lunes, 17 de agosto de 2020

Carta a mi segunda hija

 


A ti mi amor, que aunque nacistes, ya con una hermana mayor, tu eres mi lucero de luna, mi máxima bendición. Se que tu hermana mayor, requiere de más atención, y tu parece qué eres la sobras de lo que ella deja. Te aseguro que así no es mi amor, te tengo presente en todo momento, en mi corazón.

 Sabes... tu eres mi misma imagen, hasta la pose es identica, eres rebelde al contrario que tu hermana, pero a lo mismo, eres idéntica a mi.... Se que por falta de tiempo... que no soy muy demostrativo de mis sentimientos, no te lo demuestro, pero realmente, tu eres mi preferida, me siento mal, por tu hermana, por favor no le digas nada... a ella también le adoro obviamente... que por las dos daría la vida... pero contigo es más que eso, siento que tenemos una conexión especial... A ambos nos encantan los deporte, contigo puedo ir a los partidos... Verlos en la televisión con palamitas en mano... Compartir todas esas cosas que con tu hermana es imposible, lo que lamento de corazón es no tener el tiempo necesario para hacerlo.


 Preciosa mía, eres tan idéntica a mi... como compensarte, tantas desilusiones, a causa de mi trabajo y el cuidado a tu hermana, tuve que incumplir tantas promesas... perdoname.... Para nada quiero hacerte sentir menos querida.

 Por eso me decidí escribir aquello que mi orgullo, no me deja decir... Desde que naciste, fuiste todo para mi, te dejo unas cintas y un álbum de fotos, que con tiempo y paciencia construí, y demuestran, que te adoro, mas que a mi vida... aunque me avergüenza decirlo, eres mi preferida, espero que tu hermana jamás se enteré, que quedé entre nosotros dos ¿Vale preciosa? Te adoro mi vida, te prometo, que me voy a esforzar por demostrártelo más....

Ahora y siempre te amará... tu papá


Escrito: 23 de febrero del 2014

También te puede interesar....


Sígueme en... Mis redes sociales

No hay comentarios:

Publicar un comentario

2021: El año de la violencia

  Rocio Carrasco: victima de violencia machista Así es, solo llevamos poco más de medio año… y ya lo visto y escuchado, de violencia en gene...