié ya!!
El hombre respete más,
La mujer, caminar con tranquilidad,
En mas o menos, en la mente queda gravado,
Cuesta demasiado superarlo.


Yo también me vuelvo a sentir violentada,
ante la crueldad del hombre,
el poco respeto de la justicia,
hacia las mujeres violentadas.

En homenaje a todas las victimas de acoso, de abuso y violación... ¡No están solas, ya que todas las mujeres en mayor o menor grado, pero hemos sufrido lo mismo alguna vez!

Escrito: 09 de mayo del 2018

También te puede interesar....

Sígueme en.... Mis redes sociales

Carta de la hermana del “medio”




Siempre he vivido en la sombra vosotros dos, habéis acaparado toda la atención, mis esfuerzos, mis logros, han pasado de largo, han sido totalmente ignorados por que vosotros dos, ya sea uno, o el otro le ha surgido algo.

Me siento la sombra, solo voy recogiendo las sobras de lo que vais dejando en el camino. Intento hacer las cosas bien, ser la cabeza responsable que hace falta a esta familia, todo ¿para qué? Si todo sale al revés, mientras que ha ti que se supone que al ser mayor deberías dar ejemplo, sí ya lo eres, pero de todo lo que no se tendría que hacer, en cambio es como si el mundo estuviera del revés, aun así te dan la bendición, tienes la suerte de salir todo como deseas cuando realmente no sigues ninguna norma. Eres el idolo de mi hermano pequeño, yo solo soy aquella que ignorar.



Nos une la sangre pero no de los mismos padres, tu y yo solo nos llevamos dos años, somos familia pero no hermanas, aunque por asuntos personales, nos hemos criado como tal sino, eres la hermana de mi madre, la pequeña de doce hermanos, yo solo nací dos años después que tu, crecí junto a ti, como todo “hermano” nos hemos peleado, y reconciliado hemos reído y llorado, sí admito que has estado ahí en momentos difíciles.... pero también me has fallado demasiado, te he perdonado una y otra vez, tu solo te has reído a mi costa, ¿Sabes? La paciencia tiene un límite, te querido mucho pero también te he odiado, intento hacer todo bien, lo correcto, todo me sale del revés, tu en cambio que vas a lo loco por la vida, tienes la fortuna de tu lado. as ocupado un cargo con mi hermano, con mis padres, sí, mi madre, tu hermana, mi padre, que te escucha mas que a mi, que no te correspondía, dejándome en la lona, en la sombra de todo lo que soy como persona.



Hoy lo has vuelto hacer.... deseo un hijo con todo mi corazón, tras intentarlo sin lograrlo, nos han dado la peor de las noticias “no puedo tener hijos” en cambio llegas tú “embarazada de tu cuarto hijo” No le deseo ningún mal a ese niño, pero, el dolor hacía a ti, aumenta “no es justo” “Porque tu cuatro y yo cero” “¿por qué contra mejor intento hacer las cosas, peor me salen?

Solo se, que soy el mediano de dos hermanos, aun hoy siendo dos adultas, siento, que soy tu sombra, siempre estarás por encima de mi, por más que corra, jamás te alcanzaré. Lo siento, no puedo mirar atrás, perdonar como ayer, antes solo eran pequeñas pullas entre “hermanas” Hoy es mucho mas que eso, hay una brecha en mi corazón, en mi ser, que solo tu creaste, suerte con tu vida, sé que no la necesitaras, yo seguiré con la mía, lo mejor que pueda... Adiós.... adiós....

Escrito: 23 de mayo del 2018


Sígueme en.... Mis redes sociales


Carta a mi pequeño hijo desde el cielo




Mi pequeño gran valiente,
Ese eres tú mi niño, desde bien pequeñín sufriste enfermedades fuertes, jamás te vi llorando por ello, apenas derramabas lágrimas, por ello, desde siempre, siempre has sido “mi pequeño gran valiente”


El día que naciste te hice una promesa, que siempre te protegería que siempre que pudiera, intercambiara tu dolor por el mío, lamentablemente la vida no funciona así, la leucemia te atacó a ti, yo no podía hacer más que estár junto a ti, se me partía el alma eras tan pequeño, tener que pasar por todo eso, apenas derramaste lágrimas, más bien yo lloraba por los dos. Eres tan fuerte tras cuatro años de duras quimioterapias lograste vencer al cáncer. la vida nos volvió a poner a los dos en una encrucijada, no debiste acompañarme aquella noche hacía horas que debías estar durmiendo, pero no podías dormir, y yo tampoco, salimos a pasear, por aquella soledad de madrugada, por aquella calle desértica. Me recordó tanto a la escena, de la película de Batman. Apareció ese tipo, de la nada, con pistola en mano, me puse delante de ti, fui intuitivo, debía protegerte, estaba convencido que si razonaba con él todo iría bien, me equivoque, pero al menos fui yo el caido, aunque fue horripilante oir el grito horripilante que pegaste “¡¡Papa!!” Solo tenía unos segundos, la vida en la tierra, me llegaba a su fin, mis últimas palabras fueron dedicas a ti “ahora tienes que ser fuerte, mi pequeño gran valiente, papá siempre te amará”



Al día de hoy antes de que me enterréis, antes de que me deis mi último adiós, tengo un último mensaje para ti:
“Mi pequeño, mucho me temo, que no bastarán tus poderes, tienes que intentar sonreír, por favor, hazlo por mi, la muerte no es el fin, porque mientras no me olvides, no me habré marchado del todo, mientras puedas recordarme, a mi, todo lo aprendido y vivido juntos, yo estaré donde tu estés, háblame, yo te escucharé, créeme así es, no importa que el tiempo pase, yo te veré crecer, llegar a la vejez, siempre te cuidaré, siempre serás mi pequeño, no pretendía morir esa noche, siento que me fui cuando mas me necesitabas, lo siento, lo siento por ti, quiero que sepas que no tengo miedo, sé que los ángeles existen, tuve la fortuna que vi nacer, y crecer, a uno de ellos, a ti mi pequeño valiente, y hoy una vez mas, me arrodillo ante ti, con decisión, con fortaleza, totalmente sin una lágrima, te propusiste llevar mi ataúd, asta el agujero de mi tumba. Se que me fui muy temprano, se que habrán noches frías que necesitarás que papá te arrope, no me podrás ver, lo se, pero ahí estaré créeme.

Sé que es muy duro lo que estás pasando ahora mismo, ningún niño debería vivir, lo que tu has vivido a tu corta edad, pero se valiente, no llores mi pequeño héroe, vas hacer que llore contigo. Solo piensa en como derrotamos, a los monstruos del armario, solo tu tienes la fuerza para lograrlo.



Soy testigo como necesitas un respiro, das paso a otros para que se despidan de mi, al mismo tiempo, que la lluvia empieza a caer, al son de la gran tristeza que se siente en el ambiente. tu sentado a un lado, enciendes tu móvil, empiezas a recordar, el último vídeo que nos hicimos en familia en el parque, solo horas antes de mi muerte. Tus ojos se llenan de lágrimas, que descienden por tus mejillas, no puedo evitarlo, llora mi hijo llora, no será hoy ni mañana, pero la pena pasará solo quedará el bonito recuerdo, asta que nos volvamos a encontrar. Entre tanto, no me olvides, te prometo, que ahí estaré.”

Escrito: 27 de mayo del 2018
También te puede interesar...

Sígueme en.... Mis redes sociales

Carta de despedida de un drogadicto a su mejor amiga

  Soy al primero, que me está partiendo el alma, estas líneas, pero es necesario, te escribo para despedirme de ti, mi mejor amiga… Cuando e...