lunes, 26 de octubre de 2020

Diario personal: Viajando al otro lado del océano en silla de ruedas

 

Primeros días de abril 2016: Ciudad de México

Si aun no crees en el amor verdadero cuando hay una discapacidad... No hay palabras, realmente tienes que verlo, preparate para emocionarte…


Ahora sí, si quieres conocer el cómo fue mi experiencia, al viajar sola, en silla de ruedas de Barcelona (España) a México distrito Federal, lo que ocurrió antes de ese impresionante encuentro sigue leyendo… No te pierdas detalle.

Ya eran cerca de 6 meses, que me tuve que despedir de mi pareja y nuestra hijita perruna, por asuntos personales, tuvieron que ir a México nuestra hijita peludita le acompañó para así conociera a su familia de allá. 6 largos meses, en el que se me hicieron una eternidad, realmente dejé de ser yo, se me fue la inspiración. A mi pareja a un le quedaba tiempo para poder regresar, así que me decidí, a ir acompañarle, en la fase final de su carrera, para ya después graduarse.

No es la primera vez que viajo a México, más bien la tercera, pero si la principal que viajo sola, en un trayecto que no es directo, hay que hacer trasbordo, la ruta que escogimos fue la siguiente… Barcelona (España)-Toronto (Canadá) De Toronto a México Distrito Federal, había otra novedad me llevaba mi silla de motor, ya que voy a estar cinco meses más o menos. Llegado el momento me despedí de mis papás, empezaron el chequeo a mi persona, mis pertenencias, los chicos que me tenían que asistir, ya estaban acompañándome. Llegado el momento, le pedi a mi asistente mujer, que si me pudiera acompañar al baño, realmente fue un problema, porque me lo negó "ese no es mi trabajo, yo solo debía acompañarte" la tranquilicé diciendo "solo me tienes que vigilar que no me caiga" ella respondió "no, no es mi trabajo, no puedo hacerlo" "pues yo sola no puedo" "pues no deberías viajar sola así ¿Por qué no te acompañan?" sí, sí, esa fue su respuesta, me quede sin palabras, ya que yo desde tiempo avise de mi situación a la compañía me aseguraron que no habría problema que me ayudarían en esas cosas. El caso es que esa chica después de acompañarme a regañadientes al baño, me indico a donde tenía que ir, se fue, así tal cual, dejándome en soledad con una mochila de montaña entre mis piernas, un abrigo, un libro sobre mi falda, e intentando manejar la silla motora. Los de Air Canadá se sorprendieron al verme en ese estado y sola, me acompañaron hasta el lugar indicado, que mi asistente, se me negó acompañar.

2015, 2016: Yera en ciudad de México



Llegado el momento de embarcar, otro problema, los asistentes no estaban presentes, se me acercó el capitán de la compañía que me llevaría a Canadá, preocupado por cómo me encontraba, decepcionado, porque por más que telefoneaban los asistentes no llegaban. Cuando al fin se indignaron a aparecer, este le mostro su frustración que habría una queja con sus capitanes. A mí ya me entraron para adentro, sentándome en el asiento adecuado, a mi alrededor, se encontraban todas personas de México, realmente me ayudaron para poder comunicarme con las azafatas de Air Canadá Bueno eso, un cartel que me hizo mi hermana con W.C. Realmente no fue tan complicado, solo un viaje largo y cansado, con sus comidas en sus momentos, e intento de descansar un poco, sin resultado, ya saben, asientos incomodos, personas hablando, etc, etc, etc…

Lleguemos a Canadá, vinieron asistirme sin problema, la dificultad surgió, porqué en Barcelona, no me sacaron el ticket de Canadá a México, la diferencia de idioma, hizo la complicación, me indicaban, pero no entendía, ellos tampoco a mí. Aun así, buscaron a alguien que hablara español, después me acompañaron a sacar el ticket. Sabíamos que había un retraso de cinco horas, en Canadá así que me tocó esperar, aunque también tengo que decir que aumento mi ansiedad y desesperación por volver a despegar, ya hacía más de 15 horas de estar en pie, más de 12 horas entre vuelos, mi cuerpo necesitaba llegar ya a descansar, sí estoy acostumbrada a estar sentada, pero, aquello era demasiado, podía conmigo la desesperación y la ansiedad.



Después de largas horas de espera, al fin volvía a despegar hacía mi destino final México City. Las 20 horas de Canadá Media noche en España. Las 17 horas en México. Quería, necesitaba dormir en ese trayecto, pero era imposible, ya que no dejaban de pasar, hablar en voz elevada, con todo creo que un par de horas logre dormir, al fin escuche "llegada a la ciudad de México Distrito Federal"

Como era habitual, yo era la última de bajar, en el que me ayudaron sin problema, me devolvieron mi silla con motor, me acompañaron a la salida, o eso creía, ya que me preguntaron "¿ves a quien te tiene que recoger?" La verdad no veía ni una sola persona, solo un montón de tiendas, pero allá me dejaron, diciendo antes que debía dejar un papel en inmigración como todos los demás que no eran del país. Lo hice, me dijeron que para poder encontrarme con mis familiares debía recoger mi maleta, sino no pasaría el control que tenían… Mi desesperación aumento ¿cómo hacerle yo sola? Estaba demasiado agotada para pensar… Pedí ayuda a los que haya trabajaban sí, vinieron ayudarme, al fin me pude reunir con aquellos que mi corazón anhelaba, poder formar el video que les acabo de mostrar.

 

Escrito: 08 de abril del 2016

También te puede interesar... Viajando sola, al otro lado del oceano

Sígueme en...Mis redes sociales

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cuando llegan los hijos, la pareja con discapacidad…. Reflexión personal

  Quizás no es algo común, lo normal, es que, si tu pareja tiene discapacidad, y juntos habéis decidido formar una familia, sin olvidar la c...