miércoles, 22 de julio de 2020

Palabras a mi abuelo con alzheimer. Tú no sabes quien soy yo, pero yo si sé quien eres tú



Me duele tanto abuelo, pero a la misma, siento que al fin estoy compensando, estoy haciendo algo útil, al fin estoy ayudando a alguien, me orgullecé que seas tú.

Sé que nunca te lo he demostrado, sé que siempre, me he comportado, como un caprichoso desagradecido, lo sé abuelo, lo lamento tanto, he sido un cobarde y lo sigo siendo, por decírtelo ahora, ahora que no me conoces, que ignoras quien soy.



No te culpo abuelo, no es tu culpa, la enfermedad, ganó la batalla, el Alzheimer, te ha hecho olvidar tu presente, parte de tu pasado, el Alzheimer, te ha hecho olvidar, quien fuiste, quien eres, el Alzheimer, te ha hecho olvidar, que eres mi abuelo, y en tu corazón, tu sabes que eres mucho más que eso. Eres como un padre, eres como el padre que nunca tuve, aquel que me abandonó incluso antes de nacer. Mi madre, se pasaba el día trabajando, ganando el pan, para que no me faltara de nada. De mientras tanto, tú y la abuela, me cuidabais durante, todo el día y la noche, cuando estaba enfermo, os pasabais horas, calmando mi dolor y sufrimiento, aguantando despiertos, de tanto yo, me quedaba dormido.


Perdoname abuelo, de verdad me arrepiento, que de mientras te era de real importancia, estar, cuidar a la abuela, ya que le llegó la misma enfermedad que ahora a ti te está atacando, yo con dieciséis años, no dejaba de fumar, beber, emporrarme, meterme en líos con la policía, varias veces tuviste que pagar la fianza, para sacarme de entre las rejas, ni una noche me dejaste, para que aprendiera la lección, siempre me protegiste, literalmente, sacaste tu pan de la boca, para dármelo a mí, yo te recompensaba con disgustos, malas palabras y reproches. Necesitabas mi ayuda, yo de ti pasaba, para irme con ese grupo de personas, que me mal influenciaran, tu me lo decías, pero yo no escuchaba, solo te maldecía, no era enserio de veras, te amo más que a nada, sé que es una cobardía decirlo ahora, pero es la realidad, ahora soy consciente de la verdad, tú y la abuela, sois lo más grande que he tenido. Mamá también obvio, pero con sus trabajos para sacarme adelante, apenás la veía. Tú y la abuela, fuiste como mis padres, aunque hasta hoy no he sido consciente.


Siempre he culpado a mamá, por no permitirme conocer y estar con mi padre, pesé que vosotros tres eráis sinceros, pero yo ignoraba, utilizaba la violencia como arma, lo siento, hoy sé la realidad, he podido pensar y reflexionar. Después de años de cuidado, la abuela nos dejó, cruzó al otro lado, poco a poco, tú, te fuiste desmoronando, poco después, la misma enfermedad llegó a ti, primero era tranquilo, pequeños descuidos, pero no tardó en empeorar, asta hoy llegar.

Tú no te acuerdas quien soy, pero yo si me acuerdo bien quien eres tú, eres el hombre que me cuidó, me defendió, me protegió, sin importar si yo estaba en lo cierto o no, tú siempre estuviste de mi lado. Eres más que mi abuelo, eres como el padre que siempre he soñado, no era consciente que lo tenía al lado. Te amo abuelo, sé que quizás sea tarde, pero espero haber despertado a tiempo, te prometo, que ya no te voy a soltar de mi mano, te voy a cuidar, te voy proteger, como tú siempre has hecho conmigo, desde que llegue al mundo. Jamás podré agradecerte todo lo que has hecho por mí, jamás, pero espero poder compensar un poco, te aseguro que lo hago de corazón, porque eres lo más grande que he tenido.



Ahora duerme un poco abuelo, estaré aquí, cuando despiertes, porque quizás tú no recuerdes quien soy yo, pero si, sé bien quien eres tú.

Escrito: 01 de septiembre del 2015
También te puede interesar.....

Sígueme en: Mis redes sociales

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Relato: El niño y el árbol

  John allí se encontraba en ese centro de acogida, la muerte de su abuelo, había sido un golpe demasiado duro, desde pequeño, solo había su...