sábado, 12 de septiembre de 2020

Diario Personal: Intimidación

 


Sigamos con el tema de la denuncia... después del robo, el chantaje, la amenza, y mi declaración, no faltaba menos que la o en otras palabras el acoso, no por parte de Gabriel, él ni apareció, pero si sus secuaces, los borrachos y drogadictos, en principio, fue como siempre, pasaban por allá, por la acera de enfrente, entraban en el súper, se sentaban en el escalón del mismo.... Sinceramente me incomodaba, nunca habían estado así, sabían bien la razón de ese cambio, para demostrar que ellos, como Gabriel, no se rendían, su propósito es que yo lo hiciera, que me diera como derrotada de esa guerra.

Un día después de la declaración, Emmanuel entro en el súper, después de estas más de dos horas allá conmigo. No os miento, es entrar él en el súper, llegó uno de ellos con su bicicleta, yo hice, que estaba liada con cosas de la ONCE. El individuo me miro un momento, entro en el super. Al salir, se sentó a mi lado, algo alejado, tomando algo "calma vanesa, no te esta haciendo nada, no te dice palabra" Eso que llegó mi madre, nos pusimos hablar. Emmanuel salió, y fijó la vista en él. El observado se levantó con un cupón en la mano, me pidió que se lo mirará tres veces le repetimos que se fuera a otro vendedor, sí se que él no me había echo nada, pero era del mismo grupo de Gabriel, y los que me estaban acosando, la verdad no quería ni quiero tener nada que ver con esta gente, no quiero que me hablen ni me miren siquiera, ya no me fío ni un pelo de ninguno de ellos.



Mi madre que no sabía nada de esta historia, me lanzaba a preguntas, en el que se las contestaba como podía... En fin acabemos llamando a la policía, de mientras ese hombre, alzaba la voz, que quería que le mirara el cupón, incluso le agarró el móvil a Emmanuel. La policía llegó de paisano, con un coche como cualquier otro, para nada policial. Entendieron mis motivos, pero en vez de decirle al tío que no se me acerque, le dijo que la maquina no me funcionaba, por eso, no podía mirarme el cupón ¿¿ellos son la autoridad?? ¡que en vez de decirles las cosas claras, van con excusas baratas! ¡Que rabia me dio!

Esa tarde mis padres fueron enterados de todo, a la mañana, mi padre con sus amigos, cuatro grandotes más, advirtieron a esos maleantes que me dejaran en paz, o se enterarían. Creo que funciono, ya todo el pueblo esta enterado de lo que me pasó y van en alerta, como los maleantes con ellos, creo ke ellos tienen mas miedo que nosotros, espero que no cambie...

Escrito: 05 de febrero del 2013

También te puede interesar....Diario personal: Declaración

Sígueme también... Mis redes sociales

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Carta de despedida de un drogadicto a su mejor amiga

  Soy al primero, que me está partiendo el alma, estas líneas, pero es necesario, te escribo para despedirme de ti, mi mejor amiga… Cuando e...