sábado, 25 de julio de 2020

Relato: Atrapada en su realidad



Ella encontró a él, en el centro donde convivían, ya hacía más de un año que se conocían. Ella cuando lo conoció era tan tímida, tampoco había pasado tanto tiempo, pero ella no era la misma, era bien distinta.

Ella cuando entro en ese centro, estaba cohibida, con falta de autoestima, perdida, había sido lastimada de tal forma, que ignoraba a quien confiar, no se fiaba de los hombres, tampoco de las mujeres, no se fiaba de nadie, ni de su propia sombra, todo lo que le rodeaba le asustaba, no tenía control de su propia de vida, no tenía control de nada.



Cuando se conocieron, era un total desconocido, uno más en que desconfiar, es que todos en ese centro, poseían algo que afrontar, pocos hablaban de su realidad, pero no les cabía duda, que todos se entendían, porque ya fuera por mas o por menos, habían pasado por lo mismo, en el que acabaron en ese mismo sitio.

Ella, tenía dieciséis años, por un lado parecía más joven, no le interesaba salir, no le interesaba los chicos, encerrada en su mundo de soledad, manga, comics, libros, y poco más,  por otro, mayor de edad, súper inteligente, le aburría las conversaciones de adolescentes…. Pero escondía una realidad, se sentía sola, perdida, no encontraba motivos para seguir en este mundo. Entonces aquel extraño, empezó a interesarse, así de la nada, sin pedir nada, le hacía reír, se preocupaba por ella, algo nuevo para ella, quizás sí, sus padres lo hacían, pero era una forma tan obsoleta, metiéndose con ella y dándole a la botella. Contra mas bebía, más la maltrataba, palabras como escarchas, le atravesaban el alma ¿Qué había sido de ese héroe que toda niña soñaba? Ella también así lo había visto, pero ya no era la ingenua niña de ayer, a solo veía a un tirano, que se debía proteger y esconder. No solo eso había más, pero como hablar… se encontraba atrapada entre la pared y la espada, de la nada apareció ese caballero ideal, sin caballo, ni armadura, solo él y su forma de ser, pendiente a ella, preocupándose por ella, detallista, divertido, era algo tan nuevo, tan deseado, que su corazón no tardó en asociarlo como algo más intenso, más amado. 


El a ella le gustaba, lo quería, lo amaba… no podía entender como un sentimiento tan fuerte se había adueñado de ella en tan poco tiempo, no, no podía creerlo, él parecía corresponder, siempre tan atento planificando un encuentro, siendo su conquistador, su guardaespaldas, siempre tan protector, ella quería más que una amistad, y él en parte también, pero ambos estaban en una complicada situación, eran vulnerables a cualquier acción, pero a ella no le importaba, de él más ansiaba.

Ella le conoció en aquel centro, le advirtieron que era un gran seductor, pero a ella no le importo, porque él en ella se fijó. Solo eran amigos, aunque para ella, había mucho más, no importaba que no se hubiese dicho, ella lo sabía, por ello no podía creer lo que sus ojos le mostraban, aquel chico que amaba, besando sin descaro a otra chica, por primera vez despertó, fue consciente, que todo fue obra de su imaginación, su desesperación, por encontrar a su héroe, su gran necesidad de ser rescatada, de encontrar aquel que toda niña soñaba, que no apareció en su vida, por primera vez, estaba viviendo como adolescente, aunque inició con el sufrimiento del primer desamor.

Escrito: 23 de julio del 2015
También te puede interesar....

Sígueme en.... Mis redes sociales


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Carta de despedida de un drogadicto a su mejor amiga

  Soy al primero, que me está partiendo el alma, estas líneas, pero es necesario, te escribo para despedirme de ti, mi mejor amiga… Cuando e...