miércoles, 2 de septiembre de 2020

Carta a mi padre con tetraplejia

 


Papá.

¡Muchas felicidades por tu día, muchas felicidades por tu cumpleaños! Pero también hoy hace un año, en tu nueva vida, un año, del que volviste de la guerra.

No te mentiré pensé que te perdía, cuando llamaron anunciando que una bomba te había dado y tu sin consciencia habías quedado, mama y yo toda esperanza habíamos abandonado, pensando, que no volverías a nuestro lado.

Pero despertaste papa, aunque ya no podrías volver a andar, ni volver a mover de cuello para abajo, ya que la tetraplejía a tu cuerpo había llegado. Tuve tanto miedo papa, no pude evitar recordar, todo lo que de ti he aprendido, todo, lo que juntos hemos vivido. Perdóname por favor, estaba convencido, que ya nada volvería ser como antes, que ya no podrías protegerme ni cuidarme como un padre, cuando al fin te dieron el alta en el hospital, llegaste a casa, en esa silla de ruedas con motor, me asusté, me quedé paralizado, sin saber cómo a partir de ahora sería el trato.



Mis compañeros de clase, mis amigos tampoco lo pusieron fácil, que tú ya no te comportarías como un padre, que ahora yo, tendría que empezar a trabajar a pesar de mi corta edad, y yo de ti cuidar. Me enfadé mucho, con ellos, contigo también por irte a la guerra, pese todas las suplicas que te hice, para que no te fueras.

Perdóname por favor, yo no sabía, desde siempre has sido mi héroe, mi modelo a seguir, yo pensé que todo eso había acabado al llegar parapléjico, pero estaba muy equivocado, una nueva lección nos distes a todos, a mí el primero. No te distes por vencido, en ningún momento, bajaste los brazos como discapacitado ¡No!

Gracias a las nuevas tecnologías, no dejaste de trabajar en aquello, que ahora podías, pero no dejaste de mantener a tu familia, y a mí no me has dejado que te cuidará, nada más que alguna cosa menor, pero ante todo siempre has querido, que yo me ocupe de mis estudios, y de ser niño, que tú te ocupas de ser adulto. Pese a tu dificultad, no dejas de estar a mi lado, cuando más lo necesito, siempre me ayudas.

He leído muchos libros, he conocido muchos ejemplos, pero como tú, ninguno papa, eres y siempre serás aquel que admiro, mi héroe, gracias a ti se, que la tetraplejia no es barrera para amar y educar, que si de verdad te lo propones puedes seguir una vida con normalidad, quiero ser como tu papá, quiero que todos conozcan, tu valentía, y tu gran capacidad.

¡Te amo papá!

Escrito: 18 de noviembre del 2014

También te puede interesar....

Sígueme también..... Mis redes sociales

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Carta a mi niña a los 20 meses de nacida

  Hola mi pequeña gran guerrera, hace mucho que no te escribo, no por falta de novedad, entre A y B no he podido, aparte me quede sin ordena...