domingo, 27 de septiembre de 2020

Carta a mi bebé: Tu primer Halloween

 

31 de octubre del 2019: El primer halloween de Vicky



Uno de noviembre del 2019 es el día que somos hoy, aquí en España se celebra este día, recordando a nuestros antepasados, ya sea yendo a la iglesia o recordándolos en tu corazón, u otro visitando a los cementerios.

Vicky de osito

En México en cambio, sí, este día mas o menos igual, solo que allá, tal nacionalidad que tu posees mi pequeña gran guerrera, el 31 de octubre celebran a la muerte, con esa gran fiesta llamada “Halloween” donde grandes y pequeños se disfrazan, salen a las calles, a pedir caramelos. Tu ahora solo tienes un mes, pero como buena mexicana, no podía faltar esta fiesta, sí, tu primer Halloween. Llevo semanas esperando tu disfraz, de calabacita, después de tanta incertidumbre, tantos disfraces que enamoran… ¿Cómo elegir uno? Pues me fijé, en el único que llegaba a tiempo era uno de calabacita, con ello, lo compre, cual fue mi sorpresa, que en vez de llegar de un mes, llego como de seis meses, nada no servia, pero aun podía haber una salida, si, un traje de osito que tienes, tan simple como eso, nosotros calentándonos la cabeza, lo mas complicado era ver el disfraz de tu papá y el mío, me había fijado tanto en ti, que no pensemos en nuestros disfraces, pero tu papá, tuvo una idea bien rápida, pintarnos como esqueletos o Katrina, como se llama en México, así que primero fuimos a comprar unas pinturas, y unos sombreros, para después empezar a prepararnos, lo más rápido fue vestirte a ti, pintarte a ti, unos bigotillos, y la naricita. Tu papá, decoró bien tu carrito, con calaveras y calabazas.



Aquí en España, no se celebra esta fiesta, pero me ilusionaba hacerla por ti, como mexicana que eres, que tuvieras tu primer Halloween, aunque sea aquí en España, no me importó ser la única adulta disfrazada, me ilusionaba que lo vivieras, llevemos caramelos, para darle a todos los niños que encontráramos, disfrazados o no. Tu papá y yo estábamos convencidos que no habría mucho éxito, ya que aquí, no es costumbre celebrar esa festividad, sabíamos que nos sobrarían la mayoría de caramelos…



Iniciemos el recorrido, el pueblo estaba solitario, cuando vimos una tribu de niños disfrazados, con su calaverita, como pidiendo caramelos, les preguntemos, vergonzosamente, si querían caramelos, de ahí, llegaron en manada, casi sacándonos de las manos. Ellos se alejaron, no tardaron en encontrarnos a otra manada, ellos disfrazados, acompañados de sus adultos, con ganas, de encontrar mas caramelos. Para nuestra sorpresa, fueron varios los grupos de niños que se cruzaron nuestro camino, dejándonos sin caramelos, acabemos escondiéndonos de ellos.



Ya eran las nueve de la noche pasadas, entremos en el único Tex-mex que hay en el pueblo, era el idóneo para comer lo típico de tu tierra, incluso íbamos vestidos para la ocasión tu papá, comió unos tacos de lengua, y yo, nachos con queso y guacamole, ese es un lugar que no dudes que conocerás, así estar en mas conocimientos con tus raíces. Tu mi pequeña, ahí estabas a nuestro lado, bien dormidita, sin inmutarte, pese todo el ruido, pero es que parece que te relaja el ruido, en cuanto llegamos a casa, te despiertas, con ganas de fiesta.

Bueno mi pequeña, gran guerrera, así fue tu primer Halloween, con solo un mes de vida, de esa forma, tu también eres testigo.

Escrito: 02 de noviembre del 2019

También te puede interesar.... Diario personal: Primer mes como mamá con parálisis cerebral

Sígueme en.... Mis redes sociales

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Carta de despedida de un drogadicto a su mejor amiga

  Soy al primero, que me está partiendo el alma, estas líneas, pero es necesario, te escribo para despedirme de ti, mi mejor amiga… Cuando e...