lunes, 13 de abril de 2020

Diario personal: 33 semanas de gestación




Poco a poco va avanzando, ya son 33 semanas de embarazo, las que llevo, cuatro semanas mas de mi último diario. Anteriormente, redactaba mi dolor insoportable de cervicales, ese dolor, que bajaba por la columna vertebral, llegaba asta los riñones, provocando un dolor insoportable, recuerdo bien, cuando inicio el 24 de junio, justo con una oleada de calor, por ello no le di mucha importancia los sofocos que me llegaban, los mareos incontrolados.

Las dificultades han aumentado, de las 4 semanas anteriores, ya apenas puedo caminar, cada pequeño paso es una dificultad, cada vez más agotadora, el respirar me cuesta, e incluso dormir, ya tengo que ponerme doble almohada para no asfixiarme, la acidez de estómago sigue siendo protagonista.




Estoy de siete meses y medio, y una nueva dificultad se ha introducido en este embarazo, es que tengo diabétis gestional. Si no recuerdo mal, ya comenté que me tuvieron que hacer la prueba de la curva dos veces, para después confirmar, que sí tengo diabetes. Desde ese momento, ya me dieron una dieta, e ir controlando el azúcar en mi casa, con un total de cuatro pinchazos más, aparte, del pinchazo para la circulación, algo me dice que llegará, un nuevo pinchazo, la insulina, para controlar el azúcar, ya que por mas que cumplo a rajatabla la dieta, se me dispara, de la misma forma, baja brutalmente, esas subidas y bajadas hace que mi cuerpo esté agotado, sin contar el estado avanzado del embarazo, y mi discapacidad.



Ya estoy de siete meses y medio, realmente, Vicky es un torbellino dentro de mí, tan así, que en las últimas ecografías, no se deja ver, a causa de sus posturas tan extrañas, soy testigo, como mi vientre, se mueve de un lado a otro, o cuando la niña tiene hipo, mi barriga, hace pequeños tumbos, es bonito notarlo la verdad. Ahora pesa 1 kg 800 gramos, yo solo espero que la azúcar no le pase a ella, y cuando nazca, todo vuelva a la normalidad y ella no nazca con diabetes.



Por lo demás, sin mucha novedad, el calor de este verano no ayuda nada, aun menos con estos cambios drásticos de azúcar, de 220, a 70 en una hora, es demasiado. Pero como digo cada semana me revisa la enfermera, estoy convencida que, en dos días, ya me pondrá insulina, para controlarla.
Por ahora me despido, pronto volveréis a tener noticias mías, ya que el embarazo esta en la recta final, menos de dos meses. ¡Asta pronto!

Escrito: 12 de agosto del 2019
También te puede interesar.... 29 semanas de embarazo, sentimientos y emociones

Sígueme en: Mis redes sociales

Diario personal: 29 semanas de embarazo, sentimientos y emociones




Hoy, mediados de julio 29 semanas de embarazo, parece ayer cuando en febrero, nos anunciaron, el comienzo del embarazo, 6 semanas, al día de hoy mas de seis meses, 18 de julio del 2019, dos meses y diez días, es lo que queda, para que victoria Sofía, esté junto a nosotros.

Durante todo el embarazo, no he tenido problemas, si las típicas náuseas matutinas, pero sin mas contratiempo. Justo el 24 de junio, justo con la oleada de calor, los sofocos y los mareos fueron protagonistas un dolor de cervicales, insoportable, un dolor que inicia en el cuello, y baja por la columna vertebral, y la espalda. Todo se me dificulta enormemente, incluso, en ocasiones, respirar, cada pequeño paso me considera un grandísimo esfuerzo, ya no puedo agacharme, ir al baño, ya necesito ayuda para limpiarme, al igual para tumbarme en la cama y encontrar la postura idónea, a lo mismo para vestirme o desvestirme, de la misma manera para comer. Tenemos una mesa baja, es necesario agacharse, y a mí, ya me resulta imposible, la fortuna, que la mesa se sube, sino, con certeza, tendrían que darme de comer, a mis casi 30 semanas de embarazo, me resulta casi imposible, ya muchas actividades.




El pasado 17 de julio, fue mi primera clase premamá, había varias mujeres en mi mismo estado de embarazo, algunos papás también, yo fui sola, ya que mi esposo trabajaba, y obviamente, era la única futura mamá, en situación de discapacidad motriz. En esa primera clase para mi, no afectaba mi discapacidad, ya que la teoría era “post parto” el como afecta a la mamá psicológica y emocionalmente, la clase estuvo interesante, los compañeros, normales, pero bien, no hubo discriminaciones, y por la profesora, que es mi comadrona tampoco, pero Sali de allá con un sentimiento agridulce, más agri que dulce, ¿por qué? Algo que contaron en el curso, es que el cerebro y las emociones de la embarazada, de la reciente mama, no se centran en nadie mas que en el bebé, ella es quien se levanta mil veces por la noche, le da los biberones, le cambian los pañales, le bañan, le pasean, están pendiente a él, las 24 horas del día, incluso cuando sale un pequeño rato a pasear, a distraerse, le es imposible desconectar de su bebe, no deja de estar preocupada, aunque este esté con su papá…

En nuestro caso, mi caso, soy una persona dependiente, claro que le daré biberones, cambiare pañales, la bañaré, el caso es, quien no seré yo, quien correra a cogerla en brazos, aunque mi corazón lo esté deseando, pero yo no puedo ir corriendo asta la cuna y cargarla en brazos, necesito de alguien que me la acerque para yo poder atenderla, como es debido, claro que tendré que aprender, de cero, no será un camino fácil, pero sé que con mi pareja, podremos con ella. Ignoro si fueron las hormonas, las reflexiones de la cruda realidad, o un poco de ambas, pero todo eso me afecto enormemente. No ayudo que mi suegra, dijera que ella se quedaba la cuna en su cuarto para atender a la pequeña, enseguida salte le dije “ni hablar, la niña dormirá donde esté yo” así empezó este sentimiento de inferioridad, y decepción, hacía mi propia persona.




Por lo demás todo sigue igual, las pruebas rutinarias, de toda embarazada, como la prueba de la azúcar, al salir extraña, la prueba de la curva, aun así, volvió a salir rara, en un par de días me tienen que repetir, beber ese liquido asqueroso, los cuatro pinchazos correspondientes, al igual que cada noche, la inyección para mi circulación. Todo va bien, en la última ecografía, hace diez días, estaba de 28 semanas, todo indico que iba por buen camino, la niña ya pesaba un 1 kg casi 200 gramos, de estatura era algo pequeñita, pero dentro de lo normal, estaba en una postura tan extraña, que no pudieron darnos foto jeje.



Por ahora no hay mucho mas que contar, poco a poco va llegando las cosas para la bebé, lo vamos preparando todo muy ilusionados, con ganas de tenerla en nuestros brazos, es que queda lo mas pesado, el verano, pero sé que en menos que nos demos cuenta, ya la tendremos con nosotros, solo debemos tener, algo más de paciencia. Ya os seguiré informando.

Escrito: 21 de julio del 2019
También te puede interesar... Carta a mi bebé a las 27 semanas de gestación

Sígueme en: Mis redes sociales


Carta a mi bebé en el vientre materno, a las 27 semanas




¡¡Hola Victoria Sofía!!
¿Como lo llevas ahí dentro? Espero que bien, ya es mas de la mitad, ya solo queda pasar el verano, justo acabe, ya debes llegar tu. ¡¡Tengo unas ganas!! Pero no confundas, aun tienes que estar 13 semanas mas, a lo mínimo, mínimo 5 semanas mas dentro de mi vientre.
Esta semana pasada ha iniciado el calor, con gran fuerza, ignoro si es por eso, pero no me encontrado muy bien, mareos, un gran dolor de cervicales, ese gran dolor, que baja por la columna vertebral, se me hace insoportable el dolor, pero no me pueden dar nada. En las últimas analíticas ha salido que estoy baja de hierro, debo tomar vitaminas, el azúcar me ha salido raro debo repetir la prueba, hacer la prueba de la curva, volver a tomar un liquido con muchísima azúcar, demasiada, un pinchazo cada hora durante 3 horas y ahora esperar los resultados. Solo espero que sea cual sea el resultado, solo me afecte a mi, y no a ti, mi amor, que nazcas bien fuerte y sana.

27 semanas, en está semana has abierto tus parpados, inicias el sentido de la vista, poniéndome a pensar, lo primero que vemos es el interior del vientre de nuestra madre, todo lo que tenemos dentro jejeje.


Ya están llegando todas tus cosas, ropita, e instrumentos para tu llegada, algunos nos lo están dando, como el cochechito y otros lo estamos comprando y contruyendo, por ejemplo la cuna, que está pensada para un padre con discapacidad motriz, ya que se puede poner a medida, e incluso se quita una barra, para que podamos veros mejor, también, un portabebés, porque tu madre, poco puede llevar un carrito, de esa forma, poder transportarte conmigo a todos lados y así iremos comprando dentro de las necesidades necesarias.
He tenido un buen embarazo pero, parece que está última etapa será complicada, la calor lo dificulta aun más, cada pequeño paso, es un grandísimo esfuerzo, me hace imposible muchos movimientos, el dolor de espalda, el dolor de cervical que baja por la columna....Pronto empezaré las clases pre parto, realmente en mi caso, no se si vale la pena, poca idea tendrán como yo, puedo hacerle, pero ahí estaré, para que no digan jeje



Mi gran guerrera, me despido por el momento, cuídate mucho, sigue tan fuerte como siempre, no dejes de comunicarte conmigo con esas patadas fuertes,que en ocasiones haces retumbar mi barriga, yo no dejare de hacerlo contigo, sé, que a estas alturas, reconoces mi voz, la voz de tu mamá.


Escrito: 02 de junio del 2019
También te puede interesar... Carta a mi bebé a las 25 semanas de gestación

Sígueme en: Mis redes sociales

Carta a mi bebé en el vientre materno a las 25 semanas






¡Hola Victoria Sofía!

Sí, ese es el nombre que te vamos a poner ¿Qué piensas? Antes de nada, déjame explicarte el porqué, Victoria, porque realmente es un triunfo que llegues a nacer, como siempre digo “ es complicado estar en el cuerpo de una persona con parálisis cerebral” y Sofía, significa sabiduría, realmente nos gusta el nombre, algunos te llaman Vicky, otros, Sofia, tu abuela materna, Vicky Sofi. En estos próximos días son las fiestas del pueblo, música, ferias, jaleo, ya lo escucharás ya, y petardos, tu madre, odia los petardos, es algo involuntario, pero no dejo de dar sobresaltos, normalmente, me tomo un par de copas, me baja el oído, me ayuda a sobrellevar esos momentos, pero este año, no puede ser así, estaré como tu hermana perruna, escondiéndome de cada uno de ellos, tú, no mal interpretes, sigue dentro de mi pancita que aun es muy temprano para que nazcas.




Ya son 25 semanas, de 6 meses, ya queda menos para conocerte, exactamente todo el verano, para el final de septiembre llegarás tu, mi pequeña guerrera. Me encuentro bastante bien, aunque el dolor de espalda ya es notable, cada pequeño paso, es un gran esfuerzo, y acabo agotada, también en esta última semana me protagonizó el acidez de estómago. Pero vayamos para cosas positivas, es que tus patadas son cada vez, más fuertes y seguidas, eso me alegra el corazón, porque sé que ahí estás y que estás bien. Nosotros ya estamos empezando a preparar las cosas para tu llegada, sé que aun falta, pero lo estamos buscando por internet, algunos sitios tardan asta dos meses en llegar, y como seas como tu madre, que a las 32 semanas ya estaba naciendo, pues ya no queda nada, pero tu espera he, que asta la semana 40 no te toca venir al mundo.


En esta semana tengo que ir hacerme análisis, para ver como va el azúcar, algo me dice, que adiós a mi ración de chocolate, a mi fuente de cafeína jeje. Unos días mas tarde, cita con la ginecóloga, aun no tengo hora, para la siguiente ecografía, puede que para la semana 28, ya se verá.

Bueno, mi pequeña guerrera, me despido por el momento, cuídate mucho, no olvides que aquí mucha gente, te ama y te espera. Asta pronto.

Escrito: el 18 de junio del 2019
También te puede gustar.... Carta a mi bebé a los 5 meses de gestación

Sígueme en.... Mis redes sociales

Carta a mi bebe de 5 meses de gestación




¡Hola, mi pequeña guerrera! Siii Ya tenemos un artículo, para ti, es que... ¡vas a ser niña! ¡Ya es confirmado! Mi pequeña guerra, aguantar dentro del cuerpo de una mujer con parálisis cerebral, no es nada fácil, pero tu ahí, estás aguantando como toda una guerrera.

Echando un primer vistazo de tu anatomía en esa ecografía de 19 semanas, tienes una nariz, muy parecida a la de tu mamá, que es herencia de su mamá, tu abuela Esme. Aquí, nos ponemos a imaginar, hacer nuestra película, de nariz respingona, piel morenita, ojos rasgados, como la parte asiática que llevas dentro de ti, pero seas como seas, te vamos amar igual y muchísimo, de eso que no te quepa duda pequeña.



El tiempo pasa rápido, parece ayer que me dijeron que estaba embarazada de mes y medio, ahora ya de cinco meses. Haciendo memoria de todo lo que estamos viviendo tu papá y yo, desde tu gestación, pues en enero de este año 2019, el año que nacerás, en enero fuimos a pasar un par de días en la ciudad de Barcelona, tengo mis dudas, si ya estabas dentro de mi pancita, días después fuimos al cine a ver aquamán, como te dedicado su canción en alguna ocasión, el niño de los dos mundos. En marzo, fuimos con tu abuela paterna, a pasear por el pueblo, y a cenar en un bar restaurante marítimo. Ella vive en México, pero lleva unos meses con nosotros, es posibles que estés en sus brazos cuando nazcas.  El 18 de abril, volvimos al cine, a ver Vengadores Endgame, la ultima de marvel, un mundo que acabarás conociendo como la palma de tu mano, porque tu papá es un experto y un gran fan, al conocerle, me hizo fan a mi también, tu también lo serás, es algo de generaciones. Ahora en mayo, hemos descubierto que serás niña... Aparte también ayer, 11 de mayo, fuimos a feria Tierra y Mar aquí en el pueblo Palamós, por segundo año, nos dimos un paseo por el oceano, en las barcas, este año también venía, la mamá de tu papá, que lleva unos meses con nosotros. Ya te seguiré informando, de como va en tu estada en mi pancita.



Ya te estamos buscando nombres, que tengan que ver con la fortaleza, en ese tema hay un poco de contradicción, tu papá quiere un nombre compuesto, es típico de latino América, aquí pues no tanto.... buscando nombres que signifiquen fuerza, como la fuerza que tu llevas dentro de ti, nos pongamos de acuerdo los dos jeje.

Bueno mi pequeña guerrera, me despido por ahora, cuídate mucho allá dentro, sigue dándome pataditas, que empecé a sentirlas en la semana 18, para saber que todo va bien allá dentro, me da mucha felicidad saber de ti, saber que todo está muy bien. Cuídate mi amor, te amamos....

Escrito: 12 de mayo del 2019
También te puede interesar.... Carta a mi bebé a las 16 semanas de gestación

Sígueme en: Mis redes sociales


Carta al bebé diversidad



Sí ese eres tu, sangre de mi sangre, hijo de la diversidad, tus padres, ambos con discapacidad, tu mamá con parálisis cerebral, tu papá con discapacidad visual, no solo es diversidad funcional, eres hijo de dos mundos, américa y europa, con antepasados asiáticos.


 Tu hermana también es distinta, sí tienes una hermana, con cuatro patas y una cola, se llama Yera, es una perrita de ocho años, que formó parte de nuestras vidas desde que tenía 9 meses, ella quizas si no te conozca, aunque también tengo que admitir, que fue la primera en saber que estabas ahí. Sí, sí, estaba muy pendiente a mi, me olfateaba el vientre, me cuidaba, jamas se sentaba en el centro del vientre, como si supiera que estás ahí. Cuando nazcas quizas tenga que hacerse la idea, que ella es tu hermana mayor, que tu formas parte de la familia, pero una vez que lo haga, te amará muchísimo, te protegerá aun mas.

Aun estás en el vientre de tu mamá, pero ya tienes marcado la diversidad en tu adn. Crecerás con principios y valores, defenderás la inclusión, no conocerás la discriminación, o puede que sí, porque vivimos en un mundo, donde hay gente mala, para nada lo esconden. Tu lucharás en contra de ella, y ayudarás aquellos, que no son tan afortunados como tú. ¿Sabes? Muchos niños de tu generación, crecen ignorando todo eso, ingenuos, faltos de valores, importantes, para la vida y el ser vivo, pero tu serás la excepción, porque lo vivirás desde el minuto cero de tu nacimiento, es posible que estes consciente, desde dentro de mi vientre. Yo te prometo que lo haré lo mejor que pueda, y tu papá también, tendré que aprender des es la semana 17 de mi embarazo, desde tu creación, mi tripa ya va creciendo, cada vez tengo mas hambre. Hace un par de semanas, tuvimos un susto, y es que empecé a tener manchas de sangre, nos asustemos mucho, corrimos a urgencias, jamás he esperado tan poco rato allá, enseguida me entraron para dentro, vino el doctor, me examinó, nos aseguro que tu estabas estupendamente, que no había ningún peligro de aborto, el sangrado venía de fuera, a causa de una infección. Que gran alivio sentimos, que felicidad de volver a verte, sentir tu latido fuerte, incluso nos indicaron lo que parecía ser tu sexo, ¡parecías una niña! El próximo 10 de mayo, seguramente nos lo confirmarán, tu papá quiere una niña, una vane pequeñita dice, yo un niño, un Emmanuel pequeñito, ten algo por seguro, que no importa como seas, te vamos amar, con toda nuestra alma, y nuestro corazón, de eso no te quepa duda.

Estoy en la semana 18, creo que ya estoy empezando a sentir, tus primeras pataditas, es como sentir el pulso, en el vientre bajo, o lo que es lo mismo pataditas jajaja, a ver si en una semanas las puedo identificar mejor, cada momento me preocupa por si estas bien, las ecográfias son cada 30 días, que se me hacen eternas. ¿Sabes? Tu papá con discapacidad visual, tiene un oído muy fino, mas sensible que los demás, él sí puede escucharte, el como buceas dentro de mi vientre, jo, que envidia me da. Tú, mi bebé de la diversidad, tu harás la diferencia en este mundo de injusticia, ya estamos a mitad de trayecto, queda menos para conocerte. Cuídate mucho, te amamos.

Escrito: 08 de mayo del 2019
También te puede interesar.... Yo soy la niña

Sígueme en.... Mis redes sociales


Carta de despedida de un drogadicto a su mejor amiga

  Soy al primero, que me está partiendo el alma, estas líneas, pero es necesario, te escribo para despedirme de ti, mi mejor amiga… Cuando e...