viernes, 28 de agosto de 2020

Reflexión de un violador

 


No sé por qué hago, lo que hago, solo sé que lo necesito ¿por qué? No conozco la razón… hay una voz dentro de mí que no me deja de repetir "hazlo" esa ansiedad va aumentando, hasta que lo hago… entonces está afloja tanto su intensidad, hasta desaparecer, hasta nuevo aviso.

¿Por qué lo hago? Me lo he preguntado tantas veces, por lo mismo está otra preguntas ¿Qué pienso de las mujeres? La única que conocí, era una adicta puta al crack, mientras ella se ponía ciega, aquel que me engendró, me daba palizas constantes, abusaba fuertemente de mi cuerpo y me nombraba de lo peor… mi madre me abandonó, no aguantó unas de sus colocones  así que sobre la segunda pregunta, la mujer que más he amado, es la que más he odiado… por ello veo a todas las mujeres como zorras y merecen todo el castigo posible.



Es algo que cuando llega, no puedo evitar, esa ansiedad que me arde las entrañas, esa necesidad que crece en mi interior. Me detuvieron y me encarcelaron durante varios años… fue lo mejor y peor que había pasado en mi vida. Los presos no miran con buenos ojos a los violadores, menos cuando has atacado a tantas mujeres y las he violentado con tanta violencia, aun menos, y acabas recibiendo lo que has dado, así que tuve que aguantas fuertes palizas y violaciones a mi cuerpo y alma. ¿Cómo me sentí ante tanta violencia a mi persona? ¿Realmente? Liberado, y una parte de mi, se alegró profundamente, me lo merecía, aun se quedaron cortos… Tenían que haberme roto las piernas o mejor matarme ¿Qué pinto yo en este mundo que solo hago daño a seres inocentes? Y más no me gustaría más que dejar de hacer daño, pero no puedo, me entra una angustia, una ansiedad, que no se detiene hasta que actúo y daño es parte de mí, e ignoro como detenerlo, por más expertos que he visitado, no han sabido darme la respuesta, no han podido ayudarme.



Pero si me han aclarado el porqué, y estoy de acuerdo con ellos, siento mucha ira en mi interior, que la expreso de la única manera que he aprendido, de los abusos y violencia de mi padre, no he conocido otra cosa, mi madre poco me defendía, más bien, me lanzaba a los leones, por eso veo a todas las mujeres como a lo peor, ya que la más importante para mí, lo era, saco mi ira de esa forma tan despreciable, porque es la única forma que he conocido.

 Al día de hoy estoy en libertad… ansío que me vuelvan a encarcelar, por mi propia seguridad, pero sobre todo por los demás, antes que el demonio que hay en mí, vuelva a salir, y destruir todo aquello, que encuentre a su paso, ya que suicidarme sería la mejor opción, pero soy un ser demasiado ruin y miserable, para ni siquiera intentarlo.

Escrito: 03 de septiembre del 2014

También te puede interesar....


Sígueme en mis.... Mis redes sociales

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Relato: El niño y el árbol

  John allí se encontraba en ese centro de acogida, la muerte de su abuelo, había sido un golpe demasiado duro, desde pequeño, solo había su...