Entradas populares

jueves, 10 de septiembre de 2020

Diario personal: Sebastian...

 


Por mas curriculums que envié no tuve suerte, nadie me solicitaba para trabajar… Así que inicié un curso de auxiliar de oficina, que era por las tardes. Una tarde esas, volvía, yo en soledad con mi silla de ruedas con motor, cuando vi que venía de lejos un hombre de sesenta años, bastante pesado, conocido del barrio desde pequeña. Mi intención era saludarle rápido y irme, pero la cosa se complico…

Yo quería irme… pero Sebastian se me puso por delante, me bloqueo el paso, decía, que yo era su novia, me beso en la mejilla ¡apestaba a alcohol! aunque me moví para impedirlo, logro dármelo, me empecé a sentir incomoda, solo quería irme de allí, pero no me dejaba, yo me movia, él me bloqueaba el paso. Estaba nerviosa, empecé a sentir miedo.



Su mujer, que estaba con él;

- ¿Pero quieres dejarla? ¿no ves que la estás asustando? –ahí fue cuando él se aparto, yo aproveché me fui corriendo a mi casa. Lo primero que hice fue explicárselo a mi madre, una cosa tenía clara que si su mujer no hubiese estado presente… Sebastian tenía otras intenciones conmigo y no precisamente buenas…

- Hace 2 dias vino a las 9 de la noche buscándote, quería que le acompañarás algún lado…

Me quedé helada, mis sospechas no estaban tan equivocadas, ¿por qué un tipo de 60 años, va a casa de una chica de 18 para que le acompañé algún lado? ¿Qué intenciones tenía conmigo? Estaba convencida que nada buenas.



Le cogí miedo, pánico, el problema es que vivíamos en el mismo barrio, muchas veces nos encontrábamos. Yo bajaba la cabeza atemorizada, sin saber porque, no me salía la voz para gritar, me bloqueaba ¿Qué hacer si la cosa se ponía peor? Fui consciente que cuando pasaba por su lado me miraba, y no me quitaba los ojos de encima… Yo más atemorizada me sentía…

Una vez… él estaba en la puerta del bar, que hay en casa de mis padres (un callejón sin salida) Mi corazón se aceleró, aumente la velocidad de mi silla, sin detenerme, asta encerrarme en mi casa. Él empezó a gritar;

- ¡Eh! ¡¡¡Eres mi novia ven acá, mi novia!!!

- ¡¿Quieres dejar de gritar?! ¡la estás asustando!

Al día de hoy 6 años después aun le temo cuando le veo aun más cuando le dijo a mi esposo "cuidado con mi novia eh??" Por suerte ya tengo un buen guardaespaldas alguien que me ama y cuida. Tenía que ha ver denunciado en su día, pero no había pruebas, era su palabra contra la mía… no pensé que valiera mucho mi queja…

 

Escrito: 06 de agosto del 2012

También te puede interesar... Diario personal: Andoni


Sígueme también.... Mis redes sociales....

No hay comentarios:

Publicar un comentario