lunes, 30 de marzo de 2020

Carta de una anciana con riesgo de cornavirus



Es triste, muy triste, llegar a mi edad, más de 90 años, 10 hijos, toda una vida, luchando, trabajando duro, para sacar adelante a ellos aquellos que lleve 9 meses en mi vientre, en que los críe y eduqué lo mejor que supe y pude.
 He tenido una infancia difícil, he visto morir a dos de mis 6 hermanos,  he vivido guerras, e luchado batallas, estoy sin pechos por haber superado dos cánceres de mama, siempre me he considerado, una mujer valiente y luchadora, que por mis hijos mataba….

Ahora en mi vejez, aquí sola me encuentro en un centro de ancianos, 10 hijos, veinticinco nietos, yo sola y desamparada en este centro, donde estoy bien cuidada, pero me siento muy sola, es tanto el trabajo que tienen que no pueden visitar a esta abuela, ni siquiera los domingos por la tarde.

Al día de hoy, con esta enfermedad protagonizando todos los telediarios, y el pánico en la ciudad, la cosa es peor, por primera vez en muchísimo tiempo, tanto, que ya ni recuerdo, siento miedo, verdadero terror, es que algunos de mis compañeros, de mis amigos, ya han caido, ya están bajo tierra, ni siquiera he podido ir a despedirme, estar hablando con ellos, bien como si nada, en unas horas ya estaban en cuarentena, después, ya nada, ahora, yo, aquí estoy en cuarentena, sin poder salir de estas cuatro paredes, sin poder entrar nadie en ella, excepto esos experto con esos trajes, que me siento como si tuviera la peste, ya nos hicieron muchos la prueba, ahora estamos a la espera.

Acabo de tener un bisnieto, mi primer bisnieto, no puedo conocerlo, por culpa del cornavirus. He iniciado a toser, a tener fiebre alta, estoy aterrada, a mi edad, nadie supera esta enfermedad, yo aquí, sola y aislada, no quiero morir así… Estoy escribiendo una carta, por si sucede el fatal desenlace. Ahora mejor voy a descansar, que la enfermedad vuelve atacar, pronto vendrán uniformados, para motorizarme con calma, espero ser la excepción, que pueda salir, no morir así….
Escrito: 13 de marzo del 2013
También te puede interesar.... Carta de un niño frente a la cuarentena

Poesia: Quédate en casa



Quedémonos en casa,
Que el virus anda fuera,
Ocupando todo lugar,
Coronavirus se hace llamar.
Quedemonos en casa,
Su potencia es letal,
A muchos va a matar,
O ya en eso está.
Quedémonos en casa,
Por mí, por ti también,
Es veloz como el viento,
Rápido entra en tu cuerpo.
Si tú, sano estas,
Y quieres ayudar,
Quedándote en casa,
Es la mejor respuesta.

Quédate en casa,
Muchos profesionales,
Están arriesgado su vida,
Para salvar la tuya,
Ayúdales quedándote en casa.
A los niños explicar,
Que un virus les puede atrapar,
Por ello, en casa han de estar,
Para no enfermar.

Coronavirus llegó
Con toda su furia,
Si realmente valoras la vida,
Quédate en casa,
Por ti, por mí,
Por todos los que queremos,
Y demás,
¡Quédate en casa!

Escrito: 24 de marzo del 2020
También te puede interesar.... Carta del planeta Tierra

Carta del planeta Tierra



Estimados humanos, estás líneas son para vosotros, solo vosotros, los demás seres, quedan fuera de estas palabras. Es increíble que haya tenido que enviar a la fuerza mas potente que tengo ahora mismo, para que me deis un respiro. Sí, el Coronavirus.
Decís que soy cruel, ya que muchos humanos están muriendo, pero ¿y vosotros? ¿No estáis siendo cruel conmigo desde hace siglos? He sido muy paciente, os he mandado, mil y una señales, me habéis ignorado por completo, ¿ahora? ¿Me estáis suplicando?

No temáis, no os vais extinguir, escucharme, quedaos en casa, solo eso os pido, necesito un gran respiro, solo os tenéis que estar en casa encerrados, pasar tiempo con vuestras familias, creerme no es una condena, realmente es una bendición, aprovecharla, porque después, la vais a extrañar.

Parece que no recordáis que yo soy vuestro hogar, sin mí, no tendriáis nada, ni siquiera, existiríais, pero poco os importa, a quien pisotear, siempre y cuando vosotros, los humanos, estéis bien, ¿y los demás seres que viven en mí? Animales, plantas, mi propia vida, no os importa, pero os olvidáis de algo, si yo muero, todos vosotros también, así que, con todo, debéis darme las gracias por esto.

No pasaron ni dos meses que unos incendios, estaban matando tanta fauna, tanto animal, no humano, cuantas especies murieron, cuantas, ya se extinguieron, todo por vuestra culpa, los humanos, sí, muchísimos ayudaron pero aun gana, la que prefiere destruir el planeta, por culpa de esa maldad, aquí estamos, y vosotros nada, por un oído, entra, por otro sale.

Solo pido disculpas aquellos, que creen en el hogar que viven, en mí, en que me cuidan, día a día, a ellos, les digo… Que no soy tan cruel, como vuestra especie, todo va a salir bien, el coronavirus pasará, y sobreviviréis, solo escuchar, ya actuar, no olvidar, que, si yo muero, todos morís conmigo, todos y todo.

Escrito: 27 de marzo del 2020
También te puede interesar.... Carta de una anciana con riesgo de Coronavirus

Carta de despedida de un drogadicto a su mejor amiga

  Soy al primero, que me está partiendo el alma, estas líneas, pero es necesario, te escribo para despedirme de ti, mi mejor amiga… Cuando e...