Entradas populares

sábado, 12 de septiembre de 2020

Diario personal: Amenaza...

 


Se puede decir, que tras El Chantaje después de ver la reacción de los implicados a mi robo, esta historia ya se acaba, pero no es así, decidieron complicarse la vida, obligando, a que esta historia no se acabara, haciendo que continuara...

Pero vayamos por partes, yo no tenía todas... temía que el acoso siguiera o tomaran revancha a causa de esa denuncia... Ese lunes, paseemos por todo Palamós, en busca de esos maleantes, así observar la reacción que tenían, todos tenían una gran calma, incluso sobresalto al vernos, alguno, desapareció al llegar nosotros, pero no encontrábamos al principal, es eso que contra mas buscas a alguien, menos lo encuentras, pero a ultima hora, entremos a la biblioteca, allí estaba Gabriel, yo estaba asustada, pero el me superaba, se acercó a la recepcionista, paso media hora de reloj, hablando con ella, cansados de esperar, nos acerquemos, entonces Gabriel, se alejó, no hacía falta ser un experto, para identificar el miedo en su cuerpo... Sinceramente me quede de lo mas satisfecha y contenta, al fin podía respirar tranquila.



La cosa, no tardo en cambiar al día siguiente, esa mañana, yo estaba en las puertas del Capravo, con mi venta de cupón y en compañía de Emmanuel, cuando Gabriel llegó con su guitarra animado "¡wenos dias!" gritó, se sentó cerca de nosotros. Supimos que allí se encontraba para demostrar que no se escondía, que no nos tenía miedo, pero en su rostro indicaba lo contrario. Y no tardó en levantarse y alejarse. Emmanuel y yo nos miremos sadisfechos.

A la una cambió la situación... me encontraba yo con Emmanuel y el hombre que saca a pasear Salvador, en la terraza de un bar tomando algo, cuando Gabriel se acercó, preguntando que había pasado con su amiga, que hablemos sobre el tema "yo no tengo nada de que hablar contigo, aléjate de vanesa, no te acerques a ella, o te denunciaré por acoso" se levantó de su asiento Emmanuel. el dijo que jamas me había echo nada, que porque esta denuncia, que él no sabía nada. Le repetimos que la denuncia no era contra él sino de su amiga, pero el seguía en sus trece sin querer escuchar "que ya sabemos que la policia te conoce muy bien" eso Emmanuel, cuando Gabriel, inicio su furia "sí, a mi la policía me conoce, pero tu no tienes nada que hacer, porque eres un inmigrante, a ti nadie te va hacer caso... cúbrete las espaldas Emmanuel, andate con los ojos bien abiertos, porque te vas arrepentir, yo tengo muchos amigos gitanos, te aseguro que esto no va a quedar así" Emmanuel le dijo para ir a la policía y ver quien tenía razón, pero Gabriel se alejaba, cuando sin aviso, obligó a Emmanuel a ir con él. Emmanuel iba directo, cuando yo le suplique que no fuera, estaba convencida que entre Gabriel y sus amigos le iban a dar una paliza, la desesperación pudo conmigo. Emmanuel dudó unos segundos, cuando Gabriel gritó: "QUE VENGASSSSSSSSSSSSSSS" Emmanuel fue directo, algún presente opinó "no vayas, no vale la pena" pero él a nadie escuchó directo se dirigía hacía su desafiante. Yo hubiese ido tras de él, pero no podía dejar a Salvador en soledad...



Salvador estaba de lo más tranquilo, me pidió que tomara lo pedido en el bar, pero mi estomago se cerró el apetito que tenía se esfumó, no podía dejar de pensar en Emmanuel, que le estaría pasando ocho, contra uno, que injusto combate, temía mucho por él. Tardé en reaccionar, pero al final telefoneé a la policía. Mientras hablaba, llegó Emmanuel, sin moratones, sin rasguños, aun y así, mandaron la patrulla para donde estábamos, en el que le expliquemos todo lo ocurrido. Ellos estuvieron de acuerdo, que ese fue un acto mas grave, que el robo de los dos rascas, que estábamos en nuestro derecho de denunciar....

Aun tenía el estomago cerrado, cuando a las 4 subimos al bus, para ir a un pueblo cercano, a los mossos d'esquadra, para meter otra denuncia pero para eso debíamos recorrer todo el pueblo para poder llegar al sitio indicado. La gente a la que preguntábamos, nos indicaban de un lado para otro, y alarmándose, por ir a pie a tanta distancia, manejando una silla de ruedas. Esta vez, la denuncia la puso Emmanuel, que dio testimonio de todos los echos, al agente, yo también, di mi parte de los echos, junto a él. Realmente no creí que fuera tan tardado poner una denuncia, se dedican hacerte unas preguntas de lo más especificas, y ni sabes como contestar... Salíamos de allí a las 19.00 pasadas, entremos a un Lid'l para picotear algo, que aun no lo había echo desde esa mañana, al fin mi estomago reclamaba. A las 20.30 subimos al bus que nos llevó a Palamós. Justo llegar a casa, recibimos la llamada, que al día siguiente, yo debería testificar, intentarían venir a mi trabajo, pero que si no pudieran, que fuéramos sin falta esa tarde...

Escrito: 05 de febrero del 2013

También te puede interesar.... Diario personal: Chantaje

Sígueme en... Mis redes sociales...

No hay comentarios:

Publicar un comentario