miércoles, 2 de septiembre de 2020

Carta a la luna

 



Te ves tan hermosa esta noche, estas totalmente llena, tu luz, rodea la habitación, sin más necesidad que una pequeña luz de mi lamparita.

¿Cómo estás? Es tan bello volver a verte, hacía noches que no tenía la oportunidad… con esos nuberrones, que te ocultaban, estás noche estás tan bien acompañada, de esas miles de estrellas, también te acompañan millones de espíritus, que ya habitan allá arriba, como los abuelos Adrían y Sofía, o mis padres, a los que tengo su sangre, pero jamás llegué a conocer, bueno si… pero era tan pequeño cuando murieron, que apenas recuerdo… tuve suerte, porque Christian y Marie, no tardaron en adoptarme, y formar parte de su familia, que ya era parte de la mía, en incluía una hermana cuatro años mayor.



No me puedo quejar la verdad, siempre me he sentido amado y aceptado por todos ellos, los adoro, ellos son mi familia siempre va a ser así, pero ahora con mi duodécimo cumpleaños, que como bien sabes fue hace una semana, me han venido preguntas e inquietudes… de cómo eran mis padres biológicos, si me parezco a ellos tanto físicamente y forma de pensar… adoro a mi familia pero a veces siento, que no encajo, que no formo parte de ellos me gusta mucho escribir, e imaginación mi mayor aliada, mis padres no tienen ese don, menos mi hermana… me gustaría saber si de mis antepasados, aquellos que te acompañan, algunos lo tienen, al igual, que las marcas que hay en mi piel, son la herencia de ellos, o solo es algo mío. Al igual que el deporte, me encanta, ya gané algunas medallas. Como la memoria fotográfica, es parte de mi, de mi alianza. Ellos en cambio de dar una caminata, ya se cansan.



Hoy por hoy aún no he podido viajar a corea, conocer mi país natal, conocer su historia, sus costumbres, no puedo explicarlo, es una necesidad que tengo, algo que poseo muy dentro.

Luna hermosa por favor, si pudieras, encarrilar el camino, para que me llegue está oportunidad te estaré agradecido eternamente, no pienses que me estoy volviendo loco, tu eres inalcanzable para mí, como lo son ellos, pero están tan próxima a ellos… conociendo tu rostro, viéndolo cada noche, es como si estuviera junto a ellos, eres tan linda… estoy seguro que ellos lo eran, tu resplandor, me gusta, me da paz, serenidad, y sé que ellos así eran, o al menos esa es la idea que quiero conservar, por eso elijó tu rostro, que solo hay bondad .

Descansa luna bella, que tengas linda noche, nos vemos mañana, espero que ninguna nube tape tu belleza, yo aquí estaré tras este cristal, contemplándote y escribiéndote una vez más.


Escrito: 16 de noviembre del 2014

También te puede interesar....

Sígueme en.... Mis redes sociales

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Relato: El niño y el árbol

  John allí se encontraba en ese centro de acogida, la muerte de su abuelo, había sido un golpe demasiado duro, desde pequeño, solo había su...