lunes, 10 de agosto de 2020

Carta de un padre a su hija con discapacidad

 



¡Mi amor!

Bienvenida al mundo, apenas hace unas horas que llegaste, ya siento que voy a morir por ti... mi niña... ¿Que decir...? Sí que es verdad, que tu mama y yo, nos pusimos tristes al saber que llegarías al mundo con una discapacidad, pero no creas que era por el hecho de quererte menos, no mi vida, eso jamás, mamá y yo te amaremos por siempre, más que nada en el mundo, antes que nuestra vida, estará la tuya, eso en ningún momento lo dudemos ni cambiará ¿entonces, por qué? Porque antes de la discapacidad, la enfermedad atacará tu cuerpo, altas fiebres estallarán sobre ti, no queremos que sufras mi amor, se nos parte el alma, al pensar que no podremos hacer nada por evitarlo... pero los doctores son grandes profesionales, para cualquier problema, no tardarán en intervenir, y te salvarán de toda enfermedad.

Yo soy tu papá, el mismo a quien has sonreído solo con salir al mundo, antes de incluso llorar me has mirado con esos preciosos ojos, tan idénticos a los de mamá, me has sonreído, como reconociendo mi rostro... como sabiendo que soy tu papá, eso ha provocado un vuelco a mi corazón, ya se que jamás podré dejar de amarte, todos los miedos que me invadían, por la desconocida discapacidad, han desaparecido, y me he convencido: que pase lo que pase, no importa lo que el destino depare, soy tu papá, te voy a cuidar y proteger, incluso con mi vida, no me importa lo que me pase a mi, solo quiero que tu estés a salvo mi amor.


 Se que el caer, forma parte del crecimiento personal del ser humano, se que algunas caídas no podré evitar.... pero aquí voy a estar para consolarte de estas, e intentar ayudarte en lo más que pueda. Mi amor, vivimos en un mundo muy peligroso... el genero masculino, es peligroso, ojo, no todos, pero realmente... hay que estar muy alerta, yo se que aunque tengas una discapacidad, eres mujer, seguro que bien hermosa... llegaras a la edad adolescente, donde, el amor, la necesidad llamará a la puerta... Se que te avergonzarás de mi, perdóname por favor... siempre seras mi niña, mi princesa hermosa, solo quiero que aquel que te ame, lo haga de corazón, si es necesario sacar el rifle de tu abuelo, lo haré, para proteger al tesoro que más aprecio, tu mi amor. Ya te digo vivimos en un mundo muy egoísta, y cruel, aunque simplemente tengas una discapacidad, aunque sigas siendo mujer, con los mismos derechos, muchos te verán un ser inferior, y querrán aprovecharse de tu ser, no te dejes, preciosa de papa, tu solo tienes una discapacidad, puedes construir un imperio si te lo propones, yo te ayudare.

No te avergüences jamás de mi, confía, para cualquier cosa aquí estoy, no olvides, no me importa matar, y dar mi vida por ti, porque tu eres y serás siempre todo para mi.

Te amo mi vida... Bienvenida a la vida.


Escrito: 21 de febrero del 2014

También te puede interesar...

Sígueme en... Mis redes sociales

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Carta a mi niña a los 20 meses de nacida

  Hola mi pequeña gran guerrera, hace mucho que no te escribo, no por falta de novedad, entre A y B no he podido, aparte me quede sin ordena...