viernes, 28 de febrero de 2020

Carta de una niña con Atrofia Muscular Espinal




Nací con esta extraña enfermedad, que me causo tanto tiempo en el hospital, y os causo tantísimo sufrimiento a vosotros mis papas, desde que nací el hospital, ha estado presente en mi vida... Aun así... vosotros no os habéis rendido, siempre habéis luchado para que tenga lo mejor.

No dejasteis de luchar, por ser aceptada en una escuela no especial, lo lograsteis, aun teniendo que ir con mi respirador, ya que mis pulmones son bien débiles. Mis compañeros siempre han tenido curiosidad por mi discapacidad, pero no les ha importado, mi silla siempre han llevado, incluyéndome en sus juegos.



Se que esto es duro para todos, que cada vez que tengo que regresar al hospital, es una batalla, que siempre está el miedo, que no logré ganar... pero cuando el peligro ha pasado, vuelvo a casa, es mi felicidad. Vosotros jamás se os borra la sonrisa y la esperanza, sois consciente, que mi vida cualquier día puede terminar, por ello os queréis asegurar, que mi infancia, sea totalmente feliz.


Se que no puedo caminar, que me cuesta respirar, apenas puedo hablar, pero estoy teniendo una infancia feliz, tengo muchos amigos y amigas... pasear con vosotros, es lo mejor. Si cualquier día pierdo la batalla, no estéis tristes. Soy una niña muy feliz, no podría tener una vida mejor... pero mientras sigo batallando con esta dura enfermedad, no voy a dejar que pueda conmigo, le saco la lengua al AME.

Escrito: 20 de febrero del 2014

Carta de despedida de un drogadicto a su mejor amiga

  Soy al primero, que me está partiendo el alma, estas líneas, pero es necesario, te escribo para despedirme de ti, mi mejor amiga… Cuando e...