Entradas populares

lunes, 26 de octubre de 2020

Diario personal: Va hacer un mes...

 

En el taxi del camino al centro de ciudad de México

Sí, de aquí dos días, va hacer un mes que estoy en la ciudad de México, yo una chica con parálisis cerebral, viajó desde Barcelona (España) pasando por Toronto (Canadá) llegó a México ciudad, tras de 24 horas de vuelos y esperas.

Sí este 4 de mayo hará un mes, que estoy en este país al otro lado del océano, es que es tanta la diferencia de mi pueblo natal, que me sorprende, lo bien que me he hecho a ello. Diferencias, como las que expondré a continuación:

En la universidad UNAM



• Toda mi vida he vivido en un pequeño pueblo costero. Ahora estoy en una de las ciudades más grandes del mundo, mucho más que Barcelona, que ya para mí, ya era toda una odisea, realmente me adapte de diez..
• Mi pueblo es pequeño y costero, ósea, al nivel del mar, ahora me encuentro más arriba que una montaña, personas han sufrido dolores importantes en el pecho o cabeza, mientras se acostumbran al cambio, en cambio yo, que sufrí hidrocefalia, a causa de ello, tengo una válvula metálica en mi interior, sí, claro quizás hay días que me duele la cabeza, pero nada fuera de lo normal.
• Vine con mi silla motora, pero no manual, acá en México están mucho más económicas, pensemos comprar una, por varios motivos aun no habido oportunidad, pero es sorprendente, llegar al supermercado, universidad o el banco, tienen sillas de ruedas preparadas para cualquier emergencia, no dudan en prestártelas, incluso te encuentras personas que, sin conocerte de nada, tienen oportunidad, te dan la suya.
• Allá en mi país, al menos en la zona donde vivo, los taxis, son ultra mega caros, aquí… te los encuentras a mitad de precio, o incluso más económicos.

En el chilis: Tomando un margarita



• Quizás si hablamos de adaptaciones, es un punto en contra, pero la gente es tan amable, tan social, tan dispuesta ayudar a los demás, que hasta eso se hace totalmente accesible (aunque no tenga nada de ello)
Los transportes públicos son mucho más adaptados y accesibles


• Las personas, a mi punto de ver súper amables y generosas. Yo tengo una discapacidad motriz, vengo de otro país, sí, mi acento me delata, me siento totalmente integrada. Cuando mi pareja va a clases, voy con él, entro en el aula, y genial, como si fuera una más, sin ser una estudiante más. O cuando me enferme del estómago, tuve que ir al doctor, bien sin problema me atendió, sin preguntas, ni problemas por ser de otro lugar, algo que allá en España es más que complicado.

Entre amigos en el Chilis



  • Existe una gran diversidad, no importa como seas, ya tengas discapacidad, o otra nacionalidad o una sexualidad, no tan frecuente, nadie te va a señalar, ni a juzgar, te van aceptar sin más. En mi pais soy mujer con discapacidad, ya para ellos, no se pueden enamorar de mi, ni tengo el derecho a formar una familia, lo mismo si vienes de otro pais, te ven por lo bajo, que solo estas para aprovecharte del pais. Solo hay que ver los programas de televisión para ser consciente de la realidad. México, América, existe una inclusión de todo tipo, Europa, España, todo lo contrario, las minorias, quedan excluidas.

Amistad. Toda mi vida en mi país, en mi pueblo, no logré amistad sincera. Un mes acá, aun no, ya hice una amistad.

Realmente ya no hay mucho más que decir, sí hace 5 años, cuando vine por primera vez, el peso estaba mucho más económico que el euro, al día de hoy está más o menos al igual, ¿pero qué más da? Estoy encantada con México, realmente no tengo ninguna prisa en volver a España, si hubiera una posibilidad de rehacer nuestra vida en esta capital, no sería yo la que se negaría.

Escrito: 03 de mayo del 2016

También te puede interesar.... Diario personal: Hoy hace una semana

Sígueme en.... Mis redes sociales

No hay comentarios:

Publicar un comentario