sábado, 12 de septiembre de 2020

Diario personal: Denuncia

 


Es complicado estar cara el publico, nunca es fácil, aguantar a clientes, pesados, plastas... aun mas difícil, cuando tienes una discapacidad, que no puedes defenderte, no puedes echar a correr, como otros, estas a vulnerabilidades, de los delincuentes y borrachos.

Como ya sabéis, yo vendo lotería de la ONCE (Organización Nacional de Ciegos Españoles) no tengo una caseta, como algunos, sino estoy en la puerta de un supermercado, en la calle, abierta a todo tipo de peligros. En ocasiones, pasa gente, pero en otros, no pasa ni Dios, hay me quedo yo ante el peligro. A pesar de no quererlo, siempre se me han acercado, y saludado, incluso comprado, borrachos y drogadictos, solo para acercarse a mi, para ganarse mi confianza, para que les prestara dinero o ya robarme.

Eso es lo que paso, la semana pasada, cuando todo esto comenzó... Me encontraba sola, mi pareja  trabajaba, cuando se me acercaron una mujer y una chica, parecían, que andaban borrachas o drogatas, porque me vinieron con una historia que me conocían totalmente falsa. Me compraron un rasca, , en el que antes de pagar, rascaron con él... Eso que sin aviso llegó uno de los borrachos, se puso hablar muy alegremente con ellas. Después llegó otro llamado Gabriel, que se solía poner en la misma puerta del supermercado a pocos pasos de mí, tocando su guitarra. La chica, se lanzó en sus brazos, como buenos amigos o algo mas, le recordé a la chica varias veces que me pagara lo que me debía , pero se hizo la despistada, como si no supiera, de que va la historia...



Momentos mas tarde, la chica esta y Gabriel, aparecieron, pidiéndome dos rascas mas, le dije que me debía los 50 céntimos del rasca no pagado "¿¿que dices??" fue su respuesta, agarrando los rascas pedidos, como antes no me volvió a pagar, rascó antes, después aprovecharon que tenía gente, para largarse.

Cuando llego Emmanuel, le explique lo sucedido, me convenció para ir a poner denuncia, ya que sabíamos que ahora que habían comenzado con los robos, no se detendrían, mas bien irían a mas. Nos caminemos a la comisaria del pueblo, en el que fueron muy amables, me atendieron sin problema, redactan dome, que conocían muy bien a ese Gabriel, no precisamente por ser un angelito caído del cielo.

Este articulo es de hace 2 años mas o menos...

Escrito: 05 de febrero del 2013

También te puede interesar.... Diario personal: Apa Rodamón

Sígueme también... Mis redes sociales...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Carta de despedida de un drogadicto a su mejor amiga

  Soy al primero, que me está partiendo el alma, estas líneas, pero es necesario, te escribo para despedirme de ti, mi mejor amiga… Cuando e...