Entradas populares

viernes, 23 de octubre de 2020

Carta a mi niña a los 13 meses de nacida

 



Mi pequeña gran guerrera, ya iba acabar el primer diario, en tus 12 meses de vida, pero realmente, en este último mes, las novedades no se acaban, y continuaremos un poco más…

Ya hace un mes, que iniciaste la guardería, en el que te dejamos a las 8.40 de la mañana, te recogemos a las 4.40 de la tarde, la verdad son bastantes horas, pero necesarios ya que, sino tu papá y yo no tendríamos tiempo de nada, muchas veces apenas acabamos de comer a las tres de la tarde. Por otro lado, te gusta la guardería, no lloras ni extrañas, te vas feliz cuando te dejo. Ya tus profesoras (sí, todas son mujeres, son conscientes de lo terremoto que eres, que poco te pueden quitar el ojo de encima) Nos van mandando fotos a través de internet, que no podemos compartir con nadie, por la privacidad de los demás niños, pero somos conscientes, que estás aprendiendo mucho, como decir que no con tu dedito, es muy gracioso sabes, cuando nosotros te decimos “No, no, no” tu repites el gesto con tu dedito, eso es algo que has aprendido allí, en la guardería, al igual que ayudas a recoger, o quieres ponerte los zapatos tu solita. Estás haciendo amigos, sobretodo eres muy amiga de Diana, una niña del barrio 15 días mayor que tú, vecina de tu abuelo, en las fotos que nos comparten, vimos que erais muy buenas amigas.

 

Desde que empezaste la guardería, iniciemos una rutina, la mañana normal, nos levantamos, viene tu ela Esme, a las 7 de la mañana ayudarnos, en muchas ocasiones, aun estas dormidas, escuchando el sonido de lluvia que pone Alexa, pero el truco es, parar a Alexa, para que te vayas despertando, si alguien entra en la habitación, perfecto para que te despiertes del todo. Últimamente, te cuesta tomarte el bibe de la mañana, o de la noche, hemos cambiado la forma de hacerlo, en vez de biberón, en papilla de cereales, con cuchara, te los comes mejor, que en biberón, a veces tu papá te pone, la serie, “Suits, la clave del éxito” desde bien pequeñita te gusta, te quedas embobada viendo, escuchando su canción de inicio, que te molesta, que se vea sin ti…Sí, te pones a gritar en forma de protesta. No sé, si es porque desde bien pequeñita, la ves con tu papá, por los chicos guapos (como te informé en las demás cartas, te atrae demasiado el genero masculino) o un conjunto de varios factores, pero esta serie parece más tuya, que, de nosotros, es raro verla sin ti.



Después de preparar todo, te subo en el cangurito, y te llevo para el cole, que como digo es de 8.40 hasta las 4.40. Cada vez, es más difícil, mantenerte en el canguro, ya que cada vez, quieres estar menos sentada y más de pie, al rato por suerte, te calmas. Por la tarde, al recogerte, con tu hermana perruna, vamos donde trabaja tu papá, sin prisa, dando un paseo, en el que le ves, él de vez en cuando, te lleva a la panaderia de al lado, y te compra un grousant pequeño, es más ya cogiste esa costumbre, porque al ver la panadería, te emocionas. Mas o menos, a las 5.30, llega la canguro, nos vamos, a la plaza, para que juegues y te mantengas despierta, porque realmente, a las cinco de la tarde, te dormirías al salir de la guardería, que apenas haces siesta, solo 30 minutos, y eso con suerte, A las siete, después, de jugar y corretear por toda la plaza, subir, bajar por el minitubogán, y por el mini puente, ya nos vamos para casa, donde te espera la ducha, la cena, y a dormir, hasta la mañana siguiente.

 


Estás cada vez más espabilada, en todos los sentidos, sobre todo desde que empezaste la guardería, ya intentas ponerte los zapatos sola, y te suenas la nariz con los pañuelos, y cuando quieres bien ayudas a recoger los juguetes. Ya vas por todos lados, aguantándote a los muebles, o de la mano, aunque ya nos dimos cuenta, que podías caminar sola, solo que tenías miedo, y solo lo hacías, cuando papa te dejaba, sin que fueras consciente. ¿Pero sabes qué? El 17 de octubre, ya te lanzaste… ¡¡¡Siii, ya caminas sola!!! También tu tozudez, y tu genio se agrandan, no aceptas un no, el berrinche no es pequeño, por ejemplo el otro día, papá y yo estábamos cenando, tú ya habías cenado, pero al vernos, querías lo que teníamos en el plato, decidida venías a cogerlo, te detuve, varias veces, te dije “NO” pero tú que si, como te tiraba para atrás, tu berrinche va, berrinche viene, ya me tuve que poner seria contigo, se puede decir, ya tuviste la primera regañina fuerte, por parte de mamá, tu mirada de enfado conmigo no fue pequeño. Por lo mismo, cuando nos ves comer a nosotros, tú ya no quieres comer tu comida del potito, ya quieres comida como nosotros.



La complicidad con Yera, siii tu siempre estás muy feliz con yera, por ti, la cogerías por todos lados, los pelos, el rabo, te emociona verla, y no dudas en demostrarlo, pero ella no tanto, era la reina de la casa, antes de tu llegada, ahora de alguna manera ha sido destronada, los primeros meses, te cuidaba muchísimo, pero ahora ya, no te tiene mucha estima, te evitaba, ahora desde hace unas semanas, vuelve a ver una complicidad, vosotras dos, donde compartís la comida, si, si, ella te da de comer, o en una ocasión, os adueñasteis de cazuela con alubias, e ibais comiendo las dos, con los mismo con tus juguetes, sobre todo, unos de goma, que hacen ruidos, que le encantan a tu hermana perruna. Antes te los arrebataba con bastante salvajada, ahora ya con bastante delicadeza, y respeta tu turno. Claro que también sabe, que la vamos a regañar, si no va con cuidado contigo.

 




Tu bautizo, sí, al fin te pudimos bautizar… Desde el 15 de marzo, justo cuando llego el confinamiento, que nos obligó anular tu bautizo, 5 meses tenías, justo iniciabas a moverte, tus primeros equilibrios sentada, tus primeros alimentos solidos, al pasado 11 de octubre, con 12 meses, al fin se celebró, de tus primeros movimientos a no parar quieta ni un segundo. No fuimos mucha gente, todos familiares, tanto los cercanos, como tus papás, tus abuelos maternos, tu tía por parte de tu mamá, ya que la parte paterna, están todos en México y tus tías abuelas, las hermanas de tu abuela Esme, y sus hijos. Tus padrinos fueron, el abuelo Juanma, y la tía Ana. Realmente, llevaste bien la ceremonia, un poco habladora, en grandes gritos, pero estuviste bastante quietecita, aunque algún paseíto a gatas te distes, o de la mano de alguno de nosotros. Al tirarte el agua, no lloraste, solo como te fue directa a los ojos, pos te inquietaste y protestaste, pero dejando eso, por lo demás muy bien, fuiste bautizada sin mucha novedad, como debía ser. Después no teníamos nada planeado, como éramos tan poquitos, fuimos en busca de algún lugar donde comer, en el que el primero en la lista fue “El Cau” allí nos quedemos, 5 niños, 7 adultos, dos mesas, por restricciones de covid, todo muy bien, el menú, fue un pica, pica, que tu personalmente, negaste comer, tu potito o tu biberón, y picoteaste de lo nuestro, poco dormiste ese día, al menos en ese rato de siesta te la saltaste literalmente, jugando con los demás niños, los primos hermanos de tu mamá, tus primos segundos, que muchos me llevo más de 20 años con ellos. Lo último de la celebración de tu bautizo, te dimos unos regalos que te compremos el día anterior: Un muñeco Nenuco, con su biberón de leche, que tú le das, felizmente, ahora si, tegusta jugar con las muñecas y darles su comida o biberón. Una pelota pequeña. Sobre las cinco lleguemos a la casa exahustos, directa te fuiste a dormir la siesta que no hiciste, y nosotros descansemos un poco, personalmente, a pasar fotos y videos de ese día, de tu bautizo.

 


Bueno mi pequeña gran guerrera, me despido por ahora, no sé, cuando será la próxima carta, todo depende de las novedades de tu crecer y de tu entorno, no olvides que te amamos muchísimo, eres el tesoro más preciado, para papá y para mí, eres todo nuestro mundo, sin ti, no sabríamos como seguir.


Escrito: 23 de octubre del 2020.

También te puede interesar... Carta a mi pequeña gran guerrera a los 12 meses de nacida

Sígueme en.... Mis redes sociales...

No hay comentarios:

Publicar un comentario