Entradas populares

domingo, 16 de agosto de 2020

Relato; La pesadilla echa realidad

 


Despierto... ¿donde estoy? He tenido una pesadilla horrible... oh no espera... ¿Por qué estoy en casa de mis padres? ¡no puede ser! ¡La pesadilla se ha hecho real! Me levanto, voy al baño, no se que hora es, pero todos duermen, vuelvo a la habitación, la misma donde crecí, no ha cambiado nada, sigue igual, incluso los peluches sobre la estantería... Me miro en el espejo de cuerpo completo... obviamente ya no soy esa niña de años atrás, ¿cuando cambié tanto? A sí, estando con Samuel, me convertí de niña a mujer... ¿ahora? ¿Que hacer sin él? Siento como un mareo se apodera de mi ser, me siento en la cama... el recuerdo vuelve, las lágrimas aparecen, si soy llorona, lo sé...

Maldita crisis, que nos obligó a decir adiós... no es justo, teníamos muchos enfrentamientos cierto... pero la realidad, es que había amor, mucho amor... no era justo que por culpa del dinero, se acabara lo más bello. Los dos en paro, sin mas oportunidad por mas que buscado... las ayudas, nos las iban quitando... como sobrevivir, sin llegar a los 800 € agua, luz, gas, hay que comer... los precios subiendo por todo lo alto, los sueldos igual o más bajos.... Llevábamos tiempo arrastrando... alargando ese final, que ya había llegado...

Ahora, ya sin ningún gasto, ahora si que mi cartilla, sube como la espuma... pero eso no me reconforta, todo me recuerda a él, mire, donde mire, haga lo que haga... solo le veo a él... mi hermana pequeña, no ayuda, imitando cada gesto, cada palabra de él....

Podíamos intentarlo mas adelante... cuando la situación económica mejore, pero él se vio obligado a volver a Estados Unidos... Un país que no dudo en dejar por mi... a cambio de encontrar infelicidad, y ninguna oportunidad... la distancia es superior en esta situación... De haber tenido una última oportunidad, me hubiese ido a su tierra natal, empezar una nueva vida, pero sobretodo junto a él... ¡Maldita sea! ¡Malditos errores del ayer! Sí hay mas hombres lo se... mis experiencias he tenido antes que él... pero como él ninguno... lo que me ha echo sentir, lo que me ha echo vivir él... no lo he vivido con ninguno, jamás volveré a encontrar ese hombre ideal...

Paseando por la ciudad, los días pasan y sigo igual... todo me recuerda a él, nada calma ese dolor... ni siquiera la cantidad de dinero que tengo... ¡yo no quiero dinero! ¡yo solo le quiero a él! Pero sin dinero poca vida queda... triste realidad. Una parada de loteria me llama la atención... Jamás he tenido suerte.... pero ya no me queda nada por perder... me decido... compro una papeleta.... No me impacienta saber el resultado final... se que en la basura va acabar, ya que nada me va a tocar...

Hace un buen día de primavera, el sol no calienta, pero el frío tampoco llega... paso por delante de tantas terrazas... con aroma, a barbacoa, o pescado recién horneado... mi estómago reclama... "por favor dame este capricho" No es la única, toda yo, lo necesita... supongo que es para remplazar, la pena, de saber que él a mi lado ya no está.... no, no me quiero deprimir, no quiero que la tristeza venzca, sino las lágrimas aparecerán, la calle está repleta... Llega la comida, como sin parar, asta que mi estómago gritó con desesperación "¡¡¡basta!!!" Después de pagar y gastar un buen pastón, mis pies, me dirigían, mi cerebro, nublado estaba, parecía un zombie dominada por un radio control... acabe sentada en el césped de un parqué mirando a mi horizonte, con mis piernas dobladas, mis brazos rodeándolas, nada de aquello, me parecía real, me parecía estar dentro de una de mis novelas, nada realistas... eso querría decir, que mi vida con él, no hubiese dicho adiós... no tardo en tumbarme en ese terreno verdoso... dejo que mi mente me lleve, no tardo en dormirme.

Despierto... está anocheciendo... son cerca las ocho de la tarde, en casa deben estar preocupados, no tardo en regresar... pero antes me acercó para revisar el boleto, mas vale asegurarse que tirar... El vendedor lo tiene que pasar dos veces, soy testigo que sus ojos se agrandan y sus manos tiemblan, me hace acercar, me susurra al oido "te ha tocado, un millón de euros"" yo poco me lo creo, mi primera reacción es reír a carcajada...

Acabo de salir del banco, estoy rica, mi cuenta para nada esta en números rojos, incluso tengo una caja fuerte para mi solita... que fuerte... de la miseria, a la riqueza... maldita sea... ¡¿por qué ahora?! Pero al mismo tiempo una sonrisa se me dibuja en el rostro... Tengo la oportunidad de recuperar a quien mas amo, esa barrera, que nos obligó a separarnos, se acaba de romper... Corro, corro tan deprisa, que mis piernas van mas rápidas que mis pensamiento, no puedo esperar a casa, ¡soy rica! Me detengo en un locutorio y llamo a casa de Samuel espero que las lineas no me lo pongan difícil... Genial me lo cogé al tercer tono... le explicó lo sucedido y no se lo creía, tras de tiempo de insistir... fueron conscientes de la realidad... "¿Quieres que lo volvamos a intentar?" "¿Quieres que vaya a Estados Unidos, empecemos tu y yo de cero allí?" Él aceptó con emoción, sin dudarlo ella viajó, con plena felicidad, no por el dinero ganado, bueno si... pero porque le dio la oportunidad de volver a empezar, con aquel irreemplazable, con aquel, que más amaba.

 Escrito: 08 de febrero del 2014

También te puede interesar... Palabras de una mujer con discapacidad a sus padres tras su ruptura

Sígueme en... Mis redes sociales

No hay comentarios:

Publicar un comentario