Entradas populares

martes, 8 de septiembre de 2020

Diario personal: Mis 18 años

 


8 de junio del 2005, cumplia los 18 años, mi mayoría de edad, una edad importante que días mas tarde iba a celebrarlo por todo lo alto con mis primas y sus parejas. Ese día debía ir a hacer mis practicas de comercio y marqueting, en rehabilitación, en el que sorprendí a tod@s los fisiosterapeutas por mi cumpleaños.

Estaba en recepción de la zona de rehabilitación, cuando tuve que ir al baño, como era costumbre fui a uno que estaba en una sala de rehabilitación. Como sabía que el cerrojo iba fuerte, decidí no cerrar con este, me acerqué al W.C. que estaba adaptado con sus barras. Me encontraba con los pantalones bajados, cuando un hombre entro.



- Uiii lo siento, lo siento –dijo y cerró de inmediato. Yo seguí quitándome de cintura para abajo, pero la puerta se volvió abrir, otro hombre se disponía a entrar.

- Uiii lo siento –volvió a salir dejando la puerta cerrada, yo por mas que intentaba relajarme, no podía asi ke me senté en mi silla, arriesgándome, cerré la puerta con cerrojo, no me costo cerrarla, así que pensé que no me costaría abrir. ¡Que equivocada estaba! Una vez que terminé de hacer mi necesidad, me dispose a salir, pero ¡no podía quitar el cerrojo! Desde fuera la gente me indicaba, pero estaba demasiado fuerte ¡no podía! Recuerdo que pensé "genial, hace un año encerrada en el instituto y hoy de nuevo mi cumpleaños encerrada en un baño" Por suerte gracias a la gente de fuera se logró abrir la puerta, pero un buen susto me di…



Una semana después, un viernes, estaba yo en las practicas, ese día los fisios tenían reunión en la última hora, así que mi fisio, no venía a por mi para que le ayudará. Pero ese viernes sin saber porque sí que lo hizo. Yo me quedé extrañada pero no dije nada. Al llegar a la sala indicada… ¡Sorpresa! Todos los fisios estaban allá ¡me habían preparado una fiesta por mi decimo octavo cumpleaños! Comida, bebida… ¡regalos! Me regalaron un bolso, y un reloj, me emocioné esa es la verdad jeje. Pero aun hubo algo mejor, ¡¡¡¡ese día me trajeron mi primera silla de motor!!! ¡¡¡Al fin!!! ¡¡¡mi libertad!!!!

Escrito: 16 de julio del 2012

También te puede interesar.... Diario personal: Una anecdota que contar...

Sígueme en... Mis redes sociales....

No hay comentarios:

Publicar un comentario