lunes, 23 de noviembre de 2020

Carta a mi niña a los 14 meses de nacida

 



Ya vuelvo a estar aquí, es que en estos primeros meses la novedad no se acaba, toda novedad es digna de contar. Ya 14 meses, 14 meses que llegaste a este mundo, si juntamos el diario de los 13 meses, con el de los 14, se agrandan todos los hechos a ¿Qué me refiero? El mes pasado ya te expuse, que al decirte “No, no, no” tu lo repetías con tu dedito, de una forma que parecía si, si, si, ahora no solo lo indicas con el dedo, sino con un gesto de cabeza, incluso con la palabra “no” Ya con la señalización, ya nos indicas lo que quieres, cuando no quieres biberón, prefieres cuchara, o la inversa. Tu caminar va mejorando por días, ya no paras quieta, pareces un torbellino, empiezas abrir y cerrar cajones, a todo lo que no debes ahí vas. Tu equilibrio está ya casi perfeccionado, ya te atreves con los escalones, o te echas a correr de la nada.

 

Como anécdota te explicaré que el otro día, ibas de aquí para allá, del comedor al dormitorio, nos ibas trayendo cosas, primero los zapatos, después tu chaqueta, asta que comprendimos que nos estabas indicando que querías salir a la calle, eso es algo que creo que aprendiste en la guardería, que es una rutina que tienen que, para salir a la calle, hay que ponerse zapatos y chaquetas. Últimamente, vas a librería de libros que tenemos en la casa, me traes el cuento de Mic. Hay muchos libros en el estante, pero siempre, me traes el mismo, feliz me lo entregas. Ya tomas tu vasito entrenador tu solita, ya empiezas a comer con cuchara y tenedor, por tu propio peso, obvio aun no controlas, pero ya vas iniciando, no lo haces tan mal. Te gustan los muñecos, hacer de mamá, les das el biberón, le das el chupete, ya tu papá te regaló un cochecito para tus muñecos, te preparó una pequeña mochila, con todos sus elementos necesarios, como biberones, pañales, chupetes, talco para el culete, incluso un pequeño muñeco, que te encanta, ya cuando ves la mochila, te emocionas, pides a gritos que se abra, e inicias a jugar como mamá, ahora con el cochecito que te regaló papá ya hace el equipo completo, te encanta pasear a tus muñecos de aquí para allá, incluido por la calle, fuimos a comprar, tu te llevaste tu cochecito paseando a Batman, por todo el pueblo, como dijo tu papá “cuando la justicia necesita un respiro…”

 


Llego el 31 de octubre, Halloween en México, el año pasado que apenas tenías mes y medio, tu papá y yo nos disfracemos de katrinas, y tu de osito salimos a pasear con dulces en mano, que acabaron desapareciendo, cenemos en el tex mex del pueblo…. Pero este año 2020, con todo esto del covid, no hubo esa salida hallowenesca, ya que todos los bares y restaurantes están cerrados, y además tenemos toque de queda, a las 10 ya no podemos estar en la calle, sin contar, que ya no pueden entrar mas gente que no sea del pueblo. Pero si hubo una novedad… El día 30 en la guardería, hiciste la celebración de la Castañeda, por ello, debías ir vestida como tal, quedó como una especie de disfraz, que lo aprovechemos, para salir a pasear el día 31, por el paseo de la playa, pero antes cogimos comida para llevar, nos la comimos sentados alrededor de una mesa, pasemos un rato bien agradable y divertido, tu poco aguantaste, en el cochecito sentada, te bajemos y te dejemos caminando por los alrededores, que no tardaste, en correr hacia el otro lado, hacía la fuente que hay, y mas allá. Poco dejaste comer a tu papá, ya después yo con mi silla te iba siguiendo, cualquier cosa, llamaba a tu papá, para que nos ayudara. Pero bien, fue una velada, bonita y divertida.

 


Sobre la guardería vas feliz y contenta, cuando ves a las profesoras, extiendes los brazos para irte con ellas, sin extrañar nada a tu mamá. Estar allí en la guardería te ha hecho más espabilada e independiente. Cada día te quedas en el comedor, me van indicando lo que vas comiendo, la verdad eres una buena tragona, te comes, dos platos grandes, el postre normalmente lo dejas. Es una clase con siete niños, tu, Victoria, Celia, Dilan, Vidal, Gabriel, Diana. Te llevas muy bien con Diana, tienes tus admiradores masculinos, Dilan cuando te ve, o incluso a mi, ya dice “¡¡La Vicky!!” Ya me confirmó su madre, que solo te menciona a ti, a nadie mas de su clase, el Vidal también te saluda contento cuando te ve, aunque la verdad, tu mucho casi no le haces, al menos delante de mí. Algo parecido pasa con Diana, en las fotos que nos mandan, se ve que sois muy buenas amigas, pero al llegar al cole, encontrarnos en la entrada, parecéis dos desconocidas.

 


A diez días, de cumplir los 14 meses, ya corres con velocidad y soltura, eso para mí, tu mamá con parálisis cerebral, complicas bastante las cosas, normalmente das la mano a todos, pero la mía la rechazas, echas a correr, que hace difícil atraparte, creo que llegó el momento de comprar una correa, para bebés, así de una mano conduciré la silla, y la otra llevare tu correa… No sé, ya probare el experimento. Ya te contare.

 

Como anécdota: el 15 de noviembre fuimos a pasear al paseo de la playa, para que jugaras en unos toboganes diferentes, y pasar ratos en familia, te dejemos caminando un poco, y viste, a unas niñas, con sus muñecas jugando… Te fuiste directas a ellas, eran niñas de 5 o 6 años, claramente te dijeron que no podías jugar con ellas, ni con sus muñecas, obviamente tu no entendías, menos aceptabas un no, como respuesta… Corriendo tu papá, abrió tu cochecito de juguete, pero nos dejemos el muñeco, tenías un coche de policía, eso te pusimos, para que lo pasearas al menos eso distrajo tu atención, de esos juguetes ajenos.




 

Como de las ultimas novedades en tus 13 meses… ya eres mas consciente de lo que pasa a tu alrededor… un día, tu papá, jugando, me tiro al sofá, de golpe, te inchaste a llorar, tu papa y yo, nos miremos sin entender, el porque llorabas, asta que comprendimos que verme caer al sofá te había asustado, pensando que me había echo daño. Esa noche, dormías en casa de la abuela esme, te dejé no muy convencida. Ya poco mas dormirás fuera, ya tienes tus preferencias, no quieres si no está papá o mamá. Ya indicadas con tu dedo lo que quieres o con la palabra “Mi” señalando lo que quieres.

 

Como anécdota, este viernes pasado 20 de noviembre, estábamos viendo a Ester, compañera de trabajo de tus papás, tu le tienes gran aprecio, en compañía de Merce, la persona que nos ayuda por las tardes tu caminando de aquí para allá, visitando todas las tiendas, formando cola, ya que solo se puede entrar de uno en uno, sin aviso, te fuiste para el cochecito, indicando subirte, iniciaste tu ritual del sueño, en pocas palabras, nos indicaste que estabas cansada, querías volver al cochecito….



Bueno mi pequeña gran guerrera, me despido, cuídate muchísimo, no olvides que te amamos aun más, pronto seguro que habrá mas novedad, se acerca una navidad, rara inusual, a causa del mismo coronavirus, pero no temas, seguro, que el cagatió, santa Claus y los tres reyes magos sabrán llegar. Asta pronto…

Escrito: 23 de noviembre del 2020

También te puede interesar.... Carta de una madre con parálisis cerebral a su hija

Sígueme en.... Mis redes sociales

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Carta de despedida de un drogadicto a su mejor amiga

  Soy al primero, que me está partiendo el alma, estas líneas, pero es necesario, te escribo para despedirme de ti, mi mejor amiga… Cuando e...