jueves, 19 de marzo de 2020

Relato: Daniel, sindrome de Down




Daniel, llegaba de la escuela, triste, cabizbajo.


- Cariño, ¿que te ocurre? –preguntó su mamá.
- Nadie quiere jugar conmigo en la escuela, dicen que parezco un extraterrestre, que para nada, soy normal.
- ¡¿Como?! ¿Pero quien te dice esas cosas tan horribles?
- Mama, ¿soy adoptado, como mi compañero Jaime? –la pregunta no pudo sorprender mas a su madre.
- ¿Qué? ¿por qué preguntas eso? –su mamá se sentó junto a él.
- Miramé no me parezco nada vosotros…-caminó unos pasos asta llegar frente al espejo. Su mamá le acompañó –Mis ojos están inclinados, como si fuera chino, la nariz no se parece para nada a ninguna de las vuestras, mis orejas parece de murciélago, mi lengua es muy gruesa, sin hablar de mis manos, son pequeñas…
- ¿Que no te pareces a nosotros? ¿Ese pelo rubio? ¿Y los rizos de él? Son como papá ¿o no?
- Bueno… puede ser…
- Esos hermosos ojos verdes…
- Son igual que los tuyos
- Y el abuelo. Es mas… súbete la manga del jersey –Ella también hacía lo mismo.
- ¡Tenemos la misma mancha en el brazo!


Claro, porque es hereditario, no puede ha ver prueba mejor, que somos tus padres, además no existen dos personas idénticas, la diferencia es normalidad, papa y yo no nos parecemos en nada ¿verdad? El tiene el pelo rizado y rubio, yo pelirojo y liso, sus ojos son marrones, él es alto y fuerte, yo delgada y no tan alta –le sonrió su mamá –eh ¿por qué esa carita? –detectó tristeza en su rostro.
- Porque todos mis compañeros, dicen que soy tonto, que no soy como los demás…
- Ha ver… yo no veo que seas tonto, sigues bien tus clases, quizás, te cueste un poco mas que a los demás, pero Martha, te ayuda mucho, juntos estáis progresando mucho. En las clases de judo… ¿quien ha conseguido cinturón negro?


- Yo…
- Sí, tu has sido el único, capaz de conseguirlo, tu forma de ser, es única, especial, algo que los demás jamás entenderán, pero ante todo tu eres una persona, igual que los demás, con los mismos derechos, y las mismas oportunidades.
- ¿De verdad mama?
- ¡Claro que sí!

- ¡Te quiero! –se abrazaron con fuerza madre e hijo.

Escrito: 21 de marzo del 2012
También te puede interesar... Relato: Mama, él es mi novio

Discapacidad: Mi heroe, mi papá




Aquí estoy, frente a este trozo de papel, “¿A quien me quiero parecer de mayor?” tengo clara mi respuesta, y es a mi papá, vosotros diréis todos los niños quieren eso, parecerse a sus papás, quizás, sí, pero mi papá es distinto, es como un superhéroe, mi héroe, sin dudarlo digo sí, me quiero parecer a él.


Os hablaré de él, ya mis compañeros, mis amigos, lo conocen, saben, que él camina en silla de ruedas, pero ellos no lo ven como un papá más bien parece un extraterrestre, al que no dejan de mirar y preguntar… no entiendo bien el porqué, yo no me quedo mirando todo el tiempo a los papás de mis amigos, no entiendo porque ellos sí, mi papa dice que es porque va en silla de ruedas, yo eso no lo entiendo, pero mi papá me explica “no es habitual, ver un papá o una mamá en silla de ruedas, y a la gente se le hace raro” Pues a toda a esa gente, le saco la lengua les digo “¡Mi papá no es raro, los raros sois vosotros!”

Mucha gente no lo entiende, ni ven lo que yo veo, día tras día, mi papá necesita unas ruedas para caminar, las ruedas, no suben escalones, necesita todas las rampas, posibles, eso la gente no lo entiende, muchas veces aparcan sus coches o motos en medio de estas. Es como ir al parque, el parque que está al lado de casa, no podemos ir, porque hay escaleras, los columpios están muy lejos de donde se puede quedar mi papá, no me puede controlar bien…. ¿por qué hacen escaleras, porque no son todo rampas? ¿Por qué discriminan a mi papá? Es como cuando vamos algún bar o banco, las puertas no están preparadas… ¿Cómo abrirlas en una silla de ruedas? ¿No sería más fácil que pusieran todas automáticas? Es como ir al supermercado, hay cosas super altas, que yo no llego y mi papá tampoco ¿No sería mejor, que pusieran estanterías más bajas? O ¿en la parte baja un poco de todo? Recuerdo una vez, que la maestra quería hablar con él o con mamá, mi mamá estaba trabajando, no podía ir, asi que fue mi papá, mi profesora, le preguntó “¿Viene usted solo?” como si fuera un niño pequeño, por ir en silla de ruedas.

Mi papá nunca se enfada por esto, siempre tiene una sonrisa, o al menos así lo veo yo siempre, me dice “que la gente le asusta lo que no entiende” pero a mí me enfada todo esto, no entiendo porque tratan así a mi papá, por eso yo, escribo estas líneas, porque mi papá, es como todos los papás, bueno, es un super papá en realidad, porque es el papá más valiente, salta, todas las barreras que pone la gente, además nunca se enfada.




A si, que sí, cuando crezca, quiero ser como mi papá, un super héroe, ser valiente, no rendirse ante nada, así es mi papá, quiero ser como él… ¿Y yo me pregunto quién no querría ser como él? Te quiero mucho papá, siempre serás mi héroe, siempre… 

Escrito: 18 de marzo del 2017.
También te puede interesar.... Poesia: Hoy si que veo que puedo ejercer como mamá

Sigueme en: Mis redes sociales





Carta de despedida de un drogadicto a su mejor amiga

  Soy al primero, que me está partiendo el alma, estas líneas, pero es necesario, te escribo para despedirme de ti, mi mejor amiga… Cuando e...